EN­TRE­VIS­TA

En 2012 una mu­jer mo­ría de cáncer de cue­llo ute­ri­no ca­da dos mi­nu­tos. Es­ta in­ves­ti­ga­do­ra re­co­rrió 40 na­cio­nes du­ran­te 30 años pa­ra lo­grar pre­ve­nir­lo. La va­cu­na re­sul­tan­te ya ha mos­tra­do re­sul­ta­do en paí­ses co­mo Aus­tra­lia

Quo - - 09/18 CONTENIDOS - Tex­to: PI­LAR GIL VI­LLAR Fo­tos: FER­NAN­DO ROI

La epi­de­mó­lo­ga Nu­bia Mu­ñoz ha­bla de có­mo el pa­pi­lo­ma afec­ta tam­bién a los hom­bres.

Alos 30 años, es­ta mé­di­ca co­lom­bia­na co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra la Agen­cia In­ter­na­cio­nal pa­ra la In­ves­ti­ga­ción del Cáncer (IARC, por sus si­glas en in­glés), de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud. Ini­ció allí una ba­ta­lla con­tra el cáncer de cue­llo de úte­ro –o cer­vi­cal– que cul­mi­na­ría en la va­cu­na con­tra el vi­rus del pa­pi­lo­ma hu­mano (VPH) que hoy re­ci­ben las ni­ñas. Nos lo cuen­ta du­ran­te su vi­si­ta a Ma­drid pa­ra re­co­ger el Premio Fun­da­ción BBVA Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to en la ca­te­go­ría de Coo­pe­ra­ción al Desa­rro­llo.

P. Un premio cien­tí­fi­co pa­ra una mu­jer de ha­bla his­pa­na. ¿Al­go es­tá cam­bian­do?

R. Cuan­do yo es­tu­dié, de los trein­ta que ter­mi­na­mos la ca­rre­ra, so­lo cua­tro éra­mos mu­je­res. Aho­ra veo fa­cul­ta­des de me­di­ci­na con mu­chas más mu­je­res que hom­bres. Pe­ro el pro­ble­ma es lle­gar a po­si­cio­nes di­ri­gen­tes. En el IARC, so­lo lle­ga­mos a di­ri­gir un gru­po tres mu­je­res. El di­rec­tor siem­pre ha si­do un hom­bre, has­ta que el pa­sa­do mar­zo por pri­me­ra vez se eli­gió a una mu­jer. O sea, sí hay pro­gre­so en es­to, pe­ro fal­ta ha­cer mu­cho más.

P. Us­ted pro­ce­de de una hu­mil­de fa­mi­lia de Ca­li. ¿Có­mo lle­gó a la in­ves­ti­ga­ción?

R. Era la me­nor de cin­co her­ma­nos y ellos me die­ron la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar. Siem­pre en co­le­gios pú­bli­cos, gra­tui­tos y de muy bue­na ca­li­dad. En me­di­ci­na me gus­tó, so­bre to­do, ha­cer un diag­nós­ti­co y la pro­xi­mi­dad con los pa­cien­tes. Tal vez de­ma­sia­do, por­que cuan­do al­guno mo­ría me de­pri­mía te­rri­ble­men­te. Por eso la in­ves­ti­ga­ción. Di­je a mi pro­fe­sor, Pe­la­yo Co­rrea, que que­ría in­ves­ti­gar pa­ra be­ne­fi­ciar a mu­cha gen­te. Res­pon­dió: “Y ¿por qué no ha­ces po­lí­ti­ca?”. Co­mo no me gus­ta­ba, me pro­pu­so la sa­lud pú­bli­ca, la epi­de­mio­lo­gía. P. ¿Y el cáncer de úte­ro?

R. En uno de mis pri­me­ros pro­yec­tos con Co­rrea es­ta­ble­ci­mos un re­gis­tro de cáncer pa­ra sa­ber cuá­les eran los más fre­cuen­tes en la po­bla­ción. Aho­ra es el me­jor y más an­ti­guo de Amé­ri­ca La­ti­na. Vi­mos que en Ca­li do­mi­na­ban el cáncer de es­tó­ma­go y, en mu­je­res, el cer­vi­cal. La hi­pó­te­sis en­ton­ces era que es­te se de­bía al vi­rus del her­pes ge­ni­tal o ti­po 2. Mis pri­me­ros es­tu­dios bus­ca­ban su aso­cia­ción con la en­fer­me­dad. Pe­ro no fue­ron con­clu­yen­tes. Cuan­do es­ta­ba en es­to ob­tu­ve una be­ca del IARC pa­ra ha­cer epi­de­mio­lo­gía du­ran­te dos años en la Uni­ver­si­dad Johns Hop­kins de EEUU. Al pe­dir al di­rec­tor un año más pa­ra ter­mi­nar, me ofre­ció pa­sar­lo en el IARC, en Lyon (Fran­cia). Acep­té y ese año fue­ron más de 40. Em­pe­cé a ni­vel ba­jo y fui as­cen­dien­do.

P. ¿Có­mo pa­só la hi­pó­te­sis del her­pes al pa­pi­lo­ma?

“Ya es­toy ju­bi­la­da, Aho­ra tra­ba­jo cuan­do quie­ro, en lo que me in­tere­sa. Ade­más, veo ci­ne, leo y re­ci­bo cla­ses

de pin­tu­ra. Es­toy desean­do ver el museo

So­ro­lla”.

“El No­bel ne­ce­si­ta mu­cho ‘lobb­ying’ y ca­da país de­be ha­cer­lo pa­ra su can­di­da­to. En Co­lom­bia ni se en­te­ra­ron de que yo es­ta­ba no­mi­na­da, y Ale­ma­nia sí lo hi­zo, y mu­cho, pa­ra Zur Hau­sen”

R. Allá por 1974. Un co­le­ga de Arre­ci­fe (Bra­sil) me di­jo que allí ha­bía mu­cho cáncer de cue­llo de úte­ro, pe­ne, ano y tam­bién mu­chos con­di­lo­mas gi­gan­tes. Ya se sa­bía que el con­di­lo­ma lo cau­sa­ba el VPH, y pen­sé que po­día cau­sar el cáncer. Fui a Bra­sil y pa­sé cua­tro me­ses re­co­gien­do mues­tras de con­di­lo­mas, tu­mo­res gi­gan­tes, cáncer de cue­llo, pe­ne, ano. Las con­ge­lá­ba­mos con hie­lo se­co, por­que pa­ra bus­car mar­ca­do­res se ne­ce­si­ta te­ji­do fres­co.

P. ¿Y se las tra­jo?

R. Sí. Ya en Lyon bus­qué quién tra­ba­ja­ba con pa­pi­lo­mas y quién con her­pes. En­tre los pri­me­ros en­con­tré a Gé­rard Orth, del Ins­ti­tu­to Pas­teur, y en­tre los se­gun­dos a Ha­rald zur Hau­sen, en Ale­ma­nia. Les ofre­cí mues­tras a los dos y se las en­vié. Con la úni­ca téc­ni­ca dis­po­ni­ble en­ton­ces, el mi­cros­co­pio elec­tró­ni­co, Orth no en­con­tró vi­rus del pa­pi­lo­ma en los cán­ce­res. Des­pués se su­po que ahí no exis­ten par­tí­cu­las co­mo ta­les, sino pe­que­ños frag­men­tos del ADN, in­vi­si­bles al mi­cros­co­pio. Zur Hau­sen no en­con­tró ADN de her­pes ti­po

2 y esa hi­pó­te­sis em­pe­zó a caer. Unos años más tar­de, en el gru­po de Zur Hau­sen iden­ti­fi­ca­ron los pri­me­ros frag­men­tos de vi­rus de pa­pi­lo­ma en cé­lu­las tu­mo­ra­les. A par­tir de eso, se desa­rro­lla­ron test pa­ra iden­ti­fi­car pe­que­ños frag­men­tos de ADN en las cé­lu­las. A prin­ci­pios de los años 80, se unió a mi gru­po Xa­vier Bosch, del Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de On­co­lo­gía. Jun­tos ini­cia­mos un es­tu­dio de cáncer cer­vi­cal en Co­lom­bia [el país con la in­ci­den­cia más al­ta] y Es­pa­ña [una de las más ba­jas]. Que­ría­mos sa­ber si la mis­ma co­sa ope­ra­ba en los dos paí­ses. Con los test men­cio­na­dos en­con­tra­mos que, efec­ti­va­men­te, el VPH era la cau­sa prin­ci­pal tan­to en Es­pa­ña co­mo en Co­lom­bia.

P. Us­ted es­tu­vo pro­pues­ta al No­bel con Zur Hau­sen. ¿Por qué se lo die­ron so­lo a él?

R. Lo pri­me­ro: los cri­te­rios del Co­mi­té No­bel son pa­ra des­cu­bri­mien­tos pun­tua­les y en la­bo­ra­to­rio. Nun­ca lo han da­do por una in­ves­ti­ga­ción epi­de­mio­ló­gi­ca. Por otro la­do, la Aso­cia­ción In­ter­na­cio­nal de Epi­de­mio­lo­gía nos pro­pu­so a los dos, y ese año el co­mi­té de­ci­dió con­si­de­rar en un so­lo premio dos vi­rus que no tie­nen na­da que ver: el del pa­pi­lo­ma y el del si­da, iden­ti­fi­ca­do en la­bo­ra­to­rio por dos fran­ce­ses. El No­bel se da co­mo má­xi­mo a tres per­so­nas y fue­ron los dos fran­ce­ses y Zur Hau­sen [me mi­ra cóm­pli­ce, ríe y con­ti­núa sua­ve]. Ade­más se­gu­ra­men­te eso ne­ce­si­ta mu­cho lobb­ying [ca­si su­su­rran­do] y ca­da país de­be ha­cer­lo pa­ra su can­di­da­to. En Co­lom­bia ni se en­te­ra­ron que yo es­ta­ba no­mi­na­da. En cam­bio Zur Hau­sen ya ha­bía si­do no­mi­na­do an­tes por su país, que sí ha­bía he­cho mu­cho lobb­ying en su fa­vor.

P. Zur Hau­sen pro­pu­so la re­la­ción en­tre el vi­rus y el cáncer y es­ta so­lo se con­fir­mó gra­cias al tra­ba­jo de cam­po de us­ted. R. Sí. A pe­sar de que la hi­pó­te­sis yo la tu­ve an­tes, pe­ro no ha­bía me­to­do­lo­gías pa­ra com­pro­bar­lo.

P. ¿Có­mo se reali­zó ese tra­ba­jo de cam­po?

R. El es­tu­dio en Co­lom­bia y Es­pa­ña fue muy gran­de [unas 600 mu­je­res con cáncer en los dos paí­ses, más 600 mu­je­res de con­trol] y por pri­me­ra vez in­clu­yó a los ma­ri­dos. Ya se co­no­cía la trans­mi­sión se­xual del agen­te. Co­mo ca­si to­das las mu­je­res con cáncer te­nían frag­men­tos de pa­pi­lo­ma en su ADN, en 1992 pu­bli­ca­mos que exis­te una aso­cia­ción en­tre el VPH y el cáncer cer­vi­cal. Des­pués hi­ci­mos es­tu­dios si­mi­la­res en Pe­rú, Bra­sil Pa­ra­guay, Bo­li­via, Ma­lí, Ar­ge­lia, Ma­rrue­cos, In­dia, Fi­li­pi­nas, Tai­lan­dia...has­ta 40 paí­ses. En to­dos el vi­rus era la cau­sa prin­ci­pal.

P. ¿Por qué tan­tos paí­ses?

R. Con es­te ma­te­rial de mi­les de mu­je­res lo­gra­mos ha­cer un ma­pa de cán­ce­res y ti­pos del pa­pi­lo­ma. Por­que hay más de cien. Unos 30 in­fec­tan el trac­to ge­ni­tal. Iden­ti­fi­ca­mos que 15 de es­tos son los res­pon­sa­bles del cáncer. De ellos, en to­dos esos paí­ses los ti­pos 16 y 18 cau­sa­ban cáncer. Lue­go, si con­si­de­rá­ba­mos tam­bién los sie­te ti­pos que se­guían en fre­cuen­cia a esos dos, po­día­mos ex­pli­car el 90% de los cán­ce­res cer­vi­ca­les. Ade­más vi­mos que los ti­pos 6 y Pa­ra con­tra­rres­tar la cam­pa­ña an­ti­va­cu­nas en Co­lom­bia “he­mos di­se­ña­do un cur­so vir­tual pa­ra edu­car a médicos y per­so­nal sa­ni­ta­rio”.

11 son res­pon­sa­bles del 90% de las ve­rru­gas ge­ni­ta­les. To­da es­ta in­for­ma­ción re­sul­tó muy útil a las far­ma­céu­ti­cas que es­ta­ban desa­rro­llan­do va­cu­nas pa­ra de­ci­dir qué ti­pos de pa­pi­lo­ma po­ner en ellas. Por eso, las dos pri­me­ras in­clu­ye­ron so­lo el 16 y el 18. La úl­ti­ma va­cu­na, la no­na­va­len­te, los au­men­tó has­ta nue­ve. Esa se­ría la ideal, por­que po­dría eli­mi­nar el 90% de los cán­ce­res y ve­rru­gas cer­vi­ca­les.

P. ¿El ta­bú del se­xo di­fi­cul­tó las en­tre­vis­tas a pa­cien­tes?

R. Ha­cía­mos pre­gun­tas bas­tan­te ín­ti­mas, tan­to a hom­bres co­mo a mu­je­res: cuán­tos com­pa­ñe­ros se­xua­les ha te­ni­do, a qué edad em­pe­zó a te­ner re­la­cio­nes, có­mo eran sus prác­ti­cas... Pe­ro el tras­fon­do era el cáncer y por eso nun­ca tu­vi­mos nin­gún pro­ble­ma.

P. ¿Có­mo fue tra­ba­jar en paí­ses en vías de desa­rro­llo?

R. Eso es muy im­por­tan­te, por­que iden­ti­fi­qué co­la­bo­ra­do­res mag­ní­fi­cos. Mi uni­dad y mi pre­su­pues­to eran pe­que­ñí­si­mos y so­lo po­día­mos pro­por­cio­nar­les el ma­te­rial bá­si­co, el cues­tio­na­rio y la for­ma­ción. Y lo­gra­mos ha­cer­lo por­que mu­chos paí­ses de Áfri­ca o Asia pa­ga­ron los sa­la­rios de los gi­ne­có­lo­gos o las en­tre­vis­ta­do­ras. Yo, cuan­do te­nía la opor­tu­ni­dad, in­vi­ta­ba a los co­le­gas lo­ca­les a Fran­cia pa­ra dis­cu­tir los re­sul­ta­dos de un pro­yec­to, y en las pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas siem­pre tra­ta­ba de po­ner a esos in­ves­ti­ga­do­res co­mo pri­me­ros au­to­res. Eso fa­ci­li­tó la re­la­ción.

P. Us­ted tra­ba­ja­ba pa­ra la OMS, ¿por qué desa­rro­lla­ron la va­cu­na las far­ma­céu­ti­cas? R. Cuan­do yo es­tu­ve con­ven­ci­da de que es­te vi­rus era la cau­sa, di­je: lo que si­gue aho­ra es una va­cu­na. Pe­ro las nor­mas de fa­bri­ca­ción en Eu­ro­pa re­que­rían la­bo­ra­to­rios enor­mes, que so­lo las gran­des com­pa­ñías po­dían pro­por­cio­nar. En­ton­ces pen­sé en

Amé­ri­ca La­ti­na. Con mi co­le­ga Pie­rre Cour­se­ller, de la Uni­ver­si­dad de Tours (Fran­cia), en­con­tra­mos el la­bo­ra­to­rio Fin­lay, en Cu­ba. Pe­ro la trans­fe­ren­cia nos cos­ta­ba 200.000 dó­la­res y mi pre­su­pues­to pa­ra to­do eran 100.000. Pe­di­mos los fon­dos a la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea, pe­ro se­gu­ra­men­te la so­li­ci­tud ca­yó en ma­nos de los com­pe­ti­do­res y allí se pa­ró. A los po­cos me­ses co­no­cí al vi­ce­mi­nis­tro de sa­lud de Bra­sil, que me di­jo: “¿Cuán­to ne­ce­si­tas? ¿400.000 dó­la­res? Te los da­mos”. Pe­ro a los dos me­ses hu­bo un cam­bio de go­bierno en Bra­sil y se aca­bó. En 1994 or­ga­ni­cé el pri­mer en­cuen­tro con los gru­pos que tra­ba­ja­ban con va­cu­nas pa­ra pa­pi­lo­ma de ani­ma­les, en­tre los que es­ta­ban Merck y Gla­xo. Allí vi que es­to era ya do­mi­nio de ellos. Pe­ro in­vi­té a Merck al IARC, les pre­sen­ta­mos nues­tros es­tu­dios y les pe­dí par­ti­ci­par en los de su va­cu­na. Me ofre­cie­ron ser par­te del stee­ring com­mit­tee pa­ra su­per­vi­sar­los. Y des­de ahí di­je: que par­ti­ci­pen Co­lom­bia, Pe­rú, Bra­sil y Mé­xi­co. Y par­ti­ci­pa­ron en los pri­me­ros en­sa­yos. Merck hi­zo en­sa­yos clí­ni­cos en más de 30 paí­ses y en más de 30.000 mu­je­res, pa­ra lle­gar, des­pués de cua­tro o cin­co años, a la con­clu­sión de que la va­cu­na era efi­caz y se­gu­ra.

P. ¿A es­te res­pec­to hu­bo problemas en su pro­pio país ?

R. Sí. La va­cu­na se lan­zó en 2012 y al­can­zó co­ber­tu­ras del 90%. Lue­go lle­gó el ca­so de unas ni­ñas que pre­sen­ta­ron unas con­vul­sio­nes y pa­ren­te­sia, y se pen­só que era por aguas in­to­xi­ca­das, pes­ti­ci­das... has­ta que al­guien di­jo: “Ah, pe­ro fue­ron va­cu­na­das”, y allí em­pe­zó. Han he­cho un gru­po de víc­ti­mas de la va­cu­na con abo­ga­dos de­trás y una de­man­da de mi­llo­nes con­tra la far­ma­céu­ti­ca. Y la co­ber­tu­ra se vino aba­jo.

P. ¿Dón­de es­tá la gran in­ci­den­cia del cáncer cer­vi­cal ?

R. El 85% de los ca­sos ocu­rren en los paí­ses po­bres. Y yo di­go: ¿por qué pa­sa es­to? La va­cu­na lle­va allí más de diez años. Ade­más, te­ne­mos el test de pa­pi­lo­ma, que de­be re­em­pla­zar a la ci­to­lo­gía pa­ra de­tec­ción de le­sio­nes pre­can­ce­ro­sas. La ci­to­lo­gía no sir­ve sin se­gui­mien­to. Te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de pre­ve­nir es­te cáncer y no se le ha da­do la prio­ri­dad ne­ce­sa­ria. Aho­ra, en mar­zo, el di­rec­tor de la OMS hi­zo un lla­ma­do pú­bli­co pa­ra eli­mi­nar el cáncer de cue­llo ute­ri­no. Tan­to a los go­bier­nos, co­mo a la in­dus­tria y los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, co­mo el Ban­co Mun­dial.

P. ¿Y la va­cu­na pa­ra los ni­ños? R. Los hom­bres tam­bién se ven afec­ta­dos por el vi­rus: el cáncer de ano, so­bre to­do en ho­mo­se­xua­les, el de oro­fa­rin­ge. Si la co­ber­tu­ra en ni­ñas es me­nor del 50%, va­cu­nar hom­bres re­du­ce la trans­mi­sión del vi­rus y eso las fa­vo­re­ce tam­bién a ellas. Es lo que se lla­ma ‘in­mu­ni­dad de re­ba­ño’. Unos diez paí­ses ya va­cu­nan ni­ños: Aus­tra­lia, Reino Uni­do, Ca­na­dá, In­gla­te­rra, EEUU, Aus­tria... Pe­ro en los paí­ses po­bres, la prio­ri­dad es el cáncer cer­vi­cal y de­ben se­guir sien­do las ni­ñas.

“Por 100.000 dó­la­res no pu­di­mos fa­bri­car no­so­tros la va­cu­na del pa­pi­lo­ma hu­mano, y lo hi­cie­ron las far­ma­céu­ti­cas”

La mi­nis­tra de Sa­lud Pú­bli­ca de Gu­ya­na, Ka­ren Cum­mins, ad­mi­nis­tra la pri­me­ra va­cu­na del VPH de la cam­pa­ña 2017 a una ni­ña de 9 años.

Nu­bia Mu­ñoz to­ma mues­tras a una mu­jer chi­na. Su tra­ba­jo de cam­po se com­ple­ta­ba con ex­haus­ti­vas en­tre­vis­tas so­bre sa­lud y há­bi­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.