EN­TRE­VIS­TA

La bio­quí­mi­ca aus­tra­lia­na ha pu­bli­ca­do un li­bro so­bre el efec­to de cier­tas se­cuen­cias de ADN so­bre la sa­lud. Tra­du­ci­da aho­ra al es­pa­ñol, la obra des­ve­la có­mo me­jo­rar nues­tra ca­li­dad de vi­da

Quo - - 05/18 CONTENIDOS - Tex­to: ISAAC HERNÁNDEZ HERRERO, VANCOUVER (CA­NA­DÁ)

Eli­za­beth Black­burn: la gran sa­bia del en­ve­je­ci­mien­to.

La cu­rio­si­dad ha ali­men­ta­do a Eli­za­beth Black­burn (Ho­bart, Aus­tra­lia, 1948) des­de muy pe­que­ña, cuan­do so­lía can­tar a las me­du­sas en su Tasmania na­tal. Aun­que pue­de so­nar ex­cén­tri­co, fue esa mis­ma cu­rio­si­dad la que la lle­vó a ga­nar el pre­mio No­bel de Me­di­ci­na en 2009 por sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre te­ló­me­ros, se­cuen­cias de ADN no co­di­fi­can­te que res­guar­dan al res­to del ADN. “Son co­mo el re­ma­te del cor­dón de un za­pa­to, que lo pro­te­ge de des­hi­la­char­se”, ex­pli­ca Black­burn. “Cuan­do se des­gas­tan del to­do, es ho­ra de mo­rir­se”, sen­ten­cia.

La abra­sión de los te­ló­me­ros cau­sa pro­ble­mas car­dio­vas­cu­la­res, alz­héi­mer y dia­be­tes. Has­ta no ha­ce mu­cho se pen­sa­ba que es­te acor­ta­mien­to era irre­ver­si­ble, pe­ro Black­burn des­cu­brió la te­lo­me­ra­sa, una en­ci­ma que pue­de ra­len­ti­zar, fre­nar el des­gas­te y has­ta ha­cer cre­cer los te­ló­me­ros. Aque­llo que nor­mal­men­te me­jo­ra nues­tra sa­lud tam­bién los alar­ga: re­du­cir el es­trés, ha­cer ejer­ci­cio, die­ta me­di­te­rrá­nea y su­fi­cien­te des­can­so. Aho­ra te­ne­mos prue­bas a ni­vel ce­lu­lar de la co­ne­xión en­tre men­te y cuer­po y de la in­fluen­cia del estilo de vi­da en la po­si­bi­li­dad de caer en­fer­mo. La ma­ne­ra en que ma­ne­ja­mos el es­trés, por ejem­plo, tie­ne gran­des re­per­cu­sio­nes en la lon­gi­tud de nues­tros te­ló­me­ros y en nues­tros años sa­lu­da­bles.

“El en­torno don­de uno vive tam­bién in­flu­ye”, ex­pli­có Eli­za­beth Black­burn en su char­la de TED an­tes de ha­blar con Quo. “La fal­ta de con­fian­za en los ve­ci­nos, el abu­so y aban­dono emo­cio­nal, la vio­len­cia, el aco­so y el racismo im­pac­tan a lar­go pla­zo so­bre es­tas se­cuen­cias de ADN”.

Black­burn, en co­la­bo­ra­ción con la psi­có­lo­ga Elis­sa Epel, aca­ba de pu­bli­car el li­bro La so­lu­ción de los te­ló­me­ros: Apren­de a vi­vir sano y fe­liz (Ed. Agui­lar), don­de re­co­pi­la gran can­ti­dad de los es­tu­dios rea­li­za­dos so­bre el te­ma. Ha­blar con ella es co­mo zam­bu­llir­se en una en­ci­clo­pe­dia.

Pre­gun­ta. Es sor­pren­den­te que los te­ló­me­ros crez­can. Res­pues­ta. Ge­ne­ral­men­te se acor­tan con la edad, pe­ro hay muchas va­ria­bles. Si no, mi tra­ba­jo se­ría com­ple­ta­men­te abu­rri­do. La ge­né­ti­ca in­flu­ye, sin du­da, pe­ro es­ta­dís­ti­ca­men­te sue­le te­ner me­nos efec­to que los acon­te­ci­mien­tos a lo lar­go de la vi­da.

P. ¿Cuán­to hay que dor­mir pa­ra man­te­ner los te­ló­me­ros? R. Se­gún un es­tu­dio, me­nos de cin­co horas de sue­ño in­ci­den en un acor­ta­mien­to im­por­tan­te de es­tas es­truc­tu­ras. Por en­ci­ma de sie­te es­tá bien. De to­das ma­ne­ras, hay que pre­ci­sar que es­te tra­ba­jo se lle­vó a ca­bo con per­so­nas de al­to po­der ad­qui­si­ti­vo. Tam­bién es­tá la va­ria­ble de la edad; cuan­to más ma­yor

es una per­so­na más se per­ci­be el efec­to.

P. Apar­te del estilo de vi­da, ¿hay al­go que ayu­de a nues­tros te­ló­me­ros a cre­cer?

R. Sa­be­mos tam­bién que los ome­ga 3 ayu­dan. No he­mos en­con­tra­do na­da más en el ám­bi­to de las vi­ta­mi­nas o los su­ple­men­tos que in­flu­ya de for­ma de­ci­si­va.

P. ¿Es ma­lo in­cre­men­tar nues­tros te­ló­me­ros a ba­se de in­ge­nie­ría ge­né­ti­ca?

R. Hay cier­tos ti­pos de cán­cer ho­rri­bles –me­la­no­ma, de ce­re­bro, de pul­món, in­clu­so en no fu­ma­do­res– que se disparan con esa in­ter­ven­ción ge­né­ti­ca.

P. ¿Sir­ve de al­go me­dir nues­tros pro­pios te­ló­me­ros?

R. Hay a quien le mo­ti­va y quien lo ha­ce por cu­rio­si­dad. No creo que val­ga de mu­cho, ya que es una me­di­da muy es­ta­dís­ti­ca, no una bo­la de cris­tal. Si su­fre una pa­to­lo­gía mé­di­ca se­ria, lo va a sa­ber mu­cho an­tes por mo­ti­vos clí­ni­cos que por los te­ló­me­ros. Es na­tu­ral que fluc­túen. Son los es­tu­dios de más de cin­co años y de gran­des gru­pos los que nos en­se­ñan al­go. Ha­cen fal­ta gran­des ba­ses de da­tos pa­ra es­ta­ble­cer un pun­to de re­fe­ren­cia de pre­dic­ción de mor­ta­li­dad.

P. ¿Qué efec­to se ha de­tec­ta­do en las víc­ti­mas de abu­sos?

R. Hu­bo un es­tu­dio muy pro­fun­do en Fi­la­del­fia con ni­ños y mu­je­res que ha­bían es­ta­do ex­pues­tos du­ran­te años a si­tua­cio­nes abu­si­vas. Los in­ves­ti­ga­do­res des­cu­brie­ron que el acor­ta­mien­to de los te­ló­me­ros con­ti­nuó más de un año des­pués de ha­ber su­pe­ra­do esas si­tua­cio­nes. Se pue­de de­cir que es­tas vi­ven­cias abu­si­vas, ade­más del trau­ma psi­co­ló­gi­co que su­po­nen, cues­tan mu­cho di­ne­ro a lar­go pla­zo, por­que las víc­ti­mas en­tran en su “épo­ca de en­fer­me­dad” an­tes de lo nor­mal.

P. ¿Cuál es su es­tu­dio fa­vo­ri­to, el que más lla­ma su aten­ción? R. Uno so­bre el pesimismo, apa­ren­te­men­te al­go tan light. Pe­ro se tra­ta de un sen­ti­mien­to que si­gue la mis­ma re­gla que en el ca­so an­te­rior: cuan­to ma­yor es la pe­sa­dum­bre, más cor­tos son los te­ló­me­ros. No im­por­ta si se tra­ta de mu­je­res que cuidan de su pa­re­ja que su­fre de de­men­cia, de an­cia­nos so­li­ta­rios… Da igual. Uno pue­de te­ner sus pro­pias opi­nio­nes so­bre el pesimismo, pe­ro los te­ló­me­ros no mien­ten.

P. ¿Ha cam­bia­do su estilo de vi­da gra­cias a las in­ves­ti­ga­cio­nes que ha lle­va­do a ca­bo?

R. Sí, sí, aun­que no soy una fa­ná­ti­ca. Ten­go la suer­te de po­der ir ca­mi­nan­do al tra­ba­jo. Na­da más em­pe­zar el día ha­go me­dia ho­ra de ejer­ci­cio. Tam­bién es bueno pa­ra el ce­re­bro, ya que tie­nes tiem­po pa­ra pen­sar. Al lle­gar a la ofi­ci­na, le cuen­to a mi ayu­dan­te to­das las ideas que se me han ocu­rri­do por el ca­mino. He apren­di­do a meditar. Al prin­ci­pio no es­ta­ba se­gu­ra de lo que era. Pen­sé que si iba a rea­li­zar es­tu­dios so­bre ello lo me­jor era apren­der. Y que­dé tan im­pre­sio­na­da que aho­ra ha­go mi­cro­me­di­ta­ción. Tam­bién pien­so en mi ali­men­ta­ción. En reali­dad, son mu­chos cam­bios, por­que cuan­do es­tás con­ti­nua­men­te vien­do ta­blas y da­tos no pue­des evi­tar­lo. Sa­bía que to­do es­to era bueno pa­ra mi sa­lud, pe­ro no siem­pre lo ha­cía. Aho­ra no pue­do evi­tar­lo.

P. Pa­re­ce un círcu­lo vi­cio­so. Aho­ra que sa­be que sus te­ló­me­ros es­tán en me­jor for­ma, es fá­cil su­po­ner que es más op­ti­mis­ta y que es­tas es­truc­tu­ras se con­ser­van me­jor… R. Bueno, eso no es un círcu­lo vi­cio­so, sino vir­tuo­so.

P. ¿De qué mo­do ma­ne­ja las si­tua­cio­nes de es­trés?

R. Por for­tu­na, ten­go una cons­ti­tu­ción muy re­sis­ten­te. Pe­ro cuan­do me es­tre­so in­ten­to re­cor­dar los mis­mos me­ca­nis­mos pa­ra sa­lir ade­lan­te que mis co­le­gas psi­có­lo­gos en­se­ñan a los padres de ni­ños con au­tis­mo. Su­fro co­mo to­do el mun­do, por su­pues­to, pe­ro sue­lo sa­lir rá­pi­da­men­te del agu­je­ro. La mi­cro­me­di­ta­ción en es­tos ca­sos es fe­no­me­nal por­que cal­ma el ce­re­bro in­me­dia­ta­men­te.

“Al em­pe­zar el día ha­go me­dia ho­ra de ejer­ci­cio. Es bueno pa­ra el ce­re­bro, ya que tie­nes tiem­po pa­ra pen­sar”

P. ¿Con cuán­ta fre­cuen­cia me­di­ta us­ted?

R. Cuan­do me acuer­do. En reali­dad, cuan­do es­toy muy abu­rri­da. Mi mo­men­to fa­vo­ri­to es mien­tras es­pe­ro al mi­cro­on­das. Uno pue­de ser víc­ti­ma de la im­pa­cien­cia y po­ner­se a gol­pear con los de­dos la me­sa o, por el con­tra­rio, ha­cer una mi­cro­me­di­ta­ción. Re­cuer­do que ha­ce años, cuan­do los or­de­na­do­res tar­da­ban mu­cho en arran­car, en lu­gar de es­tar su­frien­do y di­cien­do ¡aaargh!, mi­ra­ba la pan­ta­lla azul y apro­ve­cha­ba pa­ra meditar.

P. Los es­tu­dios so­bre sus be­ne­fi­cios son sor­pren­den­tes. R. Hay un tra­ba­jo real­men­te in­tere­san­te que sos­tie­ne que do­ce mi­nu­tos de me­di­ta­ción dia­ria en gen­te con es­trés cró­ni­co ayu­dan a man­te­ner los te­ló­me­ros. P. ¿Es us­ted op­ti­mis­ta?

R. Sí, lo soy, a pe­sar de to­da la evi­den­cia. Pien­so que es un ras­go de mi ca­rác­ter.

P. ¿Es ge­né­ti­co?

R. No lo sé con se­gu­ri­dad, pe­ro sí po­de­mos de­cir que son as­pec­tos de la pro­pia per­so­na­li­dad. Pien­so que si uno es­tá en­fo­ca­do a la ac­ción es más pro­ba­ble que sea op­ti­mis­ta. Pe­ro, ojo, tan­ta vi­sión po­si­ti­va pue­de que no sea bue­na y nos im­pi­da per­ca­tar­nos de si­tua­cio­nes pe­li­gro­sas. Una par­te de mí es en­tu­sias­ta y otra, la cien­tí­fi­ca, es muy muy crí­ti­ca. Pa­ra le­van­tar­me de la ca­ma to­dos los días doy pa­so a la pri­me­ra.

P. ¿Es un re­to ser mu­jer cien­tí­fi­ca, so­bre to­do an­tes de que le con­ce­die­ran el Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na? R. He te­ni­do buenos co­le­gas. Creo que he si­do muy afor­tu­na­da al es­tar ro­dea­da de gen­te que me ani­ma­ba a te­ner éxi­to. Cuan­do eres jo­ven, el mun­do pa­re­ce más pro­gre­sis­ta. En­ton­ces de­ci­dí que de­bía de­di­car­me a la cien­cia y no fi­jar­me en to­do lo de­más por­que si no, me ha­bría arran­ca­do el pe­lo. Era mi ma­ne­ra de so­bre­lle­var­lo. Aho­ra soy más cons­cien­te de que hay gra­ves pro­ble­mas en las ca­rre­ras de mu­je­res cien­tí­fi­cas. Por ejem­plo, el 50 % de los doc­to­ra­dos y pos­doc­to­ra­dos en Bio­lo­gía los ha­cen mu­je­res, pe­ro los nú­me­ros des­pués caen en pi­ca­do.

P. ¿Qué le di­ría a una ni­ña que quie­re ser cien­tí­fi­ca?

R. Per­sis­te. Es lo me­jor que una pue­des ha­cer. Lo ado­ras. No te des­alien­tes. Si te gus­ta, y sé que te gus­ta, per­sis­te. ■

La bio­quí­mi­ca du­ran­te la char­la que dio en TED ha­ce unos me­ses. En 2009 re­ci­bió el No­bel de Me­di­ci­na jun­to con Ca­rol Grei­der y Jack Szos­tak.

Eli­za­beth Black­burn en su la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Fran­cis­co. Fue re­co­no­ci­da por la Unes­co en 2008 por sus tra­ba­jos so­bre el cán­cer y los te­ló­me­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.