MA­SA­CRE EN LAS VE­GAS

Un con­cier­to de country al ai­re li­bre se con­vier­te en el es­ce­na­rio de la ma­yor ma­tan­za a ti­ros en Es­ta­dos Unidos

Rumore - - Sumario -

Re­co­pi­la­mos to­do lo que ro­deó al ma­yor ti­ro­teo en la his­to­ria de Es­ta­dos Unidos.

Un ac­to de pu­ra mal­dad”, así de­fi­ne Do­nald Trump la ma­sa­cre acae­ci­da en Las Ve­gas el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre. Los ame­ri­ca­nos llo­ran a las 59 víc­ti­mas mor­ta­les de este su­ce­so, mien­tras más de 500 per­so­nas in­ten­tan re­cu­pe­rar­se en di­fe­ren­tes hos­pi­ta­les.Al cie­rre de es­ta edi­ción no se co­no­cen las mo­ti­va­cio­nes que lle­va­ron a un hom­bre de 64 años lla­ma­do Step­hen Pad­dock a dis­pa­rar in­dis­cri­mi­na­da­men­te con­tra la mul­ti­tud que dis­fru­ta­ba de un con­cier­to de mú­si­ca country al ai­re li­bre. Lo que sí de­ja este te­rri­ble su­ce­so es abier­ta una vie­ja po­lé­mi­ca: la te­nen­cia le­gal de ar­mas en Es­ta­dos Unidos.Al pa­re­cer, el au­tor de la ma­sa­cre te­nía un ver­da­de­ro ar­se­nal en ca­sa. Los nú­me­ros no mien­ten: la Gun Vio­len­ce Archive (GVA) ci­fra en 11.685 las muer­tes por vio­len­cia con ar­mas de fue­go en lo que va de año en EE UU.

UN CAM­BIO DE LEY

Tras lo su­ce­di­do, mu­chos em­pie­zan a re­plan­tear­se las co­sas, por ejem­plo, Ca­leb Kee­ter, uno de los gui­ta­rris­tas que ac­tua­ban ese día y que lo­gra­ron sal­var­se.“Vi ocu­rrir es­to du­ran­te años y no hi­ce na­da, pe­ro aho­ra qui­sie­ra sa­ber qué pue­do ha­cer. No pue­do ex­pre­sar lo equi­vo­ca­do que es­ta­ba…Ya es su­fi­cien­te. Ne­ce­si­ta­mos con­trol de ar­mas aho­ra mis­mo”, ha di­cho. No ha si­do el úni­co, el fa­mo­so pre­sen­ta­dor de la te­le ame­ri­ca­na Jimmy Kim­mel pi­dió en su pro­gra­ma“una ley más es­tric­ta”en es­ta ma­te­ria y ani­mó a los te­les­pec­ta­do­res a re­cla­mar un cam­bio que con­si­de­ra muy ne­ce­sa­rio.“No bas­ta con re­zar. Nin­gún ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se ne­ce­si­ta un ar­ma au­to­má­ti­ca o diez. La con­se­cuen­cia son ni­ños sin pa­dres, pa­dres sin hi­jos, ma­dres sin hi­jas”, aña­dió ca­si en­tre lá­gri­mas.

La cró­ni­ca de este aten­ta­do es si­nies­tra. En ape­nas un mi­nu­to, Step­hen sem­bró de caos y muer­te Las Ve­gas Strip, apos­ta­do en el re­sort y ca­sino Man­da­lay Bay. Eran po­co más de las 10 de la no­che y las rá­fa­gas de ba­la­zos atur­die­ron a la mul­ti­tud; mu­chas per­so-

nas con­fun­die­ron el rui­do con fue­gos ar­ti­fi­cia­les. En­se­gui­da em­pe­za­ron a des­plo­mar­se cuer­pos so­bre el as­fal­to y los asis­ten­tes al fes­ti­val Rou­te 91 Har­vest co­men­za­ron a co­rrer des­pa­vo­ri­dos in­ten­tan­do huir de aque­lla pe­sa­di­lla. Los tes­ti­mo­nios de al­gu­nos de los pre­sen­tes son so­bre­co­ge­do­res. “La gen­te co­men­zó a caer co­mo mos­cas”, re­cuer­da uno de ellos.“Rep­tá­ba­mos so­bre los muer­tos”, aña­de otro. “Es­cu­ché dis­pa­ros, co­gí a mi pa­re­ja y em­pe­za­mos a co­rrer. Era el caos. Un hom­bre es­ta­ba cu­bier­to de san­gre, ahí es cuan­do com­pren­dí que al­go se­rio es­ta­ba pa­san­do.Tu­vi­mos mu­cho mie­do”, re­la­ta­ba un tu­ris­ta lon­di­nen­se… La po­li­cía ac­tuó con ra­pi­dez, cor­tan­do la zo­na y pi­dien­do a los tran­seún­tes que no gra­ba­ran con sus te­lé­fo­nos

mó­vi­les ni com­par­tie­ran sus ubi­ca­cio­nes.Tam­bién se ce­rró el aeropuerto. Tras des­cu­brir el ca­dá­ver del au­tor en una de las ha­bi­ta­cio­nes del Man­da­lay Bay, los agen­tes bus­ca­ban dos vehícu­los re­la­cio­na­dos con él, uno de ellos con ma­trí­cu­la de Ne­va­da, uno de los es­ta­dos más per­mi­si­vos en el uso de ar­mas. Qui­zá así se ex­pli­que el gran nú­me­ro de fu­si­les que te­nía…

SE SUI­CI­DÓ

Con el pa­so de las ho­ras, el Es­ta­do Is­lá­mi­co reivin­di­có el aten­ta­do a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do de uno de sus ór­ga­nos de pro­pa­gan­da:“El ata­can­te es uno de nues­tros sol­da­dos, que se con­vir­tió al is­lam hace unos me­ses”. Sin em­bar­go, un por­ta­voz del FBI en rue­da de pren­sa ase­gu­ró que no hay

La al­cal­de­sa de Las Ve­gas, Ca­rolyn Good­man, des­cri­bió al res­pon­sa­ble de la ma­sa­cre co­mo

“un lu­ná­ti­co en­lo­que­ci­do lleno de odio”

nin­gún víncu­lo co­no­ci­do en­tre Step­hen Pad­dock y el ISIS, por lo que se con­si­de­ra una es­tra­te­gia de pu­bli­ci­dad del gru­po te­rro­ris­ta.

Y mien­tras los ha­bi­tan­tes de Las Ve­gas y del res­to de Es­ta­dos Unidos tra­tan de vol­ver a la nor­ma­li­dad y los he­ri­dos se van re­cu­pe­ran­do, to­do el mun­do in­ten­ta bus­car­le una ex­pli­ca­ción a lo su­ce­di­do. Có­mo un hom­bre de 64 años, que se­gún pa­la­bras del she­riff de Las Ve­gas, Joe Lom­bar­do, “era un ab­so­lu­to des­co­no­ci­do pa­ra las au­to­ri­da­des”, ha po­di­do pro­vo­car es­to. Pa­re­ce que no se ha en­con­tra­do na­da so­bre él en los re­gis­tros fe­de­ra­les. Lle­va­ba alo­ja­do en el Man­da­lay Bay des­de el 28 de sep­tiem­bre, se­gu­ra­men­te pre­pa­ran­do el día del ata­que. Se qui­tó la vi­da an­tes de que los agen­tes le lo­ca­li­za­ran, gra­cias a la alar­ma an­ti­in­cen­dios que hi­zo sal­tar al em­pe­zar a dis­pa­rar. En su ha­bi­ta­ción, si­tua­da en el pi­so 32 del com­ple­jo, se en­con­tra­ron al me­nos 17 ar­mas de fue­go, en­tre ellas va­rios ri­fles con mi­ra te­les­có­pi­ca. En su co­che se lo­ca­li­zó tam­bién ni­tra­to de amo­nio, un fer­ti­li­zan­te que pue­de uti­li­zar­se en ex­plo­si­vos.

Las au­to­ri­da­des pi­die­ron do­na­cio­nes de san­gre ur­gen­tes a to­da la po­bla­ción pa­ra aten­der a los más de 500 he­ri­dos que de­jó el aten­ta­do.

La zo­na que­dó cor­ta­da du­ran­te ho­ras y se pi­dió a la gen­te que no gra­ba­ra las es­ce­nas con sus te­lé­fo­nos mó­vi­les.

Es­ta es la ex­pla­na­da don­de se ce­le­bra­ba el fes­ti­val de mú­si­ca country Rou­te 91 Har­vest, al que asis­tían mi­les de per­so­nas.

Step­hen rom­pió dos ven­ta­nas pa­ra dis­pa­rar des­de dos án­gu­los di­fe­ren­tes a la mu­che­dum­bre que ha­bía en­fren­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.