LAS ADOP­CIO­NES DE JE­SÚS CALEJA

El aven­tu­re­ro más in­tré­pi­do de la te­le­vi­sión ha re­ve­la­do su in­ti­mi­dad, pro­ta­go­ni­za­da por una his­to­ria en­ter­ne­ce­do­ra

Rumore - - Sumario -

El mon­ta­ñe­ro ex­pli­ca có­mo es su vi­da en el pro­gra­ma de Ber­tín Os­bor­ne.

“Es­to es una ca­ram­bo­la de la vi­da que no cal­cu­las. Fui tan­tas ve­ces a Ne­pal que al fi­nal el país me ha da­do lo me­jor de mi vi­da”, di­jo re­fi­rién­do­se a su fa­mi­lia

Te­nía una pe­lu­que­ría en Bur­gos, pro­fe­sión que apren­dió de su pa­dre, con­ta­ba con más de 10 tra­ba­ja­do­res a su car­go y las cuen­tas le sa­lían. Pe­ro un día se can­só de mo­ver la si­lla de un la­do pa­ra otro, de tra­ba­jar has­ta los sá­ba­dos, se sen­tía en­ce­rra­do...Y lo ven­dió to­do pa­ra cum­plir su sue­ño: via­jar. Así em­pe­zó la his­to­ria de Je­sús Ca­lle­ja, que re­la­tó en Mi ca­sa es la tu­ya, ¡y que a día de hoy le ha cam­bia­do la vi­da de ma­ne­ra asom­bro­sa! Con la na­tu­ra­li­dad que de­rro­cha en su pro­gra­ma, Pla­ne­ta Ca­lle­ja, Je­sús abrió la puer­ta de su in­ti­mi­dad, has­ta el mo­men­to des­co­no­ci­da, y de­jó a la au­dien­cia bo­quia­bier­ta: ¡es pa­dre y abue­lo! “En mis via­jes a Ne­pal co­no­cí a un chi­co que vi­vía en la ca­lle y te­nía tu­bercu­losis. De­ci­dí ha­cer­me car­go de él y lle­vár­me­lo a Es­pa­ña pa­ra cu­rar­lo. Al fi­nal lo adop­té”, con­fe­só an­te Ber­tín Os­bor­ne. Con la in­ten­ción de que apro­ba­ra los es­tu­dios, Je­sús le pro­me­tió a su hi­jo una mo­to, es­te sa­có el cur­so con ma­trí­cu­las de ho­nor, re­cha­zó esa re­com­pen­sa y le di­jo que lo que real­men­te que­ría era “que res­ca­ta­ra a su me­jor ami­go, que tam­bién es­ta­ba en­fer­mo y se iba a mo­rir”. Je­sús vol­vió a Ne­pal y adop­tó al me­jor ami­go de su hi­jo.Años des­pués, es­te se­gun­do hi­jo adop­ti­vo, le pi­dió que tra­je­ra a su her­ma­na, que vi­vía en la ca­lle. Hoy, Je­sús es pa­dre de es­tos tres chi­cos, ya con­ver­ti­dos en adul­tos, ¡y tie­ne va­rios nie­tos!

GRA­CIAS A ZA­PA­TE­RO

Ser buen mon­ta­ñe­ro no era su­fi­cien­te pa­ra re­no­var en Cua­tro, era un des­co­no­ci­do. Pe­ro Je­sús te­nía un as en la man­ga: Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro. Ha­bían si­do ve­ci­nos y le ha­bía cor­ta­do el pe­lo, así que le pro­pu­so gra­bar una aven­tu­ra jun­tos. El en­ton­ces pre­si­den­te del Go­bierno acep­tó, y Je­sús lo­gró no­to­rie­dad.

Jun­to a los pa­dres de Je­sús, vi­mos a Ga­nesh, el pri­mer hi­jo que adop­tó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.