Ra­dia­ción a tu me­di­da

Quo - - 05/18 CONTENIDOS - Tex­to: JA­VIER TÉ­LLEZ

La le­gis­la­ción eu­ro­pea obli­ga a lle­var un re­gis­tro de la ra­dia­ción a ca­da pa­cien­te du­ran­te sus prue­bas mé­di­cas. Te con­ta­mos el por qué de es­ta me­di­da y qué fac­to­res in­flu­yen pa­ra determinar cuán­do con­vie­ne usar ca­da téc­ni­ca de ima­gen.

Sal­van vi­das, pe­ro las prue­bas de ima­gen no son ino­cuas. Un 30 % no apor­tan in­for­ma­ción re­le­van­te y de­be­rían ha­ber­se evi­ta­do. Aho­ra la UE exi­ge que los mé­di­cos nos in­for­men de la can­ti­dad que va­mos a re­ci­bir con ca­da exa­men mé­di­co. A la es­pe­ra del DNI ra­dio­ló­gi­co

Va­rón, 32 años, acu­de por fiebre y do­lor lum­bar, sin aler­gias ni en­fer­me­da­des co­no­ci­das, li­ge­ra­men­te hi­po­ten­so, lle­va 50 mi­li­sie­verts acu­mu­la­dos du­ran­te to­da su vi­da. Es­ta se­cuen­cia de in­for­ma­ción po­dría con­ver­tir­se den­tro de po­co en al­go co­mún. En reali­dad, re­su­mir el his­to­rial mé­di­co y el mo­ti­vo de con­sul­ta de los pa­cien­tes cuan­do acu­den al hos­pi­tal es al­go que se ha­ce des­de los tiem­pos de Ga­leno, pe­ro no ocu­rre lo mis­mo con los ‘an­te­ce­den­tes ra­dio­ló­gi­cos’, la va­ria­ble a la que alu­den los mi­li­sie­verts (msv), una uni­dad de me­di­da co­mún en es­te ám­bi­to.

El ‘DNI ra­dio­ló­gi­co’ se­rá una reali­dad cuan­do Es­pa­ña tras­pon­ga (con re­tra­so) la di­rec­ti­va co­mu­ni­ta­ria Eu­ra­tom, des­ti­na­da a me­jo­rar la pro­tec­ción ra­dio­ló­gi­ca de los ciu­da­da­nos de la Unión. Nues­tro país ya es­tá en tiem­po de des­cuen­to pa­ra lle­var­lo a ca­bo, pues le­gal­men­te de­be­ría ha­ber­lo in­cor­po­ra­do co­mo máximo el pa­sa­do mes de fe­bre­ro, el pla­zo lí­mi­te que es­ta­ble­ce la nor­ma, apro­ba­da en Eu­ro­pa en 2013. “La Co­mi­sión Eu­ro­pea pue­de tra­mi­tar una de­nun­cia an­te el Tri­bu­nal de Lu­xem­bur­go”, se­ña­la Juan Ig­na­cio Na­vas, di­rec­tor del bu­fe­te es­pe­cia­li­za­do en de­re­cho co­mu­ni­ta­rio Na­vas & Cu­sí.

San­cio­nes apar­te, ¿qué cam­bios trae es­ta ley? La di­rec­ti­va ins­ta a lle­var un re­gis­tro de la ra­dia­ción que ha re­ci­bi­do el pa­cien­te a lo lar­go de su vi­da, así co­mo a in­for­mar­le de los ries­gos y be­ne­fi­cios de las prue­bas que se le reali­cen.

Ra­yos in­cóg­ni­ta

Ha­ce cien años, apli­can­do des­car­gas eléc­tri­cas a tu­bos lle­nos de dis­tin­tos ga­ses, Rönt­gen des­cu­brió los ra­yos X, o ‘ra­yos in­cóg­ni­ta’. Ha­bía con­se­gui­do una ra­dia­ción, pe­ro no te­nía ni idea de qué se tra­ta­ba exac­ta­men­te. Des­de en­ton­ces se han su­ce­di­do las in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra pro­fun­di­zar en sus apli­ca­cio­nes y aler­tar de sus po­ten­cia­les ries­gos.

Aho­ra sa­be­mos que per­te­ne­cen a la ra­dia­ción io­ni­zan­te, es de­cir, la que pue­de

ge­ne­rar io­nes arran­can­do elec­tro­nes de la ór­bi­ta de los áto­mos. No es­tán to­dos los que son, ya que, por ejem­plo, la ra­dia­ción gam­ma tam­bién es io­ni­zan­te, y en el ai­re, el es­pa­cio o in­clu­so en los ali­men­tos exis­ten in­fi­ni­dad de ra­dio­isó­to­pos di­fe­ren­tes que tam­bién per­te­ne­cen a es­te gru­po.

En to­tal, el es­pa­ñol me­dio re­ci­be el equi­va­len­te a 37 ra­dio­gra­fías de tó­rax ca­da 365 días, o lo que es lo mis­mo, 3,7 mi­li­sie­verts.

Las prue­bas mé­di­cas son res­pon­sa­bles de al­go más de un ter­cio de esa ci­fra, aun­que con gran­des di­fe­ren­cias de­pen­dien­do del exa­men. El res­to pro­ce­de de la cor­te­za te­rres­tre, los ra­yos cós­mi­cos, la co­mi­da… Por el he­cho de vi­vir en la Tie­rra re­ci­bi­mos en­tre 1 y 1,5 mi­li­sie­verts por año. Al ha­cer­te un TAC, 7 mi­li­sie­verts, al­go así co­mo tres años de ra­dia­ción na­tu­ral de la Tie­rra.

La re­la­ción en­tre la ra­dia­ción emi­ti­da por una ra­dio­gra­fía de la mano y la de un TAC es co­mo com­pa­rar una ca­ni­ca con un cam­po de fút­bol: 10.000 ve­ces más.

En­ton­ces, ¿la ra­dia­ción por cau­sas mé­di­cas que re­ci­bi­mos es mucha? ¿Co­rre­mos al­gún pe­li­gro? “Es­ta­mos vien­do un in­cre­men­to pau­la­tino de las do­sis de ra­dia­ción que se apli­can en nues­tro país y hay que pre­gun­tar­se si es­ta­mos abu­san­do”, se­ña­la Ri­car­do To­rres, vi­ce­pre­si­den­te de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Pro­tec­ción Ra­dio­ló­gi­ca y je­fe de Ra­dio­fí­si­ca en el Hos­pi­tal Clí­ni­co de Va­lla­do­lid.

“Has­ta un 30 % de las prue­bas so­li­ci­ta­das no apor­tan in­for­ma­ción re­le­van­te y muchas po­drían ha­ber­se evi­ta­do”, de­nun­cia un in­for­me pu­bli­ca­do por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ra­dio­lo­gía Mé­di­ca. La or­ga­ni­za­ción, que agru­pa a los ra­dió­lo­gos de nues­tro país, pu­bli­có re­cien­te­men­te un dos­sier con 38 re­co­men­da­cio­nes de ‘no ha­cer’ di­ri­gi­do a per­so­nal sa­ni­ta­rio, que in­clu­yen evi­tar los TAC en la ma­yo­ría de do­lo­res de ca­be­za o pres­cin­dir de la ra­dio­gra­fía tras un gol­pe en el to­bi­llo. La si­tua­ción no so­lo afec­ta a nues­tro país; por ejem­plo, una in­ves­ti­ga­ción con­clu­yó que la do­sis de ra­dia­ción re­ci­bi­da por los es­ta­dou­ni­den­ses se ha do­bla­do en al­go más de 25 años de­bi­do al ma­yor uso de prue­bas mé­di­cas.

“Es cu­rio­so, cuan­do la gen­te pien­sa en vi­vir cer­ca de una cen­tral nu­clear se asus­ta, pe­ro eso no ocu­rre cuan­do van a ha­cer­se un TAC, don­de la ra­dia­ción es mu­cho ma­yor”, apun­ta To­rres. No obs­tan­te, los pro­fe­sio­na­les se po­si­cio­nan en con­tra de es­ta­ble­cer un te­cho de ra­dia­ción. “Lo im­por­tan­te es la jus­ti­fi­ca­ción de las prue­bas, no exis­te un lí­mi­te de do­sis, lo im­por­tan­te es que es­té jus­ti­fi­ca­do. A un pa­cien­te con un lin­fo­ma,

LA DO­SIS RE­CI­BI­DA POR

LOS ES­TA­DOU­NI­DEN­SES

SE HA DO­BLA­DO EN

LOS ÚL­TI­MOS 25 AÑOS

DE­BI­DO AL IN­CRE­MEN­TO

DE PRUE­BAS MÉ­DI­CAS

si no le ha­go un TAC ca­da seis me­ses pa­ra ver la evo­lu­ción de la en­fer­me­dad y le de­jo de tra­tar por­que creo que es­tá cu­ra­do y no es así, se mue­re”, apun­ta Án­gel Mo­ra­les, ex­per­to en ra­dio­pro­tec­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ra­dio­lo­gía Mé­di­ca, quien re­mar­ca que lo im­por­tan­te es que los be­ne­fi­cios su­peren a los ries­gos.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da que no se so­bre­pa­sen los 50 msv de ex­po­si­ción en ni­ños y has­ta 100 msv en adul­tos.

“Es co­mo ir com­pran­do pa­pe­le­tas a la lo­te­ría”, ex­pli­ca Ri­car­do To­rres. El ra­dio­fí­si­co tam­bién re­co­no­ce que en oca­sio­nes “es muy di­fí­cil de­mos­trar los efec­tos” de la ra­dia­ción a cien­cia cier­ta. “En ex­po­si­cio­nes por de­ba­jo de 100 msv tra­ba­ja­mos con la hi­pó­te­sis li­neal sin um­bral, la más acep­ta­da, que es­ta­ble­ce que ‘to­da do­sis no nu­la im­pli­ca unos ries­gos no nu­los’, es de­cir, aun a do­sis pe­que­ñas se pue­de ge­ne­rar da­ño. Pue­des te­ner un tu­mor a los 75 años y ha­ber­te he­cho un TAC a los 30, pe­ro es im­po­si­ble es­ta­ble­cer una re­la­ción cau­sa efec­to a ni­vel in­di­vi­dual, aun­que pro­ba­bi­lís­ti­ca­men­te sí”, com­ple­men­ta Mo­ra­les.

Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Ar­chi­ves of In­ter­nal Me­di­ci­ne, to­dos los TAC rea­li­za­dos en 2007 en EE. UU. po­drían con­tri­buir a 29,000 ca­sos de cán­cer en el fu­tu­ro. El Colegio de Ra­dió­lo­gos del país ame­ri­cano cri­ti­có es­ta in­ves­ti­ga­ción, ale­gan­do que la es­pe­ran­za de vi­da de los pa­cien­tes que se so­me­ten a es­ta prue­ba no se co­rres­pon­de con la de la po­bla­ción ge­ne­ral, por lo que los da­tos no eran ex­tra­po­la­bles.

Otra in­ves­ti­ga­ción que apa­re­ce en la mis­ma re­vis­ta aler­ta de que las do­sis de ra­dia­di­ción de un TAC de la mis­ma par­te del cuer­po rea­li­za­do en dis­tin­tos cen­tros mé­di­cos po­día ser has­ta 13 ve­ces ma­yor en uno que en otro, de­pen­dien­do de dón­de se lle­va­ra a ca­bo.

La can­ti­dad de ra­dia­ción que re­ci­be el pa­cien­te es otra de las cues­tio­nes que la di­rec­ti­va Eu­ra­tom quie­re re­gu­lar.

Obli­ga­rá a que to­dos los apa­ra­tos en­víen de for­ma au­to­má­ti­ca al in­for­me del pa­cien­te la po­ten­cia con que se le irra­dia. “Lo que no se mi­de no se pue­de me­jo­rar”, asu­me Án­gel Mo­ra­les, quien se­ña­la que el sis­te­ma de ra­dio­pro­tec­ción “lle­va vi­gen­te más de 40 años” y la ra­dio­lo­gía es la prác­ti­ca “más ex­haus­ti­va­men­te re­gu­la­da que exis­te”.

¿Afec­ta la ra­dia­ción a to­do nues­tro cuer­po por igual? La sen­si­bi­li­dad de nues­tras células a los ra­yos X o gam­ma ‘va por ba­rrios’ o, me­jor di­cho, por po­bla­cio­nes ce­lu­la­res. Así, las células mus­cu­la­res o las neu­ro­nas tie­nen un al­to gra­do de re­sis­ten­cia, mien­tras que las células san­guí­neas co­mo los lin­fo­ci­tos o los pre­cur­so­res de los es­per­ma­to­zoi­des se si­túan en el es­la­bón más dé­bil. Una de las ex­pli­ca­cio­nes pa­ra es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca es que las células que tie­nen una ma­yor ac­ti­vi­dad re­pli­ca­ti­va (y, por tan­to, más ‘mo­vi­mien­to’ en torno a su ADN) son más vul­ne­ra­bles. De he­cho, la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca es el blan­co prin­ci­pal y más sen­si­ble de la cé­lu­la fren­te a la ra­dia­ción.

Lin­fo­mas y leu­ce­mias

De es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca se des­pren­de que los lin­fo­mas, leu­ce­mias y mie­lo­mas (tu­mo­res que afec­tan a las células san­guí­neas) sean unas de las en­fer­me­da­des li­ga­das a la ex­po­si­ción a ra­dia­ción. Una de las in­ves­ti­ga­cio­nes más am­bi­cio­sas so­bre es­ta cues­tión es­tu­dió a más de 300.000 in­di­vi­duos so­me­ti­dos a ra­dia­ción en sus pues­tos de tra­ba­jo. Des­pués de ca­si tres dé­ca­das de se­gui­mien­to, más de 1.600 ha­bía fa­lle­ci­do por esos ti­pos de cán­cer. Dado que la in­ci­den­cia de es­tas en­fer­me­da­des su­peró a la me­dia de la po­bla­ción ge­ne­ral, los in­ves­ti­ga­do­res con­clu­ye­ron que la ra­dia­ción era la cau­san­te de di­cho in­cre­men­to, aun en ex­po­si­cio­nes a do­sis ba­jas.

La doc­to­ra Aran­cha Era­so, on­có­lo­ga ra­dio­te­rá­pi­ca e in­ves­ti­ga­do­ra en el Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de On­co­lo­gía es­tu­dia otra de

“LA RA­DIO­LO­GÍA ES LA PRÁC­TI­CA

MÁS EX­HAUS­TI­VA­MEN­TE

RE­GU­LA­DA QUE EXIS­TE” SE­ÑA­LA

ÁN­GEL MO­RA­LES, EX­PER­TO

EN RA­DIO­PRO­TEC­CIÓN

las po­si­bles con­se­cuen­cia de la ra­dia­ción, qui­zá más des­co­no­ci­da: el da­ño al co­ra­zón, es­pe­cial­men­te en for­ma de in­cre­men­to del ries­go de pa­de­cer un in­far­to. “Eva­lua­mos los efec­tos de la ra­dio­te­ra­pia en el cán­cer de ma­ma e in­ten­ta­mos pre­de­cir el da­ño que es­ta pue­de ha­cer en el co­ra­zón me­dian­te prue­bas de ima­gen y mo­le­cu­la­res pa­ra po­der tra­tar­lo” Ade­más, su gru­po ha pa­ten­tan­do un dis­po­si­ti­vo que ayu­da a que la pa­cien­te se man­ten­ga en “es­pi­ra­ción for­za­da”, al­go que ha­ce que el co­ra­zón se se­pa­re de la pa­red to­rá­ci­ca y que “la ra­dia­ción que re­ci­be es­te ór­gano tien­da a ce­ro”.

El pro­yec­to en que par­ti­ci­pa Era­so for­ma par­te de MEDIRAD, una ini­cia­ti­va de la Unión Eu­ro­pea do­ta­da con 10 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra in­ves­ti­gar los efec­tos de las do­sis ba­jas de ra­dia­ción io­ni­zan­te en la sa­lud. En cual­quier ca­so, la in­ves­ti­ga­do­ra sos­tie­ne que “los be­ne­fi­cios son su­pe­rio­res a los ries­gos” y que es­tá de­mos­tra­do que la ra­dio­te­ra­pia en el cán­cer de ma­ma “au­men­ta la su­per­vi­ven­cia”. Tam­bién se­ña­la que, aun­que la ra­dio­te­ra­pia em­plea do­sis al­tas de ra­dia­ción, lo ha­ce de for­ma fo­ca­li­za­da en el tu­mor, por lo que no es com­pa­ra­ble a los efec­tos que esa mis­ma po­ten­cia pu­die­ra te­ner en ca­so de que es­tu­vie­ra di­ri­gi­da ha­cia to­do el cuer­po.

Otra po­lé­mi­ca en torno al cán­cer de ma­ma en la que se en­tre­mez­cla la ra­dia­ción tie­ne que ver con el cri­ba­je que se ha­ce de es­ta en­fer­me­dad me­dian­te ma­mo­gra­fía. A pe­sar de que es una prác­ti­ca ex­ten­di­da a lo lar­go del mun­do, un re­cien­te me­taa­ná­li­sis apa­re­ci­do en la re­vis­ta Co­chra­ne se­ña­la que, de ca­da 2.000 mu­je­res que se ha­gan una ma­mo­gra­fía, una evi­ta­rá mo­rir por cán­cer de ma­ma, mien­tras que 10 se­rán tra­ta­das de for­ma in­ne­ce­sa­ria y 200 su­fri­rán un es­trés im­por­tan­te de­bi­do a la in­cer­ti­dum­bre o a fal­sos positivos. Otro me­taa­ná­li­sis pu­bli­ca­do por Plos One

apun­ta que tie­nen un efec­to “mo­des­to” en la re­duc­ción de la mor­ta­li­dad, mien­tras que un ar­tícu­lo edi­ta­do por la So­cie­dad Eu­ro­pea de Ra­dio­lo­gía en 2017 sí de­fien­de sin fi­su­ras es­ta prue­ba y sos­tie­ne que hay en­tre un 30 % y un 40 % me­nos de muer­tes en­tre las pa­cien­tes que la rea­li­zan fren­te a las que no.

No a la ‘ra­dio­fo­bia’

“El ac­to ra­dio­ló­gi­co es se­gu­ro, lo que no pue­de ha­ber es ra­dio­fo­bia –co­men­ta el ex­per­to en ra­dio­pro­tec­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Ra­dio­lo­gía Mé­di­ca Án­gel Mo­ra­les–. Otra co­sa es que ten­ga­mos prue­bas al­ter­na­ti­vas que no ra­dien, pe­ro no siem­pre se pue­den uti­li­zar”, apun­ta.

Una de ellas es la eco­gra­fía, ca­da vez más usa­da a pie de ca­ma o en con­sul­ta. Per­mi­te ex­plo­rar las vís­ce­ras ab­do­mi­na­les o in­clu­so el pul­món y, có­mo no, adi­vi­nar el se­xo de nues­tro be­bé sin que con ella co­rra­mos el más mí­ni­mo ries­go.

Otra al­ter­na­ti­va es la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, usa­da prin­ci­pal­men­te pa­ra ex­plo­rar las par­tes blan­das del cuer­po, aun­que es más len­ta de rea­li­zar que el TAC, por lo que, por ejem­plo, si se quie­re de­tec­tar un san­gra­do ce­re­bral se op­ta­rá por es­ta úl­ti­ma. Sin em­bar­go, en otros mu­chos ca­sos sí pue­de sus­ti­tuir­se.

Mien­tras tan­to, la di­rec­ti­va Eu­ra­tom, des­ti­na­da a me­jo­rar la pro­tec­ción ra­dio­ló­gi­ca, es­pe­ra a ser apro­ba­da con re­tra­so al tiem­po que Es­pa­ña tran­si­ta por la cuer­da flo­ja de la san­ción; de he­cho nues­tro país es el ter­cer es­ta­do de la Unión que acu­mu­la más cau­sas abier­tas por conflictos en­tre la nor­ma­ti­va co­mu­ni­ta­ria y la na­cio­nal y se eri­ge co­mo el ‘rey de las mul­tas’ en Eu­ro­pa: sie­te de ca­da 10 eu­ros que la Co­mi­sión Eu­ro­pea se ha co­bra­do por es­te con­cep­to pro­vie­nen de fon­dos pa­trios. Des­de el Mi­nis­te­rio de Ener­gía, Tu­ris­mo y Agen­da Di­gi­tal, el or­ga­nis­mo en­car­ga­do de la im­ple­men­ta­ción de la nor­ma, aseguran que es­tán tra­ba­jan­do en ello “ana­li­zan­do las apor­ta­cio­nes re­ci­bi­das en fa­se de con­sul­ta” pa­ra tra­mi­tar el real de­cre­to co­rres­pon­dien­te. ■

UNA IN­VES­TI­GA­CIÓN SE­ÑA­LA

QUE LA DO­SIS DE DOS TAC

DE LA MIS­MA PAR­TE DEL CUER­PO

PUE­DE SER HAS­TA 13 VE­CES MA­YOR

EN UN HOS­PI­TAL QUE EN OTRO

El PET-TAC es una de las téc­ni­cas más efi­ca­ces pa­ra la de­tec­ción de tu­mo­res.

Di­ciem­bre de 1934. Los ra­dió­lo­gos te­nían que lle­var pro­tec­cio­nes co­mo es­tas. PRO­TE­GI­DOS CO­MO PA­RA SOLDAR

ZO­NA CE­RO Ca­tás­tro­fes co­mo la de Cher­nó­bil, en la ima­gen, han ser­vi­do pa­ra es­tu­diar los efec­tos que las al­tas do­sis de ra­dia­ción tie­nen a lar­go pla­zo.

Aun­que es una de las prue­bas más ex­ten­di­das, la ma­mo­gra­fía es tam­bién de las más con­tes­ta­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.