Com­par­ti­da

Rumore - - Actualidato -

1. QUÉ ES

La so­cie­dad y los jue­ces se van de­can­tan­do po­co a po­co por es­ta op­ción, en la que los pa­dres com­par­ten la guar­da y cus­to­dia de los hi­jos a par­tes igua­les. A es­to pue­de lle­gar­se a tra­vés del mu­tuo acuer­do de los pro­ge­ni­to­res o en un jui­cio, cuan­do uno de los dos así lo pi­da y se es­ti­me que es lo me­jor pa­ra los ni­ños, o ex­cep­cio­nal­men­te si el juez así lo cree con­ve­nien­te. Hay va­rias op­cio­nes pa­ra lle­var­la a ca­bo: si se en­tien­de que el do­mi­ci­lio de la pa­re­ja pa­sa a ser el de los me­no­res, son los pa­dres los que van ro­tan­do pa­ra con­vi­vir con ellos en el pe­rio­do que les to­ca. Otra po­si­bi­li­dad es que los me­no­res sean los que se des­pla­cen al nue­vo do­mi­ci­lio de su pa­dre o su ma­dre du­ran­te los pe­rio­dos es­ta­ble­ci­dos. Es im­por­tan­te que ha­ya una re­la­ción dia­lo­gan­te y cor­dial en­tre los miem­bros de la pa­re­ja pa­ra que re­sul­te efec­ti­va y el juez lo to­ma­rá mu­cho en con­si­de­ra­ción.

2. CON­DI­CIO­NES

En la cus­to­dia com­par­ti­da se eli­mi­na la pen­sión de ali­men­tos, pues am­bos pro­ge­ni­to­res su­fra­gan los gas­tos a la mi­tad. Mu­chas mu­je­res se que­jan, pre­ci­sa­men­te, de que sus ex la pi­den so­lo por una cues­tión de di­ne­ro. Ex­cep­cio­nal­men­te pue­de dic­tar­se si la di­fe­ren­cia eco­nó­mi­ca en­tre am­bos es no­ta­ble. En el ca­so de que sean los me­no­res los que cam­bien de do­mi­ci­lio, lo ideal es que sus pa­dres vi­van cer­ca pa­ra man­te­ner su en­torno so­cial lo más es­ta­ble po­si­ble. La edad de los me­no­res tam­bién es im­por­tan­te, los jue­ces sue­len en­ten­der que, si son de­ma­sia­do pe­que­ños, es más con­ve­nien­te op­tar al prin­ci­pio por una cus­to­dia mo­no­pa­ren­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.