¿Y es­to pa­ra qué sir­ve?

Quo - - OUT TODO UN COSMOS NOS RODEA -

En una se­rie de una de­ce­na de vuel­tas, es­tu­vo a 30 se­gun­dos del ré­cord de Rossi, pe­ro pue­de que le ga­ne en cons­tan­cia, ya que no se cae y se adap­ta en mi­lé­si­mas a cual­quier nue­va con­di­ción de pis­ta o me­teo­ro­lo­gía. Es ob­vio, en­ton­ces, pa­ra qué sir­ve crear cam­peo­na­tos de droi­des ju­gan­do al fút­bol. Tam­bién es ló­gi­co di­se­ñar en na­ta­ción ro­bó­ti­ca: mu­chos de los pla­ne­tas o sa­té­li­tes que que­re­mos ex­plo­rar tie­nen ma­res su­mer­gi­dos ba­jo ca­pas de hie­lo y qué me­jor am­bien­te pa­ra tes­tear­los que una com­pe­ti­ción.

Los co­ches au­tó­no­mos tam­po­co es­con­den sus ob­je­ti­vos res­pec­to a es­tas tec­no­lo­gías, no por na­da Goo­gle, Mer­ce­des Benz, In­tel, Re­nault, Au­di, Volvo o BMW fi­nan­cian gran par­te de es­te cir­cui­to.

Que ha­ya ca­rre­ras de

100 me­tros li­sos per­mi­te avan­zar en la mo­vi­li­dad de es­tas má­qui­nas y su desem­pe­ño de ta­reas ca­da vez más “hu­ma­nas”.

Pe­ro ¿pa­ra qué un ro­bot que jue­gue al ping pong? ¿En qué nos cam­bia­rán la vi­da el Ro­bot Com­bat o lu­cha de ro­bots? Muy bue­nas pre­gun­tas.

Más allá de te­ner mi­llo­nes de vi­si­tas en You­tu­be, los ro­bots que jue­gan al ping pong cons­ti­tu­yen un desafío pa­ra sus di­se­ña­do­res. Jean­net­te Bohg, de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford y miem­bro del equi­po que desa­rro­lló uno de los pri­me­ros ro­bots en es­te ‘de­por­te’, nos lo ex­pli­ca: “Mien­tras re­sul­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.