¿Quién se­rá el Sher­lock del fu­tu­ro?

Es po­si­ble que las his­to­rias de ma­ña­na se na­rren en nu­bes de hu­mo tác­ti­les y las cree un al­go­rit­mo que co­noz­ca nues­tros gus­tos me­jor que un ami­go. Pe­ro leer… ¡Que no nos qui­ten leer! Los ex­per­tos del sec­tor mi­ran al fu­tu­ro

Quo - - IN - Tex­to: JUAN SCALITER

¿Qué aún a pun­to no nos es­tán de van na­cer es­cri­tos? a con­tar un nue­vo los ¿Qui­zá li­bros Drá­cu­la? es­tá que ¿Ha­brá otros her­ma­nos co­mo los Ka­ra­ma­zov? ¿Trae­rá Qui­jo­tes el s. XXI? Di­cen los ex­per­tos del sec­tor que el li­bro ya no se de­san­gra. Lee­mos más que nun­ca y, si al­go se atis­ba en un ho­ri­zon­te in­me­dia­to, es la hi­bri­da­ción de for­ma­tos y la irrup­ción de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra crear las nue­vas gran­des his­to­rias.

Cien­to cin­cuen­ta años atrás, Li­tua­nia es­ta­ba ba­jo el do­mi­nio de la Ru­sia za­ris­ta y, pa­ra man­te­ner con­tro­la­do al país, el im­pe­rio ru­so to­mó una me­di­da: prohi­bir to­do ti­po de li­te­ra­tu­ra li­tua­na con el al­fa­be­to la­tino. Por si fue­ra po­co, tam­bién que­dó ile­ga­li­za­da la en­se­ñan­za del li­tuano. La me­di­da du­ró medio siglo. Y fue el na­ci­mien­to de un prós­pe­ro y ex­tra­ño ne­go­cio: el trá­fi­co de li­bros. Es­con­di­da en ataú­des, sa­cos de le­ña o en­tre pa­cas de heno, la lec­tu­ra se abrió ca­mino desafian­do al ré­gi­men. Des­de en­ton­ces, al me­nos en la ma­yo­ría de los paí­ses, ha llo­vi­do mu­cho y los li­bros ya no su­fren per­se­cu­ción. Pe­ro en los úl­ti­mos tiem­pos co­mien­zan a en­fren­tar­se a una nue­va reali­dad: la tec­no­lo­gía.

“Lo más im­por­tan­te que de­be­mos com­pren­der –nos ex­pli­ca en conversación te­le­fó­ni­ca Mi­chael Sua­rez, di­rec­tor de la Es­cue­la de Li­bros Ra­ros de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia– es que, a pe­sar de to­das las vo­ces y las sen­ten­cias de muer­te, el li­bro no va a des­apa­re­cer. Del mis­mo mo­do que la es­cri­tu­ra no re­em­pla­zó a la tra­di­ción

oral, la te­le­vi­sión no su­plan­tó a la ra­dio y el ci­ne no se de­tu­vo an­te los ca­na­les te­má­ti­cos, el li­bro se­gui­rá en­tre no­so­tros”.

Ob­via­men­te, Suá­rez no es el úni­co que pien­sa así, pe­ro lo ex­tra­ño es que quie­nes coin­ci­den con él son, apa­ren­te­men­te, sus “ad­ver­sa­rios”. Ja­vier Ce­la­ya es el di­rec­tor ge­ne­ral de Story­tel (que fun­cio­na co­mo Spo­tify, pe­ro con au­dio­li­bros y li­bros elec­tró­ni­cos) pa­ra Es­pa­ña y Amé­ri­ca La­ti­na y tam­bién lo tie­ne cla­ro. “Bá­si­ca­men­te nos de­di­ca­mos a con­tar his­to­rias, y nun­ca en la his­to­ria de la humanidad hu­bo tan­tas per­so­nas que con­ta­ran tan­tas his­to­rias y nun­ca tan­ta gen­te le­yó tan­to, in­de­pen­dien­te­men­te del for­ma­to”.

En la pró­xi­ma dé­ca­da, la for­ma de re­la­tar cam­bia­rá aún más.

Nue­vos for­ma­tos

“Los li­bros ac­tua­les ya no so­lo se es­cri­ben –afir­ma Jos­sie Ma­lis, di­se­ña­dor, edi­tor y au­tor de la se­rie de cor­tos de ani­ma­ción Ben­di­to Ma­chi­ne–, ni si­quie­ra so­lo se leen, son pa­ra to­car, pa­ra mi­rar. En Flip­bo­ku que­re­mos crear li­bros con los que se pue­da in­ter­ac­tuar y es lo que he­mos con­se­gui­do con Mo­le­cu­la­ris: un hí­bri­do en­tre una má­qui­na analó­gi­ca de ha­cer GIFS, un li­bro de ma­gia y una co­la­bo­ra­ción con el lec­tor”. A sim­ple vis­ta pa­re­ce so­lo un flip book o fo­lios­co­pio, un li­bro en el que, pa­san­do las pá­gi­nas rá­pi­da­men­te, se pue­de ver una his­to­ria ani­ma­da. Lo ha­bi­tual es que es­tos for­ma­tos cuen­ten dos his­to­rias co­mo mu­cho, pe­ro Mo­le­cu­la­ris es ca­paz de es­con­der has­ta seis re­la­tos, de­pen­dien­do de có­mo pa­se­mos las pá­gi­nas. Y los di­bu­jos, el es­que­le­to de las his­to­rias, no lle­van co­lo­res, es el lec­tor quien los pin­ta­rá, ha­cien­do de ca­da li­bro una obra úni­ca.

“Ha­bía­mos pen­sa­do ha­cer es­tas ani­ma­cio­nes en for­ma­to di­gi­tal –con­ti­núa Ma­lis des­de Ma­llor­ca–, uti­li­zar la reali­dad au­men­ta­da, pe­ro nos in­tere­sa­ba más lo analó­gi­co. Pa­ra con­tar his­to­rias ya no hay que es­cri­bir­las, se pue­den di­se­ñar, pin­tar, in­tuir…”.

Es­te es uno de los pri­me­ros y más drás­ti­cos cam­bios: los au­to­res ya no so­lo se­rán es­cri­to­res. Jun­to a los di­se­ña­do­res, los ex­per­tos en nue­vas tec­no­lo­gías y los crea­do­res de apps de lec­tu­ra, sur­gen los “ha­bla­do­res” es­pe­cia­li­za­dos en el for­ma­to de au­dio­li­bros, por­que no es lo mis­mo con­tar pa­ra los ojos que pa­ra los oí­dos. “Aho­ra, en Story­tel, so­lo es­ta­mos lle­van­do del for­ma­to es­cri­to al au­dio –aña­de Ce­la­ya–, pe­ro el día de ma­ña­na ha­brá his­to­rias crea­das pa­ra con­su­mir en au­dio. Na­rrar en pa­pel tie­ne al­gu­nas vir­tu­des, co­mo la ca­pa­ci­dad de lle­var al lec­tor ha­cia el pa­sa­do y el fu­tu­ro. En los au­dio­li­bros no hay tan­to flash­back, son his­to­rias más li­nea­les, con mu­cho más diá­lo­go, hay me­nos per­so­na­jes, pe­ro se pue­de re­cu­rrir a una “es­ce­no­gra­fía so­no­ra” que el pa­pel no tie­ne”.

Bien­ve­ni­dos a un mun­do en el que la pa­la­bra es­cri­ta co­mien­za a con­vi­vir con la pa­la­bra con­ta­da y la pa­la­bra in­ter­ac­ti­va.

Otro ám­bi­to en el que los au­to­res cam­bia­rán los li­bros se­rá el de la au­to­edi­ción.

En la úl­ti­ma Fe­ria del Li­bro de Lon­dres, una de las ca­se­tas fue al­qui­la­da por ocho au­to­res in­de­pen­dien­tes que, en to­tal, ha­bían ven­di­do 16 mi­llo­nes de ejem­pla­res. ¿Es tan ren­ta­ble pu­bli­car­se a uno mis­mo? De­pen­de. Pa­ra Ro­ger Do­min­go An­zi­zu, di­rec­tor edi­to­rial de Pla­ne­ta, “en ge­ne­ral, la au­to­edi-

EN ES­PA­ÑA, CA­SI EL 80 % DE LOS NI­ÑOS DE EN­TRE 10 Y 14 AÑOS LEEN EN SU TIEM­PO LI­BRE. EL SE­GUN­DO PUES­TO LO OCU­PAN LOS MA­YO­RES DE 50: 62 %

El fo­tó­gra­fo An­de­ras Gursky to­mó es­ta es­pec­ta­cu­lar fo­to de los al­ma­ce­nes de li­bros de Ama­zon, un gi­gan­te que tie­ne más de 30 mi­llo­nes de li­bros en sus de­pó­si­tos.

Es­te ma­yo se ha es­tre­na­do en HBO la se­rie

Fah­ren­heit 451, ins­pi­ra­da en la no­ve­la de Ray Brad­bury. En es­te mun­do, el tra­ba­jo de los bom­be­ros es que­mar li­bros prohi­bi­dos por el Go­bierno.

El ver­da­de­ro li­bro de bol­si­llo. Re­flex es una pan­ta­lla fle­xi­ble crea­da en co­la­bo­ra­ción en­tre LG y la Queen’s Uni­ver­sity de Ca­na­dá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.