Sé más de lo que crees

Del­fi­nes, ba­lle­nas y mar­so­pas es­tán de­mos­tran­do unas ca­pa­ci­da­des si­mi­la­res a las de los pri­ma­tes. Hu­ma­nos in­clui­dos

Quo - - 05/18 CONTENIDOS - Tex­to: PI­LAR GIL VILLAR

Ba­lle­nas, del­fi­nes y mar­so­pas inun­dan el mar con len­gua­jes com­ple­jos, es­tra­te­gias de ca­za y tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les que ape­nas em­pe­za­mos a atis­bar.

Cuan­do Carl Sa­gan y otros pio­ne­ros de la bús­que­da de vi­da ex­tra­te­rres­tre sen­ta­ban las ba­ses del pro­yec­to SETI, de­ci­die­ron apo­dar­se “la Or­den del Del­fín”. En aquel 1961 em­pe­zá­ba­mos a atis­bar al­go más que una ca­ra sim­pá­ti­ca en el ma­mí­fe­ro ma­rino. Y la in­ves­ti­ga­ción de sus ha­bi­li­da­des pa­re­cía un buen sí­mil pa­ra la in­ten­ción de bus­car in­te­li­gen­cia en otros mun­dos. Aún a la es­pe­ra de ET, los hu­ma­nos he­mos ido des­cu­brien­do nue­vas y so­fis­ti­ca­das ca­rac­te­rís­ti­cas de los ce­tá­ceos. Tan­tas co­mo pa­ra re­co­pi­lar una am­plia ba­se de da­tos so­bre el ta­ma­ño ce­re­bral y los com­por­ta­mien­tos re­gis­tra­dos en 90 es­pe­cies dis­tin­tas de del­fi­nes, ba­lle­nas y mar­so­pas que ha ser­vi­do de ba­se a un re­cien­te ar­tícu­lo en la re­vis­ta Scientific Re­ports. El equi­po in­ter­na­cio­nal de au­to­res de­fien­de que exis­te una re­la­ción en­tre la ex­pan­sión y el ta­ma­ño del ce­re­bro y el gra­do de com­ple­ji­dad en las ca­pa­ci­da­des de es­tos animales. Cuan­to ma­yo­res aque­llos, más ri­cas es­tas.

Has­ta el pun­to de se­ña­lar una cer­ca­nía con los hu­ma­nos que, de mo­men­to, so­lo atri­bui­mos a los pri­ma­tes. Co­mo ejem­plo, los del­fi­nes ma­cho es­ta­ble­cen amis­ta­des de años con uno o dos con­gé­ne­res. A ve­ces es­tas pa­re­jas o tríos de co­le­gas se unen a otros pa­ra ro­bar las hem­bras a un ter­cer gru­po o pa­ra de­fen­der las del pro­pio. Y am­bos ti­pos de aso­cia­ción se in­te­gran oca­sio­nal­men­te en “ejér­ci­tos” de to­da una zo­na con los mis­mos pro­pó­si­tos. En sus ata­ques y de­fen­sas –con gran­des do­sis de vio­len­cia, adiós al mi­to del ani­ma­li­to ado­ra­ble– se or­ga­ni­zan de for­ma je­rár­qui­ca y con tur­nos so­bre a quién le to­ca apa­rear­se y a quién dar o re­ci­bir pa­los en ca­da oca­sión. Y en cual­quie­ra de los tres niveles es siem­pre po­si­ble un cam­bio de ban­do. El bió­lo­go evo­lu­ti­vo Ri­chard Con­nor lle­va 30 años es­tu­dian­do to­das es­tas alian­zas en la bahía de los Ti­bu­ro­nes (Aus­tra­lia) y las con­si­de­ra las “es­truc­tu­ras en red más com­ple­jas que se co­no­cen, des­pués de las hu­ma­nas”. Pe­ro el pa­re­ci­do no le re­sul­ta ex­tra­ño, ya que los del­fi­nes y no­so­tros so­mos los animales con un ce­re­bro más gran­de res­pec­to al ta­ma­ño cor­po­ral.

El gru­po te ha­ce lis­to

En esa ecua­ción en­tre in­te­li­gen­cia –con to­das las sal­ve­da­des que des­pier­ta el tér­mino– y ma­te­ria gris in­ter­vie­ne otro fac­tor bá­si­co: la per­te­nen­cia a un gru­po so­cial. Jo­sé Za­mo­rano Abram­son, in­ves­ti­ga­dor en el Gru­po de Es­tu­dio del Com­por­ta­mien­to Ani­mal y Hu­mano (GECAH) de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid, re­cuer­da que “la ca­ta­pul­ta de la in­te­li­gen­cia hu­ma­na no fue tan­to el adap­tar­se al en­torno fí­si­co, co­mo al juego so­cial, la ten­sión per­ma­nen­te en­tre coope­ra­ción y com­pe­ti­ción, que nos obli­ga a eva­luar cuán­do nos con­vie­ne ca­da co­sa. Eso re­quie­re una enor­me can­ti­dad de in­te­li­gen­cia”.

Los ce­tá­ceos tam­bién es­tán su­je­tos a esa so­cia­bi­li­dad com­ple­ja que ha po­ten­cia­do un ni­vel de cog­ni­ción por el que ya se les ha em­pe­za­do a lla­mar “los pri­ma­tes del mar”.

Los au­to­res del ci­ta­do es­tu­dio de Scientific Re­ports des­ta­can el papel del gru­po en los avan­ces cog­ni­ti­vos, pe­ro tam­bién las gran­des di­fe­ren­cias en­tre la anato­mía ce­re­bral de las es­pe­cies es­tu­dia­das y las de si­mios y hu­ma­nos. Es de­cir, la evo­lu­ción nos ha lle­va­do a re­sul­ta­dos equi­pa­ra­bles por ru­tas muy di­ver­sas. Kie­ran Fox, neu­ro­cien­tí­fi­co de Stan­ford, re­co­no­ce que a raíz de su in­ves­ti­ga­ción “ha sur­gi­do otra pre­gun­ta: ¿có­mo es po­si­ble que pa­tro­nes ce­re­bra­les muy di­ver­sos en es­pe­cies muy dis­tin­tas den lu­gar a com­por­ta­mien­tos cog­ni­ti­vos y so­cia­les muy muy pa­re­ci­dos?”.

Mien­tras lo ave­ri­guan, creen que po­de­mos ir apro­ve­chan­do es­ta afi­ni­dad ca­da vez más cla­ra. Otro de los au­to­res, Mi­chael Mut­hu­krish­na, se re­fie­re a nues­tro in­te­rés an­tro­po­ló­gi­co por “com­pren­der qué ha­ce a los hu­ma­nos tan di­fe­ren­tes de otros animales. Pa­ra ha­cer­lo, ne­ce­si­ta­mos un gru­po de con­trol. Com­pa­ra­dos con los pri­ma­tes, los ce­tá­ceos cons­ti­tu­yen un gru­po de con­trol más ale­ja­do de no­so­tros”. Des­de el mar, es­tos ma­mí­fe­ros po­drían ayu­dar­nos a co­no­cer­nos me­jor.

Ca­zar con sil­bi­dos

En­tre los más es­tu­dia­dos se en­cuen­tran el del­fín mu­lar, la or­ca y los ca­cha­lo­tes –los tres den­ta­dos– y las ba­lle­nas jo­ro­ba­das, que fil­tran su co­mi­da a tra­vés de las bar­bas de su boca, si­mi­la­res a las cer­das de un ce­pi­llo. To­dos ellos vi­ven en gru­pos con gran in­ter­ac­ción so­cial e in­clu­so tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les pro­pias de cier­tas po­bla­cio­nes. Co­mo la ca­za en ca­rru­sel de las or­cas no­rue­gas.

La es­tra­te­gia de ca­zar con bur­bu­jas so­lo la prac­ti­can las ba­lle­nas jo­ro­ba­das en Alas­ka o la Antártida. Des­de que la desa­rro­lla­ron, las crías la apren­den de sus ma­yo­res

Cuan­do en­cuen­tran un gran car­du­men de aren­ques, la ma­triar­ca las di­ri­ge pa­ra que aís­len una bo­li­ta ma­ne­ja­ble y la ro­deen con bur­bu­jas, des­te­llos in­ter­mi­ten­tes de su vien­tre blan­co y gol­pes de co­la. Cuan­do la tie­nen cer­ca de la su­per­fi­cie, va­rias vi­gi­lan, mien­tras otras se co­men los pe­ces a los que aton­tan a co­le­ta­zos y desechan las es­pi­nas y ca­be­zas.

A me­nu­do el mis­mo car­du­men de aren­ques es ase­dia­do tam­bién por ba­lle­nas jo­ro­ba­das, que han desa­rro­lla­do su téc­ni­ca de re­des de bur­bu­jas en cier­tas zo­nas, co­mo Ca­na­dá. Allí pue­den to­par­se con otra es­pe­cie con un com­por­ta­mien­to re­gio­nal: las ba­lle­nas bo­rea­les que se arran­can la piel con­tra las ro­cas de aguas po­co pro­fun­das. Sarah For­tu­ne, de la Uni­ver­si­dad de Bri­tish Co­lum­bia, que ha es­tu­dia­do por pri­me­ra vez ese fe­nó­meno, con­si­de­ra que po­drían bus­car des­ha­cer­se de pa­rá­si­tos o li­brar­se de la piel da­ña­da por el sol. Te­nien­do en cuen­ta que los efec­tos de la ra­dia­ción UV se acu­mu­lan con el tiem­po, es­ta úl­ti­ma ra­zón ten­dría sen­ti­do en una es­pe­cie tan lon­ge­va (pue­de lle­gar a vi­vir más de 200 años).

En­tre los del­fi­nes, al­gu­nos agru­pan a los pe­ces con so­ni­dos y los van cap­tu­ran­do uno a uno, mien­tras otros en­tran a los ríos y sa­can el cuer­po al ba­rro pa­ra apre­sar animales de la ori­lla. In­clu­so al­gu­nos se sir­ven de esponjas

pa­ra ca­zar a los ve­ne­no­sos pe­ces globo o ex­traer pre­sas de fon­dos ro­co­sos, en un cla­ro ejem­plo de uso de he­rra­mien­tas. Otras po­bla­cio­nes uti­li­zan di­chas esponjas co­mo ofren­das del ma­cho a la hem­bra pa­ra con­quis­tar­la. Se­gún al­gu­nos au­to­res, son ex­hi­bi­cio­nes de bue­na con­di­ción fí­si­ca, ya que re­sul­tan di­fí­ci­les de arran­car del fon­do.

Pa­ra no­so­tros, lo más re­le­van­te de esos com­por­ta­mien­tos es que se en­se­ñan de unas ge­ne­ra­cio­nes a otras. Y el apren­di­za­je es tan im­por­tan­te pa­ra su su­per­vi­ven­cia que es­tas es­pe­cies na­cen “con la ca­pa­ci­dad de imi­tar, pa­ra po­der asu­mir la cul­tu­ra del gru­po y so­bre­vi­vir en él”, ale­ga Za­mo­rano Abram­son. Es­to evi­ta te­ner que li­mi­tar­se al sis­te­ma de prue­ba y error pa­ra acu­mu­lar ex­pe­rien­cias. Si el apren­di­za­je apor­ta las de otros, “te aho­rras muchas pe­nu­rias y vas mu­cho más rá­pi­do”.

De es­ta for­ma se van ge­ne­ra­li­zan­do com­por­ta­mien­tos que han re­sul­ta­do be­ne­fi­cio­sos pa­ra al­gún in­di­vi­duo. El pa­sa­do no­viem­bre cin­co ti­bu­ro­nes blan­cos apa­re­cie­ron muer­tos en la pla­ya, con ori­fi­cios si­mi­la­res a la al­tu­ra del hí­ga­do. Na­die ha­bía vis­to na­da igual, pe­ro las sos­pe­chas re­ca­ye­ron de in­me­dia­to en la or­ca, ra­zo­na­ble­men­te apo­da­da ba­lle­na ase­si­na. “Sí, ellas tie­nen su pun­to gour­met”, con­ce­de el in­ves­ti­ga­dor, es­pe­cia­li­za­do en ma­mí­fe­ros ma­ri­nos. “Otras ve­ces es la len­gua. Ma­tan a una ba­lle­na, se la arran­can y las de­jan ahí, sin len­gua”. La se­lec­ción de cas­que­ría se de­be pro­ba­ble­men­te a la al­ta con­cen­tra­ción de nu­trien­tes en esos ór­ga­nos, lo lla­ma­ti­vo es que no apro­ve­chen el res­to.

Te­nien­do en cuen­ta que es­tos ma­mí­fe­ros son los de más am­plia dis­tri­bu­ción en el pla­ne­ta, des­pués de los hu­ma­nos, no es de ex­tra­ñar su va­rie­dad de cos­tum­bres. En Ta­ri­fa, ago­tan a los atu­nes y los ca­zan en gru­po.

Coope­ra­ción en­tre es­pe­cies

Muy cer­ca de ellas, otras se li­mi­tan a es­pe­rar a que los pes­ca­do­res es­pa­ño­les y ma­rro­quíes es­tén sa­can­do el atún ro­jo del agua pa­ra arre­ba­tár­se­lo, en una co­la­bo­ra­ción in­vo­lun­ta­ria pa­ra los pes­ca­do­res. No es el úni­co ca­so en que se ha de­tec­ta­do que es­pe­cies dis­tin­tas aú­nan fuer­zas. Hay or­cas que co­la­bo­ran con ba­lle­nas jo­ro­ba­das –otras se las co­men–, o del­fi­nes que atraen a los pe­ces ha­cia los pes­ca­do­res (a cam­bio de los des­car­tes de es­tos). En la Baha­mas se ha avis­ta­do por pri­me­ra vez una alian­za en­tre del­fi­nes mu­la­res atlán­ti­cos y del­fi­nes mo­tea­dos. Jue­gan, bus­can co­mi­da jun­tos, in­clu­so se cuidan las crías mu­tua­men­te y se de­fien­den en ca­so de ata­que.

Del mis­mo mo­do que pue­den de­fen­der a otras es­pe­cies. Son nu­me­ro­sos los avis­ta­mien­tos de ba­lle­nas jo­ro­ba­das y del­fi­nes acu­dien­do a pro­te­ger a fo­cas, leo­nes ma­ri­nos u otros animales per­se­gui­dos, e in­clu­so sa­can­do a la su­per­fi­cie a hu­ma­nos en apu­ros.

Es­tos com­por­ta­mien­tos se han ex­pli­ca­do co­mo una tras­po­si­ción de los que les son pro­pios den­tro de sus gru­pos. “Cuan­do na­ce un del­fín, la ma­dre lo em­pu­ja rá­pi­da­men­te ha­cia arri­ba pa­ra que apren­da a res­pi­rar.

Y lo mis­mo ha­ce el gru­po cuan­do uno de sus miem­bros es­tá en­fer­mo o he­ri­do, lo su­je­tan pa­ra que pue­da to­mar ai­re”, ex­pli­ca Za­mo­rano Abram­son. Es com­pren­si­ble, por tan­to, que esa mis­ma res­pues­ta se ac­ti­ve al de­tec­tar un hu­mano iner­te.

¿En qué me ha­blas?

Por­que los del­fi­nes tie­nen la ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar los mo­vi­mien­tos de otros in­di­vi­duos. Sa­ben que, cuan­do un com­pa­ñe­ro –o el en­tre­na­dor de un acua­rio– se gi­ra, es­tá pres­tan­do aten­ción a otra co­sa. Ade­más de con­tar con un re­per­to­rio de vo­ca­li­za­cio­nes cu­yo sig­ni­fi­ca­do des­co­no­ce­mos, pe­ro en el que ya he­mos iden­ti­fi­ca­do sil­bi­dos fir­ma, un equi­va­len­te al nom­bre pro­pio de ca­da in­di­vi­duo, que les re­sul­ta de gran uti­li­dad pa­ra coor­di­nar­se. El in­ves­ti­ga­dor Louis Her­man des­cu­brió que com­bi­nan su vo­ca­bu­la­rio de 40 ele­men­tos pa­ra crear mi­les de fra­ses úni­cas con va­rias re­glas sin­tác­ti­cas.

Las or­cas y los ca­cha­lo­tes ex­hi­ben una in­men­sa va­rie­dad de dia­lec­tos. Has­ta tal pun­to, que las ba­lle­nas ase­si­nas se apa­rean úni­ca­men­te con las de len­gua­jes re­gio­na­les pa­re­ci­dos a los su­yos. Por su par­te, las jo­ro­ba­das van cam­bian­do sus can­tos, que se con­ta­gian por el océano co­mo cual­quier éxi­to de ve­rano.

E, igual que su ca­pa­ci­dad de sal­va­men­to, tam­bién pue­den apli­car la de imi­ta­ción a otras es­pe­cies. En 2013, una be­lu­ga a la que tras­la­da­ron al Del­fi­na­rio Kok­te­bel, en Cri­mea, apren­dió en dos me­ses los sil­bi­dos fir­ma de sus úni­cos com­pa­ñe­ros: dos del­fi­nes mu­la­res.

Las or­cas ase­si­nas se apa­rean úni­ca­men­te con in­di­vi­duos que ten­gan un dia­lec­to re­gio­nal pa­re­ci­do al su­yo

Igual de es­pon­tá­nea fue la imi­ta­ción que hi­zo la be­lu­ga Noc, adies­tra­da por la Ma­ri­na es­ta­dou­ni­den­se, de los ma­ri­ne­ros que la acom­pa­ña­ban. La es­pe­cia­lis­ta en ce­tá­ceos Lo­ri Ma­rino de­cla­ra­ba al res­pec­to al Smith­so­nian: “Pa­ra que un ani­mal imi­te a otra es­pe­cie ne­ce­si­ta un ele­va­do ni­vel tan­to de con­cien­cia de sí mis­mo, co­mo de com­pren­sión de su cuer­po, del otro cuer­po y de la acús­ti­ca de am­bos. Ma­ni­pu­lar el pro­pio trac­to vo­cal pa­ra ob­te­ner el efec­to desea­do es al­go muy muy so­fis­ti­ca­do”.

El úl­ti­mo ca­so es­pec­ta­cu­lar ha si­do el de la or­ca Wi­kie, pre­ci­sa­men­te en un es­tu­dio de Jo­sé Za­mo­rano Abram­son. Pa­ra com­pro­bar si po­día imi­tar so­ni­dos nue­vos, en­tre­na­ron a otra or­ca pa­ra que apren­die­ra cin­co, lo más dis­tin­tos po­si­ble a los su­yos naturales. Cuan­do lo lo­gró, la co­lo­ca­ron jun­to a Wi­kie, que tam­bién los in­te­gró, so­lo por imi­ta­ción. Des­pués la ex­pu­sie­ron a un al­ta­voz y ahí in­clu­ye­ron pa­la­bras hu­ma­nas. Co­mo su sis­te­ma fo­na­dor es dis­tin­to, so­lo es­pe­ra­ban ob­te­ner un rit­mo o una me­lo­día si­mi­la­res, pe­ro los so­ni­dos de Wi­kie se acer­ca­ron lo su­fi­cien­te a los nues­tros co­mo pa­ra des­per­tar in­te­rés a ni­vel mun­dial.

Apren­der de los cau­ti­vos

Los avan­ces en el co­no­ci­mien­to de sus ca­pa­ci­da­des y com­ple­ji­dad po­nen en en­tre­di­cho la con­ve­nien­cia de te­ner a los ce­tá­ceos en­ce­rra­dos. Ca­da vez más vo­ces re­cla­man el fin de las re­clu­sio­nes. Fran­cia, por ejem­plo, ha apro­ba­do un de­cre­to que prohí­be la re­pro­duc­ción de ce­tá­ceos en cau­ti­vi­dad.

Aun­que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los des­cu­bri­mien­tos que han lle­va­do a es­ta so­li­da­ri­dad pro­ce­den de ex­pe­ri­men­tos de in­di­vi­duos cau­ti­vos. Za­mo­rano Abram­son ase­gu­ra que no se los obli­ga a par­ti­ci­par en ellos: “es im­po­si­ble, cuan­do no quie­ren ha­cer al­go, sim­ple­men­te se van”. De he­cho, a al­gu­nos, co­mo la be­lu­ga Noc, los li­be­ra­ron y re­gre­sa­ron a las ins­ta­la­cio­nes. El in­ves­ti­ga­dor con­si­de­ra que “hoy, ni yo ni nin­gún cien­tí­fi­co de los que es­ta­mos en es­to va­mos a cap­tu­rar un del­fín pa­ra es­tu­diar­lo. A los que ya es­tán ahí, de­be­mos dar­les la me­jor vi­da po­si­ble y apren­der lo que po­da­mos de ellos”. No ol­vi­de­mos, que pue­den ayu­dar­nos a co­no­cer me­jor quié­nes so­mos. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.