¿A QUIÉN LE IM­POR­TAN LOS RO­BOTS?

Si bus­ca­ras un ro­bot co­mo ju­ra­do pa­ra un fes­ti­val de ci­ne, ¿a quién se lo pe­di­rías? Ri­car­do Do­mín­guez, di­rec­tor del pri­mer cer­ta­men on­li­ne de cor­tos so­bre ro­bó­ti­ca, re­la­ta el pe­ri­plo has­ta dar con Bax­ter

Quo - - OUT TODO UN COSMOS NOS RODEA - Tex­to: RI­CAR­DO DO­MÍN­GUEZ, di­rec­tor de ROS Film fes­ti­val

Es un día llu­vio­so en Ma­drid, y te­ne­mos una reunión con el di­rec­ti­vo de I+D de una im­por­tan­te mul­ti­na­cio­nal si­de­rúr­gi­ca. No­so­tros so­mos de pro­vin­cias, así que nos des­pla­za­mos a la ca­pi­tal en bus­ca de apo­yo pa­ra nues­tro pro­yec­to ROS Film Fes­ti­val, el pri­mer fes­ti­val in­ter­na­cio­nal de cor­to­me­tra­jes de cien­cia fic­ción con ro­bots. Es­te año ce­le­bra­mos su se­gun­da edi­ción. Lle­ga­mos un po­co pron­to, y en­tra­mos en un bar cer­cano. En una me­sa al fon­do se en­cuen­tra Rap­pel, el afa­ma­do fu­tu­ró­lo­go de tú­ni­cas de co­lo­res. Nos sen­ti­mos ten­ta­dos de pre­gun­tar: “Rap­pel, ¿có­mo nos re­la­cio­na­re­mos con las má­qui­nas en el fu­tu­ro?”...

Ya en el ca­mino a nues­tra ci­ta apa­re­ció Ter­mi­na­tor en nues­tra ca­be­za. Se­ría ge­nial te­ner un ro­bot con la pin­ta de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger co­mo mas­co­ta del ROS. Con es­ta ima­gen aún en la ca­be­za co­mien­za la reunión con Ni­co­lás. An­tes de que pu­dié­ra­mos pre­gun­tar­le so­bre las pro­pie­da­des de la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca pa­ra fa­bri­car Ter­mi­na­tors, Ni­co­lás em­pie­za a ha­blar.

“Ha­ce al­gu­nos años co­no­cí per­so­nal­men­te a Co­lin An­gle, crea­dor de la fa­mo­sa Room­ba”. Un mo­men­to, ¿pe­ro no íba­mos a ha­blar de Ter­mi­na­tor?, pen­sé. “Era un ti­po muy cu­rio­so”, con­ti­nuó Ni­co­lás. Me con­tó que es­tu­vo años desa­rro­llan­do un al­go­rit­mo de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Te­nía la ca­pa­ci­dad de re­co­rrer una su­per­fi­cie de ma­ne­ra alea­to­ria mi­ni­mi­zan­do el nú­me­ro de ve­ces que pa­sa­ba por un mis­mo pun­to, cu­brien­do to­da la su­per­fi­cie y sal­van­do los obs­tácu­los que en­con­tra­ba a su pa­so me­dian­te el cam­bio de rum­bo que te­nía en ese mo­men­to. Na­die le com­pra­ba la idea. Ni el al­go­rit­mo, por su­pues­to. Aun­que lo em­pe­za­ron a uti­li­zar en la in­dus­tria mi­li­tar pa­ra ras­trear mi­nas. Has­ta que un día se le ocu­rrió so­cia­li­zar la ro­bó­ti­ca, lle­ván­do­la a los ho­ga­res pa­ra ayu­dar­nos en uno de las queha­ce­res más pe­sa­dos de nues­tro día a día: lim­piar el sue­lo”. Y así na­ció el ro­bot do­més­ti­co más fa­mo­sos del mun­do.

An­tes de ter­mi­nar el ca­fé, Ni­co­lás nos hi­zo es­ta pro­pues­ta: “Po­ne­mos a vues­tra dis­po­si­ción cual­quie­ra de nues­tros ro­bots. No te pien­ses que son Ter­mi­na­tors, te­ne­mos un ro­bot hu­ma­noi­de muy ma­jo que se lla­ma Bax­ter, y ade­más ca­da vez se pa­re­ce más a un hu­mano, es­tá to­do el día en las nu­bes”. ¡BINGO!

Bax­ter en el CERN

Lle­vá­ba­mos va­rias se­ma­nas bus­can­do un ro­bot del ta­ma­ño de una per­so­na. La ra­zón de nues­tra bús­que­da te­nía que ver con el CERN, ese cen­tro de in­ves­ti­ga­ción don­de mi­les de cien­tí­fi­cos e in­ge­nie­ros tra­ba­jan pa­ra des­ci­frar uno de los enig­mas más co­di­cia­dos del ser hu­mano: ¿cuál es el origen del uni­ver­so? Ha­bía­mos co­no­ci­do a Neal Hart­man, In­ge­nie­ro del MIT y di­rec­tor del fes­ti­val de ci­ne de cien­cia del CERN, Ci­ne­glo­be, que es­te año tie­ne co­mo le­ma “In­te­lli­gent Fu­tu­res”. Des­de la pri­me­ra conversación em­pe­za­mos a vis­lum­brar que ha­bía mu­chos pun­tos en co­mún en­tre ROS Film Fes­ti­val y Ci­ne­glo­be.

Neal nos pro­pu­so que ROS Film Fes­ti­val es­tu­vie­ra co­mo ju­ra­do en Ci­ne­glo­be a tra­vés de

la fi­gu­ra de un ro­bot, es de­cir, que uno de los eva­lua­do­res de los cor­to­me­tra­jes fue­ra una má­qui­na. Pa­re­ce una his­to­ria de cien­cia fic­ción, pe­ro la reali­dad es que ellos han desa­rro­lla­do un al­go­rit­mo ca­paz de va­lo­rar cuán­to gus­tan los cor­tos al pú­bli­co y ne­ce­si­ta­ban que es­te al­go­rit­mo tu­vie­ra for­ma fí­si­ca. Al­go pa­re­ci­do a lo que ocu­rrió con Rum­ba. Pri­me­ro fue el al­go­rit­mo y, des­pués, na­ció la as­pi­ra­do­ra.

Y así se ce­rra­ba el círcu­lo, de ma­ne­ra que a día de hoy hay dos equi­pos de in­ge­nie­ros del CERN y de la mul­ti­na­cio­nal si­de­rúr­gi­ca pro­pie­ta­ria de Bax­ter tra­ba­jan­do pa­ra que el ro­bot pue­da in­ter­ac­tuar con el pú­bli­co y de­ci­dir cuál es el cor­to fa­vo­ri­to de la au­dien­cia. Así es co­mo una em­pre­sa de me­ta­les lo ha­bía he­cho po­si­ble. ¡Bien­ve­nue à Ge­nè­ve, Bax­ter!

Va­mos a la fe­ria

Neal y el CERN for­man par­te de es­ta ex­tra­or­di­na­ria li­ga de to­dos aque­llos a quie­nes los ro­bots nos im­por­tan, un au­tén­ti­co tin­gla­do ro­bó­ti­co que no ha­ce más que cre­cer. Re­sul­ta que es­te año en Es­pa­ña se dan ci­ta la Glo­bal Ro­bot Expo y el IROS2018, dos de los even­tos más im­por­tan­tes a ni­vel eu­ro­peo y mun­dial, res­pec­ti­va­men­te, re­la­cio­na­dos con el mun­do de la ro­bó­ti­ca. Reu­ni­rán las me­jo­res y más gran­des atrac­cio­nes, en es­te ca­so de la ci­ber­né­ti­ca, los au­tó­ma­tas y los sis­te­mas in­te­li­gen­tes.

ES­TE AÑO, EN ES­PA­ÑA COIN­CI­DEN LA GLO­BAL

RO­BOT EXPO Y EL IROS2018, LOS EVEN­TOS

DEL SEC­TOR MÁS IM­POR­TAN­TES DEL MUN­DO

En la Glo­bal Ro­bot Expo se han da­do ci­ta las em­pre­sas que tra­ba­jan con la ro­bó­ti­ca más avan­za­da. Una des­ta­ca­da re­pre­sen­ta­ción de avan­za­dos hu­ma­noi­des, exoes­que­le­tos, ro­bots in­dus­tria­les y dro­nes de gran en­ver­ga­du­ra mos­tra­ron sus ca­pa­ci­da­des en es­ta ci­ta ex­clu­si­va pa­ra pro­fe­sio­na­les, don­de nos po­de­mos en­con­trar con stands co­mo el de la em­ba­ja­da de Ja­pón, em­pre­sas es­pa­ño­las fa­bri­can­tes de ro­bots hu­ma­noi­des co­mo Pal Ro­bo­tics y Mac­co Ro­bo­tics, o ex­tran­je­ras fa­bri­can­tes de exoes­que­le­tos co­mo Ek­so Bio­nics. En la Glo­bal Ro­bot Expo de es­te año se de­ba­tió, por ejem­plo, el fu­tu­ro de la le­gis­la­ción so­bre dro­nes.

El aba­ni­co de in­tere­ses co­mer­cia­les es enor­me y el lis­ta­do de em­pre­sas, in­ter­mi­na­ble, pe­ro en la Glo­bal Expo nos lla­mó es­pe­cial­men­te la aten­ción la pre­sen­cia de nue­vas apli­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con la reali­dad au­men­ta­da y la vi­sión ar­ti­fi­cial. De he­cho, voy a des­ve­lar un se­cre­to: la ma­ne­ra con la que Bax­ter va a de­ter­mi­nar si a la gen­te le ha gus­ta­do más o me­nos ca­da cor­to­me­tra­je es ana­li­zan­do sus ex­pre­sio­nes fa­cia­les a lo lar­go de la pro­yec­ción, gra­cias a di­fe­ren­tes sis­te­mas de vi­sión ar­ti­fi­cial y Opencv, lo que en el ar­got lla­ma­mos “li­bre­ría”. Pa­ra juz­gar­lo, Bax­ter dis­po­ne de una ba­se de da­tos con mu­chas ca­ras pa­ra po­der com­pa­rar.

Ro­bo­ti­zar el mun­do

“Ha­cia una so­cie­dad ro­bó­ti­ca”. Con es­te le­ma se ce­le­bra­rá en oc­tu­bre de es­te año en Ma­drid el ma­cro­en­cuen­tro IROS2018, otro “mer­ca­di­llo”, pe­ro que en es­ta oca­sión es el lu­gar de en­cuen­tro de aque­llos que in­ves­ti­gan en los ám­bi­tos de la ro­bó­ti­ca y los sis­te­mas in­te­li­gen­tes, es de­cir, los que se mue­ven en ám­bi­tos uni­ver­si­ta­rios y aca­dé­mi­cos. Pa­ra que po­da­mos di­fe­ren­ciar­lo cla­ra­men­te de la Glo­bal Ro­bot Expo, po­de­mos de­cir que allí lo que se mues­tran e in­ter­cam­bian son

VALKYRIE MI­DE 1,90 M,

PE­SA 125 KI­LOS Y ERA UNO

DE LOS SE­CRE­TOS ME­JOR

GUARDADOS DE LA NASA

apli­ca­cio­nes y pro­duc­tos, mien­tras que en IROS2018 lo que se in­ter­cam­bian son pen­sa­mien­tos e ideas. IROS es un en­cuen­tro iti­ne­ran­te que en edi­cio­nes pa­sa­das se ha ce­le­bra­do en ciu­da­des co­mo Chica­go, Van­cou­ver o Ham­bur­go.

Dos de los equi­pos de in­ves­ti­ga­ción es­pa­ño­les que es­ta­rán pre­sen­tes en es­ta edi­ción son el Ro­bo­tics Lab de la Uni­ver­si­dad Car­los III de Ma­drid y el SPECS de la Uni­ver­si­tat Pom­peu Fa­bra de Bar­ce­lo­na. Am­bos equi­pos pre­sen­ta­ron cor­to­me­tra­jes a la I Edi­ción del ROS Film Fes­ti­val, en la ca­te­go­ría de ro­bots reales. En el equi­po de Ma­drid tra­ba­jan in­ves­ti­ga­do­ras co­mo Con­cha Mon­je. Ella es la crea­do­ra de Mag­gie, protagonista del cor­to La con­cien­cia dor­mi­da y su par­ti­ci­pa­ción en IROS2018 se cen­tra­rá en sus es­tu­dios so­bre ro­bots hu­ma­noi­des, ro­bó­ti­ca asis­ten­cial y ro­bó­ti­ca de con­trol.el gru­po SPECS tra­ba­ja en el de­sa­rro­llo de sis­te­mas sin­té­ti­cos per­cep­ti­vos, emo­ti­vos y cog­ni­ti­vos. Uno de sus miem­bros, Mar­tí Sán­chez-fi­bla, fue el crea­dor del cor­to Un agu­je­ro en la are­na, un hi­la­ran­te diá­lo­go en­tre dos ro­bots na­ci­do de Tea­tró­ni­ka, un con­cur­so de guio­nes pa­ra ro­bots que or­ga­ni­zan des­de SPECS. Los guio­nes ga­na­do­res son pos­te­rior­men­te pro­gra­ma­dos y re­pre­sen­ta­dos en un tea­tro.

Tea­tró­ni­ca y el ROS

Es así co­mo po­de­mos ver la tran­si­ción en­tre el mun­do pro­fe­sio­nal, el aca­dé­mi­co y nues­tro en­torno so­cial más cer­cano. No so­lo pro­yec­tos co­mo Tea­tró­ni­ka o ROS Film Fes­ti­val, sino tam­bién dos de las en­ti­da­des que ma­yor mo­vi­mien­to eco­nó­mi­co ge­ne­ran en nues­tro país, La Cai­xa y Te­le­fó­ni­ca, pre­pa­ran pa­ra es­te año, a tra­vés de sus fun­da­cio­nes, sen­das ex­po­si­cio-

nes de va­rios me­ses de duración con la ro­bó­ti­ca co­mo eje cen­tral.

A ni­vel lo­cal es­tán sur­gien­do ini­cia­ti­vas que acer­can la fa­bri­ca­ción di­gi­tal a in­tere­sa­dos y cu­rio­sos. A tra­vés de cen­tros de cul­tu­ra con­tem­po­rá­nea, fab labs (ta­lle­res de fa­bri­ca­ción di­gi­tal de uso per­so­nal) y ma­ker spa­ces (es­pa­cios don­de la gen­te se reúne pa­ra com­par­tir co­no­ci­mien­tos y cons­truir co­sas) se ha­cen gran­des es­fuer­zos por lle­var la cul­tu­ra de la tec­no­lo­gía a to­da la so­cie­dad. MADATAC (Ma­drid) y Art Fu­tu­ra (Bar­ce­lo­na) son dos bue­nos ejem­plos de ar­te di­gi­tal au­dio­vi­sual en torno a la im­pli­ca­ción que la tec­no­lo­gía tie­ne en nues­tras vi­das. Am­bos se vi­si­bi­li­zan a tra­vés de cen­tros cul­tu­ra­les y de in­no­va­ción co­mo el Me­dia­lab Pra­do en Ma­drid o Las Na­ves en Va­len­cia.

En los fab labs y ma­ker spa­ces se en­se­ña a uti­li­zar he­rra­mien­tas de fa­bri­ca­ción di­gi­tal co­mo im­pre­so­ras 3D, cor­ta­do­ras lá­ser o cir­cui­tos elec­tró­ni­cos. Tam­bién se im­par­ten ta­lle­res pa­ra fa­bri­car ro­bots, dro­nes e in­clu­so fan­tás­ti­cas cria­tu­ras de car­tón, co­mo el pro­yec­to que desa­rro­lla Raúl Ro­drí­guez Romeo, ga­na­dor de un Ós­car por los efec­tos es­pe­cia­les en la pe­lí­cu­la Gra­vity, en el Cen­tro Cul­tu­ral Ci­ga­rre­ras de Alicante. En uno de sus ta­lle­res en­con­tra­mos a Mar­ga­ri­ta Fe­liu, una ju­bi­la­da de Bar­ce­lo­na que es­tá apren­dien­do a fa­bri­car cria­tu­ras de car­tón, en su ca­so, un rep­til animatrónico gi­gan­te que re­cuer­da enor­me­men­te a los di­no­sau­rios de Ju­ras­sic Park.

Y así, in­mer­sos en es­ta pri­ma­ve­ra in­ter­na­cio­nal de la ro­bó­ti­ca, se­gui­re­mos ade­lan­te con la II edi­ción del ROS Film Fes­ti­val ¿Bax­ter for­ma­rá par­te del ju­ra­do? Ve­re­mos qué tal se desen­vuel­ve en el CERN y si da la ta­lla. ■

“CÓ­MO CONS­TRUIR UNA MÁ­QUI­NA QUE CONSTRUYA (CA­SI) TO­DO” ES LA FI­LO­SO­FÍA DE LOS ‘FAB LABS’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.