LA VEN­GAN­ZA DE FE­LI­CIANO

El te­nis­ta pue­de ayu­dar a Fon­si en la ba­ta­lla por la cus­to­dia del hi­jo que tie­ne con Al­ba. No es el úni­co pro­ble­ma pen­dien­te…

Rumore - - Sumario -

¿Qué as tie­ne guar­da­do Fe­li­ciano en la gue­rra con Al­ba Ca­rri­llo?

Di­cen que la ven­gan­za es un pla­to que se sir­ve frío y Fe­li­ciano pa­re­ce sa­ber­lo. Des­pués de es­tar ca­lla­do du­ran­te más de un año, ha pa­sa­do a la ac­ción… ¡y de qué ma­ne­ra! Se­gún Ki­ko Ma­ta­mo­ros, gran ami­go de Fon­si Nie­to, el te­nis­ta se ha ofre­ci­do a tes­ti­fi­car a su fa­vor en la lu­cha le­gal por con­se­guir la cus­to­dia del pe­que­ño Lu­cas. Pe­ro… ¿qué pue­de con­tar él que ayu­de al DJ? El te­ma es de­li­ca­do y pa­re­ce que la es­tra­te­gia se cen­tra en de­mos­trar que la tor­men­to­sa re­la­ción que man­tie­ne la mo­de­lo con su ma­dre, re­ple­ta de dis­cu­sio­nes y pe­leas, afec­ta de ma­ne­ra ne­ga­ti­va a la es­ta­bi­li­dad fa­mi­liar del pe­que­ño, que pue­de ha­ber si­do tes­ti­go de es­tos fuer­tes en­con­tro­na­zos. El de­por­tis­ta los ha pre­sen­cia­do y es­tá dis­pues­to a con­tar­lo de­lan­te del juez, así co­mo otras ac­ti­tu­des de Al­ba que no se­rían del to­do res­pon­sa­bles. Su tes­ti­mo­nio po­dría re­fren­dar los ar­gu­men­tos de Fon­si pa­ra de­mos­trar que el ni­ño es­tá me­jor a su la­do.

Pe­se a lo com­pli­ca­do de la ba­ta­lla, la con­cur­san­te de Su­per­vi­vien­tes no se ami­la­na y plan­ta ca­ra a Fe­li con una fra­se que tie­ne do­ble in­ten­ción. “Es que me par­to de ri­sa con que va a ir Fe­li­ciano Ló­pez de tes­ti­go. Lo que tie­ne que ha­cer él es te­ner sus pro­pios hi­jos, si pue­de, y de­jar de ha­blar de los míos.” ¿Qué in­si­núa con es­to Al­ba? Du­ran­te su ma­tri­mo­nio, la mo­de­lo y el te­nis­ta no tu­vie­ron hi­jos… Es­tá cla­ro que la ba­ta­lla me­diá­ti­ca en­tre ellos si­gue… y la le­gal, tam­bién. En enero de 2018 vol­ve­rán a ver­se las ca­ras en el juz­ga­do pa­ra re­sol­ver el te­ma de la li­qui­da­ción de ga­nan­cia­les de su

ma­tri­mo­nio.

MA­DRE IN­TA­CHA­BLE

En me­dio de es­te lío,Al­ba se pre­sen­ta co­mo una ma­dre co­ra­je, dis­pues­ta a to­do por de­fen­der a Lu­cas, y ase­gu­ra no te­ner mie­do de na­da ni de na­die.“Quie­ro de­jar muy cla­ro que, co­mo ma­dre, soy in­ta­cha­ble y usa­ré la vía le­gal pa­ra quien lo pon­ga en du­da”, ha di­cho en cla­ra re­fe­ren­cia al te­nis­ta. Pe­ro las pa­la­bras más du­ras se las

re­ser­va pa­ra Fon­si.Tal y co­mo de­cía ha­ce unas se­ma­nas en Ru­mo­re, ella cree que la ac­ti­tud de su ex se de­be a los ce­los que tie­ne de su po­pu­la­ri­dad y ha vuel­to a in­ci­dir en ello.“Es­toy har­ta de las coac­cio­nes.A Fon­si no le gus­ta que yo sal­ga en la tele ni que ha­ya ido al reality. Se cree que pue­de con­tro­lar aún mi vi­da y cree que es­ta es la for­ma de ca­llar­me”, ase­gu­ra. Otro de los mo­ti­vos que es­tán de­trás de to­do es­to se­ría la pre­sun­ta ani­mad­ver­sión que él sien­te por Lu­cía Pa­rien­te.

CE­LOS Y ODIOS

“Fon­si tie­ne un odio a mi ma­dre que no pue­de. Ca­da vez que la ve en la tele, co­mo no nos pue­de con­tro­lar, que es lo que le gus­ta­ría, em­pie­za a in­ten­tar da­ñar a mi ma­dre a tra­vés de lo que más quie­re, que soy yo. Igual que me in­ten­ta ha­cer da­ño a mí a tra­vés de mi hi­jo”, ha di­cho Al­ba muy en­fa­da­da.

La versión del DJ es ra­di­cal­men­te opues­ta. Es­tá de­ci­di­do a con­se­guir la cus­to­dia to­tal de su hi­jo, des­pués de lo que pa­só en la fi­nal de Su­per­vi­vien­tes.

No per­do­na que lle­va­ran a Lu­cas a un pla­tó de te­le­vi­sión con­tra su vo­lun­tad. “Es­toy har­to. He da­do to­das las opor­tu­ni­da­des y me han to­ma­do por ton­to. Se aca­bó.Voy a por to­das”, le de­cía al pe­rio­dis­ta Au­re­lio Man­zano ha­ce unos días. Lo que cuen­ta el en­torno de Fon­si es que es­te tie­ne in­for­mes psi­co­ló­gi­cos que de­mos­tra­rían que la ac­ti­tud del ni­ño cam­bia ra­di­cal­men­te y pa­ra peor cuan­do es­tá con la ma­dre. Asi­mis­mo, ase­gu­ra:“El ni­ño fal­tó du­ran­te 21 días se­gui­dos al co­le­gio…”. Su prin­ci­pal ba­za se­ría in­ten­tar de­mos­trar en el jui­cio que la mo­de­lo no tie­ne una vi­da ni un ca­rác­ter es­ta­bles, mien­tas que él sí. Has­ta que lle­gue el jui­cio, Al­ba si­gue su vi­da fe­liz y zan­ja el te­ma con es­tas pa­la­bras:“Creo que a Fon­si y a Fe­li­ciano les jo­ro­ba ver­me fe­liz con mi no­vio.Tam­bién les jo­ro­ba que ha­ble en te­le­vi­sión, pe­ro es que ten­go la ma­la cos­tum­bre de ser due­ña de mi vi­da. Eso que se lo di­gan a sus no­vias o a sus aman­tes, lo que tie­nen que ha­cer.A mí no”.

Fon­si Nie­to

Los abo­ga­dos del

DJ ya pre­pa­ran to­da la do­cu­men­ta­ción ne­ce­sa­ria pa­ra pe­dir la cus­to­dia to­tal de Lu­cas an­te el juez.

Al­ba no pier­de la son­ri­sa y se vuel­ca en su fa­mi­lia y en su nue­vo no­vio, David Va­lles­pín, con el que di­ce es­tar muy fe­liz. El pe­que­ño Lu­cas, de cin­co años, es el ob­je­to de lu­cha de sus pa­dres.

La mo­de­lo si­gue apo­yan­do in­con­di­cio­nal­men­te a su ma­dre, a la que tan­to Fon­si co­mo Fe­li­ciano pre­sun­ta­men­te cul­pan de to­do lo que su­ce­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.