Los ro­bots to­man la ciu­dad

ro­bó­ti­ca feria la ma­yor avan­ces. IROS 2018, des­cu­bri­rás sus úl­ti­mos en Madrid ro­bó­ti­ca ate­rri­za y la IA, te­má­ti­ca oc­tu­bre an­droi­des del de En los año apa­sio­nan cor­tos Si te me­jo­res mun­do. pro­yec­ta­rán los del se Ade­más,

Quo - - 10/18 CONTENIDOS - Film Fes­ti­val del ROS di­rec­tor DOMÍNGUEZ, RI­CAR­DO Tex­to:

In­va­di­rán Madrid del 1 al 5 de oc­tu­bre. IROS, el ma­yor fes­ti­val de ro­bó­ti­ca del mun­do, el escaparate en el que en­con­tra­rás to­do lo que hay de nue­vo en es­te cam­po.

“Efra­se Con es­ta al­go­rit­mo”. Co­lle­ge

de la de un por de­pen­der Golds­miths

el un via­je de­be­ría por no pro­duc­to du­ran­te co­reo­gra­fía emo­cio­nes di­se­ña­do­ra de agos­to

de una con­mo­ve­do­ras nues­tras un día rea­li­za­rían más

Da­nie­lla, co­mien­za de fu­tu­ro dro­nes ex­pe­rien­cias l his­to­ria his­to­ria 300

su La no­che una de las otras con­cluía Londres. esa tec­no­lo­gía y

de de que “Es

Uni­ver­si­dad en­te­ró Áms­ter­dam. re­cuer­da. pro­yec­tan­do

se de cuan­do nocturno úni­co”, na­tu­ra­le­za,

ar­te, va­mos las re­la­cio­nes Ho­lan­da, cie­lo es­pec­tácu­lo cuen­ta,

ba­jo el un fu­sión en­tre dar­nos ha­cia per­fec­ta vi­vi­do, la Da­nie­lla po­der

sin de que he ha­bla­mos de ca­si de con­ver­sa­ción el que, sen­si­bi­li­dad arro­lla­dor in­dig­na

al cu­bo en apa­ren­te te­mor

el y mi­tad

En la mis­mo esa sub­ya­ce im­po­ten­cia

de un ba­jo aris­tas em­bar­go, hu­ma­ni­da­des, mi­tad tan­tas fu­tu­ro. Sin mi­ra­da

y las de nues­tro tec­no­lo­gía

Tras una en­tre la de­más. lo

so­bre to­do aque­lla

Ba­jo el le­ma “Ha­cia una so­cie­dad ro­bó­ti­ca”, se ce­le­bra es­te año en Madrid uno de los dos con­gre­sos más im­por­tan­tes del mun­do so­bre ro­bots y sis­te­mas inteligentes, el IROS2018. Se­gún los or­ga­ni­za­do­res, uno de los ma­yo­res ob­je­ti­vos de es­tos even­tos es “in­te­grar los ro­bots de ma­ne­ra efec­ti­va en la so­cie­dad y com­par­tir el es­pa­cio pú­bli­co con ellos”.

Nos gus­te más o nos gus­te me­nos, el ca­mino que nues­tra so­cie­dad ha to­ma­do, des­de ha­ce tiempo, se di­ri­ge a la ro­bo­ti­za­ción del es­pa­cio pú­bli­co: co­ches au­tó­no­mos, cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, vi­sión ar­ti­fi­cial, co­mer­cio elec­tró­ni­co, exoes­que­le­tos y ro­bó­ti­ca apli­ca­da a la me­di­ci­na son so­lo al­gu­nos ejem­plos del fu­tu­ro que se nos vie­ne en­ci­ma, y que es­tán pre­sen­tes en el IROS2018.

Acro­ba­cias y vol­te­re­tas

La edi­ción de es­te año se ce­le­bra en Madrid del 1 al 5 de oc­tu­bre y, por la so­li­ci­tud de asis­ten­cia, su­pera to­dos los ré­cords de par­ti­ci­pa­ción res­pec­to a edi­cio­nes anteriores. De los más de 2.700 tra­ba­jos cien­tí­fi­cos en­via­dos, se acep­ta­ron en torno a 1.200, pro­ce­den­tes de 62 paí­ses, en­tre ellos, ob­via­men­te, Ja­pón, Co­rea y EEUU, los más pun­te­ros del sec­tor. Ca­si la mi­tad pro­vie­nen de Eu­ro­pa, que se con­so­li­da co­mo pri­me­ra po­ten­cia ro­bó­ti­ca. Ade­más, se es­pe­ra la vi­si­ta de cer­ca de 3.300 cien­tí­fi­cos e in­ge­nie­ros de cen­tros de in­ves­ti­ga­ción, uni­ver­si­da­des y em­pre­sas de ro­bó­ti­ca y au­to­ma­ti­za­ción de to­do el mun­do. Allí ten­drán la po­si­bi­li­dad de vi­si­tar los 150 ex­po­si­to­res de la mues­tra y par­ti­ci­par en ca­si 50 ta­lle­res y 10 com­pe­ti­cio­nes di­fe­ren­tes.

En­tre los cien­tos de char­las pro­gra­ma­das en el con­gre­so, se per­fi­la co­mo es­tre­lla la de Marc Rai­bert, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de Bos­ton Dy­na­mics, em­pre­sa ya fa­mo­sa en­tre el gran pú­bli­co por sus ví­deos, donde ve­mos a ro­bots reales ha­cien­do co­sas que has­ta aho­ra so­lo ha­bía­mos con­tem­pla­do en el ci­ne: ro­bots pe­rro abrien­do puer­tas o an­droi­des eje­cu­tan­do acro­ba­cias y dan­do

Prue­ban la es­ta­bi­li­dad de los ro­bots pe­rro em­pu­ján­do­los por la es­ca­le­ra o

po­nién­do­les zan­ca­di­llas

vol­te­re­tas so­bre sí mis­mos. Aun­que el as­pec­to más es­tre­me­ce­dor –y por el que real­men­te se han he­cho vi­ra­les los ví­deos de Bos­ton Dy­na­mics– es la empatía que po­de­mos lle­gar a sentir ha­cia sus ro­bots. La em­pre­sa nos mues­tra es­ce­nas donde se los em­pu­ja, se les po­ne la zan­ca­di­lla e incluso tro­pie­zan y caen por sí mis­mos. Tal es el gra­do de rea­lis­mo que lle­ga­mos a em­pa­ti­zar y sentir lás­ti­ma por es­tas má­qui­nas, so­me­ti­das a bull­ying por el bien del es­pec­tácu­lo. Marc nos con­ta­rá qué hay de­trás de to­do es­to.

Uber pro­ta­go­ni­za otra de las pre­sen­cias des­ta­ca­das en las se­sio­nes ple­na­rias del IROS, en es­te ca­so de la mano de Raquel Ur­ta­sun. Es­ta in­ge­nie­ra de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes pam­plo­ne­sa di­ri­ge ac­tual­men­te el Gru­po de Tec­no­lo­gías Avan­za­das de Uber en To­ron­to (Ca­na­dá), el úni­co

cen­tro de in­ves­ti­ga­ción fue­ra de EEUU donde la fir­ma in­ves­ti­ga so­bre co­ches au­tó­no­mos. Pa­ra Raquel, con la in­te­gra­ción de es­te ti­po de vehícu­los, “nues­tras ca­rre­te­ras se vol­ve­rán más se­gu­ras y es­ta­rán me­nos con­ges­tio­na­das, mien­tras que las zo­nas de apar­ca­mien­to se­rán re­con­ver­ti­das en par­ques y zo­nas de ocio”.

Vo­la­rás, vo­la­rás,...

En cuan­to a la zo­na de ex­po­si­to­res, en­con­tra­mos mar­cas co­no­ci­das y fá­cil­men­te re­co­no­ci­bles

den­tro del mun­do de la ro­bó­ti­ca, co­mo Bosch, LG, Hi­ta­chi o To­yo­ta. Pe­ro, jun­to a ellas, se ha­llan otras dos que des­pier­tan nues­tra cu­rio­si­dad con su pre­sen­cia.

Por un la­do, Ama­zon, cu­ya di­vi­sión de ro­bó­ti­ca par­ti­ci­pa en el con­gre­so a la bus­ca y cap­tu­ra de nue­vos ta­len­tos que quie­ran in­cor­po­rar­se al gru­po de lo­gís­ti­ca, donde fa­bri­can ro­bots y pro­gra­man apli­ca­cio­nes pa­ra op­ti­mi­zar la re­co­gi­da, re­par­to y dis­tri­bu­ción de sus pro­duc­tos.

Por otro, nos damos de bru­ces con Dis­ney Re­search, el gru­po de in­ves­ti­ga­ción e in­no­va­ción del gi­gan­te del ci­ne de ani­ma­ción. Cuan­do en­tra­mos en su es­pa­cio, nos fas­ci­na ver a Stick­man, un ro­bot acró­ba­ta es­ti­lo gim­na­sia de­por­ti­va, con la for­ma de un bra­zo ar­ti­cu­la­do. O su ban­co má­gi­co: al sen­tar­te en él, pue­des vi­vir una ex­pe­rien­cia de reali­dad vir­tual jun­to a otras per­so­nas. En el Ani­mal King­dom, tam­bién de Dis­ney, pue­des su­bir a un dra­gón, co­mo en la pe­lí­cu­la Ava­tar. Te po­nes unas ga­fas y... a vo­lar. Olor a mar, hier­ba fres­ca, el vien­to en la ca­ra y gotas de agua to­can­do la piel. Real­men­te Dis­ney ha con­se­gui­do que el ser hu­mano vue­le, y en IROS2018 va­mos a sa­ber có­mo.

Las com­pe­ti­cio­nes cons­ti­tu­yen otro de los atrac­ti­vos del con­gre­so. En una de las prue­bas se ele­gi­rá al ro­bot que me­jor ma­ni­pu­le un aba­ni­co. Se pre­mia su ve­lo­ci­dad al abrir­lo y ce­rrar­lo y, por su­pues­to, cuán­to ai­re nos pue­de dar. Hay tam­bién un con­cur­so de ro­bots que ha­cen ma­gia. Es­te ti­po de ‘tor­neos’ su­po­nen to­do un reto pa­ra los in­ge­nie­ros ro­bó­ti­cos, ya que sus crea­cio­nes de­ben ma­ni­pu­lar ob­je­tos pe­que­ños, mo­ver­se en fun­ción de dón­de se en­cuen­tra su acom­pa­ñan­te hu­mano e incluso re­co­no­cer las emo­cio­nes del pú­bli­co pa­ra cap­tar su aten­ción. O, me­jor di­cho, pa­ra dis­traer­los y con­se­guir des­pis­tar­los.

Sec­ción de ci­ne

En es­te con­tex­to, ha­re­mos tam­bién en­tre­ga de los pre­mios del ROS Film Fes­ti­val, pri­mer cer­ta­men in­ter­na­cio­nal de cor­to­me­tra­jes de ciencia fic­ción con ro­bots. Si en la pri­me­ra edi­ción re­ci­bi­mos 50 cor­tos, es­te año la par­ti­ci­pa­ción se ha acer­ca­do a los 200. En­tre ellos, ví­deos mu­si­ca­les, pro­yec­tos ex­pe­ri­men­ta­les, cor­tos de ani­ma­ción, cor­tos con ro­bots reales y, por su­pues­to, cor­tos con ro­bots de fic­ción. Y, ade­más, his­to­rias que, sin in­cluir nin­gún ro­bot o in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, sí que nos ha­blan del uso dis­tó­pi­co de las tec­no­lo­gías en el fu­tu­ro.

¿Qué cuen­tan?

Lo más ha­bi­tual es que los ar­gu­men­tos se cen­tren en la relación en­tre má­qui­nas y hu­ma­nos. Es el ca­so de Nat­han, na­ci­do en un lu­gar ar­ti­fi­cial y edu­ca­do des­de su nacimiento por un ro­bot, y de MIA: en un mun­do po­sa­po­ca­líp­ti­co, una jo­ven lle­ga a la puer­ta de Ray y se crea un víncu­lo que cues­tio­na los lí­mi­tes de la pro­pia na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

imedium, del di­rec­tor es­pa­ñol Alfonso García Ló­pez, es la apli- ca­ción que da nom­bre al cor­to y con la que, se­gún el di­rec­tor, po­dre­mos con­tac­tar con nues­tros se­res que­ri­dos en el más allá.

Es­to nos lle­va a otra de las in­quie­tu­des que se po­nen de ma­ni­fies­to en es­tas his­to­rias: có­mo pue­de ayu­dar­nos la tec­no­lo­gía a al­can­zar, de al­gu­na ma­ne­ra, la in­mor­ta­li­dad. Tan­to en imedium co­mo en Vi­ta 2.0 y Tes­se­ract con­se­gui­mos tras­la­dar nues­tra con­cien­cia a un uni­ver­so vir­tual, al es­ti­lo de Ghost in the Shell (sal­van­do las dis­tan­cias con es­ta obra maes­tra). El di­rec­tor fran­cés Hu­go Mo­reau plan­tea en Tes­se­ract una relación de pa­re­ja en la

“Ama­zon bus­ca ta­len­tos en IROS pa­ra

el equi­po que au­to­ma­ti­za sus re­par­tos”

que él ha per­di­do la vi­da (fí­si­ca) y su con­cien­cia que­da al­ma­ce­na­da en un or­de­na­dor. Al no po­der sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des sexuales de su es­po­sa, se pro­du­cen si­tua­cio­nes real­men­te ten­sas que po­nen en en­tre­di­cho el lí­mi­te en­tre la vi­da y la muer­te.

Otros ar­gu­men­tos que no de­ja­rán in­di­fe­ren­te a na­die se plan­tean des­de una pers­pec­ti­va pa­sa­da, con am­bien­ta­ción en el si­glo XIX. Blue Screen, his­to­ria con­ta­da con imá­ge­nes de épo­ca, nos na­rra los acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos y ma­ni­fes­ta­cio­nes que pro­ta­go­ni­za­ron los ro­bots pa­ra evi­tar ser ‘ac­tua­li­za­dos’. Con el mis­mo en­fo­que, pe­ro de es­ti­lo có­mi­co, la ita­lia­na N, que bien po­dría con­ver­tir­se en un clá­si­co del ci­ne mu­do, y la ru­sa Me­cha­ni­ka, otro de los que pu­di­mos ver en ex­clu­si­va. En es­te ca­so nos en­con­tra­mos a un gru­po de vie­jos cien­tí­fi­cos mien­tras ob­ser­van la crea­ción del más jo­ven de ellos: una atrac­ti­va cí­borg ca­paz incluso de en­to­nar una be­lla me­lo­día.

El pú­bli­co in­fan­til tam­bién ten­drá su es­pa­cio con his­to­rias de ani­ma­ción, có­mi­cas y en­ter­ne­ce­do­ras, co­mo la de Sac­ca­ge, un ro­bot re­co­ge­dor de ba­su­ra al que le cues­ta cum­plir su ob­je­ti­vo. Tam­bién, pa­ra los más pe­que­ños, The Ar­chi­vist pre­sen­ta un fu­tu­ro apo­ca­líp­ti­co en el que una ni­ña hu­ma­na co­no­ce a un vie­jo ro­bot que le enseña a leer y a es­cri­bir.

Por su­pues­to, los más acla­ma­dos gé­ne­ros ci­ne­ma­to­grá­fi­cos –los ro­man­ces y la ac­ción– cuen­tan tam­bién con un es­pa­cio pro­pio. En­tre los pri­me­ros nos de­can­ta­mos por The Lo­ver’s Inn, qui­zá por ser el úni­co cor­to­me­tra­je de los vi­sio­na­dos has­ta el mo­men­to que nos mues­tra re­la­cio­nes ín­ti­mas en­tre dos ‘en­ti­da­des’ del mis­mo gé­ne­ro. En cuan­to a los con­te­ni­dos bé­li­cos, nos gustaría des­ta­car el es­ta­dou­ni­den­se An­drok­ta­siai, pro­ta­go­ni­za­do por un ro­bot de combate que se re­plan­tea la iden­ti­dad de bue­nos y ma­los. Co­mo fiel sir­vien­te, en si­tua­cio­nes de gue­rra de­be ma­tar a quie­nes su due­ño con­si­de­ra ma­los. Pe­ro ¿y si en reali­dad lo es su crea­dor? ¿Y si re­sul­ta que los ma­los so­mos to­da la ra­za hu­ma­na?

El con­cep­to de fon­do, co­mo en la in­men­sa ma­yo­ría de las his­to­rias re­ci­bi­das, re­sal­ta la im­por­tan­cia de las emo­cio­nes en las fu­tu­ras re­la­cio­nes en­tre hu­ma­nos y má­qui­nas. Po­drás com­pro­bar­lo en el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal de Con­gre­sos de Madrid, du­ran­te la ga­la de pre­mios que se ce­le­bra­rá en IROS2018 el 4 de oc­tu­bre por la tar­de. Allí te es­pe­ra­mos.

SIÉNTATE en el Ban­co Má­gi­code Dis­ney y vi­ve la reali­dad vir­tual sin ne­ce­si­dad decas­cos o ga­fas.

DRO­NES EN DAN­ZA Una le­gión de dro­nes to­ma­ron el cie­lo de Áms­ter­dam el pa­sa­do agos­to en el es­pec­tácu­lo Fran­chi­se Free­dom, de los ar­tis­tas de Stu­dio Drift.

OTRO TI­PO DE AZAFATO En la feria ro­bó­ti­ca IROS, en­con­tra­rás asis­ten­tes no hu­ma­nos. Es­te es del año pa­sa­do.

EL FU­TU­RO DE UBER La em­pre­sa de trans­por­te privado es­tá apos­tan­do por el co­che au­tó­no­mo y pre­sen­ta­rá sus in­ves­ti­ga­cio­nes pun­te­ras pa­ra ha­cer­lo reali­dad, así co­mo sus es­tu­dios pa­ra per­fec­cio­nar la se­gu­ri­dad y el po­si­cio­na­mien­to.

AL QUE PE­RRO EL CA­RI­ÑO CO­GI­MOSde Bos­ton Spot­mi­niEl se hi­zo muy Dy­na­mics In­ter­net. fa­mo­so enIROS. Es­ta­rá en

LA RO­BOT ASE­SI­NA La pro­ta­go­nis­ta delcor­to ame­ri­cano An­drok­ta­siai es una má­qui­na de ma­tar y de ejer­cer jus­ti­ciaan­te la voz de su crea­dor. Pe­ro al­go no en­ca­ja y de­ci­dere­be­lar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.