Es­pe­cies fan­tas­ma DE LOS DE­NI­SO­VA­NOS LA RE­SIS­TEN­CIA A LA AL­TI­TUD

Quo - - OUT -

he­rra­mien­tas bio­ló­gi­cas de su­per­vien­cia mu­cho más rá­pi­do que si ha de es­pe­rar a que la se­lec­ción na­tu­ral va­ya ayu­dán­do­la a gol­pe de mu­ta­ción be­ne­fi­cio­sa. Es­te fe­nó­meno, co­no­ci­do co­mo ‘in­tro­gre­sión adap­ta­ti­va’, pu­do dar­se en los hí­bri­dos de los de­ni­so­va­nos y sus he­re­de­ros.

Pe­ro siem­pre “hay una de cal y otra de are­na”, ase­gu­ra Ro­sas. “Ha­bría com­bi­na­cio­nes de des­cen­den­cia que no fue­ran via­bles, o lo fue­ran mu­cho me­nos”. El ge­ne­tis­ta de Har­vard Da­vid Reich pu­bli­có en Cu­rrent Bio­logy un es­tu­dio so­bre he­ren­cia nean­der­tal y de­ni­so­va­na en per­so­nas de hoy. Tam­bién ha­bla de los ge­nes que no se trans­mi­tie­ron, por­que se­gu­ra­men­te ha­brían aca­rrea­do pro­ble­mas de su­per­vi­ven­cia y adap­ta­ción a sus por­ta­do­res. “Hu­bo una se­lec­ción ne­ga­ti­va pa­ra eli­mi­nar sis­te­má­ti­ca­men­te la as­cen­den­cia de los hu­ma­nos mo­der­nos que po­día ha­ber re­sul­ta­do pro­ble­má­ti­ca”, afir­ma­ron.

Y la se­lec­ción na­tu­ral de­be de ha­ber es­ta­do ocu­pa­da en los úl­ti­mos cien­tos de mi­les de años, por­que las evi­den­cias de cru­ces van acu­mu­lán­do­se. El pri­me­ro que co­no­ci­mos fue el de un hu­mano mo­derno (bau­ti­za­do co­mo Oa­se 1), con un ta­ta­ra­bue­lo nean­der­tal –en­tre cua­tro y seis ge­ne­ra­cio­nes an­te­rior– que de­bió de vi­vir ha­ce unos 60.000 años en la ac­tual Croa­cia.

Y, ade­más de los men­cio­na­dos apa­rea­mien­tos de los de­ni­so­va­nos con nean­der­ta­les y hu­ma­nos mo­der­nos, tam­bién sa­be­mos que pro­ba­ble­men­te tam­bién tu­vie­ron des­cen­den­cia “con un ho­mi­nino ar­cai­co que se se­pa­ró de los an­ces­tros de los hu­ma­nos mo­der­nos ha­ce más de un mi­llón de años”, se­gún re­cuer­dan Slon y Pää­bo en su ar­tícu­lo so­bre Denny. Se tra­ta de una de las lla­ma­das ‘es­pe­cies fan­tas­ma’, por­que de­du­ci­mos su exis­ten­cia al es­tu­diar los fó­si­les de otras, pe­ro no he­mos des­cu­bier­to res­tos su­yos. Es­ta po­dría ha­ber de­ri­va­do del Ho­mo erec­tus y ha­ber de­ja­do Áfri­ca va­rios mi­llo­nes de años atrás pa­ra ter­mi­nar por ins­ta­lar­se en In­do­ne­sia ha­ce unos 100.000 años. In­clu­so po­drían ha­ber si­do pa­rien­tes de los Ho­mo flo­re­sien­sis, más co­no­ci­dos co­mo ‘hob­bits in­do­ne­sios’. Ha­brían es­ta­do en esa zo­na has­ta ha­ce unos 100.000 años.

Con­si­de­ran­do que he­mos ha­lla­do re­la­ti­va­men­te po­cos in­di­vi­duos de esos gru­pos que coin­ci­die­ron en el tiem­po, que so­lo se ha ex­traí­do ADN de un pu­ña­do y que aun así ya he­mos de­tec­ta­do va­rios ca­sos de hi­bri­da­ción, Svan­te Pää­bo ase­gu­ra que “pue­de que los nean­der­ta­les y de­ni­so­va­nos no tu­vie­ran mu­chas oca­sio­nes de en­con­trar­se, pe­ro cuan­do lo ha­cían de­bie­ron de apa­rear­se con fre­cuen­cia. Con mu­cha más de la que pen­sá­ba­mos has­ta aho­ra”. Al­go que, al fin y al ca­bo, tie­ne to­da su na­tu­ra­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.