¿Al­go no va bien?

Las cé­lu­las ma­dre se han con­ver­ti­do en la gran pa­na­cea que lo re­sol­ve­rá to­do, in­clu­so los problemas de dis­fun­ción eréc­til en el hom­bre. Pe­ro ¿qué hay de ver­dad en to­do ello? En QUO lo ex­pli­ca­mos con una in­ves­ti­ga­ción pró­xi­ma en el Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre d

Quo - - 09/18 CONTENIDOS - Tex­to: Ra­fael Min­go­ran­ce

Va­rios en­sa­yos médicos se­ña­lan que las cé­lu­las ma­dre po­drían lle­gar a cu­rar la dis­fun­ción eréc­til, y otras en­fer­me­da­des. ¿Qué hay de cier­to en ello? ¿Se­rá la so­lu­ción a un gran pro­ble­ma? ¿Y el fin del im­pe­rio de las pas­ti­llas, al me­nos en es­to?

La ima­gen su­pe­rior mues­tra al­go co­ti­diano, pe­ro por den­tro. Se tra­ta de una sec­ción trans­ver­sal de un pe­ne. La fo­to de la iz­quier­da responde al ór­gano cuan­do es­tá re­la­ja­do, y la de la de­re­cha, en erec­ción. Tan sen­ci­llo co­mo que los va­sos re­ci­ben un ma­yor apor­te de san­gre en el se­gun­do ca­so. Y eso es lo que ha­ce que au­men­ten el gro­sor, el ta­ma­ño y to­do lo que sa­be­mos que su­ce­de de for­ma na­tu­ral cuan­do el hom­bre se ex­ci­ta. Pe­ro a ve­ces no ocu­rre. A ve­ces, la erec­ción, que no es más que la respuesta na­tu­ral del ma­cho de nues­tra ex­pe­cie a un es­tí­mu­lo se­xual, no se pro­du­ce. Al­go así co­mo si tu­vié­ra­mos ham­bre, pe­ro no sa­li­vá­ra­mos si hue­le a sopa.

A par­tir de los 50 años la dis­fun­ción erec­til se cue­la en el re­per­to­rio de preo­cu­pa­cio­nes de ca­si to­do hom­bre ma­du­ro, y aso­ma so­bre to­do aso­cia­da al ta­ba­quis­mo, la ma­la ali­men­ta­ción, la fal­ta de ejer­ci­cio y ese erre que erre de la cuen­ta de erro­res tan di­fí­ci­les de en­men­dar.

Hoy son nu­me­ro­sas las ma­ne­ras de abor­dar­la des­de la me­di­ci­na. La úl­ti­ma lle­ga de un tra­ta­mien­to que es­tá en bo­ga, pe­ro que hay que mi­rar con lupa: las cé­lu­las ma­dre. Pue­de ser el co­mien­zo del fin pa­ra un tras­torno que que­bran­ta al hom­bre des­de ha­ce mi­le­nios. ¿Cé­lu­las ma­dre con­tra la dis­fun­ción eréc­til? De eso tra­ta una in­ves­ti­ga­ción pun­te­ra en Es­pa­ña que, a par­tir del pró­xi­mo mes, lle­va­rá a ca­bo el Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre de Ma­drid, se­gún nos des­ve­la Javier Ro­me­ro-ote­ro, mé­di­co im­pli­ca­do en el pro­me­te­dor pro­yec­to, y tam­bién coor­di­na­dor na­cio­nal del Gru­po de An­dro­lo­gía de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Uro­lo­gía.

“En el Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre ya te­ne­mos un la­bo­ra­to­rio don­de se desa­rro­llan in­ves­ti­ga­cio­nes con cé­lu­las ma­dre. Aho­ra, de for­ma con­jun­ta con el Uni­ver­sity Co­lle­ge Hos­pi­tal de Lon­dres y el Hos­pi­tal San Raf­fae­le de Mi­lán, he­mos crea­do otro la­bo­ra­to­rio pa­ra ex­pe­ri­men­tar es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre dis­fun­ción eréc­til con cé­lu­las ma­dre en ra­tas”, se­ña­la. Las cé­lu­las se re­clu­ta­rán de dis­tin­tas par­tes del cuer­po del ani­mal, se re­pro­gra­ma­rán, se es­tu­dia­rá si pro­du­cen un ma­yor flu­jo san­guí­neo ha­cia el pe­ne, y de qué mo­do lo ha­cen. “Tras el tra­ta­mien­to ve­re­mos qué ti­po de erec­ción se pro­du­ce”, ex­pli­ca el ex­per­to.

El la­bo­ra­to­rio de nue­va crea­ción tam­bién es­ta­rá ubi­ca­do en el Hos­pi­tal 12 de Oc­tu­bre. “Que nos pa­rez­ca in­tere­san­te la idea de tra­ba­jar con cé­lu­las ma­dre, ha­cien­do po­si­ble que so­lu­cio­nen el pro­ble­ma de la fal­ta de erec­ción, no sig­ni­fi­ca aún que sea via­ble en la prác­ti­ca clí­ni­ca con hu­ma­nos”, re­cal­ca el doc­tor Ro­me­ro-ote­ro.

De mo­men­to, hay que ha­cer más en­sa­yos, hay que es­pe­rar a ver qué pa­sa. “Ade­más, ca­da pa­cien­te tie­ne unas cir­cuns­tan­cias con­cre­tas. No es lo mis­mo re­ge­ne­rar el pe­ne de un hom­bre de 50 años, fu­ma­dor e hi­per­ten­so, que uno de un va­rón de 70 con pro­ble­ma de dia­be­tes”, pun­tua­li­za. Des­de Quo, se­gui­re­mos aten­tos los re­sul­ta­dos.

Pri­me­ros re­sul­ta­dos en hu­ma­nos

“Ob­te­ner cé­lu­las ma­dre de la gra­sa cor­po­ral es fac­ti­ble, y trans­fe­rir di­chas cé­lu­las de una par­te a otra del cuer­po tam­bién. Aho­ra, que las cé­lu­las re­pro­gra­ma­das ge­ne­ren exac­ta­men­te la ac­ti­vi­dad que que­re­mos, to­da­vía es­tá por ver”, ex­pli­ca a Quo Jo­sep To­rre­ma­dé, ex­per­to en ci­ru­gía uro­ló­gi­ca y en­do­uro­ló­gi­ca, mi­cro­ci­ru­gía y ci­ru­gía pro­té­si­ca del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Bell­vit­ge. To­rre­ma­dé coin­ci­de con Ro­me­ro-ote­ro en que las cé­lu­las ma­dre po­drían ju­gar un pa­pel esen­cial en los tra­ta­mien­tos del fu­tu­ro.

“No es lo mis­mo el pe­ne de un hom­bre de 50 años, fu­ma­dor e hi­per­ten­so, que uno de un va­rón de 70 con dia­be­tes”

Los pri­me­ros re­sul­ta­dos po­si­ti­vos se han de­mos­tra­do en un es­tu­dio de Mart­ha Kirs­ti­ne Haahr y So­ren Sheik, in­ves­ti­ga­do­res del Da­nish Cen­ter for Re­ge­ne­ra­ti­ve Me­di­ci­ne. El año pa­sa­do com­ple­ta­ron con éxi­to un en­sa­yo clí­ni­co tem­prano (fa­se 1) que de­mos­tró que las cé­lu­las ma­dre res­tau­ran la ca­pa­ci­dad de erec­ción en hom­bres que su­fren dis­fun­ción eréc­til, per­mi­tién­do­les de nue­vo la prác­ti­ca del coi­to. Pre­sen­ta­ron los im­pre­sio­nan­tes re­sul­ta­dos en la con­fe­ren­cia de la Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Uro­lo­gía de Lon­dres, y en Barcelona, el pa­sa­do mes de ju­lio, en el mar­co del con­gre­so anual de la Eu­ro­pean So­ciety of Hu­man Re­pro­duc­tion and Embryo­logy (ESHRE). Los in­ves­ti­ga­do­res da­ne­ses mos­tra­ron que 8 de los 21 varones ins­cri­tos en el en­sa­yo re­cu­pe­ra­ron con éxi­to la fun­ción se­xual.

La pri­me­ra fa­se de la in­ves­ti­ga­ción de Mart­ha Haahr se ha cen­tra­do en la se­gu­ri­dad y la do­sis. Las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en la prue­ba per­die­ron la ca­pa­ci­dad de erec­ción des­pués de so­me­ter­se a una ci­ru­gía que les ex­tir­pó las glán­du­las pros­tá­ti­cas tras su­frir un cáncer. To­dos si­guie­ron en­ton­ces el mis­mo tra­ta­mien­to. Me­dian­te li­po­suc­ción se les ex­tra­jo una por­ción de gra­sa ab­do­mi­nal, a par­tir de ella se­pa­ra­ron las cé­lu­las ma­dre me­sen­qui­ma­les, que son aque­llas que con­ser­van la ca­pa­ci­dad de con­ver­tir­se en te­ji­do óseo y tam­bién en múscu­lo. Esas cé­lu­las ma­dre se­lec­cio­na­das se in­yec­ta­ron en el pe­ne de los su­je­tos del es­tu­dio me­dian­te anes­te­sia ge­ne­ral. A los 14 días de la in­ter­ven­ción des­apa­re­cie­ron los he­ma­to­mas es­cro­ta­les y pe­nea­nos que se ha­bían ge­ne­ra­do y, ¡eu­re­ka!, 8 de los pa­cien­tes con­fir­ma­ron que ha­bían re­cu­pe­ra­do la erec­ción. Del res­to to­da­vía que­dan pen­dien­tes los re­sul­ta­dos.

Mart­ha Kirs­ti­ne Haahr, in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del pro­yec­to, y So­ren Sheik, coau­tor, to­da­vía no se atre­ven a afir­mar que su téc­ni­ca sea útil pa­ra varones que no cum­plan exac­ta­men­te las con­di-

cio­nes de los que han par­ti­ci­pa­do en su en­sa­yo. Es de­cir, no pue­den ase­gu­rar que fun­cio­ne con su­je­tos que pa­dez­can dis­fun­ción erec­til co­mo cau­sa de la dia­be­tes, de­pre­sión o pre­sión ar­te­rial al­ta. Sheik es­tu­vo en Barcelona, in­vi­ta­da el con­gre­so anual de la Eu­ro­pean So­ciety of Hu­man Re­pro­duc­tion and Embryo­logy, pa­ra ex­pli­car su es­tu­dio a otros ex­per­tos. La doc­to­ra Cris­ti­na Equi­zá­bal, in­ves­ti­ga­do­ra de cé­lu­las ma­dre y miem­bro de ESHRE, es­tu­vo es­cu­chán­do­la con enor­me aten­ción: “Sheik ex­pli­có que de los 5 mi­li­li­tros que se ex­traen de la gra­sa ab­do­mi­nal, es ne­ce­sa­rio al me­nos uno pa­ra ca­rac­te­ri­zar qué ti­po de cé­lu­las ma­dre se van a in­yec­tar al pa­cien­te”. ¿Y qué sig­ni­fi­ca ‘ca­rac­te­ri­zar’? Quie­re de­cir iden­ti­fi­car­las con un nom­bre, se­ña­lar­las, pa­ra po­der ob­ser­var su com­por­ta­mien­to una vez in­yec­ta­das. Hay pre­vis­tos fu­tu­ros en­sa­yos (fa­se 2) más allá de las fron­te­ras de Di­na­mar­ca. Hay equi­pos tra­ba­jan­do en ello en paí­ses co­mo Gre­cia, Bél­gi­ca, Ita­lia, Es­pa­ña, Ale­ma­nia y Chi­na. Y no es de extrañar: el pro­ble­ma es glo­bal.

Otros en­sa­yos en Mé­xi­co y Bal­ti­mo­re

Se­gún da­tos re­co­pi­la­dos por Ma­riano So­to­ma­yor, coor­di­na­dor de la Clí­ni­ca de Dis­fun­ción Eréc­til del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Nu­tri­ción, en el mun­do hay al­re­de­dor de 152 mi­llo­nes de varones con dis­fun­ción eréc­til, y la ci­fra se pre­su­me que au­men­ta­rá has­ta los 322 mi­llo­nes en el año 2025. Has­ta ha­ce 30 años se atri­buía a cau­sas psi­co­ló­gi­cas en un 80% de los ca­sos, mien­tras que el 20% res­tan­te se de­bían a fac­to­res or­gá­ni­cos. Pues bien, hoy los por­cen­ta­jes se han in­ver­ti­do: 80% or­gá­ni­co y 20% psi­co­ló­gi­co. Los mo­ti­vos más cla­ros: es­trés, problemas hor-

mo­na­les, ma­la ali­men­ta­ción y ta­ba­quis­mo. En el Hos­pi­tal Ge­ne­ral de Oc­ci­den­te, en Mé­xi­co, aca­ban de ini­ciar un tra­ta­mien­to ba­sa­do en cé­lu­las ma­dre ex­traí­das de la pla­cen­ta –tam­bién co­no­ci­das co­mo me­sen­qui­ma­to­sas–. Una vez in­yec­ta­das en el pe­ne, se es­pe­ra que se des­pla­cen ha­cia el cuer­po ca­ver­no­so. Es­te te­ji­do es­tá lleno de es­pa­cios irre­gu­la­res ca­pa­ces de con­te­ner el 90% de la san­gre que lle­ga al pe­ne cuan­do en­tra en fa­se de erec­ción. Su­pues­ta­men­te, las cé­lu­las ma­dre sa­ca­das de la pla­cen­ta e in­yec­ta­das per­mi­ten el na­ci­mien­to y desa­rro­llo de nue­vas cé­lu­las de va­sos san­guí­neos que ayu­dan a in­cre­men­tar el flu­jo de la san­gre en el miem­bro y, en con­se­cuen­cia, a lo­grar la erec­ción. Es­te mé­to­do, que se­gún el je­fe de Uro­lo­gía del hos­pi­tal, Arturo Pé­rez Rivera, po­dría lle­gar a fun­cio­nar en un 80% de los ca­sos, ayu­da­ría a pa­cien­tes operados de cáncer de prós­ta­ta o bien que pa­de­cen dia­be­tes.

Y no so­lo de la pla­cen­ta o del ab­do­men, tam­bién se tra­ba­ja con la idea de ex­traer cé­lu­las ma­dre del in­tes­tino del­ga­do. Así fue en la in­ves­ti­ga­ción del equi­po de Way­ne J. G. Hells­trom de la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins de Bal­ti­mo­re (EEUU). En es­te ca­so la prue­ba se hi­zo con ani­ma­les, con­cre­ta­men­te ra­tas a las que se les co­lo­ca­ron in­jer­tos de in­tes­tino de cer­do re­cu­bier­tos con cé­lu­las ma­dre de la gra­sa del pro­pio roe­dor. A las ocho se­ma­nas de la ope­ra­ción, los in­ves­ti­ga­do­res ob­ser­va­ron una me­jo­ra con­si­de­ra­ble en la respuesta eréc­til de la ra­ta

¿Es­to es la pa­na­cea?

La téc­ni­ca de los in­ves­ti­ga­do­res da­ne­ses es pro­me­te­do­ra, pe­ro es­to no da ba­rra li­bre pa­ra la can­ti­dad de tra­ta­mien­tos con cé­lu­las ma­dre que mu­chas clí­ni­cas de ci­ru­gía es­té­ti­ca ofre­cen en to­do el mun­do. La So­cie­dad In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de Cé­lu­las Ma­dre (ISSCR) di­ce que “el tra­ta­mien­to con cé­lu­las ma­dre me­jor de­fi­ni­do y más am­plia­men­te uti­li­za­do es el tras­plan­te de mé­du­la ósea pa­ra tra­tar cier­tos tras­tor­nos de la san­gre o del sis­te­ma in­mu­ne o pa­ra re­cons­truir el sis­te­ma san­guí­neo des­pués de los tra­ta­mien­tos de al­gu­nos ti­pos de cáncer”. Y pro­si­gue: “To­das las de­más apli­ca­cio­nes de las cé­lu­las ma­dre to­da­vía de­ben ser apro­ba­das en en­sa­yos clí­ni­cos y de­ben ser con­si­de­ra­das co­mo ex­pe­ri­men­ta­les”. Así, su uso de un mo­do in­dis­cri­mi­na­do y sin se­ve­ros con­tro­les clí­ni­cos oca­sio­na tra­ge­dias co­mo la de las tres an­cia­nas de Flo­ri­da pa­cien­tes en una te­ra­pia ex­pe­ri­men­tal con cé­lu­las ma­dre pa­ra co­rre­gir la de­ge­ne­ra­ción ma­cu­lar que pa­de­cían pro­duc­to de la edad. Se que­da­ron cie­gas. Y hay ries­gos que van aún más allá. “Exis­ten cen­tros de es­té­ti­ca que es­tán ha­cien­do prác­ti­cas mé­di­cas po­co fia­bles”, sos­tie­ne Cris­ti­na Egui­zá­bal.

La pre­gun­ta del mi­llón: ¿cre­ce?

Que las cé­lu­las ma­dre pue­dan ser­vir pa­ra el alar­ga­mien­to del pe­ne no pa­re­ce op­ción: “El miem­bro del hom­bre tie­ne una mor­fo­lo­gía y un ta­ma­ño con­cre­tos y eso no va a cam­biar por mu­chas cé­lu­las ma­dre que se in­yec­ten. Hay gen­te que in­tro­du­ce gra­sa pa­ra lo­grar un miem­bro de ma­yor di­men­sión. Yo creo que esa téc­ni­ca tie­ne po­co re­co­rri­do. Co­mo mu­cho, so­lo se pue­de re­cu­pe­rar al­go del ta­ma­ño ori­gi­nal en los pe­nes fi­bro­sos”, se­ña­la Arturo Pé­rez Rivera. Así que no, no cre­ce, a pe­sar de lo que pro­me­ten mu­chos anun­cios de clí­ni­cas de es­té­ti­ca.

El uso de cé­lu­las ma­dre abre nue­vas puer­tas pa­ra la sa­lud del fu­tu­ro, si so­lu­cio­na la dis­fun­ción erec­til. Ha­bre­mos da­do uno de esos gran­des pa­sos... ■

8 de los 21 varones

ins­cri­tos en un en­sa­yo clí­ni­co da­nés re­cu­pe­ra­ron con éxi­to

la fun­ción se­xual

Si la in­ves­ti­ga­ción con cé­lu­las ma­dre se com­ple­ta con éxi­to, los fár­ma­cos con­tra la dis­fun­ción eréc­til que­da­rán ob­so­le­tos.

El hom­bre por den­tro: es­ta sec­ción trans­ver­sal mues­tra la po­si­ción de la prós­ta­ta y las dis­tin­tas par­tes de las que cons­ta el ór­gano re­pro­duc­tor y se­xual del hom­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.