Tor­tu­gas ba­jo vi­gi­lan­cia

Pen­sa­ron en co­lo­car­les glo­bos de he­lio ata­dos a la con­cha pa­ra no per­der­les la pis­ta. Hoy, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos ofre­cen un sis­te­ma me­nos de cuen­to pa­ra ob­ser­var día a día sus vidas en ries­go

Quo - - 10/18 CONTENIDOS - Tex­to: PILAR GIL VILLAR

La ciencia avan­za en el co­no­ci­mien­to de es­ta es­pe­cie gracias a so­fis­ti­ca­dos sis­te­mas de vi­gi­lan­cia. Atrás que­dó el se­gui­mien­to de las tor­tu­gas gracias a glo­bos de he­lio ata­do a sus con­chas.

Una tor­tu­ga ma­ri­na so­lo pa­sa el 1% de su vi­da en tie­rra. A par­tir del pri­mer con­tac­to con las olas, se con­vier­te en un gran misterio su­mer­gi­do, fis­go­nea­ble úni­ca­men­te des­de bar­cos o in­mer­sio­nes de bu­ceo. O du­ran­te las bre­ves es­tan­cias de las hem­bras po­ne­do­ras en sus pla­yas na­ta­les.

Al me­nos, así fue has­ta que en 1956 el her­pe­tó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Ar­chie Carr die­ra la voz de alar­ma en su li­bro The Wind­ward Road so­bre la ame­na­za que se cer­nía so­bre ellas: en aque­lla épo­ca, la so­bre­pes­ca por sus co­di­cia­das con­chas, pie­les, car­ne y hue­vos.

Ins­pi­ra­da en su obra, tres años más tar­de se fun­da­ba en Flo­ri­da la organización Sea Turtle Con­ser­vancy (STC), con una cla­ra mi­sión: investigar a es­tos ani­ma­les pa­ra po­der pro­te­ger­los. Pe­ro ¿có­mo se­guir­los en sus mi­gra­cio­nes? ¿Có­mo ob­ser­var­los mien­tras al­ter­na­ban frías pro­fun­di­da­des y cá­li­das zo­nas su­per­fi­cia­les pa­ra, co­mo bue­nos rep­ti­les, re­gu­lar así la temperatura de sus cuer­pos?

Las pri­me­ras téc­ni­cas in­clu­ye­ron pro­pues­tas tan pe­re­gri­nas co­mo atar­les a la con­cha glo­bos de he­lio naranjas y se­guir­las en bar­ca, re­la­ta Da­vid God­frey, di­rec­tor de la STC en los úl­ti­mos vein­te años. “Al­go im­pen­sa­ble hoy en día, por el gran ries­go de que se en­re­den en el hi­lo”, di­ce. Por suer­te, la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­nó y lle­ga­ron las eti­que­tas de mar­ca­je y, más tar­de, los trans­mi­so­res por sa­té­li­te.

Los ac­tua­les, pe­que­ños e hi­dro­di­ná­mi­cos, du­ran un par de años y emi­ten una se­ñal GPS de al­tí­si­ma fia­bi­li­dad des­de el ca­pa­ra­zón al que van fi­ja­dos. Y el ani­mal no su­fre, ya que esa par­te de su anato­mía no tie­ne ner­vios.

Pa­ra co­lo­car­los, eli­gen hem­bras de tor­tu­gas laúd (Der­mo­chelys co­ria­cea), las ma­yo­res del planeta, con has­ta dos me­tros de lon­gi­tud, y úni­ca­men­te de aque­llas en per­fec­to es­ta­do de sa­lud que ya ha­yan en­te­rra­do sus hue­vos. En la STC no tie­nen nada con­tra los ma­chos, pe­ro

hay que ir a atra­par­los en al­ta mar mien­tras bus­can ali­men­to. A me­nos, co­men­ta God­frey, que “al­guno ha­ya mon­ta­do a una hem­bra y aún con­ti­núe a su

gru­pa cuan­do es­ta lle­ga a la pla­ya”.

Tor­tu­gas de carreras

Gracias a los chi­va­ta­zos de sus sen­so­res va­mos sa­bien­do al­go más so­bre có­mo han fi­ja­do sus ru­tas es­tos rep­ti­les con unos 150 millones de años de exis­ten­cia. Des­de el Ca­ri­be, suelen as­cen­der por la costa es­te de EEUU, cru­zar el Atlán­ti­co y ba­jar fren­te al li­to­ral eu­ro­peo pa­ra lle­gar a Áfri­ca an­tes de re­gre­sar, al ca­bo de en­tre dos y tres años.

An­te los in­ves­ti­ga­do­res, su pe­ri­plo va di­bu­ján­do­se con múl­ti­ples ru­tas de pun­tos so­bre el ma­pa, una por na­ve­gan­te. La emo­ción del se­gui­mien­to en tiempo real les pa­re­ció un buen re­cla­mo pa­ra di­vul­gar su tra­ba­jo de con­ser­va­ción. Por eso es­ta­ble­cie­ron el Tour de las Tor­tu­gas, en el que re­trans­mi­ten los re­co­rri­dos de unas do­ce tor­tu­gas laúd du­ran­te tres me­ses en la web tour­de­turtles.org/. El pú­bli­co pue­de ele­gir una fa­vo­ri­ta e ir com­pro­ban­do su iti­ne­ra­rio. ‘Ga­nan’ los fans de la que re­co­rra una dis­tan­cia más lar­ga du­ran­te el pla­zo del con­cur­so. Pe­ro el año pa­sa­do en­con­tra­ron al­go más que di­ver­sión en el even­to. Una de las con­ten­dien­tes, Ma­ri­na, arran­có en Pa­na­má, pe­ro no si­guió la ru­ta ha­bi­tual: se que­dó sur­can­do las aguas del gol­fo de Mé­xi­co de un la­do a otro, guia­da por la pre­sen­cia de me­du­sas.

A par­tir de en­ton­ces, los in­ves­ti­ga­do­res de­tec­ta­ron a otras con­gé­ne­res con el mis­mo com­por­ta­mien­to y tu­vie­ron que ad­mi­tir una nueva ru­ta en los há­bi­tos mi­gra­to­rios de la es­pe­cie. Es más, gracias a la re­trans­mi­sión de al­gu­nos ma­chos, rea­li­za­ron un nue­vo des­cu­bri­mien­to.

De me­nor ta­ma­ño que las hem­bras –que han de lle­var los hue­vos y suelen via­jar más le­jos–, tie­nen destinos y há­bi­tats dis­tin­tos. Por eso, cuan­do quieren aparearse, de­ben per­se­guir­las en lar­gos tra­yec­tos has­ta donde es­tén. Sin em­bar­go, vie­ron que al­gu­nos sen­ci­lla­men­te se des­pla­zan a esas zo­nas del gol­fo de Mé­xi­co y las es­pe­ran allí. “Eso no lo sa­bía­mos has­ta que no em­pe­za­mos la mo­ni­to­ri­za­ción por sa­té­li­te”, cuen­ta el bio­ló­go du­ran­te la entrevista en el zoo de Londres, con oca­sión del acuer­do de pa­tro­ci­nio en­tre su organización y la mar­ca sui­za de relojes Cer­ti­na, que tam­bién ha­bía apa­dri­na­do a la tor­tu­ga Ma­ri­na.

La in­cur­sión ca­ri­be­ña de es­ta tor­tu­ga y sus co­le­gas ha pues­to de ma­ni­fies­to ade­más que el ver­ti­do de la pla­ta­for­ma Deep­wa­ter Ho­ri­zon ha re­sul­ta­do mu­cho más per­ni­cio­sa pa­ra las laúd de lo que se creía.

Ni­ñas de 30 años

La mo­ni­to­ri­za­ción por sa­té­li­te tam­bién es­tá con­tri­bu­yen­do a re­sol­ver una gran in­cóg­ni­ta so­bre es­tos ani­ma­les. Aun­que se sa­be que vi­ven más de cien años, no se co­no­ce un ras­go anató­mi­co pa­ra cal­cu­lar fá­cil­men­te la edad de un ejem­plar. Aho­ra, una vez eti­que­ta­das, se pue­de de­ter­mi­nar el rit­mo de cre­ci­mien­to y de­ri­var la edad del ta­ma­ño, que con­ti­núa au­men­tan­do a lo lar­go de to­da la vi­da. En ellas, la ta­lla es independiente de la ma­du­rez sexual, que no lle­ga has­ta los 30 años, más o me­nos.

Es di­fí­cil ver un ma­cho,

a me­nos que ha­ya mon­ta­do a una hem­bra y si­ga ahí cuan­do ella lle­ga a

la pla­ya

Por eso re­sul­ta tan di­fí­cil re­em­pla­zar a los ejemplares que des­apa­re­cen y res­tau­rar po­bla­cio­nes mer­ma­das. Al­go con be­ne­fi­cios pa­ra mu­chos se­res vi­vos.

Ca­da una, su me­nú

Es­tas par­si­mo­nio­sas cria­tu­ras pre­si­den la pi­rá­mi­de ali­men­ti­cia de to­dos sus eco­sis­te­mas y su pre­sen­cia nos ha­bla del es­ta­do de sa­lud de los mis­mos.

Ca­da es­pe­cie es­tá fo­ca­li­za­da en un ti­po de ali­men­to. Las laúd ca­si ex­clu­si­va­men­te en me­du­sas, que for­man pla­gas si ellas fal­tan. Las ver­des (Che­lo­nia my­das), lle­van una die­ta ve­ge­ta­ria­na de al­gas y plan­tas de pra­de­ras ma­ri­nas. Al mor­dis­quear es­tas a di­fe­ren­tes al­tu­ras, crean in­vo­lun­ta­ria­men­te há­bi­tats va­ria­dos pa­ra dis­tin­tos ti­pos de or­ga­nis­mos. Las de ca­rey (Eret­mo­chelys im­bri­ca­ta), por su par­te, man­tie­nen en ja­que a las es­pon­jas y les im­pi­den in­va­dir los arre­ci­fes de co­ral.

Pe­ro su im­por­tan­cia eco­ló­gi­ca no ter­mi­na ahí. Ha­bi­tual­men­te el flu­jo de nu­trien­tes via­ja de la tie­rra al mar, y las tor­tu­gas “son el úni­co ani­mal ma­rino de buen ta­ma­ño que de­vuel­ve los nu­trien­tes del mar di­rec­ta­men­te a tie­rra. De he­cho, ca­van un agu­je­ro y los en­tie­rran en él [en for­ma de hue­vos]. Cuan­do las crías sa­len, sir­ven de ali­men­to a ma­mí­fe­ros, can­gre­jos, aves, y tam­bién a las hier­bas y ma­to­rra­les que man­tie­nen sa­nas las du­nas”, acla­ra el bió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se. “Por eso, si las pro­te­ges a ellas es­tás con­tri­bu­yen­do a pro­te­ger to­dos esos há­bi­tats”. Y vi­ce­ver­sa. Al eterno pe­li­gro de los de­pre­da­do­res, se han uni­do los de­ri­va­dos de la ‘in­va­sión hu­ma­na’ a los que no han te­ni­do tiempo de adap­tar­se: pla­yas edi­fi­ca­das y con trá­fi­co de vehícu­los, ilu­mi­na­ción cos­te­ra, cap­tu­ra ile­gal, aci­di­fi­ca­ción del océano, re­des de pes­ca en las que que­dan atra­pa­das o la con­ta­mi­na­ción plás­ti­ca. Úl­ti­ma­men­te es­tán es­tu­dian­do una re­per­cu­sión di­rec­ta del ca­len­ta­mien­to global. Lo que de­ter­mi­na el sexo de una tor­tu­ga es la temperatura, y en las pla­yas de to­do el planeta ca­si so­lo es­tán sa­lien­do hem­bras de los ni­dos. Aún no sa­ben qué pro­ble­mas aca­rrea­rá es­to o có­mo abor­dar­los. De nue­vo, les ayu­dan sen­so­res que co­lo­can al fon­do del ni­do y, al pasar jun­to a es­te, en­vían to­dos los da­tos a un lec­tor de mano. Pe­ro los da­tos no bas­tan.

“Pue­des es­cri­bir to­dos los ar­tícu­los que quieras”, ase­gu­ra God­frey. “Eso so­lo no va a cambiar nada. Tie­nes que sen­tar­te con un le­gis­la­dor y ha­cer­le com­pren­der có­mo ac­tuar pa­ra pro­te­ger un há­bi­tat”. Y ellos tam­bién se sien­tan.q

AL RES­PLAN­DOR. Las crías y las hem­bras ya desova­das en­cuen­tran el mar por el res­plan­dor del ho­ri­zon­te. La ilu­mi­na­ción cos­te­ra es una tram­pa mor­tal pa­ra ellas.

A SU HO­RA.La mar­ca Cer­ti­na ha ini­cia­do un pa­tro­ci­nio a la organización Sea Turtle Con­ser­vancy. Lo ce­le­bra con la edi­ción especial Sea Turtle de su re­loj de bu­ceo Cer­ti­na DS Action.

BAN­QUE­TE XL. Las me­du­sas no con­tie­nen de­ma­sia­dos nu­trien­tes. Por eso, una tor­tu­ga laúd de­be con­su­mir al día el equi­va­len­te a su pe­so, más de 600 ki­los.

Océano Pa­cí­fi­coEEUUPa­na­má Océano Atlán­ti­co RE­FU­GIO CA­RI­BE­ÑO. Gracias a los trans­mi­so­res de sa­té­li­te, se des­cu­brió que al­gu­nas tor­tu­gas no as­cien­den por la costa de EEUU, ni cru­zan el Atlán­ti­co. Su mi­gra­ción se li­mi­ta al gol­fo de Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.