BOOM DE DE­MAN­DAS DE PA­TER­NI­DAD

Des­de ha­ce más o me­nos una dé­ca­da se han mul­ti­pli­ca­do las re­cla­ma­cio­nes de pa­ter­ni­dad en los juz­ga­dos es­pa­ño­les

Rumore - - Sumario -

Se disparan los ca­sos de hi­jos de fa­mo­sos que re­cla­man la ver­dad so­bre sus orí­ge­nes.

No hay es­ta­dís­ti­cas fia­bles ni ofi­cia­les, pe­ro in­ves­ti­ga­do­res y abo­ga­dos de di­ver­sos pun­tos del país sos­tie­nen que a par­tir del año 2000, a me­di­da que fue­ron po­pu­la­ri­zán­do­se y per­fec­cio­nán­do­se los aná­li­sis de ADN, se mul­ti­pli­ca­ron las de­man­das de pa­ter­ni­dad de gen­te co­rrien­te que an­sia­ba co­no­cer sus orí­ge­nes, un de­re­cho re­co­no­ci­do en la Cons­ti­tu­ción, en su ar­tícu­lo 39, que man­da a la Jus­ti­cia po­si­bi­li­tar la in­ves­ti­ga­ción de la pa­ter­ni­dad. Co­mo ha ocu­rri­do en el re­cien­te ca­so de Pi­lar Abel, que sos­pe­cha­ba que era hi­ja del pin­tor Sal­va­dor Da­lí.

En el bu­fe­te se­vi­llano Osu­na es­tán acos­tum­bra­dos a es­cu­char his­to­rias de trai­cio­nes, so­le­dad y re­cha­zo. Es el des­pa­cho de abo­ga­dos que lle­va más de­man­das de es­te ti­po en Es­pa­ña. Ins­ta­la­do en Se­vi­lla, Cá­diz, Huel­va y Ba­da­joz, el bu­fe­te es­tá aten­dien­do en la ac­tua­li­dad unas 450 re­cla­ma­cio­nes. “En el 60 o 70 % de los ca­sos, los su­pues­tos pa­dres son per­so­nas con po­de­río eco­nó­mi­co que no qui­sie­ron ha­cer­se car­go de sus hi­jos ex­tra­ma­tri­mo­nia­les en su mo- men­to”, ex­pli­ca Fer­nan­do Osu­na, fun­da­dor del bu­fe­te, que in­di­ca ade­más que en la úl­ti­ma dé­ca­da, “es­te ti­po de re­cla­ma­cio­nes ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­tén­ti­co boom”.

El le­tra­do mues­tra em­pa­tía con las mu­je­res de­man­dan­tes. “A ve­ces se te par­te el al­ma cuan­do es­cu­chas a la hi­ja na­rran­do las pe­nu­rias que pa­só su ma­dre cuan­do fue aban­do­na­da o des­pe­di­da de su em­pleo al co­no­cer­se que es­ta­ba em­ba­ra­za­da del jefe –di­ce–. Una clien­ta me con­tó que tu­vo que men­di­gar con su ma­dre sien­do una ni­ña de cin­co años.”

La his­to­ria re­cien­te de Es­pa­ña ha de­ja­do mu­cho hi­jo ile­gí­ti­mo, mu­chas ve­ces ade­más es­tig­ma­ti­za­do por la so­cie­dad. Las mu­je­res más hu­mil­des han si­do a me­nu­do pre­sa fá­cil de em­plea­do­res a cu­yos de­seos no se po­dían ne­gar. Así lo entiende Fer­nan­do Osu­na: “Lle­ga­ron a Ma­drid des­de sus pue­blos pa­ra ser­vir o tra­ba­jar en fá­bri­cas.Y no le po­dían lle­var la con­tra­ria al hom­bre po­de­ro­so. Esos ni­ños na­cie­ron en con­di­cio­nes pre­ca­rias. Mu­chos fue­ron a pa­rar a in­clu­sas”.

A ve­ces, los de­man­da­dos no eran tan anó­ni­mos. Osu­na ha de­fen­di­do re­cla­ma­cio­nes de fi­lia­ción con­tra po­lí­ti­cos, ar­tis­tas y de­por­tis­tas “que en­tre 1950 y 1970 se in­hi­bie­ron de sus res­pon­sa­bi­li­da­des con los hi­jos que en­gen­dra­ron con aman­tes y sub­al­ter­nas”, di­ce el le­tra­do, re­ser­ván­do­se la iden­ti­dad de aque­llos hom­bres.

El la­bo­ra­to­rio de aná­li­sis clí­ni­co La­bGe­ne­tics, con se­de en Ma­drid, par­ti­ci­pa en dos o tres ex­hu­ma­cio­nes al año co­mo con­se­cuen­cia de de­man­das de pa­ter­ni­dad. “Es al­go que se ha­ce con más fre­cuen­cia de lo que la gen­te cree. Son per­so­nas co­rrien­tes que quie­ren ce­rrar un ca­pí­tu­lo im- por­tan­te de su vi­da y com­pro­bar feha­cien­te­men­te si son hi­jos de una per­so­na”, ex­pli­ca Jor­ge Puen­te, di­rec­tor ge­ne­ral de La­bGe­ne­tics.

Es­te per ito ju­di­cial re­cuer­da el ca­so de una mu­jer que que­ría sa­ber si su pa­dre adop­ti­vo era en reali­dad su pa­dre bio­ló­gi­co: “Es­ta­ba con­ven­ci­da de que ella era fru­to de una re­la­ción ex­tra­ma­tri­mo­nial del pa­dre. Ex­hu­ma­mos al se­ñor. En es­te ca­so no hi­zo fal­ta au­to­ri­za­ción ju­di­cial por­que era la hi­ja la que pro­mo­vía la ex­hu­ma­ción.Al fi­nal re­sul­tó que no era la hi­ja bio­ló­gi­ca, pe­ro se que­dó tran­qui­la”, ex­pli­ca Jor­ge Puen­te.

En es­te la­bo­ra­to­rio de Ma­drid los clien­tes que abun­dan, den­tro del cam­po de la ge­né­ti­ca fo­ren­se, son los pa­dres que no quie­ren ser­lo. “En los pro­ce­sos de di­vor­cio, hay hom­bres que vie­nen a ha­cer­se la prue­ba de pa­ter­ni­dad con al­gu­na mues­tra ge­né­ti­ca de sus hi­jos, por ejem­plo ca­be­llos, un chu­pe­te... Desean no ser los pa­dres pa­ra no te­ner que pa­sar­les la pen­sión de ma­nu­ten­ción”, cuen­ta el di­rec­tor ge­ne­ral del la­bo­ra­to­rio. En torno al 20 % de esos ca­sos el re­sul­ta­do es que no son los pa­dres bio­ló­gi­cos.

Hay un pro­fe­sio­nal im­pres­cin­di­ble en los ca­sos más com­pli­ca­dos. Es el de­tec­ti­ve. Su pa­pel es fun­da­men­tal pa­ra con­se­guir mues­tras ge­né­ti­cas con las que pro­bar la pa­ter­ni­dad.

DE­TEC­TI­VE EN LA BASURA

En la úl­ti­ma dé­ca­da han au­men­ta­do los en­car­gos de es­te ti­po a las agen­cias de detectives. Jo­sé Gil se ha es­pe­cia­li­za­do. De­tec­ti­ve des­de ha­ce 20 años en la zo­na de la Ba­ja An­da­lu­cía, com­pa­gi­na in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre sol­ven­cia eco­nó­mi­ca con la ob­ten­ción de mues­tras ge­né­ti­cas de pre­sun­tos pa­dres. “Las prue­bas las ob­te­ne­mos siem­pre en un es­pa­cio público, un res­tau­ran­te, un par­que; ja­más en un do­mi­ci­lio par­ti­cu­lar, por­que se­ría un de­li­to”, cuen­ta Gil.

Detectives y abo­ga­dos tra­ba­jan a des­ta­jo pa­ra ha­cer fren­te a to­das las de­man­das de pa­ter­ni­dad. El pre­cio de los pri­me­ros os­ci­la en­tre 1.000 y 4.000 eu­ros

La basura no es de na­die. Es ahí don­de es­te de­tec­ti­ve en­cuen­tra un fi­lón. Igual que los dos com­pa­ñe­ros que hur­ga­ron, pre­via in­ves­ti­ga­ción, en los des­per­di­cios de Ju­lio Igle­sias en su re­si­den­cia de Mia­mi y ob­tu­vie­ron unos 15 ob­je­tos, en­tre ellos, la­tas de re­fres­co y pa­ñue­los de pa­pel, con los que se ha po­di­do ase­ve­rar, me­dian­te el aná­li­sis del ADN, que el can­tan­te es el pa­dre de Ja­vier Sán­chez. Es­te va­len­ciano, de 40 años, hi­jo de una ex­bai­la­ri­na por­tu­gue­sa que afir­ma des­de ha­ce un par de dé­ca­das que man­tu­vo una re­la­ción con Ju­lio Igle­sias en 1975, in­ter­pu­so una de­man­da de pa­ter­ni­dad con­tra el ar­tis­ta el pa­sa­do 4 de sep­tiem­bre.

Su abo­ga­do es Fer­nan­do Osu­na. “Hay que do­cu­men­tar la ob­ten­ción de las mues­tras por par­te del de­tec­ti­ve. No va­le so­lo con pre­sen­tar en el juz­ga­do el re­sul­ta­do de la prue­ba po­si­ti­va de ADN”, ex­pli­ca el le­tra­do, que in­ci­de en que la re­co­gi­da de desechos de una per­so­na “no se ha­ce pa­ra in­va­dir

Los jue­ces ad­mi­ten las de­man­das en un 90 % de los ca­sos. Y en el 70 % de las de­nun­cias, los su­pues­tos pa­dres tie­nen po­de­río eco­nó­mi­co

su in­ti­mi­dad, sino que res­pon­de a un fin no­ble, le­gí­ti­mo, pro­te­gi­do en la Cons­ti­tu­ción, co­mo es el de­re­cho a co­no­cer los pro­pios orí­ge­nes”.

No to­dos los clien­tes pue­den per­mi­tir­se pa­gar la mi­nu­ta de un de­tec­ti­ve. “Pue­de os­ci­lar en­tre los 1.000 y los 4.000 eu­ros, si nos te­ne­mos que des­pla­zar fue­ra de Es­pa­ña, co­mo ha ocu­rri­do en el ca­so de Ju­lio Igle­sias”, cuen­ta Jo­sé Gil.

Con el in­di­cio pro­ba­to­rio que su­po­ne una prue­ba po­si­ti­va de ADN, en el 90 % de los ca­sos, los jue­ces ad­mi­ten a trá­mi­te la de­man­da y or­de­nan en­ton­ces al de­man­da­do que se so­me­ta a una prue­ba de ADN. Así ocu­rrió en uno de los ca­sos más so­na­dos de los úl­ti­mos años. La his­tó­ri­ca re­cla­ma­ción de pa­ter­ni­dad del dies­tro Ma­nuel Díaz, el Cor­do­bés, al que tam­bién re­pre­sen­tó Fer­nan­do Osu­na. “Fue el ca­so ideal: rá­pi­do y lim­pio. En cin­co me­ses te­nía­mos sen­ten­cia fa­vo­ra­ble”, di­ce el le­tra­do.

Fue en abril de 2016 cuan­do por fin, a los 47 años, el po­pu­lar to­re­ro se con­vir­tió a los ojos de la ley en hi­jo le­gí­ti­mo del tam­bién dies­tro Ma­nuel Be­ní­tez, el Cor­do­bés. En es­te ca­so, los detectives con­tra­ta­dos por el bu­fe­te Osu­na se hi­cie­ron con una ser­vi­lle­ta usa­da por el ve­te­rano to­re­ro en un res­tau­ran­te. “Nor­mal­men­te, en es­tos ca­sos de tan­ta en­ver­ga­du­ra ha­ce­mos pri­me­ro la prue­ba de ADN. Si re­sul­ta po­si­ti­va, pre­sen­ta­mos la de­man­da”, cuen­ta el le­tra­do Osu­na, que des­ve­la que so­lo en tres ca­sos en los que se pre­ten­día la pa­ter­ni­dad de per­so­na­jes muy fa­mo­sos la prue­ba pre­via dio ne­ga­ti­vo.

Cuan­do hay un pa­tri­mo­nio con­si­de­ra­ble en jue­go, la es­tra­te­gia es crucial. En su am­plio ba­ga­je, el bu­fe­te se­vi­llano ha re­pre­sen­ta­do tam­bién a hom­bres que que­rían de­fen­der­se de una de­man­da de pa­ter­ni­dad. “Son muy po­cos, no lle­gan a 10 los clien­tes que he­mos te­ni­do en es­te sen­ti­do. Quie­ren sa­ber có­mo ha­cer pa­ra im­pug­nar la re­cla­ma­ción de pa­ter­ni­dad y se les ayu­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.