QUONSULTAS

Quo - - 05/18 CONTENIDOS -

¿Hay pi­ra­tas de are­na? ¿Y ava­lan­chas ba­jo el mar? ¿Eres más lis­to si lo son tus ami­gos? ¿A qué hue­le la Lu­na (y por qué lo sa­be­mos)?

El cai­mán ame­ri­cano com­par­te el de­ta­lle se­xual más so­bre­sa­lien­te del mons­truo azul de la os­ca­ri­za­da pe­lí­cu­la de Gui­ller­mo del To­ro (avi­so de spoi­ler: no si­gas le­yen­do si no has vis­to la pe­lí­cu­la). La pe­cu­liar in­ti­mi­dad de es­tos rep­ti­les per­ma­ne­ció ocul­ta has­ta 2013, cuan­do un es­tu­dio se ocu­pó de su anato­mía. To­da­vía no se sa­be bien por qué su pe­ne es­tá erec­to per­ma­nen­te­men­te, qui­zá por­que es­tá com­pues­to ca­si ex­clu­si­va­men­te de co­lá­geno. Sus diez centímetros de lon­gi­tud nun­ca va­rían. Y, al igual que ocu­rre en el mons­truo de La for­ma del agua, el ór­gano se­xual en­tra y sa­le del ani­mal. El pe­ne, de co­lor blan­co pá­li­do, se ocul­ta en una cá­ma­ra has­ta que le lle­ga el mo­men­to de en­trar en ac­ción. En ese ins­tan­te, que­da cla­ro por qué el de los ge­ni­ta­les mas­cu­li­nos de los cai­ma­nes es un cam­po de es­tu­dio con mar­gen pa­ra avan­zar: el miem­bro sa­le y en­tra del cuer­po del ani­mal a una ve­lo­ci­dad inau­di­ta, co­mo im­pul­sa­do por un re­sor­te. Una hi­pó­te­sis de­fien­de que el rá­pi­do mo­vi­mien­to se de­be a la in­fluen­cia de un ten­dón an­cla­do al centro del pe­ne y de un par de li­ga­men­tos que lo unen al hue­so de la ca­de­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.