EN LOS HUE­SOS

¿Di­rías que la co­chi­ni­lla, el fa­mo­so bi­cho bo­la, tie­ne es­que­le­to? Nos su­mer­gi­mos en un nue­vo li­bro con mi­ma­dí­si­mas ilus­tra­cio­nes y cu­rio­si­da­des so­bre la útil per­cha que sos­tie­ne a los ver­te­bra­dos

Quo - - IN - Tex­to: PI­LAR GIL VI­LLAR

Los pri­me­ros es­que­le­tos no fue­ron du­ros de roer: no eran de hue­so, sino de car­tí­la­go, y apa­re­cie­ron cuan­do la vi­da lle­va­ba ya unos 460 mi­llo­nes de años adop­tan­do nue­vas for­mas en el pla­ne­ta. Por en­ton­ces, siem­pre en el agua. Fue­ron unas pe­que­ñas gam­bas las que, ha­ce 540 mi­llo­nes de años, los desa­rro­lla­ron por el ex­te­rior de sus cuer­pos, a mo­do de ca­pa­ra­zo­nes pro­tec­to­res.

El di­se­ño de co­lum­na ver­te­bral in­ter­na lle­ga­ría más tar­de pa­ra su­je­tar el cuer­po de los pe­ces. De en­ton­ces a nues­tros días ese ar­ma­zón bá­si­co ha ido trans­for­mán­do­se pa­ra ayu­dar a los se­res vi­vos a con­quis­tar ca­da vez más en­tor­nos. Gra­cias a él nos er­gui­mos desafian­do a la gra­ve­dad, pe­ro tam­bién per­ci­bi­mos los so­ni­dos que ha­cen vi­brar el ai­re, y an­clar a con­cien­cia los afi­la­dos dien­tes que tri­tu­ran los ali­men­tos. Las va­ria­cio­nes en la for­ma se fue­ron alian­do con las de den­si­dad: la li­ge­re­za ayu­dó a las pri­me­ras aves a al­zar el vue­lo. La his­to­ria de los ver­te­bra­dos fue así acu­mu­lan­do da­tos y cu­rio­si­da­des que los fran­ce­ses Hen­ri Cap, Rap­haël Mar­tin y Re­naud Vi­gourt han de­ci­di­do re­unir con hu­mor y mu­cho ar­te en el li­bro ¿De quién es es­te es­que­le­to? Con jue­gos vi­sua­les y adi­vi­nan­zas rea­li­zan una gran re­vi­sión a los hue­sos, su ori­gen, sus fun­cio­nes y sus ‘com­ple­men­tos’: dien­tes, cuer­nos,

es­pi­nas, pin­zas o car­tí­la­go. En sus pá­gi­nas apren­de­re­mos có­mo los du­ros hue­sos se re­ge­ne­ran so­los (siem­pre que los fi­je­mos bien) y có­mo su blan­do in­te­rior sir­ve de fá­bri­ca pa­ra los gló­bu­los ro­jos de la san­gre.

Su ma­te­rial, que tar­da unos mil años en em­pe­zar a fo­si­li­zar­se, pre­sen­ta una den­si­dad ma­yor en las la­ti­tu­des frías, pe­ro aún así pue­de pro­te­ger con efi­ca­cia ór­ga­nos de­li­ca­dos co­mo el ce­re­bro, el co­ra­zón o los pul­mo­nes. Bas­ta pen­sar en las cos­ti­llas o el crá­neo pa­ra com­pren­der­lo, pe­ro tam­bién en las pla­cas ar­ti­cu­la­das que cons­ti­tu­yen el exoes­que­le­to de in­sec­tos, ara­ñas o es­cor­pio­nes. Con una com­po­si­ción quí­mi­ca dis­tin­ta a la ósea, al­gu­nos re­sul­tan ex­tre­ma­da­men­te ver­sá­ti­les, co­mo el de la co­chi­ni­lla, que se con­vier­te en bo­la an­te cual­quier sus­to. A otros no los iden­ti­fi­ca­ría­mos co­mo es­que­le­tos en una pri­me­ra pen­sa­da, aun­que lo son: las na­ca­ra­das con­chas de las os­tra o el co­fre ca­si es­fé­ri­co del eri­zo de mar.

Esa va­rie­dad de di­se­ños per­mi­te sal­tar, co­rrer, tre­par, na­dar en nu­me­ro­sos es­ti­los adap­ta­dos a ca­da en­torno. Pa­ra sa­ber có­mo lo con­si­guen, ten­drás que bu­cear el li­bro.

LAS NA­CA­RA­DAS CON­CHAS DE LAS OS­TRAS O EL CO­FRE DEL ERI­ZO DE MAR

TAM­BIÉN SON ES­QUE­LE­TOS

A PRUE­BA DE ACRO­BA­CIAS. El ca­ma­león ve­la­do se su­je­ta a pe­que­ñas ra­mas con sus ga­rras y co­la, pe­ro tam­bién an­da ir­guien­do las pa­tas y apla­nan­do los pies.

CU­RIO­SI­DA­DES Y FAN­TÁS­TI­COS DI­BU­JOS re­co­pi­la­das por el zoó­lo­go Hen­ri Cap, el es­cri­tor Rap­häel Mar­tin y el ilus­tra­dor Re­naud Vi­gourt. Pu­bli­ca­do por Li­brooks en su co­lec­ción Ima­gi­na.

PESADÍSIMA Con 200 to­ne­la­das, la ba­lle­na azul rei­na en la ba­lan­za de los ver­te­bra­dos. Sus dos ale­tas an­te­rio­res tie­nen hue­sos, pe­ro la cau­dal y la dor­sal son de piel.

EL MA­YORVO­LA­DOR que ha exis­ti­do, el Quet­zal­coatlus, vi­vió ha­ce ca­si 100 mi­llo­nes de años. Susalas de piel (12 me­tros de en­ver­ga­du­ra). se su­je­ta­ban a un lar­go de­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.