Ha­ce­mos un am­plio re­pa­so a la reali­dad del ne­go­cio del em­bra­gue.

Las ven­tas de embragues con­ti­núan de­jan­do bue­nas ci­fras gra­cias a la bue­na aco­gi­da de los pro­duc­tos de ma­yor va­lor aña­di­do. Los vo­lan­tes bi­ma­sa o los embragues au­to­ajus­ta­bles in­cre­men­tan el va­lor de un mer­ca­do que ca­da día se ale­ja más de los pro­duc­tos re

Recambios y accesorios - - SUMARIO - Tex­to Fco. Ja­vier Mar­tí­nez Fotos RyA

El mer­ca­do del em­bra­gue ha vi­vi­do la cri­sis des­de una po­si­ción de pri­vi­le­gio: mien­tras que la ma­yo­ría de com­po­nen­tes veían có­mo sus ven­tas ce­dían año tras año, los embragues no só­lo han man­te­ni­do el ti­po en los mo­men­tos más du­ros, sino que han se­gui­do cre­cien­do de ma­ne­ra muy lla­ma­ti­va, con in­cre­men­tos que mu­chos años se han si­tua­do en los dos dí­gi­tos. Es­ta ten­den­cia po­si­ti­va que he­mos vi­vi­do en los úl­ti­mos ejer­ci­cios se man­tu­vo in­tac­ta en 2015 y en el pri­mer tri­mes­tre de 2016, por lo que to­do pa­re­ce in­di­car que el buen es­ta­do de sa­lud que vi­ve es­te seg­men­to se man­ten­drá sin gran­des cam­bios en los pró­xi­mos años. Eso es al me­nos lo que opi­nan todos los ex­per­tos con­sul­ta­dos pa­ra es­te informe. Uno de ellos, Je­sús Gó­mez, gerente de His­pa­nia Au­to­parts, com­pa­ñía que ha con­se­gui­do afian­zar­se en la dis­tri­bu­ción es­pa­ño­la gra­cias a la mar­ca Westla­ke, po­ne de ma­ni­fies­to que “el mer­ca­do de embragues es muy fia­ble”, ya que “el en­ve­je­ci­mien­to del par­que au­to­mo­vi­lís­ti­co si­gue fa­vo­re­cien­do el sec­tor de la me­cá­ni­ca y de todos aque­llos pro­duc­tos de af­ter­mar­ket”. Pe­ro no só­lo de vo­lu­men vi­ve el em­bra­gue, sino tam­bién de las nue­vas tec­no­lo­gias apli­ca­das en los co­ches mo­der­nos, que es­tán con­si­guien­do que el mer­ca­do no só­lo crez­ca en nú­me­ro de uni­da­des ven­di­das, sino tam­bién en va­lor.

OP­TI­MIS­MO GE­NE­RAL

Uno de los fa­bri­can­tes más po­ten­tes en es­te cam­po, ZF, co­rro­bo­ra el buen mo­men­to que atra­vie­san las ven­tas de es­tos pro­duc­tos en nues­tro país. Des­de ZF Ser­vi­ces Es­pa­ña, que cuen­ta en su car­te­ra con una de las mar­cas más po­ten­tes, Sachs, ex­pli­can que “al igual que en los años precedentes, el mer­ca­do del em­bra­gue ha con­ti­nua­do re­gis­tran­do in­cre­men­tos en 2015, y ca­be es­pe­rar que por lo me­nos a cor­to pla­zo se man­ten­ga la ten­den­cia”. La fi­lial del gru­po ale­mán se­ña­la que “las ex­pec­ta­ti­vas pa­ra es­te año 2016 son de es­ca­sas va­ria­cio­nes”. Es de­cir, con­ti­nua­re­mos “con la ten­den­cia ac­tual de cre­ci­mien­to pro­gre­si­vo”.

Igual de op­ti­mis­tas se mues­tran en Schaef­fler, pro­pie­ta­ria de otra mar­ca de re­fe­ren­cia co­mo es LuK. Sus res­pon­sa­bles con­si­de­ran que en 2016 “se da­rá una cons­tan­te re­cu­pe­ra­ción de vo­lu­men y fac­tu­ra­ción en el mer­ca­do glo­bal de­bi­do a los

efec­tos be­ne­fi­cio­sos de la ma­yor fac­tu­ra­ción uni­ta­ria por man­te­ni­mien­to, la re­cu­pe­ra­ción del ki­lo­me­tra­je re­co­rri­do anual y la ma­yor pre­sen­cia del ca­nal in­de­pen­dien­te”. Y es que el tras­va­se de clien­tes del ta­ller ofi­cial al mul­ti­mar­ca con­ti­núa ace­le­rán­do­se. Se­gún los da­tos que aca­ba de di­fun­dir la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ven­de­do­res de Vehícu­los a Mo­tor, Re­pa­ra­ción y Re­cam­bios (Gan­vam), la ren­ta­bi­li­dad del área de com­po­nen­tes ca­yó del 38% al 36% en los con­ce­sio­na­rios en 2015, mien­tras que los ta­lle­res mar­quis­ta tam­bién ce­die­ron un pun­to, del 14% al 13%. Ade­más, si nos cen­tra­mos en vo­lu­men de ne­go­cio, la pos­ven­ta só­lo apor­tó el

21% de los in­gre­sos del con­ce­sio­na­rio en 2015, un pun­to me­nos que el año an­te­rior.

En el seg­men­to es­pe­cí­fi­co de vehícu­lo in­dus­trial nos en­con­tra­mos las mis­mas sen­sa­cio­nes. Mar­tin Ra­tón, gerente de Diesel Technic Iberia, pro­pie­ta­ria de la mar­ca DT Spa­re Parts, no ha com­par­ti­do nú­me­ros con­cre­tos de ne­go­cio del úl­ti­mo ejer­ci­cio, pe­ro re­co­no­ce que la evolución de su com­pa­ñía “ha si­do muy po­si­ti­va”. Es­te im­por­tan­te pro­vee­dor de com­po­nen­tes pa­ra vehícu­lo in­dus­trial, con una ofer­ta com­pues­ta por más de 30.000 re­cam­bios pa­ra ca­mio­nes, au­to­bu­ses y vehícu­los co­mer­cia­les, no só­lo ha re­gis­tra­do un im­por­tan­te cre­ci­mien­to en las ven­tas de embragues, sino que ha­bla de “un au­men­to ge­ne­ra­li­za­do en to­das las fa­mi­lias de pro­duc­tos”, lo que po­ne de ma­ni­fies­to la con­ti­nua re­cu­pe­ra­ción de un seg­men­to que ha su­fri­do de ma­ne­ra especial du­ran­te la cri­sis co­mo con­se­cuen­cia de la pa­ra­li­za­ción de la cons­truc­ción y la ac­ti­vi­dad in­dus­trial.

MA­YOR VA­LOR

Co­mo co­men­tá­ba­mos an­te­rior­men­te, el mer­ca­do del em­bra­gue no se con­for­ma con me­jo­rar sus ci­fras de ven­tas y ya ha co­men­za­do una escalada pa­ra in­cre­men­tar tam­bién su va­lor. Co­mo re­cuer­dan des­de ZF Ser­vi­ces, “los vehícu­los son ca­da vez más so­fis­ti­ca­dos y re­quie­ren de pie­zas tec­no­ló­gi­ca­men­te más avan­za­das”, lo que au­men­ta las po­si­bi­li­da­des de in­cre­men­tar la ren­ta­bi­li­dad. Ha­bla­mos de vo­lan­tes bi­ma­sa, embragues au­to­ajus­ta­bles, de ac­cio­na­mien­to hi­dráu­li­co, au­to­ma­ti­za­dos, et­cé­te­ra. “To­do ello con­tri­bu­ye a que el pre­cio de la re­pa­ra­ción se in­cre­men­te”, con­clu­yen.

Des­de Schaef­fler aña­den que “el sec­tor del em­bra­gue tam­bién ha in­cre­men­ta­do la fac­tu­ra­ción de­bi­do, en gran me­di­da, al in­cre­men­to del

El em­bra­gue re­cons­trui­do es un pro­duc­to ca­da vez me­nos so­li­ci­ta­do, ya que requiere un al­to cos­te de ma­ni­pu­la­ción y su pre­cio de­ja de ser com­pe­ti­ti­vo Je­sús Gó­mez GERENTE DE HIS­PA­NIA AU­TO­PARTS

He­mos lan­za­do una nue­va di­vi­sión de pro­duc­tos pa­ra fur­go­ne­tas. Nues­tro ob­je­ti­vo es lo­grar una ga­ma com­ple­ta tam­bién pa­ra vehícu­los li­ge­ros Mar­tín Ra­tón GERENTE DE DIESEL TECHNIC IBERIA

va­lor me­dio de los man­te­ni­mien­tos”. Aquí te­ne­mos que ha­blar del ma­yor nú­me­ro de in­ter­ven­cio­nes com­ple­tas, que in­clu­yen la sus­ti­tu­ción, al mis­mo tiem­po, tan­to del em­bra­gue co­mo del vo­lan­te bi­ma­sa. Es­tas ope­ra­cio­nes im­pli­can, co­mo apun­ta la fir­ma ale­ma­na, “man­te­ni­mien­tos más pro­fe­sio­na­les”. Al igual que ZF, Schaef­fler des­ta­ca que un fac­tor cla­ve pa­ra en­ten­der el in­cre­men­to de va­lor es “la evolución tec­no­ló­gi­ca en el par­que de vehícu­los ha­cia tec­no­lo­gías más mo­der­nas y de ma­yor va­lor me­dio en la fac­tu­ra­ción”. A es­to hay que aña­dir otro as­pec­to, “el pro­gre­si­vo y cons­tan­te cre­ci­mien­to del par­que que mon­ta vo­lan­te bi­ma­sa”.

Es­to no quie­re de­cir que los embragues tra­di­cio­na­les, más eco­nó­mi­cos, no dis­fru­ten de un buen es­ta­do de sa­lud, más bien to­do lo con­tra­rio. La reali­dad es que todos los seg­men­tos es­tán mos­tran­do ci­fras po­si­ti­vas, aun­que es cier­to que se apre­cian rit­mos dis­pa­res. Al mar­gen de la bue­na aco­gi­da de los vo­lan­tes bi­ma­sa te­ne­mos que ha­blar de otro pro­duc­to que es­tá re­pun­tan­do por en­ci­ma de la me­dia: los embragues au­to­ajus­ta­bles. En el ca­so del vehícu­lo in­dus­trial, el kit de em­bra­gue con­ti­núa sien­do el pro­duc­to más de­man­da­do, co­mo in­di­can des­de Diesel Technic.

En el ca­so con­cre­to de los vo­lan­tes bi­ma­sa, es­tos com­po­nen­tes tie­nen que li­diar con un im­por­tan­te obs­tácu­lo: el en­ve­je­ci­mien­to del par­que. Co­mo se­ña­la Je­sús Gó­mez, de His­pa­nia Au­to­parts, “son mu­chos los con­su­mi­do­res que des­pués de te­ner un vehícu­lo du­ran­te un lar­go pe­rio­do o con un ki­lo­me­tra­je ele­va­do de­ci­den sus­ti­tuir el vo­lan­te bi­ma­sa por uno rí­gi­do pa­ra aho­rrar cos­tes”. Sin em­bar­go, no son po­cos los pro­fe­sio­na­les que cri­ti­can es­ta prác­ti­ca en el ta­ller. ZF se­ña­la que “pa­ra una re­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal, efi­caz y fia­ble, Sachs re­co­mien­da sus­ti­tuir siem­pre el vo­lan­te bi­ma­sa por otro nue­vo de igua­les pres­ta­cio­nes”. La uti­li­za­ción de vo­lan­tes rí­gi­dos con­sis­te “en una tec­no­lo­gía más an­ti­gua con la cual no es po­si­ble ob­te­ner los mis­mos re­sul­ta­dos”. Del mis­mo mo­do, los ex­per­tos de LuK ad­vier­ten de que los vo­lan­tes rí­gi­dos, cuan­do se uti­li­zan co­mo re­em­pla­zo del vo­lan­te bi­ma­sa de se­rie, “mo­di­fi­can las ca­rac­te­rís­ti­cas téc­ni­cas del vehícu­lo y su comportamiento, pro­vo­can­do un ma­yor con­su­mo de com­bus­ti­ble y, por lo tan­to, ma­yo­res emisiones de CO2”.

EL DES­GUA­CE

NO ES UNA AME­NA­ZA

Co­mo en la ma­yo­ría de los mer­ca­dos, en el seg­men­to del em­bra­gue tam­bién exis­te una pro­li­fe­ra­ción de mar­cas low cost, aun­que su pe­so es me­nor que en otras re­fe­ren­cias. Mu­chos ex­per­tos ase­gu­ran que el em­bra­gue, co­mo pro­duc­to com­ple­jo y de pre­ci­sión, requiere de una ma­yor in­ter­ven­ción téc­ni­ca, ade­más de ne­ce­si­tar un pro­lon­ga­do tiem­po de mon­ta­je. Por es­te mo­ti­vo, los pro­fe­sio­na­les pre­fie­ren se­guir con­fian­do en mar­cas de re­co­no­ci­do pres­ti­gio y ca­li­dad con­tras­ta­da. Eso sí, la bue­na re­la­ción en­tre ca­li­dad y pre­cio es ca­si in­ne­go­cia­ble. Co­mo ex­pli­ca Schaef­fler, “la pre­sión del pre­cio es un fac­tor que si­gue exis­tien­do, pues aun­que el va­lor me­dio de la re­pa­ra­ción au­men­te por la evolución tec­no­ló­gi­ca, tam­bién hay que te­ner en cuen­ta el in­cre­men­to so­bre el pre­cio fi­nal de la re­pa­ra­ción y la con­ti­nua búsqueda de al­ter­na­ti­vas en cues­tión de pre­cio”. A pe­sar de ello, con­ti­núa, “los pro­duc­tos de ba­jo cos­te o so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas dis­tin­tas a las mon­ta­das ori­gi­nal­men­te en el vehícu­lo no son una al­ter­na­ti­va real”. En es­te sa­co te­ne­mos que me­ter tan­to a los pro­duc­tos re­cons­trui­dos co­mo a los de des­gua­ce, cu­yo pe­so es ca­da vez me­nor. En el ca­so de los embragues re­cons­trui­dos, Je­sús Gó­mez co­rro­bo­ra que exis­te “un de­cre­ci­mien­to” en su de­man­da, ya que es un pro­duc­to “que requiere un al­to cos­te de ma­ni­pu­la­ción y su pre­cio de de­ja de ser com­pe­ti­ti­vo”. Lo mis­mo ocu­rre con las pie­zas de des­gua­ce. ZF Ser­vi­ces des­ta­ca que, aun­que en otros pro­duc­tos sí se apre­cia un in­cre­men­to en la de­man­da de pie­zas re­cons­trui­das y de des­gua­ce, “en el mer­ca­do del em­bra­gue es­te da­to no es muy sig­ni­fi­ca­ti­vo”.

Diesel Technic co­mer­cia­li­za una am­plia ga­ma de kits de em­bra­gue ba­jo la mar­ca DT Spa­re Parts.

LuK Re­pSet2CT es la so­lu­ción de re­pa­ra­ción de Schaef­fler pa­ra sis­te­mas de em­bra­gue do­ble en se­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.