#METOO EN LA CIEN­CIA

El ma­yor in­for­me so­bre el acoso se­xual en la cien­cia de EEUU re­ve­la un abu­so sis­te­má­ti­co. Cre­ce el mo­vi­mien­to Me Too, que de­nun­cia es­tos abu­sos y la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral. Y ¿en Es­pa­ña? He­mos pre­gun­ta­do a las cien­tí­fi­cas qué vi­ven ellas en la­bo­ra­to­rios y

Quo - - 09/18 CONTENIDOS - Tex­to: MA­RIAN BE­NI­TO

Las es­can­da­lo­sas ci­fras de cien­tí­fi­cas en Es­pa­ña que han su­fri­do acoso y dis­cri­mi­na­ción.

La pri­me­ra im­pre­sión cuan­do ini­cia­mos nues­tra in­ves­ti­ga­ción es que las cien­tí­fi­cas es­pa­ño­las tie­nen ga­nas de ha­blar, de con­tar que, al mis­mo tiem­po que en Es­pa­ña las mu­je­res ha­cen cien­cia de pri­mer ni­vel, en los con­gre­sos, de­par­ta­men­tos de uni­ver­si­dad o tra­ba­jos de cam­po las co­sas son co­mo en cual­quier otro lu­gar del mun­do. Una ar­queó­lo­ga, que pi­de man­te­ner el ano­ni­ma­to, en­vía un co­rreo a la re­dac­ción de Quo y di­ce que la si­tua­ción es “per­sua­si­va”. Tra­du­ci­da del ita­liano, la pa­la­bra da a en­ten­der que el acoso es un mal ex­ten­di­do, om­ni­pre­sen­te. “Igual que en cual­quier otro ám­bi­to de la vida”, con­ti­núa, “te acos­tum­bras a de­jar pa­sar las co­sas. Cuan­do to­do pa­re­ce tan inocen­te y co­ti­diano, cues­ta lle­gar a for­mu­lar­lo en tu ca­be­za co­mo un abu­so sis­te­má­ti­co”. ¿Hay dis­cri­mi­na­ción de gé­ne­ro en la cien­cia es­pa­ño­la? ¿Las cien­tí­fi­cas su­fren tam­bién acoso se­xual?

Lo más pa­ten­te, y lo que en­cien­de la luz ro­ja en las pri­me­ras en­tre­vis­tas, es la dis­cri­mi­na­ción la­bo­ral. Inés Gil Bo­te­lla, fí­si­ca e in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del Gru­po de Neu­tri­nos del CIEMAT, se la­men­ta: “Es una prác­ti­ca ob­via en cien­cia e in­ves­ti­ga­ción, co­mo mues­tra el es­ca­so nú­me­ro de mu­je­res en los equi­pos y sus pues­tos de ba­ja com­pe­ten­cia. Se nos ha re­le­ga­do a la­bo­res más de eje­cu­ción que de de­ci­sión. A la ho­ra de asig­nar car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad, no se si­gue un pro­ce­so trans­pa­ren­te, sino que son ele­gi­dos a de­do por otros hom­bres. A no­so­tras

se nos con­si­de­ra exa­ge­ra­das, his­té­ri­cas, ma­ni­pu­la­bles. Se tien­de a in­te­rrum­pir­nos o a co­rre­gir­nos”. A me­nu­do se tra­ta de ges­tos su­ti­les que pa­san de­sa­per­ci­bi­dos. Son los lla­ma­dos ‘mi­cro­ma­chis­mos’ que, se­gún di­ce Mar­ta Ma­cho Stad­ler, ma­te­má­ti­ca y pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad del País Vas­co, ella lla­ma­ría ‘ma­chis­mo’, sin más. “Co­men­ta­rios so­bre tu as­pec­to fí­si­co [por qué te cor­tas el pe­lo, lo blan­cas que tie­nes las pier­nas...]. Ma­chis­mo es la ma­ne­ra de tra­tar­te en reunio­nes, mi­ran­do ha­cia otro la­do o asig­nan­do a la mu­jer el tra­ba­jo se­cun­da­rio o más te­dio­so”.

¿Es­to es par­te de lo co­ti­diano? Así lo per­ci­be Gil Bo­te­lla: “Los epi­so­dios ma­chis­tas en nues­tro cam­po son ca­si dia­rios y te­ne­mos mu­chos ca­sos, no so­lo en los equi­pos es­pa­ño­les: tam­bién en los eu­ro­peos y del res­to del mun­do. Aho­ra el es­fuer­zo es­tá en dar un pa­so más, sa­car­lo a la luz y ma­ni­fes­tar­lo pú­bli­ca­men­te”. In­ci­de en el len­gua­je “tre­men­da­men­te ma­chis­ta” y la ma­ne­ra de tra­ba­jar. “Se nos juz­ga por nues­tra apa­rien­cia fí­si­ca y se an­te­po­ne la dis­po­ni­bi­li­dad ab­so­lu­ta, echar ho­ras y mos­trar­se siem­pre se­gu­ro y au­to­com­pla­cien­te. Son mo­de­los con los que mu­chas mu­je­res no nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­das”.

Ag­nès Gruart i Mas­so, ca­te­drá­ti­ca de Fi­sio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad Pa­blo de Ola­vi­de (Se­vi­lla), co­rro­bo­ra ese mo­de­lo de li­de­raz­go y éxi­to mas­cu­lino que im­pi­de de las mis­mas po­si­bi­li­da­des. “He pre­sen­cia­do mu­chos epi­so­dios ma­chis­tas en mi ca­rre­ra. La par­te po­si­ti­va es que mu­chas si­tua­cio­nes y co­men­ta­rios ‘acep­ta­dos’ em­pie­zan a cues­tio­nar­se y a no to­le­rar­se. Pe­ro ocu­rre muy len­ta­men­te y en un mar­co di­ri­gi­do por hom­bres”. Con el tiem­po, “apren­des que hay si­tua­cio­nes in­to­le­ra­bles que se han nor­ma­li­za­do, co­mo que te pre­sen­ten en una char­la cien­tí­fi­ca con un cum­pli­do so­bre tu ves­ti­men­ta”. Has­ta que al­guien rom­pe el si­len­cio, y lo ‘to­le­ra­ble’ de­ja de ser­lo: a fi­na­les del mes de ju­lio es­ta­lló el ca­so del bió­lo­go es­pa­ñol Fran­cis­co Aya­la, de 84 años, obli­ga­do a di­mi­tir en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Ir­vi­ne (UCI) por de­nun­cias de acoso se­xual. Una jo­ven es­tu­dian­te gra­dua­da de su cen­tro

“LOS EPI­SO­DIOS MA­CHIS­TAS SON CA­SI DIA­RIOS Y LO AD­VIER­TEN EN EL LEN­GUA­JE, EN LA MA­NE­RA DE ES­CU­CHAR A UNA MU­JER...”

fue la de­to­nan­te del pro­ce­so que ha aca­ba­do con la ca­rre­ra del has­ta aho­ra to­do­po­de­ro­so bió­lo­go evo­lu­cio­nis­ta es­pa­ñol, cu­yo nom­bre bau­ti­za­ba edi­fi­cios, bi­blio­te­cas, cá­te­dras y has­ta be­cas. Las de­nun­cias men­cio­nan be­sos que las de­nun­cian­tes con­si­de­ran acoso y con­tac­to fí­si­co que no ten­dría que ha­ber­se pro­du­ci­do. El bió­lo­go los jus­ti­fi­có co­mo “bue­nos mo­da­les de ca­ba­lle­ro eu­ro­peo”. Su ami­go y co­le­ga, el investigador Ca­mi­lo José Cela Con­de, nos ha da­do su opi­nión: “Par­to de que cual­quier cau­sa, por no­ble que sea, y la de­fen­sa de las mu­je­res aco­sa­das o vio­la­das es una de las más ho­no­ra­bles y ur­gen­tes, pue­de ser ma­ni­pu­la­da por quie­nes tie­nen in­tere­ses per­so­na­les que na­da tie­nen que ver con el mo­vi­mien­to #Metoo. Pa­ra mí, la con­de­na al bió­lo­go ca­re­ce de cre­di­bi­li­dad”. Por lo de­más, Cela Con­de con­si­de­ra inacep­ta­ble cual­quier in­ten­to de se­duc­ción y me­nos­pre­cio del tra­ba­jo fe­me­nino.

“To­das pue­den con­tar es­ce­nas ma­chis­tas”

Cris­ti­na Cuen­ca Piqueras es in­ves­ti­ga­do­ra en la Uni­ver­si­dad de Al­me­ría y, co­mo ex­per­ta en te­mas de vio­len­cia se­xual, co­la­bo­ra en pro­to­co­los de pre­ven­ción del acoso. Ade­más de tes­ti­go, se de­cla­ra su­fri­do­ra. “To­das las cien­tí­fi­cas que co­noz­co po­drían con­tar al­gu­na es­ce­na ma­chis­ta. Sé de com­pa­ñe­ras que pre­fie­ren ha­cer re­co­rri­dos más lar­gos pa­ra evi­tar cru­zar­se con de­ter­mi­na­dos co­le­gas, por sus cons­tan­tes co­men­ta­rios e in­si­nua­cio­nes. Son siem­pre frases su­ti­les que no se de­nun­cian ni tie­nen respuesta por­que pa­re­cen in­sig­ni­fi­can­tes, pe­ro cuan­do se pro­du­cen de ma­ne­ra re­pe­ti­da re­sul­tan muy mo­les­tas”. No le fal­tan arres­tos pa­ra de­cla­rar que los ca­sos de vio­len­cia se­xual gra­ves son se­cre­tos a vo­ces en la uni­ver­si­dad. “En­tre com­pa­ñe­ros nos he­mos avi­sa­do so­bre es­tas cues­tio­nes, pe­se a que, a ni­vel for­mal o ins­ti­tu­cio­nal, no se ha­cía na­da al res­pec­to”.

Mar­ta So­ler-gallart, ca­te­drá­ti­ca de la Uni­ver­si­dad de Barcelona y di­rec­to­ra del gru­po de in­ves­ti­ga­ción CREA, re­la­ta su ma­la ex­pe­rien­cia a su vuel­ta a Es­pa­ña des­pués de doc­to­rar­se en Har­vard.

“El ca­te­drá­ti­co del de­par­ta­men­to no me ad­mi­tió por­que mis co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos po­drían ha­cer tem­blar los mu­ros de su feu­do. O te so­me­tes a su po­der o no pue­des es­tar allí. Y es­te so­me­ti­mien­to pue­de ser muy am­plio y per­ju­di­cial”. Ella par­ti­ci­pó en un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción de vio­len­cia de gé­ne­ro, di­ri­gi­do por Ro­sa Valls en 2005, que re­co­gió Vio­len­ce Against Wo­men. “Apor­ta­ba co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co so­bre el acoso se­xual en la uni­ver­si­dad y me­di­das pa­ra pre­ve­nir­lo y com­ba­tir­lo. Hu­bo pre­sión pa­ra que los re­sul­ta­dos no tu­vie­ran im­pac­to”. Des­de en­ton­ces, des­cri­be un es­ce­na­rio de acoso y de­rri­bo, a ella y a su gru­po, por so­li­da­ri­zar­se ac­ti­va­men­te con las víc­ti­mas di­rec­tas: “Hos­ti­ga­mien­to psi­co­ló­gi­co, di­fa­ma­cio­nes anó­ni­mas, bull­ying a nues­tros hi­jos; in­clu­so ame­na­zas de muer­te de ma­dru­ga­da. El mie­do es un in­ten­to de per­pe­tuar el si­len­cio y que na­die vuel­va a po­ner­se del la­do de las víc­ti­mas”.

Uno de los co­lec­ti­vos más vul­ne­ra­bles es el de la en­fer­me­ría. Des­de ha­ce tiem­po el sin­di­ca­to SATSE es­tá de­nun­cian­do su dis­cri­mi­na­ción y la se­xua­li­za­ción de su ima­gen con es­te­reo­ti­pos re­tró­gra­dos. “En mis pri­me­ros años co­mo en­fer­me­ra, los médicos te­nían una sen­sa­ción de ser el gallo en me­dio de un ga­lli­ne­ro, con to­das sus ga­lli­nas a su dis­po­si­ción”, re­la­ta la en­fer­me­ra Lo­la Mon­tal­vo en su blog.

En nues­tro tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción tam­bién en­con­tra­mos cien­tí­fi­cas es­pa­ño­las que nun­ca han sen­ti­do un tra­to di­fe­ren­te, co­mo Con­cep­ción Ali­cia Mon­je, in­ves­ti­ga­do­ra del Ro­bo­tics Lab de la Uni­ver­si­dad Carlos III de Ma­drid. Ella ha vi­vi­do y vi­ve en un en­torno de igual­dad en la uni­ver­si­dad y en su equi­po de tra­ba­jo. Pe­ro, in­clu­so así, re­co­no­ce que ha com­par­ti­do ex­pe­rien­cias con ami­gas a las que no les pu­sie­ron fá­cil con­ti­nuar en su gru­po por ca­sar­se y ser ma­dres. “Hay quien pien­sa que eso es per­ju­di­cial pa­ra la bue­na sa­lud cien­tí­fi­ca”.

Hay al­go en lo que to­dos es­tán de acuer­do: hay que rom­per el si­len­cio, a pe­sar de que, co­mo in­di­ca Ma­cho Stad­ler, cual­quier mu­jer que de­nun­cia au­to­má­ti­ca­men­te que­da ba­jo sos­pe­cha. “Las for­mas de li­de­raz­go es­tán es­ta­ble­ci­das por ellos, a su ima­gen y se­me­jan­za. Y se han si­len­cia­do ca­sos de acoso por­que no con­ve­nía ha­cer rui­do”, responde Gil Bo­te­lla. “Hay mo­men­tos”, adu­ce Cuen­ca Piqueras, “en los que la vul­ne­ra­bi­li­dad es muy al­ta, co­mo cuan­do se rea­li­zan te­sis”. A pe­sar de to­do es­to, aho­ra es más el apo­yo y me­nos el mie­do.

PÉ­REZ SE­DE­ÑO: “SUB­YA­CE LA IDEA DE QUE EL QUE SA­BE ES SIEM­PRE UN SE­ÑOR CON BAR­BAS” (EN ‘LAS MEN­TI­RAS CIEN­TÍ­FI­CAS SO­BRE LAS MU­JE­RES’)

Las en­fer­me­ras de­nun­cia­ron la ima­gen que ofre­ció Te­le­pa­sión en la No­che­bue­na de 2017, en TVE.

Fran­cis­co J. Aya­la ha si­do ex­pul­sa­do de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia por de­nun­cias de acoso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.