¿HAY UN DE­DO PA­RA ACI­CA­LAR­SE?

Quo - - STARS CIENCIA -

Las uñas son una ca­rac­te­rís­ti­ca ex­clu­si­va de hu­ma­nos y otros pri­ma­tes. El res­to de los ma­mí­fe­ros tie­nen ga­rras. Sin em­bar­go, cuan­do nues­tros an­ces­tros per­die­ron es­tas úl­ti­mas, se que­da­ron sin un mag­ní­fi­co ins­tru­men­to pa­ra li­brar­se de los pio­jos, pul­gas y otros pa­rá­si­tos pro­pen­sos a atrin­che­rar­se en los pe­la­jes den­sos. Qui­zá por eso, la evo­lu­ción re­cu­pe­ró más tar­de una ga­rra aci­ca­la­do­ra en de­dos in­di­vi­dua­les de al­gu­nas es­pe­cies.

Así lo in­di­can los fó­si­les de uno de los pri­me­ros an­te­pa­sa­dos de los pri­ma­tes: el di­mi­nu­to Teil­har­di­na brand­ti, de ha­ce unos 56 mi­llo­nes de años. Tras es­tu­diar­los, Doug Bo­yer, de la Uni­ver­si­dad de Du­ke (EEUU), con­si­de­ra que qui­zá las ga­rras em­pe­za­ron a des­apa­re­cer cuan­do au­men­ta­ron las in­te­rac­cio­nes so­cia­les y los ani­ma­les co­men­za­ron a aci­ca­lar­se mu­tua­men­te. Por eso, en al­gu­nas es­pe­cies so­li­ta­rias, co­mo los mo­nos ti­ti, vol­vie­ron a desa­rro­llar­se con el tiem­po.

EL ÍN­DI­CE pa­ra atra­par y aplas­tar pa­rá­si­tos es­con­di­dos en­tre el pe­lo de su cuer­po se apre­cia en es­tos ejem­pla­res de lo­ris len­tos del Museo de Flo­ri­da.

HUE­SOS es­ca­nea­dos de Teil­har­di­na brand­ti. Los de la iz­quier­da ser­vían de so­por­te a una ga­rra de aci­ca­la­do y los de la de­re­cha a una uña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.