HO­RÓS­CO­PO

¿Qué te de­pa­ran los as­tros en sa­lud, di­ne­ro y amor?

Rumore - - Sumario -

Es­ta se­ma­na es es­pe­cial pa­ra los Vir­go. ¿Eres uno de ellos?

ARIES

Hay cier­tos as­pec­tos de la re­la­ción con tu ma­dre que to­da­vía no has su­pe­ra­do. Por eso es im­por­tan­te que en es­tos días fuer­ces un cam­bio de pers­pec­ti­va por tu par­te: en cuan­to te des cuen­ta de có­mo es su es­ti­lo afec­ti­vo, y de cuán­to se pa­re­ce al tu­yo, en­ten­de­rás de dón­de vie­nen los ro­ces. La ca­pa­ci­dad de desa­rro­llar un víncu­lo mu­cho más sano ven­drá en cuan­to tú cam­bies de pun­to de vis­ta.

CÁN­CER

A po­co que in­ten­tes ha­cer las co­sas a tu ma­ne­ra, va a ha­ber al­guien que pre­ten­da lo con­tra­rio. Es­te con­flic­to, en apa­rien­cia inofen­si­vo, desem­bo­ca­rá en una en­car­ni­za­da lu­cha de po­der por pe­que­ñe­ces, en la que tie­nes to­das las de ga­nar. Ten cui­da­do, por­que tu su­pe­rio­ri­dad pue­de ser tan aplas­tan­te que, a la lar­ga, se vuel­va en tu con­tra y en otra fa­ce­ta seas tú la que aca­be sa­lien­do es­cal­da­da.

LI­BRA

Siem­pre ocu­rre al­go que te des­pis­ta, y eso es­tá muy bien por­que quie­re de­cir que a tu al­re­de­dor ocu­rre mu­cha ac­ti­vi­dad. Lo ma­lo es que no aca­bas de con­cluir lo que em­pie­zas, da igual cuán­to te em­pe­ñes, por­que siem­pre es­tás a mil co­sas. Haz­te co­mo pro­pó­si­to pa­ra es­te nue­vo cur­so que es­tá a pun­to de em­pe­zar el se­pa­rar las ac­ti­vi­da­des con un cro­no­gra­ma cla­ro, de ma­ne­ra que siem­pre se­pas cuán­to de­di­car a ca­da co­sa.

CA­PRI­COR­NIO

Es in­creí­ble que to­da­vía no ha­yáis ha­bla­do de ese te­ma, a pe­sar de que es de lo pri­me­ro que se sue­le ha­blar en una pa­re­ja que es­tá co­men­zan­do. ¿Se­rá que a él (o a ti) os da mie­do abor­dar­lo? Sién­ta­te con­ti­go mis­ma una tar­de y ana­li­za por qué aún no lo ha­béis tra­ta­do, por­que es­ta au­sen­cia qui­zá sig­ni­fi­que al­go más im­por­tan­te de lo que crees.

TAU­RO

Hay pa­la­bras que tie­nen un sig­ni­fi­ca­do di­fe­ren­te se­gún quién las pro­nun­cie. Por eso de­bes es­tar aler­ta a lo que te di­ga tu je­fe, por­que él es­ta­rá ha­blan­do de al­go muy dis­tin­to a lo que tú en­ten­de­rás en un pri­mer mo­men­to. Sim­ple­men­te asu­me que par­te de tu ta­rea es tra­du­cir lo que él quie­re de­cir a un len­gua­je asu­mi­ble por ti. En cuan­to lo ten­gas in­terio­ri­za­do, te irá de ma­ra­vi­lla en tu nue­vo pues­to.

LEO

Ve pa­so a pa­so y no in­ten­tes abar­car más de lo que pue­des. Ese ha si­do siem­pre tu pro­ble­ma, pe­ro aho­ra se ma­ni­fies­ta en to­da su ple­ni­tud, cuan­do los fren­tes que tie­nes abier­tos se mul­ti­pli­can por do­quier y no sa­bes a cuál aten­der pri­me­ro. La vuel­ta es­tá sien­do com­pli­ca­da (por­que pa­ra ti ya no hay más va­ca­cio­nes) y co­mo pre­ten­das te­ner­lo to­do con­tro­la­do, la que aca­ba­rá des­con­tro­la­da se­rás tú.

ES­COR­PIO

Ten cui­da­do, por­que se ave­ci­na una ba­ja­da de de­fen­sas bru­tal que te de­ja­rá K.O. du­ran­te es­ta se­ma­na. Ade­más, co­mo no te lo es­pe­ras (por­que nun­ca te pa­sa na­da), te va a pi­llar con el pa­so cam­bia­do: tu vi­da emo­cio­nal ne­ce­si­ta to­da tu aten­ción y tú no po­drás con­cen­trar­te en otra co­sa que no sea tu cuer­po. Las prio­ri­da­des es­tán muy cla­ras: pri­me­ro tú, lue­go to­do lo de­más.

ACUA­RIO

Tus ga­nas de tran­qui­li­dad se ve­rán col­ma­das du­ran­te es­ta se­ma­na. Es co­mo si hu­bie­ra lle­ga­do esa bal­sa de acei­te tan ne­ce­sa­ria, an­tes de que se desate el caos. Dis­frú­ta­la mu­cho y de­dí­ca­te a ti mis­ma: rea­li­za esas ac­ti­vi­da­des pa­ra las que nun­ca tie­nes tiem­po por­que siem­pre es­tás pen­san­do en los de­más... ¡In­clu­so no ha­gas na­da! Ve­rás qué bien sien­ta.

GÉ­MI­NIS

La ado­les­cen­cia es una eta­pa muy com­pli­ca­da, por lo que no de­bes cul­par­les de lo que ha­cen. Al con­tra­rio, de­bes in­ten­tar re­cor­dar có­mo te sen­tías tú a esa edad y ac­tuar co­mo te hu­bie­ra gus­ta­do a ti que se com­por­ta­ran tus pa­dres con­ti­go. Tras un pri­mer mo­men­to de di­fi­cul­tad, vas a con­se­guir una co­ne­xión in­creí­ble, que mu­chos otros en­vi­dia­rían si la co­no­cie­ran. Es­tás ayu­dan­do mu­cho a tus hi­jos.

VIR­GO

Has to­ma­do la me­jor de­ci­sión y no de­bes pa­rar­te a pen­sar si has he­cho lo co­rrec­to. En te­mas del co­ra­zón, lo úni­co que es­tá bien es se­guir­lo, lo de­más es en­ga­ñar­se a una mis­ma, y tú lo has es­ta­do ha­cien­do du­ran­te de­ma­sia­do tiem­po. Te que­da el res­to de tu vi­da pa­ra ha­cer con ella lo que quie­ras, es­tar con quien te ape­tez­ca (o so­la, que tam­bién se es­tá muy bien) y no gas­tar ener­gía en al­guien a quien no amas.

SA­GI­TA­RIO

Ten­drás que sa­car tiem­po de don­de no lo hay y le­van­tar­te tem­prano, acos­tar­te tar­de, sa­cri­fi­car el fin de se­ma­na... Es­to lo tie­nes que en­tre­gar a tiem­po, por­que es muy im­por­tan­te y por­que va a ha­cer que tu vi­da cam­bie de ver­dad. Si no te ves con fuer­zas, to­ma vitaminas. Cuan­do lo ten­gas ter­mi­na­do, la sen­sa­ción de fe­li­ci­dad que te va a pro­por­cio­nar com­pen­sa­rá to­dos los es­fuer­zos realizados.

PIS­CIS

Cuan­do el cuer­po te pi­de que pa­res, es que es­tás ha­cien­do al­go mal. No te vuel­vas lo­ca ni le bus­ques tres pies al ga­to, pe­ro hay una ex­pli­ca­ción pa­ra tu ma­les­tar que no po­drás en­con­trar en la con­sul­ta de un mé­di­co. Por otro la­do, las di­fe­ren­cias con tus hi­jos pa­re­ce­rán irre­con­ci­lia­bles has­ta que, gra­cias al des­tino, en­con­tréis un pun­to en co­mún in­sos­pe­cha­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.