BU­CEAR CON PIE­RRE-YVES COUSTEAU: “QUE LU­JO BAS­TE DE COMPAÑÍASU BE­LLE­ZA PA­RA CUI­DAR­LA”

Quo - - STARS PLANETA -

“La gran ma­yo­ría de la so­cie­dad es cie­ga pa­ra lo que hay ba­jo el mar, ni lo ha vis­to ni lo ve­rá nun­ca. Y so­lo pue­des amar aque­llo que co­no­ces”. Pie­rre es uno de los hi­jos de Jac­ques-yves Cousteau, el fla­co ocea­nó­gra­fo fran­cés que abrió los ojos de mu­chos al uni­ver­so sub­ma­rino. Así que no me ex­tra­ña que Pie­rre ha­ble emo­cio­na­do: “Cuan­do mi pa­dre bu­cea­ba, ha­bía lu­ga­res en los que era po­si­ble to­car a los pe­ces con las ma­nos. Aho­ra cuan­do vuel­vo allí, no que­da na­da. Es co­mo si hu­bie­ra lle­ga­do a la Lu­na”.

Nos en­con­tra­mos con Cousteau en Formentera, la me­nor de las is­las Pi­tiu­sas. Bos­que de pi­nos en la su­per­fi­cie y am­plias pra­de­ras de po­si­do­nia ba­jo el azul. La po­si­do­nia, una ba­rre­ra ver­de con­tra las olas, es la que nos ha traí­do a Formentera. El Con­sell In­su­lar abrió un fo­ro don­de ha­blar, dis­cu­tir y bus­car fon­dos que irán des­ti­na­dos ex­clu­si­va­men­te a la con­ser­va­ción de la plan­ta ma­ri­na Po­si­do­nia ocea­ni­ca. Y así na­ció y cre­ció Sa­ve Po­si­do­nia Pro­ject.

La Po­si­do­nia es una plan­ta ma­ri­na con raíz, ta­llo, ho­jas y flo­res. Y es el or­ga­nis­mo vi­vo más gran­de y más lon­ge­vo del mun­do. Mi­de 8 kilómetros de lar­go y tie­ne 100.000 años de an­ti­güe­dad, com­par­tió el pla­ne­ta con los nean­der­ta­les. Hay du­das so­bre su re­pro­duc­ción por se­mi­llas, pe­ro se sa­be que tam­bién lo ha­ce ex­ten­dien­do sus raí­ces, de las que sur­gen nue­vos bro­tes. Por eso es siem­pre el mis­mo or­ga­nis­mo que se ex­tien­de co­mo un des­co­mu­nal ten­tácu­lo ve­ge­tal. En­tre sus mu­chas bon­da­des, fil­tra los se­di­men­tos, así que de ella de­pen­den las aguas cla­ras del pa­raí­so, y es la rei­na del car­bono azul: una hec­tá­rea de pra­de­ra ab­sor­be 830 to­ne­la­das de car­bono at­mos­fé­ri­co (un bos­que tro­pi­cal, 300). Hay to­ne­la­das de car­bono acu­mu­la­do en es­tas plan­tas des­de ha­ce mi­les de años, y per­ma­ne­ce­rán ba­jo su vie­jo manto mien­tras se man­ten­ga en buen es­ta­do. La ma­la no­ti­cia es que es­tá da­ña­da. Su ex­ten­sión se po­dría ha­ber re­du­ci­do en­tre un 13 % y un 38 % en el úl­ti­mo me­dio si­glo. La pes­ca de arras­tre, los ver­ti­dos y las an­clas de los ya­tes aca­ban pe­lan­do la pra­de­ra. Gra­cias a Sa­ve Po­si­do­nia se han apa­dri­na­do 94.870 m2 de pra­de­ra, (a un eu­ro el me­tro cua­dra­do). El di­ne­ro irá a pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción. Ade­más, en Formentera se pon­drá co­to a la lle­ga­da de ya­tes en las prin­ci­pa­les pla­yas de las is­la. Pe­ro la po­si­do­nia lan­gui­de­ce en to­do el Me­di­te­rrá­neo.

Al fin lle­ga la ho­ra de bu­cear. Pie­rre va de­lan­te. Aso­man pe­que­ños me­ros, pul­pos, ba­rra­cu­das y, ba­jo nues­tra ba­rri­ga, el manto ver­de de po­si­do­nia que, pa­ra lu­cir­se, se abre y mues­tra que sir­ve de ni­do a un ca­ba­lli­to de mar: “De­be­ría bas­tar su be­lle­za pa­ra pro­te­ger­la”, di­ce Pie­rre. De­be­ría bas­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.