EL HOM­BRE QUE NO PUE­DE IMA­GI­NAR

Quo - - IN - Tex­to: MA­RIAN BE­NI­TO

Fergus es un in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co in­ca­paz de vi­sua­li­zar imá­ge­nes en su men­te. Igual que él, un 2% de la po­bla­ción ca­re­ce de fan­ta­sía sin sa­ber­lo. La cien­cia em­pie­za aho­ra a in­da­gar es­te fe­nó­meno tan in­só­li­to y bus­ca can­di­da­tos afan­tás­ti­cos. Hay quien lo es sin sa­ber­lo

Fergus Reig se sin­tió ali­via­do cuan­do su­po que al­guien ha­bía pues­to nom­bre a lo que le pa­sa­ba: afan­ta­sía, una ra­re­za –que no en­fer­me­dad– que le im­pi­de re­cor­dar el olor del cés­ped re­cién cor­ta­do o cual­quier otro aro­ma que en­ri­quez­ca su per­cep­ción del mun­do, co­mo aque­lla mag­da­le­na mo­ja­da en té que evo­ca­ba en Proust un re­cuer­do de­ta­lla­do de la ca­sa de su tía. Tam­po­co pue­de ima­gi­nar la lu­na que bri­lla en el mar o una nu­be blan­ca. Ni si­quie­ra su pro­pio ros­tro. No fan­ta­sea. Y si lo in­ten­ta, la sen­sa­ción es de ab­so­lu­ta ce­gue­ra. Es de­cir, su me­mo­ria no al­ma­ce­na ni una so­la ima­gen, un sa­bor, una me­lo­día o una sim­ple fra­gan­cia que des­en­ca­de­ne en él, co­mo ocu­rre en los de­más, una ca­ta­ra­ta de emo­cio­nes.

Su ce­re­bro, sin em­bar­go, es bri­llan­te. Tra­ba­ja co­mo in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co en Za­ra­go­za, en el Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas (CSIC), y ha em­pren­di­do im­por­tan­tes pro­yec­tos. Fue un es­tu­dian­te de 10, ex­cep­to en Geo­gra­fía, al­go que él acha­ca a esa im­po­si­bi­li­dad de vi­sua­li­zar en su ca­be­za un ma­pa, una ciu­dad o in­clu­so su ba­rrio. “An­tes de sa­ber que era afan­tás­ti­co, ca­da vez que pre­gun­ta­ba có­mo ir a un lu­gar te­nía la sen­sa­ción de que me es­ta­ban to­man­do el pe­lo. Me in­di­ca­ban de­re­cha, iz­quier­da, lí­nea rec­ta o ro­ton­da... Pe­ro no en­ten­día na­da”. Has­ta que un día le­yó una no­ti­cia so­bre la in­ves­ti­ga­ción que es­ta­ba lle­van­do a ca­bo el neu­ró­lo­go bri­tá­ni­co Adam Ze­man en su la­bo­ra­to­rio de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter (Reino Uni­do). Es­te doc­tor des­cu­brió tal pe­cu­lia­ri­dad de un mo­do ca­sual cuan­do le lle­gó, en 2003, el pa­cien­te ce­ro, un hom­bre de 65 años al que lla­mó MX pa­ra pre­ser­var su iden­ti­dad. Tras una an­gio­plas­tia co­ro­na­ria, ha­bía per­dió la ca­pa­ci­dad de for­mar imá­ge­nes en su men­te. Ze­man es­ca­neó su ce­re­bro mien­tras le mos­tra­ba fo­tos de per­so­nas, en­tre ellas la del ex­pri­mer mi­nis­tro Tony Blair. Co­mo era de es­pe­rar, las áreas vi­sua­les si­tua­das en la par­te pos­te­rior del ce­re­bro se ilu­mi­na­ron si­guien­do los pa­tro­nes pre­vis­tos. Sin em­bar­go, cuan­do se le pi­dió a MX que ima­gi­na­ra el ros­tro de Blair, esas áreas per­ma­ne­cie­ron apa­ga­das: no pu­do ac­ti­var esos cir­cui­tos vi­sua­les vo­lun­ta­ria­men­te. Veía con nor­ma­li­dad, pe­ro su ojo men­tal ha­bía que­da­do cie­go. Pa­ra Ze­man era un ca­so in­só­li­to. Y qui­so sa­ber más. Le so­me­tió a una gran va­rie­dad de exá­me­nes y aná­li­sis pa­ra po­ner a prue­ba su ima­gi­na­ción vi­sual. Po­día res­pon­der, por ejem­plo, que el ver­de de los pi­nos es más os­cu­ro que la hier­ba, pe­ro sin usar imá­ge­nes en su men­te pa­ra com­pa­rar am­bas to­na­li­da­des.

MX, el pa­cien­te ce­ro

El neu­ró­lo­go de Exe­ter no en­con­tró li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca que ayu­da­se. Tan so­lo una men­ción del na­tu­ra­lis­ta bri­tá­ni­co Fran­cis Gal­ton en 1880, quien con­tó con asom­bro có­mo al pe­dir a cien hom­bres que ha­bla­ran so­bre su me­sa de desa­yuno ha­bi­tual, do­ce de ellos se mos­tra­ron in­ca­pa­ces de re­crear en su men­te ni si­quie­ra un bos­que­jo de es­te mue­ble tan co­ti­diano en su vi­da. Des­de en­ton­ces, ha ha­bi­do más in­ves­ti­ga­do­res que han in­for­ma­do de per­so­nas con es­ta mis­ma ca­rac­te­rís­ti­ca, pe­ro sus con­clu­sio­nes han si­do muy pre­ca­rias y frag­men­ta­rias. En 2010, Ze­man y su equi­po pu­bli­ca­ron el pri­mer es­tu­dio so­bre el ex­tra­ño ca­so de MX en la re­vis­ta Dis­co­very y du­ran­te los me­ses si­guien­tes más de vein­te per­so­nas se pu­sie­ron en con­tac­to con él pa­ra re­la­tar­le una ex­pe­rien­cia si­mi­lar. La ma­yo­ría con­ta­ban que su me­mo­ria grá­fi­ca era muy po­bre, pe­ro su

SU ME­MO­RIA NO AL­MA­CE­NA NI UNA SO IMA­GEN, SA­BOR U OLOR, PE­RO SU CE­RE­BRO ES BRIL NTE

pen­sa­mien­to abs­trac­to es­ta­ba bien desa­rro­lla­do. Ca­si to­dos sa­bían lo que era vi­sua­li­zar en sue­ños, pe­ro no po­dían ha­cer­lo de­li­be­ra­da­men­te.

Una ce­gue­ra in­só­li­ta

En 2015 pre­sen­tó sus nue­vos ha­llaz­gos en la re­vis­ta Cor­tex y fue ahí don­de él y su equi­po acu­ña­ron el tér­mino ‘ap­han­ta­sia’. La re­per­cu­sión del ar­tícu­lo hi­zo que más de un mi­llar de per­so­nas con­tac­ta­ran con el doc­tor Ze­man pa­ra dar cuen­ta de su ca­so. “Con una mues­tra tan gran­de, em­pe­za­ron a emer­ger al­gu­nos pa­tro­nes. Por ejem­plo, vi­mos que un gran por­cen­ta­je in­for­ma­ba tam­bién de hiperfantasía

[el otro ex­tre­mo de la ima­gi­na­ción] o de pro­ble­mas con el re­co­no­ci­mien­to fa­cial o prosopagnosia”, nos ex­pli­ca des­de su des­pa­cho en Exe­ter.

Oli­ver Sacks, el neu­ró­lo­go que des­mi­ti­fi­có mu­chos tras­tor­nos a tra­vés de los in­di­vi­duos de sus li­bros, ba­sa­dos en sus pa­cien­tes, ha­bla­ba de es­te ti­po de ce­gue­ra fa­cial que im­pi­de re­cor­dar ros­tros. El más ca­ris­má­ti­co fue el doc­tor P., un hom­bre cu­yo ce­re­bro ha­bía per­di­do la ca­pa­ci­dad de des­ci­frar lo que veían sus ojos y aca­bó con­fun­dien­do a su mu­jer con un som­bre­ro. En va­rias oca­sio­nes tu­vo que dis­cul­par­se por tro­pe­zar con un hom­bre gran­de y bar­bu­do sin dar­se cuen­ta de que era él mis­mo re­fle­ja­do en un es­pe­jo.

Aho­ra, Ze­man si­gue la re­gla de oro de Sacks: es­cu­char siem­pre al pa­cien­te. Le in­tere­sa es­tu­diar si la ca­ren­cia de ojo men­tal cur­sa con otra ano­ma­lía re­la­cio­na­da con la vi­sua­li­za­ción o con al­gún epi­so­dio ce­re­bro­vas­cu­lar, qué ma­ti­ces hay den­tro de la afan­ta­sía y có­mo fun­cio­na el ce­re­bro en es­tas per­so­nas. La di­fu­sión de sus es­tu­dios es­tá ayu­dan­do a mi­les de per­so­nas que, co­mo cuen­ta Fergus, ni sos­pe­cha­ban que

el ser hu­mano, ade­más de ver con los ojos, veía tam­bién con el ce­re­bro, es de­cir, con la ima­gi­na­ción. “La no­ti­cia”, cuen­ta es­te in­ge­nie­ro, “al­te­ró la per­cep­ción del mun­do que me ro­dea. Has­ta en­ton­ces no sa­bía que la ma­yo­ría de la gen­te ima­gi­na o re­cuer­da de un mo­do vi­sual. Yo pien­so en pa­la­bras, con­cep­tos o nú­me­ros, pe­ro sin re­crear na­da. En­ton­ces pre­gun­té a va­rias per­so­nas y me con­fir­ma­ron que ellas sí eran ca­pa­ces de ge­ne­rar imá­ge­nes en su men­te”. De re­pen­te, en­ten­dió que eso de con­tar ove­jas an­tes de dor­mir no so­lo con­sis­tía en nu­me­rar del 1 al 10 o por qué al­gu­na gen­te es rea­cia a ha­blar de al­go re­pug­nan­te mien­tras co­me o có­mo al­guien pue­de de­cir cuan­do co­no­ce a una per­so­na que la ha­bía ima­gi­na­do de otra ma­ne­ra.

Otro de los pa­cien­tes de Ze­man, el ca­na­dien­se Tom Ebe­yer, se dio cuen­ta a los 21 años. Así re­la­ta su im­pac­to emo­cio­nal al sa­ber­se afan­tás­ti­co: “Em­pe­cé a sen­tir­me ais­la­do. En­ton­ces fui cons­cien­te de lo que me es­ta­ba per­dien­do: el re­cuer­do de ex­pe­rien­cias, el aro­ma de una flor o la voz de un ser que­ri­do”. En 2016 el neu­ró­lo­go ya su­ma­ba tes­ti­mo­nios de 10.000 per­so­nas, unas con afan­ta­sía, otras con hiperfantasía. “El aná­li­sis fi­nal de es­ta gran can­ti­dad de da­tos lle­va­rá un tiem­po, pe­ro ya hay pis­tas. La pri­me­ra es que la in­ca­pa­ci­dad de vi­sua­li­zar no im­pi­de una vi­da ri­ca, crea­ti­va y sa­tis­fac­to­ria, aun­que di­fe­ren­te”, anun­cia. De he­cho, mu­chos de sus pa­cien­tes tra­ba­jan con éxi­to en pro­fe­sio­nes crea­ti­vas, co­mo ar­tis­tas, ar­qui­tec­tos y cien­tí­fi­cos, lo que le ha lle­va­do a em­pren­der un pro­yec­to fi­nan­cia­do por el Con­se­jo de In­ves­ti­ga­ción de Ar­tes y Humanidades. Así lo en­tien­de Fergus: “Re­cor­dar no es re­pro­du­cir, sino más bien re­cons­truir. La afan­ta­sía obli­ga a cons­truir el mun­do y el mo­do de re­la­cio­nar­se con el en­torno de acuer­do con mis pro­pios tér­mi­nos o li­mi­ta­cio­nes, igual que lo ha­ría un in­vi­den­te o una per­so­na au­tis­ta. No de­jo de te­ner una vi­da in­tere­san­te y ple­na”.

Un pa­trón más que es­tá ob­ser­van­do Ze­man en al­gu­nas de es­tas per­so­nas (no mu­chas) es la aso­cia­ción con un tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta o con una me­mo­ria au­to­bio­grá­fi­ca po­co pro­fu­sa, lo que le lle­va a la idea de que la afan­ta­sía se pre­sen­ta con un sin­fín de ma­ti­ces y ran­gos. Je­sús Por­ta, neu­ró­lo­go del Hos­pi­tal Clí­ni­co San Car­los de Ma­drid, in­di­ca que, aun­que se des­co­no­cen las cau­sas, la ma­yo­ría tie­nen un ori­gen ge­né­ti­co y se sa­be que la afan­ta­sía no es­tá in­clui­da en nin­gún sín­dro­me. A uno de sus pa­cien­tes le so­bre­vino des­pués de su­frir un ic­tus, que le de­jó co­mo se­cue­la la in­ca­pa­ci­dad de ima­gi­nar. “Con un en­tre­na­mien­to ade­cua­do, a los seis me­ses se le co­rri­gió. El ce­re­bro pu­do re­cons­truir las co­ne­xio­nes da­ña­das por el ac­ci­den­te”. Su his­to­rial es pa­re­ci­do al de MX, el pa­cien­te ce­ro, hoy ya to­tal­men­te re­cu­pe­ra­do. El in­ci­den­te des­per­tó su cu­rio­si­dad y es­ta­ría dis­pues­to a in­da­gar e ini­ciar una in­ves­ti­ga­ción si­mi­lar a la de la Uni­ver­si­dad de Exe­ter. Pa­ra arran­car ne­ce­si­ta­ría una mues­tra de al me­nos diez per­so­nas afan­tás­ti­cas. “No des­car­to que sea uno de esos tras­tor­nos que aca­ban re­ve­lan­do otras ca­pa­ci­da­des o for­mas de ex­pre­sión que ni si­quie­ra se sos­pe­chan”.

¿In­tri­gan­te? Sí. ¿Pro­ble­má­ti­co? No

Los neu­ró­lo­gos sos­pe­chan que po­dría tra­tar­se de una fa­lla en el hi­po­cam­po, que es don­de se guar­dan imá­ge­nes, sa­bo­res, so­ni­dos y olo­res. La in­for­ma­ción re­la­cio­na­da con el tac­to, la au­di­ción y la vi­sión lle­ga a la cor­te­za ce­re­bral, mien­tras que la in­for­ma­ción de los sen­ti­dos del gus­to y del ol­fa­to lle­gan de ma­ne­ra es­pe­cial al sis­te­ma lím­bi­co, que desem­pe­ña una fun­ción des­ta­ca­da

“La afan­ta­sía me obli­ga a cons­truir el mun­do y las re­la­cio­nes de acuer­do con mis pro­pios tér­mi­nos o li­mi­ta­cio­nes”

“NO DES­CAR­TO QUE SEA UNO DE ESOS TRAS­TOR­NOS QUE ACA­BAN REVE NDO OTRAS CA­PA­CI­DA­DES O EX­PRE­SIO­NES IN­SOS­PE­CHA­DAS”

en las con­duc­tas y emo­cio­nes. Ze­man es­ti­ma que el 2% de la po­bla­ción es afan­tás­ti­ca e in­vi­ta a to­dos ellos a im­pli­car­se en sus in­ves­ti­ga­cio­nes. “Los co­rreos elec­tró­ni­cos”, anun­cia”, su­pe­ran ya los 11.000 y más de 2.000 han com­ple­ta­do el cues­tio­na­rio. La nue­va neu­ro­cien­cia es­tá em­pe­zan­do a de­li­near las di­fe­ren­tes re­des que in­ter­vie­nen en la vi­sua­li­za­ción de imá­ge­nes, aso­cia­das con la vi­sión, la me­mo­ria, los mo­vi­mien­tos ocu­la­res, la aten­ción y el con­trol eje­cu­ti­vo. Pe­ro hay más re­gio­nes can­di­da­tas y la idea es avan­zar has­ta dar con las di­fe­ren­tes cau­sas, por lo que ne­ce­si­ta­re­mos aún un nú­me­ro ma­yor de par­ti­ci­pan­tes pa­ra sa­car con­clu­sio­nes fir­mes”. Sus pa­la­bras re­ve­lan una cla­ra in­ten­ción de es­cla­re­cer lo que él con­si­de­ra una con­di­ción ex­tra­or­di­na­ria y enig­má­ti­ca. “Un mo­do di­fe­ren­te de sen­tir la vi­da”, apos­ti­lla Fergus. “¿In­tri­gan­te? Sí. ¿Pro­ble­má­ti­co? En ab­so­lu­to”, ma­ti­za el neu­ró­lo­go bri­tá­ni­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.