AN­TES MUER­TO QUE SEN­CI­LLO

Bó­tox pa­ra ha­cer más al­tos a los ca­me­llos de un com­pe­ti­ción en Ara­bia Sau­dí, ta­tua­jes y ci­ru­gía de pár­pa­dos pa­ra pe­rros… La es­té­ti­ca ex­tre­ma lle­ga a las mas­co­tas

Quo - - 05/18 CONTENIDOS -

Los con­cur­sos de be­lle­za pa­ra animales han lle­ga­do a lí­mi­tes bes­tia­les. Y da­ñi­nos.

En la fa­mi­lia Ca­me­li­dae (ca­me­llos y dro­me­da­rios), la her­mo­su­ra pa­sa por una ca­be­za ge­ne­ro­sa, ojos gran­des, ore­jas li­ge­ra­men­te caí­das, me­ji­llas am­plias, na­riz al­ta y an­cha y la­bios car­no­sos al­go des­plo­ma­dos. El cue­llo de­be ser del­ga­do y lar­go y las ca­de­ras exu­be­ran­tes. Pe­ro pa­ra par­ti­ci­par en el fes­ti­val de ca­me­llos Rey Ab­de­la­ziz, que se ce­le­bra ca­da año en la de­sér­ti­ca lo­ca­li­dad de Al Dha­na, en Ara­bia Sau­dí, no bas­ta con ser be­llo. Hay que ser na­tu­ral­men­te be­llo. Es­to sig­ni­fi­ca que los animales adul­te­ra­dos con in­yec­cio­nes de bó­tox y re­lle­nos de co­lá­geno se­rán in­me­dia­ta­men­te des­ca­li­fi­ca­dos. Hay en juego 45 mi­llo­nes de eu­ros, ra­zón más que po­de­ro­sa pa­ra que los pro­pie­ta­rios in­ten­ten bur­lar la nor­ma con cual­quier ar­ti­fi­cio que res­ti­tu­ya la lo­za­nía al ani­mal o le acer­que a la di­vi­na pro­por­ción áu­rea. Ci­ru­gías, se­sio­nes es­té­ti­cas dra­co­nia­nas, hor­mo­nas pa­ra au­men­tar su ma­sa mus­cu­lar y re­gí­me­nes es­tric­tos. El qui­ró­fano es el ca­mino más ve­loz pa­ra des­lum­brar al ju­ra­do, por eso es­te se en­fren­ta pre­ca­vi­do a una plé­ya­de de 30.000 ejem­pla­res de pu­ra ra­za. En la úl­ti­ma edi­ción, el tri­bu­nal des­cu­brió que do­ce de ellos ha­bían al­te­ra­do sus ras­gos con bó­tox, por lo que fue­ron ex­pul­sa­dos del des­fi­le. La nor­ma­ti­va es cla­ra: ni fár­ma­cos pa­ra los la­bios, ni par­tes afei­ta­das,

ni nin­gún ti­po de re­cor­te en el cuer­po. El pre­si­den­te del ju­ra­do, Faw­zan al-ma­di, justificó an­te los me­dios su de­ci­sión: “El ca­me­llo es un sím­bo­lo de Ara­bia Sau­dí y del al­ma be­dui­na. An­tes lo pre­ser­vá­ba­mos por ne­ce­si­dad, aho­ra por en­tre­te­ni­mien­to”.

Ju­ra­men­to di­vino

Ya en di­ciem­bre, las fuer­zas de se­gu­ri­dad sor­pren­die­ron a un ve­te­ri­na­rio en pleno desem­pe­ño es­té­ti­co con un dro­me­da­rio an­tes de des­fi­lar en es­te fes­ti­val. En la clí­ni­ca, jun­to a las je­rin­gui­llas y pro­duc­tos, se en­con­tra­ron unos 700.000 ri­ya­les (150.000 eu­ros). “Les re­cor­tan las ore­jas y les alar­gan los la­bios en una ci­ru­gía si­mi­lar a la de las mu­je­res”, ex­pli­ca Al-ma­di. Los due­ños ju­ran au­ten­ti­ci­dad an­te el Co­rán, por eso el ries­go por en­ga­ñar es al­to. Ade­más de la ex­pul­sión, se ve­ta su pre­sen­cia en las cin­co pró­xi­mas edi­cio­nes.

En Es­pa­ña no hay ca­me­llos, pe­ro te­ne­mos ca­ba­llos de com­pe­ti­ción. Y, se­gún nos cuen­ta Leo­nor Díaz de Lia­ño, fun­da­do­ra de la Aso­cia­ción De­fen­sa Équi­dos (ADE), aun­que no hay cons­tan­cia de bó­tox, sí son co­mu­nes otras prác­ti­cas, co­mo el re­cor­te de bi­go­tes y del pe­lo in­te­rior de las ore­jas. “Sin ellos se les pri­va de su ca­pa­ci­dad pa­ra no cho­car de no­che y de pro­te­ger­se de los in­sec­tos, res­pec­ti­va­men­te. Tam­bién se da, y es­to aún es más gra­ve, la ampu­tación de la co­la a los ca­ba­llos de tra­ba­jo de cam­po en An­da­lu­cía, de­ján­do­los de por vi­da sin la po­si­bi­li­dad de es­pan­tar­se las mos­cas”. Díaz de Lia­ño con­si­de­ra que es­te ani­mal es mal­tra­ta­do siem­pre. “Se le se­pa­ra pre­ma­tu­ra­men­te de la ma­dre, se le en­cie­rra en una cua­dra (de ta­ma­ño equi­va­len­te, en pro­por­ción, a un trans­por­tín de pe­rro) y se le obli­ga a per­ma­ne­cer so­lo e in­mó­vil, ali­men­tán­do­se de pien­so, cuan­do su sis­te­ma di­ges­ti­vo ne­ce­si­ta hier­ba. Des­pués de una vi­da de do­lor, hie­rros y mon­tas bru­ta­les, se le pre­mia con un pa­seo al matadero”.

Ra­zas más vul­ne­ra­bles

Las víc­ti­mas más nu­me­ro­sas de es­te ti­po de ci­ru­gías han si­do los pe­rros y los ga­tos. La ampu­tación de ore­jas ha si­do ha­bi­tual en dó­ber­man, pit­bulls y otras ra­zas por un mo­ti­vo pu­ra­men­te es­té­ti­co. En el ca­so de los ra­bos, co­mo ocu­rre con el Yorks­hi­re te­rrier, se jus­ti­fi­ca­ba por su in­co­mo­di­dad a la ho­ra de co­rrer du­ran­te la ca­za. Des­de el 1 de fe­bre­ro de 2018, fe­cha en que en­tró en vi­gor la ra­ti­fi­ca­ción del Con­ve­nio Eu­ro­peo pa­ra la Pro­tec­ción de los Animales de Com­pa­ñía, las ampu­tacio­nes es­té­ti­cas es­tán prohi­bi­das, sin ex­cep­ción, en to­da Es­pa­ña.

Bur­lan­do la ley

Pe­ro hay quien no se ha dado por en­te­ra­do. Jo­sé En­ri­que Zal­dí­var, ve­te­ri­na­rio clí­ni­co y pre­si­den­te de la aso­cia­ción AVATMA, de­nun­cia que des­de el lobby de la ca­za se ha afir­ma­do que no lo aca­ta­rán has­ta que to­das las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas lo in­te­gren en sus le­yes de pro­tec­ción ani­mal, mu­cho más per­mi­si­vas. Sin em­bar­go, al tra­tar­se de una nor­ma de ran­go su­pe­rior, el Con­ve­nio es de obli­ga­do cum­pli­mien­to en to­do el te­rri­to­rio. “Ni si­quie­ra se acep­ta­ron las en­mien­das que tra­ta­ban de exi­mir de es­ta nor­ma­ti­va a de­ter­mi­na­das ra­zas de pe­rros se­gún su fun­cio­na­li­dad. Es­to sig­ni­fi­ca que nin­gún pe­rro, sin ex­cep­ción, po­drá su­frir la ampu­tación de su co­la ni de sus ore­jas”, ex­pli­ca.

DES­DE EL 1 DE FE­BRE­RO EN ES­PA­ÑA

ES­TÁN PROHI­BI­DOS LOS COR­TES ES­TÉ­TI­COS, PE­RO LOS CA­ZA­DO­RES DI­CEN QUE SUS ANIMALES NO SON DE COM­PA­ÑÍA

Zal­dí­var sos­pe­cha que los ca­za­do­res han en­con­tra­do un nue­vo res­qui­cio pa­ra bur­lar la ley, “que sus pe­rros no sean con­si­de­ra­dos animales de com­pa­ñía”. Ani­ma por ello a de­nun­ciar es­tas prác­ti­cas cuan­do cual­quier ciu­da­dano o un ve­te­ri­na­rio clí­ni­co de­tec­te un ca­so. “Sa­be­mos que muchas de es­tas ampu­tacio­nes no son rea­li­za­das por ve­te­ri­na­rios. Es de­cir, se ha­cen sin las ga­ran­tías de asep­sia, anes­te­sia y anal­ge­sia”. Ade­más, re­cuer­da que tan­to las ore­jas co­mo los ra­bos cum­plen una fun­ción esen­cial de co­mu­ni­ca­ción y su ampu­tación su­po­ne una ca­ren­cia pa­ra el desa­rro­llo y bie­nes­tar de los animales. “En el ca­so de los ga­tos –aña­de–, la ampu­tación de las ga­rras po­dría ase­me­jar­se a la ampu­tación en hu­ma­nos de la pri­me­ra fa­lan­ge de ca­da de­do pa­ra qui­tar las uñas”. Es­ta prác­ti­ca tam­bién es­tá prohi­bi­da en el ar­tícu­lo 10 del Con­ve­nio.

En Es­pa­ña no hay clí­ni­cas que in­clu­yan es­tos tra­ta­mien­tos, pe­ro en el Reino Unido, uno de los paí­ses fir­man­tes de es­ta nor­ma­ti­va, las in­ter­ven­cio­nes en el ros­tro de los ca­nes au­men­ta­ron un 80 % en­tre 2010 y 2014. Una de las po­cas ex­cep­cio­nes que re­co­ge el tra­ta­do es la ra­za de los car­li­nos o pe­rro híps­ter, cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas del ros­tro sí pue­den cau­sar­le in­fec­cio­nes y pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios. Di­cho Con­ve­nio re­gu­la tam­bién, en sus ar­tícu­los 7 y 9, su tra­to en pu­bli­ci­dad y com­pe­ti­cio­nes, prohi­bien­do cual­quier ayu­da ar­ti­fi­cial y la ad­mi­nis­tra­ción de se­dan­tes.

Fue­ra de Eu­ro­pa hay una ac­ti­tud más per­mi­si­va. A es­tas ampu­tacio­nes se ha su­ma­do una ex­tra­ña ope­ra­ción en las cuer­das vo­ca­les pa­ra re­du­cir el vo­lu­men de los au­lli­dos o la­dri­dos. Es una prác­ti­ca ha­bi­tual en Es­ta­dos Uni­dos, don­de los con­tra­tos de arren­da­mien­to a me­nu­do

in­clu­yen cláu­su­las que prohí­ben la pre­sen­cia de mas­co­tas rui­do­sas. ¿Se­ría ne­ce­sa­rio tras­la­dar a otros paí­ses una le­gis­la­ción tan res­tric­ti­va co­mo la eu­ro­pea?

Un do­lor hu­mano

Zal­dí­var ape­la al su­fri­mien­to: “Los animales pre­sen­tan las mis­mas res­pues­tas mo­to­ras y de com­por­ta­mien­to que los hu­ma­nos an­te el do­lor, ya que las ru­tas me­ta­bó­li­cas y de per­cep­ción son si­mi­la­res. Los di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos ner­vio­sos que par­ti­ci­pan en las dis­tin­tas eta­pas de la res­pues­ta a es­tí­mu­los do­lo­ro­sos son esen­cial­men­te los mis­mos que en el hom­bre. So­lo se di­fe­ren­cian en su ma­ne­ra de ex­pre­sar­lo, no en su per­cep­ción. Ha ha­bi­do otras in­ter­pre­ta­cio­nes, pe­ro con es­ca­so va­lor cien­tí­fi­co”. In­sis­te en que si hi­cié­se­mos una cui­da­do­sa eva­lua­ción de los cam­bios de com­por­ta­mien­to y de la al­te­ra­ción de sus fun­cio­nes fi­sio­ló­gi­cas, ten­dría­mos un ín­di­ce fia­ble del do­lor.

Su opi­nión es que las ci­ru­gías es­té­ti­cas y los cui­da­dos ex­tre­mos a los que se so­me­te­mos a las mas­co­tas son un re­fle­jo más de una so­cie­dad con­di­cio­na­da y ob­se­sio­na­da por nues­tra be­lle­za. El ca­so de Snooky es un cla­ro ejem­plo. Su due­ña, la es­ta­dou­ni­den­se Sarah Pin­ker­ton Smith, asi­dua clien­te de clí­ni­cas de re­ju­ve­ne­ci­mien­to, con­si­de­ró que su pe­rro sen­tía, por feo, el re­cha­zo de sus con­gé­ne­res, a quie­nes acu­só de ha­cer­le bull­ying. De­ci­dió so­me­ter­lo a una ope­ra­ción es­té­ti­ca pa­ra ha­cer­le un le­van­ta­mien­to de cue­llo y ojos y un ajus­te de ore­jas. “Pa­ra mí era un pe­rri­to gua­po, pe­ro su­frió des­pre­cios du­ran­te años. Era ho­ra de ha­cer al­go”, ar­gu­men­tó. Es el ra­zo­na­mien­to que em­plean las per­so­nas que so­me­ten a sus pe­rros a pró­te­sis de tes­tícu­los. En los úl­ti­mos cin­co años se han prac­ti­ca­do más de me­dio mi­llón en 49 paí­ses. Kim Kar­das­hian la pi­dió pa­ra su bó­xer. Sus due­ños di­cen que el im­plan­te com­pen­sa el im­pac­to de la cas­tra­ción.

De­trás de la preo­cu­pa­ción es­té­ti­ca de las mas­co­tas muchas ve­ces es­tá el sel­fie de Car­na­val o de una fies­ta de cum­plea­ños in­fan­til. A juz­gar por las imá­ge­nes que más se re­pi­ten en las re­des so­cia­les, las mas­co­tas más vul­ne­ra­bles son los pe­rros blan­cos y de me­nor ta­ma­ño. Apa­re­cen con las uñas pin­ta­das, ta­tua­jes, pier­cings y otros aba­lo­rios. Vio­le­ta, una pe­rri­ta con mez­cla de bi­chón mal­tés de po­co más de dos ki­los, es una de las úl­ti­mas per­ju­di­ca­das por un ca­pri­cho hu­mano. Sus due­ños ti­ñe­ron su pe­lo de co­lor vio­le­ta con tin­te des­ti­na­do a uso hu­mano, pro­vo­cán­do­le gra­ves que­ma­du­ras en bue­na par­te del cuer­po, hin­cha­zón en un ojo y fuer­te irri­ta­ción en las mu­co­sas. El ca­so se hi­zo vi­ral gra­cias al ví­deo de de­nun­cia que col­gó en sus re­des el Ser­vi­cio pa­ra Animales del Con­da­do de Pi­ne­llas, en el es­ta­do de Flo­ri­da (EE. UU.). En su cuen­ta de Fa­ce­book los res­pon­sa­bles ex­pli­can que la pro­fun­di­dad de las he­ri­das es tal que, des­pués de va­rios me­ses de cu­ras y ven­da­jes, Vio­le­ta aún con­ti­núa mar­ca­da por las que­ma­du­ras. Y re­cuer­dan: “Los tin­tes de ca­be­llo hu­mano son tó­xi­cos y cau­san muchas le­sio­nes a la mas­co­ta, co­mo que­ma­du­ras y ce­gue­ra. Ade­más, su pri­mer ins­tin­to es la­mer, por lo que le pue­den pro­vo­car intoxicaciones y

LA PRE­SIÓN DE LAS RE­DES HI­ZO QUE NUE­VA YORK EMI­TIE­RA UNA LEY PA­RA SAN­CIO­NAR LOS TA­TUA­JES Y ‘PIER­CINGS’ EN MAS­CO­TAS

que­ma­du­ras in­ter­nas”. La aso­cia­ción re­cuer­da que exis­te una am­plia ga­ma de pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra mas­co­tas. En Es­pa­ña es ra­ro ver a una mas­co­ta te­ñi­da. Des­de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Es­ti­lis­tas Ca­ni­nos nos acla­ran que no de­be­ría con­si­de­rar­se mal­tra­to prac­ti­car a los pe­rros cier­tos tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos e hi­gié­ni­cos co­mo cor­tes de ex­po­si­ción o tin­tes, siem­pre que se em­pleen pro­duc­tos de ca­li­dad e in­di­ca­dos pa­ra ellos.

Mas­co­tas en la cu­na

¿Qué es­tá pa­san­do? Ch­ris Ash­ton, co­fun­da­dor de la ase­gu­ra­do­ra pa­ra mas­co­tas Pet­plan, en EE. UU., lan­za una hi­pó­te­sis: “Las per­so­nas re­tra­san la lle­ga­da de los hi­jos y an­te­po­nen la com­pra de una mas­co­ta a la que de­di­car to­dos sus mi­mos”. Es­te com­por­ta­mien­to es­tá obli­gan­do a fi­jar al­gu­nos lí­mi­tes. En 2014, Nue­va York emi­tió una ley que prohí­be ex­plí­ci­ta­men­te el uso de ta­tua­jes y pier­cings en animales de com­pa­ñía. El go­ber­na­dor, Andrew Cuo­mo, lo ca­li­fi­ca de “mal­tra­to ani­mal, sim­ple y lla­na­men­te”. El cas­ti­go es de 15 días de cár­cel y has­ta 250 dó­la­res de mul­ta. A pe­sar de es­tas me­di­das pun­tua­les, en Es­ta­dos Uni­dos la es­té­ti­ca ca­ni­na mue­ve unos cien mi­llo­nes de dó­la­res anua­les. En mu­chos de sus es­ta­dos pa­re­ce di­fí­cil fre­nar la ri­va­li­dad en los con­cur­sos de mas­co­tas. La ob­se­sión por ga­nar lle­va a tras­la­dar al mun­do ani­mal prác­ti­cas es­té­ti­cas que, se­gún AVATMA, nun­ca de­be­rían ha­ber tras­pa­sa­do el ám­bi­to ex­clu­si­va­men­te hu­mano, co­mo la ab­do­mi­no­plas­tia, el es­ti­ra­mien­to fa­cial, la ci­ru­gía de na­riz y el re­ju­ve­ne­ci­mien­to de pár­pa­dos.

El año pa­sa­do, una mu­jer ope­ró a su pe­rro pa­ra que se pa­re­cie­se a Mi­lo, el de la pe­lí­cu­la La Más­ca­ra, y cum­plir así el an­to­jo de su hi­jo. Le com­pró uno si­mi­lar, pe­ro sus ore­jas em­pe­za­ron a cre­cer ha­cia arri­ba. Aun­que el au­tor de la ci­ru­gía, An­drey Me­zin, ex­pre­só su desacuer­do, fi­nal­men­te le in­ter­vino el car­tí­la­go pa­ra ba­jar las ore­jas. Y en Chi­na, la ci­ru­gía es­té­ti­ca pa­ra las mas­co­tas lle­ga al de­li­rio. Se han lle­ga­do a pa­gar has­ta 2,5 mi­llo­nes de eu­ros por un mas­tín ti­be­tano, icono de la cla­se pri­vi­le­gia­da. Cuan­to más atrac­ti­vo, ma­yor es su co­ti­za­ción, lo que los abo­ca al qui­ró­fano. En 2016 las au­to­ri­da­des in­ves­ti­ga­ron la muer­te de un ejem­plar por una ma­la anes­te­sia pa­ra un lifting fa­cial en la lo­ca­li­dad de Tongz­hou.

¿Dón­de de­be­ría mar­car­se la línea ro­ja? “No es fá­cil –res­pon­de Zal­dí­var–, pe­ro el sen­ti­do co­mún y el ase­so­ra­mien­to de los ve­te­ri­na­rios de­be­ría ser su­fi­cien­te pa­ra sa­ber­lo”. La ve­te­ri­na­ria Paola Melly va más allá: “La apa­rien­cia a gus­to del due­ño no de­be­ría jus­ti­fi­car, en nin­gún ca­so, el su­fri­mien­to al que se so­me­te al ani­mal”. ■

Los chow chow re­con­ver­ti­dos en osos pan­da son la úl­ti­ma moda en Chi­na. Chan­ge.org ha pe­di­do fir­mas pa­ra reclamar la in­ter­ven­ción de las au­to­ri­da­des.

AMPU­TACIO­NES

CA­NI­NAS El cor­te de ore­jas y co­la en ra­zas co­mo la de los

dó­ber­man tie­ne co­mo ob­je­ti­vo real­zar su ele­gan­cia. En la ope­ra­ción se sec­cio­nan car­tí­la­gos, ner­vios, va­sos san­guí­neos y otros te­ji­dos,

co­mo la piel. Se prac­ti­ca muchas ve­ces en crías muy jó­ve­nes y sin uti­li­zar nin­gún ti­po de anes­te­sia

ni anal­ge­sia.

En Ar­gen­ti­na, la es­té­ti­ca en ejem­pla­res de an­gus bus­ca

re­sal­tar la fe­mi­ni­dad de la va­ca, con lí­neas sua­ves,

y la re­don­dez del to­ro.

Mien­tras des­fi­lan por la are­na de Ara­bia Sau­dí, el ju­ra­do eva­lúa sus jo­ro­bas, la­bios y cue­llo, com­pro­ban­do que no se han re­to­ca­do ar­ti­fi­cial­men­te.

La can­tan­te Au­brey O’day acu­dió con sus pe­rros pin­ta­dos a un res­tau­ran­te de Los Án­ge­les.

Fluffy, el pe­rro te­ñi­do de la mo­de­lo fran­ce­sa

Lia Ca­treux, ha des­fi­la­do con ella y com­par­te sus fotos

en Ins­ta­gram.

Pa­ris Hil­ton, con su chihuahua Bam­bi, al que vis­te de Guc­ci y pa­sea en bol­sos de Louis Vouit­ton.

Arri­ba, mas­co­ta

en un ho­tel ca­nino de Nue­va

York. A la de­re­cha, un tra­ta­mien­to

con ba­rro del mar Muer­to, por 84 dó­la­res, en el lu­jo­so sa­lón Ja­nie’s Pet, en

Lui­sia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.