Dos hí­bri­dos en ca­sa

Quo - - OUT -

un gru­po di­ri­gi­do por Svan­te Pää­bo, co­di­rec­tor del de­par­ta­men­to de Slon y pio­ne­ro de la pa­leo­ge­né­ti­ca, con­si­guió los de­ta­lles que pu­bli­ca­ron en Na­tu­re en agos­to. De­ni­so­va 11 se con­vir­tió en ce­le­bri­dad prehis­tó­ri­ca con el en­tra­ña­ble ape­la­ti­vo de Denny. Por­que se tra­ta­ba de una ni­ña (eso di­cen sus cro­mo­so­mas se­xua­les) que fa­lle­ció con al me­nos 13 años (eso di­ce la den­si­dad ósea). Has­ta ahí sus de­ta­lles per­so­na­les. El res­to de la in­for­ma­ción ata­ñe a quie­nes la en­gen­dra­ron. El ADN de las mi­to­con­drias –los cor­púscu­los que nu­tren de ener­gía a las cé­lu­las– so­lo se he­re­da de la ma­dre. En es­te ca­so re­ve­ló que Denny ha­bía te­ni­do una ma­dre nean­der­tal. La par­te de­ni­so­va­na que po­día con­tem­plar­se en el res­to del ge­no­ma de­bía de co­rres­pon­der, por tan­to, al pa­dre. Pa­ra ave­ri­guar­lo, los in­ves­ti­ga­do­res tu­vie­ron que com­pa­rar las se­cuen­cias ge­né­ti­cas de es­ta cria­tu­ra con las de otros tres in­di­vi­duos de la gran fa­mi­lia Ho­mo: un nean­der­tal y otro de­ni­so­vano –am­bos ha­lla­dos en la mis­ma cue­va– y un hu­mano ac­tual de la et­nia de ca­za­do­res re­co­lec­to­res mbu­ti, que vi­ven en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go. ¿Por qué al­guien hoy vi­vo?: pa­ra con­tar con un ge­no­ma sin las mez­clas ge­né­ti­cas a las que se so­me­tie­ron nues­tros an­ces­tros tras sa­lir de Áfri­ca. So­lo con las ca­rac­te­rís­ti­cas de los hu­ma­nos mo­der­nos.

El con­tras­te en­tre y unos y otros des­car­tó una po­si­bi­li­dad: que el cóc­tel en el ADN de la ni­ña se de­bie­ra a que sus dos pro­ge­ni­to­res fue­ran ya hí­bri­dos. Y se en­con­tra­ron con la sor­pre­sa de que, aun­que el pa­dre era ma­yo­ri­ta­ria­men­te de­ni­so­vano, un an­te­pa­sa­do su­yo –de en­tre 300 y 600 ge­ne­ra­cio­nes an­tes– tam­bién ha­bía te­ni­do un pro­ge­ni­tor (o pro­ge­ni­to­ra) nean­der­tal. Así pues, Denny prue­ba dos even­tos dis­tin­tos de mez­cla.

Pe­ro ¿po­drían sus pa­dres ha­ber es­ta­do em­pa­ren­ta­dos en­te sí vía nean­der­tal? Se­gu­ra­men­te no,

por­que su ma­dre es­tá ge­né­ti­ca­men­te más cer­ca de un es­pe­ci­men en­con­tra­do en una cue­va de Croa­cia que vi­vió ha­ce unos 55.000 años que de otro nean­der­tal que ha­bi­tó De­ni­so­va ha­ce 120.000, cu­yos res­tos ya­cie­ron a me­nos de un me­tro de los de la hí­bri­da. Al­go que no re­sul­ta ra­ro, te­nien­do en cuen­ta las fre­cuen­tes idas y ve­ni­das de los nean­der­ta­les por Eu­ra­sia. Se­gún ex­pli­can Slon y sus co­le­gas, pu­do ocu­rrir que la ma­dre de Denny pro­ce­die­ra de al­gu­na po­bla­ción que ha­bía lle­ga­do a Si­be­ria des­de Cen­troeu­ro­pa. O que al­gu­nos de los des­cen­dien­tes de es­tos gru­pos hi­cie­ran des­pués de la épo­ca de Denny el ca­mino de re­gre­so a Eu­ro­pa.

En el es­tu­dio se afir­ma que “los nean­der­ta­les y de­ni­so­va­nos se ha­bían se­pa­ra­do ha­ce más de 390.000 años”. Pe­ro has­ta su des­apa­ri­ción ha­ce unos 40.000 tu­vie­ron re­pe­ti­das oca­sio­nes de en­con­trar­se, in­clu­so en un mun­do es­ca­sí­si­ma­men­te po­bla­do, en el que, a juz­gar por los res­tos en­con­tra­dos, los nean­der­ta­les se asen­ta­ron pre­do­mi­nan­te­men­te en Eu­ro­pa, y los de­ni­so­va­nos pre­fi­rie­ron la ru­ta asiá­ti­ca. Pe­ro ¿quién era es­ta gen­te? Pues es el pri­mer gru­po hu­mano iden­ti­fi­ca­do por sus ge­nes y no por su ana­to­mía. Has­ta ellos, se en­con­tra­ban res­tos fó­si­les, y las ca­rac­te­rís­ti­cas de crá­neo, dien­tes, pel­vis, ma­nos o pies re­ve­la­ban si la es­pe­cie ya es­ta­ba cien­tí­fi­ca­men­te des­cri­ta o no. Las téc­ni­cas de se­cuen­cia­ción de ADN an­ti­guo hi­cie­ron po­si­ble un nue­vo mé­to­do de des­cu­bri­mien­to. Sus ha­llaz­gos se rea­li­zan en los la­bo­ra­to­rios y se van re­fren­dan­do a pos­te­rio­ri con el re­gis­tro fó­sil.

Así ocu­rrió cuan­do en el Max Planck de Leip­zig ex­tra­je­ron el ADN mi­to­con­drial de tres mo­la­res y un di­mi­nu­to frag­men­to de me­ñi­que des­en­te­rra­dos de la ga­le­ría es­te de De­ni­so­va en 2008. Dos años más tar­de, Pää­bo, su com­pa­ñe­ro Johan­nes Krau­se y Terry Brown, de la Uni­ver­si­dad de Mán­ches­ter (Reino Uni­do), anun­cia­ban en Na­tu­re que per­te­ne­cían a una es­pe­cie hu­ma­na des­co­no­ci­da, que de­bió de sa­lir de Áfri­ca ha­ce apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón de años. Ca­da res­to per­te­ne­cía a un in­di­vi­duo dis­tin­to, y el del me­ñi­que –des­ta­ca­do en el es­tu­dio– a una cria­tu­ra de en­tre 5 y 7 años.

Los in­te­rro­gan­tes que abría el anun­cio em­pe­za­ron a res­pon­der­se gra­cias a 10 mg de ADN nu­clear (más com­ple­to que el mi­to­con­drial) del me­ñi­que y a una nue­va téc­ni­ca de se­cuen­cia­ción desa­rro­lla­da por Mat­hias Me­yer. Con ella se su­po no so­lo que la pe­que­ña de­ni­so­va­na fue ni­ña. Tam­bién que tu­vo ojos, ca­be­llo y piel os­cu­ros. Era la pri­me­ra apro­xi­ma­ción al as­pec­to de su es­pe­cie. Se afi­nó la da­ta­ción pa­ra con­fir­mar que, si ella y uno de los

por­ta­do­res de las mue­las vi­vie­ron ha­ce más de 50.000 años, los otros ocu­pa­ron la tran­si­ta­da cue­va 65.000 an­tes.

Tam­bién que­dó cla­ro que no se ha­bían re­pro­du­ci­do úni­ca­men­te den­tro de los lí­mi­tes de su gru­po hu­mano. Por dos in­di­cios: por un la­do, su ge­no­ma con­te­nía va­gos res­tos de nean­der­tal, que in­di­ca­ban que “se ha­bían mez­cla­do con es­ta es­pe­cie al me­nos una vez”, di­ce el ar­tícu­lo, lo que con­ver­tía ya a Denny en una reali­dad anun­cia­da. Por otro, al com­pa­rar­los con per­so­nas vi­vas pa­ra es­ta­ble­cer sus di­fe­ren­cias ge­né­ti­cas se to­pa­ron tam­bién con si­mi­li­tu­des. Has­ta el 3% de los ac­tua­les ha­bi­tan­tes de Pa­púa Nue­va Gui­nea –en Ocea­nía– y una pro­por­ción me­nor de chi­nos de las et­nias han y dai tie­nen ge­nes de­ni­so­va­nos. Por tan­to, los lla­ma­dos ‘hu­ma­nos mo­der­nos’ que sa­lie­ron de Áfri­ca –y que darían lu­gar al Ho­mo sa­piens sa­piens que hoy pue­bla el pla­ne­ta– tam­bién tu­vie­ron sus es­car­ceos con el pue­blo de Denny. El he­cho de que esos apa­rea­mien­tos tu­vie­ran des­cen­den­cia po­ne en du­da la tra­di­cio­nal idea de que dos es­pe­cies dis­tin­tas no pue­den pro­crear. Ade­más de que se ha com­pro­ba­do que lo ha­cen si son lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca­nas, aún no es­tá cla­ro el gra­do de di­fe­ren­cia­ción de los de­ni­so­va­nos res­pec­to a otros pa­rien­tes. “Te­ne­mos aún muy po­ca in­for­ma­ción so­bre ellos”, pre­vie­ne An­to­nio Ro­sas. “No co­no­ce­mos su ana­to­mía. Sa­be­mos que son ge­né­ti­ca­men­te dis­tin­tos y que esa di­fe­ren­cia es fun­da­men­tal, pe­ro na­die tie­ne por aho­ra una res­pues­ta so­bre si ya se ha­bía pro­du­ci­do un pro­ce­so de es­pe­cia­ción o si son dos li­na­jes de la mis­ma. No hay un cri­te­rio só­li­do”.

El di­rec­tor de pa­leo­an­tro­po­lo­gía del Mu­seo Na­cio­nal de Cien­cias Na­tu­ra­les (MNCNCSIC) apun­ta a un sín­to­ma de es­ta in­de­fi­ni­ción. El gru­po ca­re­ce aún de de­no­mi­na­ción cien­tí­fi­ca, ya que el nom­bre de­ri­va­do de la cue­va tie­ne ca­rác­ter po­pu­lar.tam­po­co po­de­mos

EL PA­DRE DE DENNY TAM­BIÉN

TU­VO UN AN­TE­PA­SA­DO NEAN­DER­TAL EN­TRE 300 Y 600

GE­NE­RA­CIO­NES AN­TES

Los an­ti­guos po­bla­do­res de Amé­ri­ca, co­mo es­tos de Alas­ka(ha­ce unos 12.000 años) pro­ve­nían del es­te de Asia, don­de se ha de­tec­ta­do he­ren­cia de­ni­so­va­na. ¿Les lle­ga­ría a ellos tam­bién?

Crá­neo Sk­hul 5, co­rres­pon­dien­te a un hu­mano mo­derno con­tem­po­rá­neo de Denny. Vi­vió ha­ce unos 95.000 años en Orien­te Pró­xi­mo, en unas cue­vas al nor­te del ac­tual te­rri­to­rio is­rae­lí.

Pe­tra Kor­le­vic, ge­ne­tis­ta del Max Planck, ha ima­gi­na­do así la pri­me­ra in­fan­cia de Denny, aun­que no sa­be­mos si res­pon­dió a nues­tra idea de fa­mi­lia ideal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.