El co­le del si­glo XXI

Robots en lu­gar de pro­fe­so­res, es­cue­las ima­gi­na­rias, reali­dad vir­tual, apren­di­za­je co­la­bo­ra­ti­vo... la en­se­ñan­za del si­glo XXI des­mon­ta to­do lo es­ta­ble­ci­do has­ta aho­ra

Quo - - 09/18 CONTENIDOS - Tex­to: MAR­TA GARCÍA

Robots en las au­las en vez de pro­fe­so­res, es­cue­las ima­gi­na­rias, reali­dad vir­tual y apren­di­za­je co­la­bo­ra­ti­vo: el sis­te­ma edu­ca­ti­vo den­tro de unos años va ca­mino de no pa­re­cer­se en na­da a lo que ha si­do du­ran­te los úl­ti­mos cien.

Las no­tas se aca­ban. Tam­bién to­mar apuntes co­mo lo­co, vo­mi­tar in­for­ma­ción en un exa­men... La edu­ca­ción se pre­pa­ra, ya es­tá aco­me­tien­do cam­bios pro­fun­dos que re­mo­ve­rán los ci­mien­tos que la han sus­ten­ta­do du­ran­te si­glos. “Es­tán pa­san­do co­sas y de mu­chas no so­mos cons­cien­tes. La tec­no­lo­gía y el uso que ha­ce­mos de ella pro­mo­ve­rán un cam­bio de pa­ra­dig­ma en la for­ma­ción del si­glo XXI”, pre­di­ce Lluís Pas­tor, di­rec­tor del elearn Cen­ter de la UOC (Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya).

Pe­ro ¿qué re­vo­lu­ción se ave­ci­na? ¿Qué es­tá pa­san­do pa­ra que uni­ver­si­da­des y cen­tros de for­ma­ción de to­do el mun­do es­tén re­plan­teán­do­se su mo­de­lo de en­se­ñan­za? Los es­tu­dian­tes ya no serán un nú­me­ro de una lis­ta. Se con­ver­ti­rán en el cen­tro del pro­ce­so edu­ca­ti­vo, de ‘su’ pro­ce­so edu­ca­ti­vo. Ape­nas irán a cla­ses, in­ter­ac­tua­rán on­li­ne con sus com­pa­ñe­ros y ges­tio­na­rán por sí mis­mos sus tiem­pos y res­pon­sa­bi­li­da­des. ¿Y qué pa­sa con las du­das? Al otro la­do del or­de­na­dor ha­brá siem­pre al­guien dis­pues­to a es­cu­char y ex­pli­car las 24 ho­ras del día. Se­rá un pro­fe­sor vir­tual, un ro­bot, quien acom­pa­ña­rá per­so­nal­men­te a ca­da es­tu­dian­te en fun­ción de su ni­vel de com­pren­sión y di­fi­cul­tad. En la UOC, por ejem­plo, ya es­tán ha­cien­do prue­bas piloto pa­ra ver có­mo es­tos asis­ten­tes vir­tua­les pue­den sus­ti­tuir a los pro­fe­so­res.

Uni­ver­si­da­des singulares

Es­ta uni­ver­si­dad, con­si­de­ra­da en­tre las diez me­jo­res on­li­ne de ha­bla his­pa­na, se­gún el ran­king FSO (Ins­ti­tu­cio­nes de For­ma­ción Su­pe­rior On­li­ne), es­tá lle­van­do a ca­bo un pro­yec­to pa­ra eva­luar cuá­les son los cen­tros edu­ca­ti­vos más singulares del mun­do y en qué ba­san sus di­fe­ren­cias. En­tre ellas, la Wes­tern Go­ver­nors Uni­ver­sity, en Salt La­ke City, que ase­gu­ra el se­gui­mien­to ca­si en tiem­po real de sus es­tu­dian­tes me­dian­te la rea­li­za­ción a ca­da uno de ellos de más

de 500.000 eva­lua­cio­nes mensuales, la ma­yo­ría de ellas au­to­ma­ti­za­das. Tam­bién es­tán ana­li­zan­do la Mi­ner­va Schools at KGI, de San Fran­cis­co, por su vo­ca­ción de pre­pa­rar a es­tu­dian­tes pa­ra un mun­do glo­bal, lo que en la prác­ti­ca se tra­du­ce en que, mien­tras du­ra su pro­ce­so for­ma­ti­vo, vi­ven en di­fe­ren­tes ciu­da­des del mun­do (San Fran­cis­co, Bue­nos Ai­res, Berlín, Tai­pei, Seúl). La da­ne­sa Kaos­pi­lot for­ma par­te tam­bién de los cen­tros que han apos­ta­do por in­no­var en la en­se­ñan­za al pri­mar la eva­lua­ción grupal por en­ci­ma de la in­di­vi­dual, ba­sán­do­se en la idea de que to­do en es­ta so­cie­dad se ha­ce en equi­po. La apues­ta de The­po­werm­ba es ex­pli­car có­mo se im­ple­men­ta la teo­ría en la em­pre­sa me­dian­te ca­sos prác­ti­cos ex­pli­ca­dos por al­tos eje­cu­ti­vos.

Y en el ca­so de la pro­pia UOC su sin­gu­la­ri­dad

es­tá en “des­cu­brir las ca­pa­ci­da­des com­pe­ten­cia­les de ca­da alumno, iden­ti­fi­car sus ha­bi­li­da­des no so­lo in­te­lec­tua­les sino tam­bién per­so­na­les pa­ra di­ri­gir­lo aca­dé­mi­ca­men­te ha­cia los pues­tos pro­fe­sio­na­les más ade­cua­dos a su per­fil”, se­gún ex­pli­ca Lluís Pas­tor.

Cual­quier lu­gar es bueno

Aho­ra se pue­de es­tu­diar en la parada del au­to­bús, mien­tras se es­pe­ra en la con­sul­ta del mé­di­co o en la ca­fe­te­ría de la es­qui­na de ca­sa. El M-lear­ning arran­có en Es­pa­ña en 2001 con fi­nan­cia­ción eu­ro­pea pa­ra apo­yar a jó­ve­nes que ha­bían aban­do­na­do sus es­tu­dios. Se tra­ta­ba de un pro­yec­to que agru­pa­ba el b-lear­ning (cla­ses pre­sen­cia­les con apo­yo de dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos) y el e-lear­ning (en­se­ñan­za on­li­ne). Fue el pis­to­le­ta­zo de sa­li­da de una nue­va for­ma de trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos. Hoy las pla­ta­for­mas de en­se­ñan­za on­li­ne abar­can ca­si to­das las ma­te­rias. Bas­ta te­clear ‘pro­fe­sor on­li­ne gra­tis’ en Goo­gle pa­ra ob­te­ner 50.200.000 re­sul­ta­dos con to­do ti­po de ofer­tas edu­ca­ti­vas.

Los ví­deos son las ce­le­bri­ties de es­te pa­no­ra­ma. Da­vid Ca­lle, fi­na­lis­ta al Me­jor Pro­fe­sor del Mun­do (Glo­bal Tea­cher Pri­ze) por sus cla­ses on­li­ne de ma­te­má­ti­cas y fun­da­dor de uni­coos.es, re­su­me el por­qué de su éxi­to: “A mí me re­bo­bi­nan, me paran pa­ra to­mar apuntes, me pre­gun­tan y les res­pon­do lo más que pue­do... Pa­re­ce que es al­go uni­di­rec­cio­nal, pe­ro no lo es tan­to. Y, si lo fue­ra, lo se­ría tan­to co­mo una cla­se tra­di­cio­nal en la que el pro­fe­sor ha­bla a

sus alum­nos”. Sus ví­deos, que du­ran al­re­de­dor de diez mi­nu­tos, han si­do vi­sua­li­za­dos 160 mi­llo­nes de ve­ces. “Pe­ro nun­ca de­be­rían sus­ti­tuir al apren­di­za­je pre­sen­cial en el au­la”, con­ti­núa Da­vid Ca­lle. “Aho­ra de lo que se tra­ta es de que los alum­nos se mi­ren la lec­ción en ca­sa y abor­den pos­te­rior­men­te en cla­se los problemas, las du­das, los ejer­ci­cios... De to­das ma­ne­ras, la ca­pa­ci­dad de en­se­ñar a los jó­ve­nes a adap­tar­se es mu­cho más im­por­tan­te que ex­pli­car­les ecua­cio­nes. De­be­mos evi­tar que ten­gan mie­do al fra­ca­so, a en­fren­tar­se a co­sas di­fe­ren­tes. Es­ta ge­ne­ra­ción cam­bia­rá de pro­fe­sión tres o cua­tro ve­ces a lo lar­go de la vida y de­be es­tar pre­pa­ra­da pa­ra ello”.

Es­ta ge­ne­ra­ción de­be­rá pre­pa­ra­se pa­ra cam­biar de pro­fe­sión tres o cua­tro ve­ces a lo lar­go de su vida

¿Qué es­tu­dio hoy?

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y sus pro­ce­sos aso­cia­dos es­tán en la cús­pi­de de las ne­ce­si­da­des ac­tua­les de las em­pre­sas. El 80% de ellas ya la uti­li­zan de al­gún mo­do y el 30% tie­nen pen­sa­do au­men­tar su in­ver­sión en es­te cam­po, a pe­sar de que la prin­ci­pal ba­rre­ra con la que se en­cuen­tran (19%) es la fal­ta de tra­ba­ja­do­res cua­li­fi­ca­dos, se­gún el es­tu­dio Sta­te Of Ar­ti­fi­cal In­te­lli­gen­ce For En­ter­pri­ses, de Te­ra­da­ta.

Las nue­vas es­tre­llas del rock del pa­no­ra­ma pro­fe­sio­nal, pues, serán los ma­te­má­ti­cos e in­for­má­ti­cos, aque­llos con ha­bi­li­da­des y co­no­ci­mien­tos

PRO­FE­SOR SIN AU­LA Tie­ne 1.200.000 se­gui­do­res en Youtu­be. Los ví­deos de ma­te­má­ti­cas de Da­vid Ca­lle en uni­coos. com –aho­ra tam­bién de fí­si­ca, quí­mi­ca y di­bu­jo téc­ni­co– son tren­ding to­pic en las re­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.