CÓ­MO SU­PE­RAR UN ATEN­TA­DO

Rumore - - Actualidato -

Mi­riam Gon­zá­lez de Pa­blo, coor­di­na­do­ra de emer­gen­cias del Co­le­gio Ofi­cial de Psi­có­lo­gos de Ma­drid, nos in­for­ma del tra­ba­jo de la psi­co­lo­gía de emer­gen­cia tras los aten­ta­dos en Ca­ta­lu­ña.

GRU­PO PRIO­RI­TA­RIO

“Las pri­me­ras per­so­nas en ser aten­di­das son las víc­ti­mas del aten­ta­do que no ne­ce­si­tan asis­ten­cia mé­di­ca en ese mo­men­to. Ade­más de fa­mi­lia­res y alle­ga­dos del fa­lle­ci­do.”

VÍC­TI­MAS

POR CON­TA­GIO

“En Bar­ce­lo­na hay per­so­nas con cri­sis de an­sie­dad por la ex­po­si­ción re­pe­ti­da de imá­ge­nes. Es­te alu­vión de imá­ge­nes es ne­ga­ti­vo por­que no nos per­mi­te ana­li­zar la si­tua­ción des­de la dis­tan­cia. En es­tos ca­sos se pro­du­ce mu­cha sim­pa­tía, que con­sis­te en vi­vir la emo­ción co­mo la per­so­na que es­ta­ba su­frien­do el aten­ta­do. Es­te con­ta­gio re­quie­re asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca si en las pró­xi­mas dos se­ma­nas del aten­ta­do su es­ta­do emo­cio­nal si­gue ac­ti­va­do y la in­quie­tud no ba­ja. Es im­por­tan­te en­ten­der que se tra­ta de una reac­ción nor­mal, lo que es anor­mal es la si­tua­ción.”

PRO­TO­CO­LO DE AC­TUA­CIÓN

“En un pri­mer mo­men­to es muy im­por­tan­te que las per­so­nas afec­ta­das ha­blen de la si­tua­ción de shock, pues cuan­to más tiem­po pa­sen en ese es­ta­do, hay más ries­go de te­ner un peor pro­nós­ti­co de re­cu­pe­ra­ción. Las pri­me­ras seis ho­ras son fun­da­men­ta­les. Tra­ba­ja­mos en que ese even­to trau­má­ti­co que­de in­te­gra­do de una ma­ne­ra adap­ta­da pa­ra evi­tar que la per­so­na desa­rro­lle estrés pos­trau­má­ti­co, que no se pue­de diag­nos­ti­car has­ta pa­sa­dos los seis me­ses del su­ce­so.”

LA VI­DA TRAS EL ATEN­TA­DO

“Los afec­ta­dos tie­nen que sa­ber que su vi­da va a ser di­fe­ren­te a co­mo era an­tes del aten­ta­do. Tra­ba­ja­mos en que el su­ce­so trau­má­ti­co no se que­de en­ca­de­na­do y nos im­pi­da sa­lir a la ca­lle, re­la­cio­nar­nos con nues­tros ami­gos, acu­dir al tra­ba­jo, etc. No po­de­mos qui­tar el su­ce­so ni el do­lor, lo que que­re­mos es que ese su­fri­mien­to no se con­vier­ta en al­go cró­ni­co. Que los trau­mas apa­re­ja­dos que pue­dan ma­ni­fes­tar­se (fo­bias, tras­torno de estrés pos­trau­má­ti­co, pe­sa­di­llas, flash­back, an­sie­dad man­te­ni­da, etc.) no se que­den co­mo una con­duc­ta apren­di­da.”

RED DE APO­YO

“El afec­ta­do de­be es­tar en con­tac­to con su en­torno pró­xi­mo, re­cu­pe­rar sus ac­ti­vi­da­des, sus con­ver­sa­cio­nes y de­jar de ha­blar con­ti­nua­men­te del aten­ta­do. Es­to nos va a per­mi­tir re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad.”

“NO TE­NE­MOS MIE­DO”

“El mie­do es una reac­ción na­tu­ral,

pe­ro el le­ma ‘No te­ne­mos mie­do’ es un fac­tor de pro­tec­ción a ni­vel so­cial. Y que, ade­más, no so­lo se di­ce, sino que tam­bién se de­mues­tra acu­dien­do de ma­ne­ra ma­si­va a las ma­ni­fes­ta­cio­nes, so­bre to­do en Bar­ce­lo­na, en Las Ram­blas, pun­to del aten­ta­do. ‘No te­ne­mos mie­do’ es ‘no nos vais a ven­cer.’ Por­que es­te te­rro­ris­mo pre­ten­de dos co­sas: la pa­ra­li­za­ción de la so­cie­dad y la di­vi­sión, pues ge­ne­ra gru­pos de ra­di­ca­li­za­ción y de odios. No hay que con­fun­dir a un gru­po ex­tre­mis­ta con un gru­po re­li­gio­so. Por eso son im­por­tan­tes las ma­ni­fes­ta­cio­nes, por­que sen­ti­mos el apo­yo del otro, nos per­mi­te ver que mi ve­cino no es mi enemi­go.”

LA ALER­TA

“Ha­ce mu­cho tiem­po que te­ne­mos una si­tua­ción de aler­ta ni­vel 4, pe­ro no te­nía­mos es­ta in­for­ma­ción ac­ti­va­da de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Con el aten­ta­do, esa in­for­ma­ción se ha he­cho mu­cho más la­ten­te, a lo que con­tri­bu­yen otros fac­to­res pos­te­rio­res, co­mo la ru­mo­ro­lo­gía o las con­duc­tas ra­di­ca­les. Hay que te­ner en cuen­ta que es­te ti­po de ataque te­rro­ris­ta es el se­gun­do que su­fre Es­pa­ña, y que en­tre uno y otro han pa­sa­do 13 años.”

OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE LA AYU­DA PSI­CO­LÓ­GI­CA

En cuan­to a si exis­te al­gún acuer­do en­tre los psi­có­lo­gos y el con­sor­cio sa­ni­ta­rio, Gon­zá­lez de Pa­blo nos ex­pli­ca: “En Ca­ta­lu­ña sí tie­nen un acuer­do, pe­ro no en to­dos los lu­ga­res es­ta­mos in­ser­tos den­tro de los equi­pos de emer­gen­cia. Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra que se nos ten­ga en cuen­ta los 365 días del año. Por­que el tra­ba­jo de la psi­co­lo­gía de emer­gen­cia tie­ne una fa­se pre­via y una fa­se pos­te­rior, exac­ta­men­te igual que los de­más equi­pos de emer­gen­cia: po­li­cía, bom­be­ros, mé­di­cos, en­fer­me­ros… Cuan­do su­ce­den si­tua­cio­nes co­mo es­ta, la ciu­da­da­nía nos de­man­da, es un he­cho, y las or­ga­ni­za­cio­nes cuen­tan con no­so­tros. So­mos pro­fe­sio­na­les y de­be­mos tra­ba­jar de ma­ne­ra pro­fe­sio­na­li­za­da, no de una for­ma vo­lun­ta­ria y alea­to­ria.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.