TRES VER­SIO­NES PA­RA UNA BA­TA­LLA

Rumore - - Gustavidato -

La des­gra­cia­da y re­pen­ti­na des­apa­ri­ción del mi­to del mo­to­ci­clis­mo Ángel Nie­to pa­re­cía ha­ber si­len­cia­do los tam­bo­res de gue­rra en­tre Fon­si Nie­to y Al­ba Ca­rri­llo. Fue so­lo una tre­gua. Aquí, don­de hu­bo amor que­da odio y ga­nas de ven­gan­za. La pre­sen­cia del hi­jo que tie­nen en co­mún en un ca­me­rino de Telecinco pue­de sa­lir­les ca­ro a los dos. En el fon­do, el que pier­de es el ni­ño. Me cons­ta que es cons­cien­te de to­do y en el fu­tu­ro po­drá ti­rar de he­me­ro­te­ca o de You­Tu­be pa­ra ver a sus que­ri­dos pa­dres en­fras­ca­dos en una su­cia ba­ta­lla. Las ar­mas que ma­ne­ja ca­da uno son de lo más de­li­ca­do… Fon­si in­ten­ta­rá apor­tar una gra­ba­ción en la que Al­ba Ca­rri­llo, usan­do el ma­nos li­bres del co­che y con el me­nor de tes­ti­go, dis­cu­te muy aca­lo­ra­da­men­te con él. En­tre im­pro­pe­rio e im­pro­pe­rio y gri­to y gri­to, en el que ella le in­vi­ta a que le re­pi­ta lo que en otras oca­sio­nes le de­cía, el jo­ven se con­te­nía an­te la sos­pe­cha de una en­ce­rro­na. Ade­más, es­cu­cha la voz del me­nor y le pre­gun­ta si es­tá con el ma­nos li­bres del co­che. El pe­que­ño, en­tre so­llo­zos, le pi­de que no dis­cu­tan. El DJ cuen­ta con la ines­pe­ra­da ayu­da de par­te de la fa­mi­lia de Al­ba Ca­rri­llo, se­gún con­ta­ba el pe­rio­dis­ta Au­re­lio Man­zano, quie­nes dan tes­ti­mo­nio del di­fí­cil y ex­plo­si­vo ca­rác­ter de la mo­de­lo. Pe­ro su ba­la en­ve­ne­na­da es la de­cla­ra­ción de Fe­li­ciano Ló­pez. El te­nis­ta es­ta­ría dis­pues­to a de­cla­rar lo que ha vi­vi­do al la­do de su ex­mu­jer, la di­fí­cil re­la­ción de es­ta y su ma­dre y las cons­tan­tes y du­ras dis­cu­sio­nes de las que ha­bría si­do tes­ti­go el pe­que­ño. Tam­bién se ha­bla de la po­ca res­pon­sa­bi­li­dad y re­gu­la­ri­dad en la asis­ten­cia del ni­ño al co­le­gio. Es so­lo la pun­ta del ice­berg de un tes­ti­mo­nio que se­rá ava­la­do y res­pal­da­do por in­for­mes psi­co­ló­gi­cos y pe­ri­cia­les. El me­nor ten­drá que ser so­me­ti­do a un exa­men por ex­per­tos en psi­co­lo­gía in­fan­til, que in­ten­ta­rán de­mos­trar lo mis­mo que el in­for­me ya rea­li­za­do de ma­ne­ra pri­va­da por el pa­dre y que apor­ta­rá a la de­man­da. Lo que di­ce Al­ba Ca­rri­llo es que, si Fe­li­ciano ha si­do tes­ti­go de esa con­duc­ta po­co res­pon­sa­ble, se­ría cóm­pli­ce. Al te­nis­ta le re­ser­va al­gu­nas co­sas que se guar­da y se des­pa­cha­rá con él en el te­rreno me­diá­ti­co. El que pue­de y de­be preo­cu­par­se es Fon­si, por­que ella no se re­ser­va­rá na­da. Siem­pre ha­bía su­ge­ri­do que los ho­ra­rios de él y su ca­len­da­rio co­mo DJ no son com­pa­ti­bles con la edu­ca­ción de un ni­ño. Pe­ro aho­ra aña­di­rá que los há­bi­tos y mo­do de vi­da de su ex no son los más ade­cua­dos. Cla­ro que él cuen­ta con un ex­haus­ti­vo in­for­me to­xi­co­ló­gi­co que le exi­me de esa du­ra acu­sa­ción. Los tres me­ses jun­to a su hi­jo du­ran­te la es­tan­cia de Ca­rri­llo en Hon­du­ras, de­mos­tran­do que pue­de es­tar con su hi­jo de for­ma res­pon­sa­ble, re­ba­ten lo que la jo­ven in­ten­ta­ba apor­tar pa­ra que no le con­ce­die­sen la cus­to­dia. Ju­ris­tas ex­per­tos en el de­li­ca­do asun­to de la cus­to­dia de me­no­res coin­ci­den en que las prue­bas con­tra la ma­dre de­ben ser muy con­clu­yen­tes y de pe­so pa­ra que la cus­to­dia le sea con­ce­di­da al pa­dre. In­clu­so si es com­par­ti­da. En es­te ca­so, la ba­lan­za se de­can­ta pa­ra el la­do del pa­dre. El tes­ti­mo­nio de Fe­li­ciano po­dría ser anec­dó­ti­co, pe­ro ga­na en­te­ros por có­mo lo re­fren­da el pro­pio en­torno de la mo­de­lo. La di­fí­cil re­la­ción de ma­dre e hi­ja es tan tor­men­to­sa co­mo po­co ha­bi­tual, las su­pues­tas dispu­tas que pro­ta­go­ni­zan en pre­sen­cia del me­nor irra­dian un am­bien­te po­co acon­se­ja­ble. Se­gún Au­re­lio Man­zano, el te­nis­ta tam­bién cuen­ta que su ex­mu­jer era po­co res­pon­sa­ble y pe­rió­di­ca en la asis­ten­cia de su hi­jo a cla­se. Has­ta los cin­co años no es obli­ga­to­ria la es­co­la­ri­za­ción, pe­ro eso no la exi­me de una res­pon­sa­bi­li­dad que, ade­más de mo­ral, for­ma par­te de un acuer­do que pre­sun­ta­men­te in­cum­ple con el pa­dre. Pa­ra des­gra­cia de Al­ba, pa­re­ce que hay cons­tan­cia de la ex­pul­sión del ni­ño de un cen­tro es­co­lar por las fal­tas de asis­ten­cia no jus­ti­fi­ca­das. Mien­tras ella es­ta­ba en Hon­du­ras, el pa­dre for­ma­li­zó la ma­trí­cu­la de su hi­jo en otro co­le­gio. Su com­pro­mi­so a lle­var­le ca­da día se­rá un da­to que la fis­ca­lía y el juez ten­drán muy en cuen­ta. Al­ba de­be to­mar una de­ci­sión si quie­re lle­gar a un acuer­do pre­ju­di­cial. El DJ cree que la re­la­ción en­tre ma­dre e hi­ja es una ma­la in­fluen­cia pa­ra su hi­jo y eso es in­ne­go­cia­ble. Al­ba tie­ne la respuesta… o ma­dre o hi­jo, so­lo pue­de que­dar uno.

Gus­ta­vo Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.