La ba­ta­lla de­fi­ni­ti­va

Quo - - 11/18 CONTENIDOS - Jor­ge Al­cal­de @jo­ral­cal­de

DE QUÉ MU­RIÓ X? (NO SA­BE­MOS SU NOM­BRE y au­que lo su­pié­ra­mos no lo des­ve­la­ría­mos). X era una mu­jer jo­ven que acu­dió a su mé­di­co en Gi­ro­na con un avan­za­do cán­cer de ma­ma. Ofi­cial­men­te, X mu­rió un par de se­ma­nas des­pués a cau­sa de la me­tás­ta­sis. Pe­ro su doc­tor ha he­cho pú­bli­co al­gún da­to más es­tre­me­ce­dor. La jo­ven ha­bía aban­do­na­do la qui­mio­te­ra­pia y se ha­bía pues­to en ma­nos de un cu­ran­de­ro. Uti­li­za­ron con ella va­rias su­pues­tas te­ra­pias no cien­tí­fi­cas, y el cán­cer se ex­ten­dió por to­do el cuer­po. Cuan­do X ob­ser­va­ba el do­lo­ro­so abul­ta­mien­to de los tu­mo­res su cu­ran­de­ro la tran­qui­li­za­ba: “Eso es bueno; es que se es­tá oxi­ge­nan­do”. ¿De qué mu­rió X? X mu­rió de mie­do e in­cer­ti­dum­bre, mu­rió de ago­ta­mien­to, mu­rió de pa­vor y des­con­sue­lo an­te la du­re­za de la qui­mio, mu­rió de ga­nas de vi­vir y de ga­nas de huir. Mu­rió de la des­fa­cha­tez de un ven­de­dor de su­per­che­rías y de la ten­den­cia fie­ra­men­te hu­ma­na a aga­rrar­nos a un cla­vo ar­dien­do. Mu­rió, qui­zás, un po­co de fal­ta de ca­ri­ño por par­te de la me­di­ci­na clí­ni­ca y a ve­ces des­hu­ma­ni­za­da, de es­pe­rar de­ma­sia­do a un diag­nós­ti­co, de ver que a su al­re­de­dor la gen­te se mue­re de cán­cer. Pe­ro, so­bre to­do, mu­rió por­que no la in­for­ma­mos bien. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, las au­to­ri­da­des, los ve­ci­nos, el ami­go de la far­ma­cia. Por­que las fal­sas me­di­ci­nas es­tán en el pe­rió­di­co y en la te­le to­da­vía, y se ven­den en las far­ma­cias, to­da­vía. Y en al­gu­nas uni­ver­si­da­des to­da­vía se im­par­ten, y los mi­nis­te­rios las re­gu­lan to­da­vía con be­ne­vo­len­cia. X mu­rió por­que a la su­per­che­ría se­gui­mos sin dar­le la ba­ta­lla de­fi­ni­ti­va. ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.