“Las cé­lu­las vi­vas de la le­che ma­ter­na, que pro­te­gen al ni­ño an­te in­fec­cio­nes o aler­gias, son ca­si im­po­si­bles de imi­tar”

Quo - - ENTREVISTA -

lac­tan­cia su ovu­la­ción se in­hi­be y no ve un ma­cho. Pe­ro si esa cría cae de un ár­bol, ha per­di­do 8 años de su vi­da fér­til. Y aho­ra que les es­ta­mos re­du­cien­do su há­bi­tat esa es­tra­te­gia es arries­ga­da. No­so­tros la sal­va­mos re­du­cien­do el pe­río­do de lac­tan­cia has­ta los 2 años y pi­co de los ca­za­do­res re­co­lec­to­res. Así apa­re­ció la ni­ñez, que du­ra has­ta 8 años.

P. ¿Qué con­se­gui­mos con eso? JM. Co­mo la lac­tan­cia es más cor­ta y la hem­bra es ac­ce­si­ble al ma­cho to­do ese tiem­po, po­de­mos te­ner, si la ali­men­ta­ción es bue­na, has­ta 14 hi­jos. Esa es­tra­te­gia ha po­si­bi­li­ta­do que aho­ra sea­mos 7.000 mi­llo­nes en el pla­ne­ta. Nos he­mos pa­sa­do un po­qui­to, pe­ro he­mos alar­ga­do la su­per­vi­ven­cia de nues­tra es­pe­cie.

P. ¿Po­de­mos de­fen­der bien esa es­tra­te­gia ac­tual­men­te? E. Los ex­per­tos re­co­mien­dan una lac­tan­cia ma­ter­na ex­clu­si­va has­ta los 6 me­ses y, com­ple­men­ta­da con otros ali­men­tos, has­ta los 2 años por lo me­nos. Pe­ro mu­chas ma­dres no pue­den lle­gar en la ac­tua­li­dad ni si­quie­ra a ese me­dio año bá­si­co. Con nues­tras ba­jas de ma­ter­ni­dad, a las 16 se­ma­nas hay que re­cu­rrir al bi­be­rón y, mu­chas ve­ces, a la le­che ma­ter­ni­za­da.

P. ¿Su­ple es­ta a la na­tu­ral?

R. Ca­da vez es más pa­re­ci­da, pe­ro no tie­ne los fac­to­res in­mu­no­ló­gi­cos que pro­te­gen al ni­ño con­tra in­fec­cio­nes o de­ter­mi­na­das aler­gias. Esas cé­lu­las vi­vas son ca­si im­po­si­bles de imi­tar.

JM. De­be­mos te­ner cui­da­do, por­que los ma­mí­fe­ros lle­va­mos mu­chí­si­mo tiem­po evo­lu­cio­nan­do y en muy po­co nos he­mos car­ga­do la lac­tan­cia na­tu­ral de una ma­ne­ra in­creí­ble. Yo creo se po­dría me­jo­rar mu­cho con una po­lí­ti­ca co­rrec­ta de las em­pre­sas.

P. A la ho­ra de cre­cer, ¿en qué so­mos par­ti­cu­la­res los hu­ma­nos?

JM. En las úl­ti­mas se­ma­nas de ges­ta­ción el ce­re­bro cre­ce 25 cm3 por se­ma­na. El de un chim­pan­cé au­men­ta 4 cm3. Al na­cer te­ne­mos 380 cm3; es muy gran­de y po­co com­ple­jo, y si­gue cre­cien­do al­go me­nos, pe­ro rá­pi­do, has­ta los 7 años. Mien­tras el cuer­po so­lo ha cre­ci­do 6 u 8 cm al año. So­mos ba­ji­tos de ca­be­za gran­de. Ese cuer­po em­pie­za ahí a co­ger es­ta­tu­ra y en la ado­les­cen­cia da­mos el es­ti­rón pu­be­ral.

E. Que no es uni­for­me. Cre­cen pri­me­ro las ex­tre­mi­da­des y lue­go el tron­co, por eso los ado­les­cen­tes son des­gar­ba­dos.

P. Y su ce­re­bro, ¿có­mo es? jm. Se re­se­tea por com­ple­to. Mu­chas co­ne­xio­nes –ne­ce­sa­rias en la in­fan­cia– se cor­tan y apa­re­cen otras nue­vas. La per­so­na se que­da un po­co des­pis­ta­da. Cam­bian los pa­pe­les, los pa­dres de­jan de ser la re­fe­ren­cia fun­da­men­tal y se ven sus­ti­tui­dos por ami­gos y ami­gas, can­tan­tes, fut­bo­lis­tas… (si al­guien tie­ne un re­fe­ren­te cien­tí­fi­co, sue­le ser un

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.