ROBOTS EN MA­NA­DA

Es­tas cria­tu­ras bió­ni­cas apren­den de can­gu­ros, se­pias, hor­mi­gas y ele­fan­tes a aho­rrar ener­gía, sor­tear ob­je­tos o tra­ba­jar en gru­po. Una ma­na­da de al­ta tec­no­lo­gía que co­pia los tru­cos y for­mas de la na­tu­ra­le­za

Quo - - 09/18 CONTENIDOS - Tex­to: PI­LAR GIL VI­LLAR

Se ins­pi­ran en can­gu­ros, se­pias, hor­mi­gas y ele­fan­tes, y se mue­ven co­mo se­res vi­vos.

Cuan­do un in­ge­nie­ro mi­ra la trom­pa de un ele­fan­te ve al­go más que la ru­go­sa piel y la si­nuo­si­dad de sus for­mas. Con­tem­pla un ins­tru­men­to po­ten­te, ver­sá­til en la ma­nio­bra, ideal pa­ra, por ejem­plo, le­van­tar a en­fer­mos en reha­bi­li­ta­ción o re­co­lec­tar fru­tos. ¿Por qué, en­ton­ces, no re­pro­du­cir­lo con la má­xi­ma fi­de­li­dad? Así lo hi­cie­ron los in­ge­nie­ros de la em­pre­sa ale­ma­na Fes­to en el mar­co de su Red de Apren­di­za­je Bió­ni­co, una co­la­bo­ra­ción con otras ins­ti­tu­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo.

Im­pri­mie­ron en 3D pie­zas cir­cu­la­res de plás­ti­co, las en­sam­bla­ron y las do­ta­ron de un sis­te­ma de con­trol. Así en­gen­dra­ron el Bio­nic Hand­ling As­sis­tant, una trom­pa ar­ti­fi­cial que sir­ve co­mo pro­to­ti­po con el que pro­bar fun­cio­nes des­ti­na­das a di­ver­sas má­qui­nas. Por ejem­plo, de­te­ner­se an­te el ries­go de co­li­sión con un hu­mano y con­ti­nuar lue­go la ta­rea pro­gra­ma­da. La trom­pa ar­ti­fi­cial for­ma par­te de un par­ti­cu­lar zoo de me­tal y plás­ti­co: los Fu­tu­re Con­cepts, pro­to­ti­pos ani­ma­dos con los que Fes­to in­ves­ti­ga los re­tos de la au­to­ma­ti­za­ción en la in­dus­tria. Pa­ra ello, imi­ta fiel­men­te, has­ta en el as­pec­to ex­terno, la ana­to­mía de sus mo­de­los ani­ma­les.

Una de ellas es la ara­ña acró­ba­ta de Ma­rrue­cos. El pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Téc­ni­ca de Berlín In­go Re­chen­berg des­cu­brió con asom­bro có­mo es­te ar­tró­po­do com­bi­na­ba la ca­rre­ra en te­rreno abrup­to con una su­ce­sión de vol­te­re­tas en zo­nas lla­nas. Y en es­tas al­can­za­ba el do­ble de ve­lo­ci­dad. Ade­más de nom­brar a la es­pe­cie (Ce­bren­nus re­chen­ber­gi), nue­va pa­ra la cien­cia, el es­pe­cia­lis­ta en bió­ni­ca se ins­pi­ró en ella pa­ra desa­rro­llar el Bio­nicw­heel­bot, ca­paz de re­pro­du­cir in­clu­so los re­pen­ti­nos cam­bios de di­rec­ción. Al­gún día, la má­qui­na po­dría –do­ta­da de cá­ma­ras– bus­car víc­ti­mas en­tre los es­com­bros de un te­rre­mo­to.

En nues­tro em­pe­ño por ro­bo­ti­zar el mun­do, to­do ha de ser ca­da vez “más pe­que­ño, rá­pi­do, li­ge­ro, efi­cien­te, fle­xi­ble, in­te­li­gen­te y con una ele­va­dí­si­ma ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción. Cuan­do uno mi­ra con aten­ción la na­tu­ra­le­za, apre­cia en­se­gui­da los abun­dan­tes pa­ra­le­lis­mos con es­ta in­dus­tria”, ex­pli­ca Elias Knub­ben, di­rec­tor de Pro­yec­tos Cor­po­ra­ti­vos de Bió­ni­ca de Fes­to.

Can­gu­ros, hor­mi­gas y pe­ces

Des­de Aus­tra­lia sal­tó la ins­pi­ra­ción pa­ra el Bio­nic­kan­ga­roo, ca­paz de sal­tar real­men­te y des­ti­na­do a in­da­gar có­mo re­cu­pe­rar ener­gía, en qué si­tua­cio­nes es me­jor usar pro­pul­sión eléc­tri­ca o neu­má­ti­ca –o com­bi­nar am­bas– y có­mo op­ti­mi­zar los sis­te­mas de po­si­cio­na­mien­to. Su ma­ne­jo por ges­tos ha pro­pues­to nue­vas for­mas de in­ter­ac­ción en­tre má­qui­nas y hu­ma­nos.

Sin em­bar­go, pa­ra de­mos­trar la in­ter­ac­ción en red de las má­qui­nas, la co­lec­ción cuen­ta con en­jam­bres de me­du­sas o co­lo­nias de hor­mi­gas. Ca­da Bio­nic­jelly y Bio­ni­cant responde de ma­ne­ra au­tó­no­ma a di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, pe­ro, lle­ga­do el ca­so, pa­san al mo­do ‘re­ba­ño’ y se coor­di­nan per­fec­ta­men­te con el res­to de in­di­vi­duos de su gru­po. To­das a una, las hor­mi­gas pue­den mo­ver así un ob­je­to de­ma­sia­do pe­sa­do pa­ra una de ellas. Lo lo­ca­li­zan a tra­vés de una cá­ma­ra 3D mon­ta­da en su ca­be­za y, pa­ra ac­tuar en con­jun­to, in­ter­cam­bian in­for­ma­ción a tra­vés de los mó­du­los de ra­dio de sus tor­sos. Las me­du­sas Bio­nic­je­llies aña­den a ese fun­cio­na­mien­to grupal la ca­pa­ci­dad de lle­var­lo a ca­bo ba­jo el agua.

Aun­que la ex­ce­len­cia na­ta­to­ria ha lle­ga­do con la úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción –es­te mis­mo año– a la fau­na elec­tró­ni­ca: el Bio­nic­fin­wa­ve. Ins­pi­ra­do en las se­pias, es­tá ri­be­tea­do por dos ale­tas que, al im­pul­sar el agua ha­cia atrás, se on­du­lan y pro­pi­cian el avan­ce. Su desa­rro­llo po­dría dar lu­gar a robots au­tó­no­mos des­ti­na­dos al aná­li­sis de aguas o la in­dus­tria del pro­ce­sa­do.

El pe­que­ño ro­bot acuá­ti­co no se­rá el úl­ti­mo en es­ta sa­ga de mo­de­los, que no se co­mer­cia­li­zan. En la pró­xi­ma edición de la Fe­ria de Han­no­ver, en abril de 2019, “tam­bién pre­sen­ta­re­mos Fu­tu­re Con­cepts y pro­yec­tos de bió­ni­ca muy in­tere­san­tes”, anun­cia Elias Knub­ben. “¿Cuá­les? Has­ta en­ton­ces, eso es al­to se­cre­to”.

Las hor­mi­gas Bio­ni­cants de­tec­tan los ob­je­tos con una cá­ma­ra 3D que lle­van en la ca­be­za y se co­mu­ni­can en­tre sí por mó­du­los de ra­dio en el tor­so

El Bio­ni­cop­ter vue­la en to­das di­rec­cio­nes, fre­na de for­ma abrup­ta y rea­li­za com­ple­jas ma­nio­bras. Se ope­ra des­de un smartp­ho­ne. Lon­gi­tud: 44 cm En­ver­ga­du­ra: 63 cm Pe­so: 175 g EN POS DE LA LIBÉLULA

Bio­nic­fin­wa­ve se ins­pi­ra en es­te mo­lus­co. Nue­ve bra­zos a ca­da la­do ac­cio­nan las ale­tas, que pue­den mo­ver­se de ma­ne­ra in­di­vi­dual. Lon­gi­tud: 37 cm Pe­so: 430 g Ma­te­rial: ale­tas de si­li­co­naUNA DE SEPIA A PA­SO DE HOR­MI­GA Las Bio­nic Ants arras­tran car­gas con la pe­que­ña pin­za de sus bo­cas. Sus cir­cui­tos es­tán a la vis­ta. Lon­gi­tud: 13,5 cm Pe­so: 105 gPa­so: 1 cm

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.