ONCE CO­SAS QUE PER­DE­RÍA­MOS SI SE AGOTARA EL CO2. La cer­ve­za, la as­pi­ri­na, el des­ca­fei­na­do, el salvavidas, el pe­tró­leo...

Es el gas más de­nos­ta­do de nues­tros días, pe­ro hay nu­me­ro­sos pro­ce­sos in­dus­tria­les y pro­duc­tos que no exis­ti­rían si se nos aca­ba­se el dió­xi­do de car­bono

Quo - - 10/18 CONTENIDOS - Tex­to: AN­DRÉS MA­SA

Es­te ve­rano, du­ran­te la peor ola de ca­lor que ha pa­sa­do Reino Uni­do en más de 50 años y en me­dio de un bri­llan­te Mun­dial de fút­bol pa­ra In­gla­te­rra, los due­ños de los ba­res del país no tu­vie­ron más re­me­dio que dar a sus con­ciu­da­da­nos la peor no­ti­cia po­si­ble: las re­ser­vas de cer­ve­za pe­li­gra­ban.

El cul­pa­ble de que la po­si­bi­li­dad de que­dar­se sin la be­bi­da fue­ra una reali­dad era uno de los de­mo­nios de nues­tro tiempo: el dió­xi­do de car­bono. So­lo que es­ta vez el pro­ble­ma no era que hu­bie­ra de­ma­sia­do CO2, sino to­do lo con­tra­rio, que no ha­bía su­fi­cien­te. El gas apa­re­ce de for­ma na­tu­ral con la fer­men­ta­ción del ce­real, pe­ro hay mar­cas que lo in­yec­tan a la be­bi­da. Y es un im­pul­sor fun­da­men­tal pa­ra sa­car la cer­ve­za de los ba­rri­les.

Por si fue­ra po­co, la agen­cia de se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria de Ir­lan­da no­ti­fi­có que la es­ca­sez del gas po­dría te­ner im­pac­to en la pro­duc­ción cár­ni­ca, un avi­so que tam­bién cun­dió en Reino Uni­do. El dió­xi­do de car­bono se em­plea pa­ra atur­dir a las re­ses an­tes del sa­cri­fi­cio por­que re­du­ce el es­trés y me­jo­ra el ma­ne­jo de los ani­ma­les, y tam­bién pa­ra crear at­mós­fe­ras mo­di­fi­ca­das en los en­va­ses de su car­ne, en los que el gas se co­no­ce co­mo E290.

La pers­pec­ti­va de un ve­rano sin cer­ve­za ni bar­ba­coa tu­vo que ser de­vas­ta­do­ra pa­ra mu­chas per­so­nas, pe­ro in­te­rrum­pir el su­mi­nis­tro de dió­xi­do de car­bono ten­dría con­se­cuen­cias mu­cho peo­res. El gas es­tá pre­sen­te en in­nu­me­ra­bles pro­duc­tos y pro­ce­sos in­dus­tria­les que de­fi­nen la for­ma de vi­da mo­der­na.

No hue­le, pe­ro ali­men­ta

An­te to­do, mu­cha cal­ma. El di­rec­tor ge­ne­ral de Cer­ve­ce­ros Es­pa­ña, Ja­co­bo Ola­lla, ase­gu­ra que la es­ca­sez del gas no ha lle­ga­do a nues­tro país, y que en to­do ca­so no afec­ta­ría a la fa­bri­ca­ción de la cer­ve­za por­que las mar­cas es­pa­ño­las no in­yec­tan dió­xi­do de car­bono en sus pro­duc­tos –aun­que ad­mi­te que la po­si­bi­li­dad de car­bo­na­tar la be­bi­da sí exis­te–.

Se­gún el di­rec­tor ge­ne­ral de la en­ti­dad que agru­pa a los fa­bri­can­tes de cer­ve­za es­pa­ño­les, el gas siem­pre se pro­du­ce du­ran­te la fer­men­ta­ción del ce­real.

Aun así, la fal­ta de su­mi­nis­tro de dió­xi­do de car­bono a los ba­res patrios tam­bién se no­ta­ría mu­cho por­que “el 70% del con­su­mo de cer­ve­za se ha­ce en el bar”, y so­lo el año pa­sa­do los es­pa­ño­les be­bi­mos 10 millones de hec­to­li­tros de la ru­bia. Más de la mi­tad de la be­bi­da no se ha­bría ser­vi­do sin los al­re­de­dor de 0,1 gra­mos de CO2 que se ne­ce­si­tan pa­ra que sal­ga del ba­rril.

Pe­ro la car­ne, la cer­ve­za y los re­fres­cos so­lo son la pun­ta del ice­berg en la in­fluen­cia que el des­abas­te­ci­mien­to de dió­xi­do de car­bono ten­dría en la in­dus­tria ali­men­ta­ria. El gas ayu­da a con­ser­var los pro­duc­tos en­va­sa­dos du­ran­te más tiempo por­que im­pi­de la for­ma­ción de mi­cro­bios y otras sus­tan­cias co­mo el eti­leno, que se uti­li­za pa­ra ma­du­rar la fru­ta ar­ti­fi­cial­men­te y que apa­re­ce rá­pi­da­men­te en las en­sa­la­das si no se in­tro­du­ce dió­xi­do de car­bono.

Por eso el CO2 cons­ti­tu­ye al­re­de­dor del 15% de la at­mós­fe­ra con­tro­la­da de es­tos pro­duc­tos ve­ge­ta­les. Tam­bién se em­plea en la pro­duc­ción de la ver­du­ra sin en­va­sar. Los agri­cul­to­res in­yec­tan el gas en los in­ver­na­de­ros pa­ra ace­le­rar el cre­ci­mien­to de las plan­tas.

Otros ga­ses iner­tes co­mo el ar­gón y el ni­tró­geno pue­den usar­se en el sa­cri­fi­cio de ani­ma­les, y el ni­tró­geno tam­bién tie­ne su lu­gar en las at­mós­fe­ras ar­ti­fi­cia­les. Pe­ro no son ri­va­les pa­ra el CO2, que sin du­da es mu­cho más ver­sá­til.

Se con­su­men so­lo 80 millones de to­ne­la­das de CO2, cuan­do se emi­ten 32.000 millones

Só­li­do, lí­qui­do y ga­seo­so

El dió­xi­do de car­bono tie­ne mu­chas apli­ca­cio­nes co­mo gas, pe­ro tam­bién co­mo só­li­do, un es­ta­do que al­can­za tras ser so­me­ti­do a tem­pea­tu­ras de de­ce­nas de gra­dos ba­jo ce­ro. Se co­no­ce po­pu­lar­men­te co­mo ‘hie­lo se­co’. Es­te re­fri­ge­ran­te per­mi­te ha­cer co­sas co­mo crear nie­bla ar­ti­fi­cial y trans­por-

tar mer­can­cías pe­re­ce­de­ras. Pe­ro el es­ta­do más curioso del CO2, y pro­ba­ble­men­te tam­bién el más pro­ve­cho­so, es el lí­qui­do.

La prác­ti­ca quí­mi­ca dic­ta que si quie­res ex­traer un com­po­nen­te de un material necesitas usar un di­sol­ven­te. En el ca­so del ca­fé de las mañanas, el agua caliente ha­ce su la­bor ad­mi­ra­ble­men­te bien, y no de­ja ni ras­tro de to­xi­ci­dad. Pe­ro la co­sa se com­pli­ca cuan­do uno es más es­pe­ci­fi­co. En­ton­ces pue­de re­cu­rrir al CO2, co­mo ha­cen al­gu­nas mar­cas pa­ra ex­traer la ca­feí­na del ca­fé. A 77 ba­res y 35 ºc, el dió­xi­do de car­bono se com­pri­me y se trans­for­ma en un lí­qui­do que pue­de ex­traer es­ta y otras sus­tan­cias, pe­ro vuel­ve a su es­ta­do ga­seo­so cuan­do se re­du­ce la pre­sión. Y no de­ja ras­tro.

Es­ta cua­li­dad no so­lo es in­tere­san­te, sino tam­bién muy lu­cra­ti­va en mu­chos otros sec­to­res in­dus­tria­les. Por ejem­plo, cuan­do una son­da pe­tro­lí­fe­ra en­tra en un po­zo, nor­mal­men­te no ne­ce­si­ta más que la pre­sión de la pro­pia re­ser­va pa­ra que suba el pe­tró­leo. Así se pro­du­ce al­re­de­dor del 30% de to­do lo que se saca del ya­ci­mien­to, que no sue­le so­bre­pa­sar el 60% de la re­ser­va. Cuan­do pier­de pre­sión, se me­te agua caliente has­ta que aumenta de nue­vo, y se ex­trae otro 15%.

Lue­go exis­te la op­ción de ob­te­ner en­tre el 5 y el 10% adi­cio­nal gracias al dió­xi­do de car­bono. “Pa­ra las em­pre­sas pe­tro­le­ras so­lo un 1 un 2% de di­fe­ren­cia ya es mu­cho di­ne­ro”, sub­ra­ya el je­fe del Área de Re­cur­sos Mi­ne­ra­les del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de Es­pa­ña, Ro­ber­to Martínez.

El gas fun­cio­na co­mo en una botella de champán: al sa­lir muy fuer­te ha­cia la su­per­fi­cie for­ma bur­bu­jas de pe­tró­leo, que suben co­mo el va­lor del gas en el mer­ca­do de de­re­chos de emi­sión; el CO2 pa­só de 8,34 eu­ros por to­ne­la­da en enero a 16,35 en ju­lio. Pe­ro hay me­jo­res inversiones a lar­go pla­zo.

Una ma­te­ria pri­ma pa­ra el fu­tu­ro

La in­dus­tria de­man­da po­co dió­xi­do de car­bono, pe­ro la es­ca­sez his­tó­ri­ca de es­te ve­rano ha abier­to los ojos de mu­chas per­so­nas a las con­se­cuen­cias que po­dría te­ner la fal­ta de su­mi­nis­tro. En ca­si to­das

ellas ha aflo­ra­do la mis­ma pre­gun­ta. ¿Y por qué no lo ex­traen de la at­mós­fe­ra?

El mun­do con­su­me 80 millones de to­ne­la­das de dió­xi­do de car­bono al año, una can­ti­dad muy in­fe­rior a los 32.000 millones de to­ne­la­das que emi­te a la at­mós­fe­ra. Pe­ro el CO2 del ai­re es in­to­ca­ble.

El mo­ti­vo es que, por mu­cho gas que emi­ta­mos, es una por­ción ín­fi­ma de la com­po­si­ción de la at­mós­fe­ra. Con­cre­ta­men­te, so­lo su­po­ne el 0,04% del ai­re que res­pi­ra­mos. “La con­cen­tra­ción es muy ba­ja y no pue­de uti­li­zar­se el que hay en el ai­re di­rec­ta­men­te”, ex­pli­ca Ar­jan Kleij, in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to Ca­ta­lán de In­ves­ti­ga­ción Quí­mi­ca.

El cien­tí­fi­co com­par­te el reto de re­uti­li­zar­lo con las em­pre­sas pe­tro­le­ras, que quieren cap­tu­rar el dió­xi­do de car­bono en plan­tas tér­mi­cas, ace­rías y otras ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les pa­ra usar­lo en fu­tu­ras ex­trac­cio­nes. La idea es ha­cer una es­pe­cie de eco­no­mía cir­cu­lar en torno a su pro­pio ne­go­cio. Pe­ro el círcu­lo pro­duc­ti­vo que per­si­gue Kleij es mu­cho más am­bi­cio­so.

“Yo ten­go un li­mo­ne­ro en mi jar­dín, y la piel de los li­mo­nes no se uti­li­za pa­ra nada”, di­ce. Pe­ro él ha en­con­tra­do un uso de lo más in­tere­san­te. “Lo que ha­ce­mos es ex­traer al­gu­nos com­po­nen­tes de la piel, los com­bi­na­mos con CO2 y ha­ce­mos un plás­ti­co. Co­ges un li­món, vas al la­bo­ra­to­rio y por la tar­de sa­les con un plás­ti­co”, na­rra el cien­tí­fi­co. Y no un plás­ti­co cual­quie­ra, sino uno bio­de­gra­da­ble, de los que des­apa­re­cen en se­ma­nas por ar­te de ciencia.

Su plan­tea­mien­to per­mi­ti­ría pasar del círcu­lo vi­cio­so de las emi­sio­nes, en el que el pro­gre­so ha­ce que ca­da vez se in­yec­ten más y más ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro a la at­mós­fe­ra, a un círcu­lo vir­tuo­so en el que el gas que tan­to ca­lien­ta el planeta ali­men­te un pro­gre­so dis­tin­to.

El gru­po que li­de­ra Kleij ha he­cho el pro­duc­to a una es­ca­la de 1,5 kg. Sus po­si­bi­li­da­des de éxi­to a es­ca­la in­dus­trial son aho­ra co­mo las que Da­vid te­nía de ven­cer a Go­liat. “Tam­po­co quie­res es­pe­rar un año pa­ra pro­du­cir un ki­lo de plás­ti­co”, di­ce Kleij. Pe­ro, mo­des­tia apar­te, to­dos sa­be­mos có­mo aca­ba la his­to­ria del hé­roe y el gi­gan­te.

La in­yec­ción del gas pue­de ha­cer ren­dir un 10% más una re­ser­va pe­tro­lí­fe­ra

DES­CA­FEI­NA­DO.A cier­tas con­di­cio­nes de pre­sión y temperatura, el gas se com­por­ta co­mo un lí­qui­do queex­trae la ca­feí­na del grano de ca­fé. Al­gu­nas mar­cas lo usan por­que lue­go se con­vier­te en gas ydes­apa­re­ce sin de­jar res­tos.

El mun­do se­ría más do­lo­ro­so sin el dió­xi­do de car­bono, una mo­lé­cu­la que for­ma par­te del pro­ce­so pa­ra fa­bri­car me­di­ca­men­tos co­mo la as­pi­ri­na, los anal­gé­si­cos y los an­ti­in­fla­ma­to­rios.

SALVAVIDAS. Pa­re­ce ma­gia, pe­ro no lo es. Los cha­le­cos que pue­den sal­var­te el pe­lle­jo en un ac­ci­den­te aé­reo se lle­nan gracias a una in­yec­ción de CO .

No to­dos los pues­tos de he­la­dos dis­po­nen de elec­tri­ci­dad, pe­ro nin­guno pue­de pres­cin­dir del frío. Una ma­ne­ra de ope­rar sin luz es usar dió­xi­do de car­bono con­ge­la­do, que aguan­ta bas­tan­te tiempo y per­mi­te al­ma­ce­nar la mer­can­cía en su punto.

PAINT­BALL.Un car­tu­cho de CO a pre­sión im­pul­sa las bo­las car­ga­das de pin­tu­ra que te abren los ojos a lo di­fí­cil que lo ten­drías pa­ra sa­lir ai­ro­so de un ti­ro­teo.

La ma­yor par­te se ex­trae sin el gas, pe­ro usar­lo en es­ta­do lí­qui­do ayu­da a apro­ve­char en­tre el 5 y el 10% más en al­gu­nos ya­ci­mien­tos. Es mu­cho di­ne­ro que se aho­rran las pe­tro­le­ras, lo que les da mar­gen pa­ra con­tro­lar el pre­cio de la ener­gía.

EN­VA­SA­DO, PE­RO FRES­CO. El dió­xi­do de car­bono es fun­da­men­tal en las at­mós­fe­ras con­tro­la­das de los en­va­ses de mu­chos ali­men­tos fres­cos.Re­tra­sa el cre­ci­mien­to de mi­cro­or­ga­nis­mos sin al­te­rar el sa­bor ni la tex­tu­ra,y alar­ga la vi­da de las en­sa­la­das has­ta el do­ble de tiempo.

El efec­to tan tea­tral del te­nis­ta Ro­bert Fe­de­rer sa­lien­do de una nu­be se con­si­gue ex­po­nien­do al ai­re hie­lo se­co, que no es otra co­sa que dió­xi­do de car­bono a 78 ºc ba­jo ce­ro. El CO2 pa­sa de só­li­do a gas sin con­ver­tir­se en lí­qui­do. De ahí pro­ce­de la nie­bla y lo de ‘se­co’.

UN VIE­JO LÁ­SER. La luz pa­sa a tra­vés de una cá­ma­ra que con­tie­ne dió­xi­do de car­bono en un ti­po de lá­ser pa­ten­ta­do en los se­sen­ta. Se usa in­dus­trial­men­te pa­ra cor­tar ma­te­ria­les co­mo plás­ti­co y me­tal, y tam­bién en ci­ru­gía, den­tro de al­gu­nas in­ter­ven­cio­nes of­tal­mo­ló­gi­cas y es­té­ti­cas. El ai­re avi­va el fue­go, pe­ro por­que no es­tá he­cho so­lo de CO2. El gas no es in­fla­ma­ble y pue­de per­ma­ne­cer mu­cho tiempo al­ma­ce­na­do a pre­sión, por lo que es ideal pa­ra dar un im­pul­so muy opor­tuno al con­te­ni­do de es­tos ob­je­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.