MA­TA-HARI, PO­CAS EVI­DEN­CIAS

Las prue­bas con­tra Mar­ga­ret­he Ze­lle no se­rían hoy lo su­fi­cien­te­men­te con­clu­yen­tes pa­ra con­de­nar­la. La do­ble es­pía fue víc­ti­ma de fue­go cru­za­do

Quo - - IN -

MDo­cu­men­tos des­ve­la­dos con mo­ti­vo del cen­te­na­rio de su muer­te el año pa­sa­do su­gie­ren que fue una es­tra­ta­ge­ma ger­ma­na la que si­tuó a Ma­ta-hari, es­pía ho­lan­de­sa al ser­vi­cio de los alia­dos en la Gran Gue­rra, fren­te al pe­lo­tón de fu­si­la­mien­to. Des­con­fian­do de sus ser­vi­cios, los ale­ma­nes a los que ser­vía se en­via­ron un te­le­gra­ma in­terno sa­bien­do que iba a ser

in­ter­cep­ta­do por los ser­vi­cios se­cre­tos fran­ce­ses. En él, se da­ban de­ta­lles de un agen­te de­no­mi­na­do H21, sus da­tos ban­ca­rios, el nom­bre de la cria­da... Era di­fí­cil no de­du­cir que se tra­ta­ba de Mar­ga­ret­he Ze­lle, la más fa­mo­sa strip­per de la his­to­ria, mu­jer de ras­gos orien­ta­les y vi­da tor­tuo­sa. Los fran­ce­ses, in­mer­sos en uno de sus mo­men­tos más du­ros en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, en­con­tra­ron en es­ta mi­si­va la ex­cu­sa De be­lle­za exó­ti­ca, es­ta hi­ja de som­bre­re­ro uti­li­zó su sen­sua­li­dad pa­ra dis­fru­tar de un lu­jo­so ni­vel de vi­da. per­fec­ta pa­ra jus­ti­fi­car su de­bi­li­dad en la con­tien­da y la pér­di­da de vi­das hu­ma­nas. La do­ble es­pía fue acu­sa­da de pro­por­cio­nar in­for­ma­ción al enemi­go y de cau­sar la muer­te de mi­les de sol­da­dos fran­ce­ses.

Po­co con­tun­den­tes eran las prue­bas en su con­tra. Hoy ni si­quie­ra val­drían una con­de­na, pe­ro la po­pu­lar bai­la­ri­na, que creía que iba a ser res­ca­ta­da gra­cias al apo­yo de al­gu­nos de sus po­de­ro­sos aman­tes, se vio so­la y sin la pro­tec­ción de los que has­ta ese mo­men­to ha­bían man­te­ni­do su ele­va­do ni­vel de vi­da. A las pre­gun­tas que el fis­cal le hi­zo so­bre sus ga­nan­cias in­jus­ti­fi­ca­das, res­pon­dió: “¿Qué cul­pa ten­go yo de que hom­bres ri­cos se enamo­ren de mí y me quie­ran re­ga­lar su di­ne­ro?”. Su desen­vol­tu­ra le va­lió de po­co. Fue eje­cu­ta­da el 15 de oc­tu­bre de 1917 en Vin­cen­nes a los 41 años de edad.

Son mu­chas las le­yen­das que cir­cu­lan so­bre es­te úl­ti­mo epi­so­dio de su vi­da. Hay quien di­ce que ella mis­ma fue la que dio la or­den de dis­pa­rar, y tam­bién quien ase­gu­ra que du­ran­te su cau­ti­ve­rio in­ten­ta­ba se­du­cir a los guar­dia­nes que la cus­to­dia­ban pa­ra ob­te­ner su li­be­ra­ción.

Tras su fu­si­la­mien­to, el cuer­po de la es­pía más fa­mo­sa de la his­to­ria, de aque­lla que se­du­jo al po­der, fue en­tre­ga­do a la Es­cue­la de Me­di­ci­na de Pa­rís, mien­tras que su ca­be­za se pre­ser­vó en el Mu­seo de Ana­to­mía. Un in­ven­ta­rio rea­li­za­do ha­ce 21 años des­ve­ló que ha­bía des­apa­re­ci­do.

Ima­gen de la fi­cha po­li­cial de Mar­ga­ret­he Ze­llel el 13 de fe­bre­rode 1917, día de su de­ten­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.