SU OTRO SE­CRE­TO

Rumore - - Sumario -

Apar­te de la rup­tu­ra con Da­vid Bis­bal, Che­noa des­ta­pa un trá­gi­co su­ce­so en su bio­gra­fía. ¿Cuál es?

Mien­tras la aten­ción se cen­tra en su re­la­ción con Da­vid Bis­bal, Che­noa cuen­ta que su­frió ma­los tra­tos

Che­noa ha lan­za­do hace unos días sus me­mo­rias, De­fec­tos per­fec­tos, y des­de en­ton­ces no se ha de­ja­do de ha­blar de su rup­tu­ra con Da­vid Bis­bal, de si fue feo que el al­me­rien­se cam­bia­ra de nú­me­ro de te­lé­fono na­da más de­jar­la… Sin em­bar­go, es­tas bom­bas in­for­ma­ti­vas que la can­tan­te ha sol­ta­do en su li­bro, y que nos lle­van a re­me­mo­rar, otra vez, el mo­men­to chán­dal, es­tán im­pi­dien­do que se oi­gan otras re­ve­la­cio­nes más im­por­tan­tes y trau­má­ti­cas, co­mo la vio­len­cia de gé­ne­ro. Sí, Che­noa su­frió ma­los tra­tos.

NO TO­DO ERA CO­LOR DE RO­SA

“Al prin­ci­pio,co­mo ca­si siem­pre,to­do era de co­lor de ro­sa”, así co­mien­za Che­noa pa­ra ex­pli­car una re­la­ción que ini­ció cuan­do te­nía 17 años y que se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla. Así lo re­la­ta en su li­bro: “Nues­tras pe­leas eran cons­tan­tes, y un buen día, sin ve­nir a cuen­to, en ple­na ca­lle tu­vi­mos una fuerte dis­cu­sión con in­gre­dien­tes que pre­fie­ro no re­cor­dar. Na­die se acer­có a ayu­dar­me. No sé qué ex­tra­ño pro­ce­so men­tal te lle­va a me­ter­te en se­me­jan­te mon­tón de mier­da. Por­que lo sa­bes, sa­bes que al­gún día a los gri­tos se­gui­rán otras co­sas, y tú te re­sis­tes a ver­lo, te au­to­en­ga­ñas […]. Por eso a la pri­me­ra se­ñal hay que sa­lir co­rrien­do. Lue­go qui­zá ya sea de­ma­sia­do tar­de”.

Pa­ra que ese “na­die se acer­có a ayu­dar­me” no se re­pi­ta con otras mu­je­res, te con­ta­mos en el Actualidato de la si­guien­te pá­gi­na có­mo ac­tuar si eres tes­ti­go de ma­los tra­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.