HORÓSCOPO

Rumore - - Sumario -

¿Qué te de­pa­ra­rán los as­tros es­ta se­ma­na?

ARIES

(21 MAR­ZO AL 20 ABRIL)

Hoy to­do ha sal­ta­do por los ai­res. Ma­ña­na ya no se sa­be qué es lo que va a pa­sar. La pró­xi­ma se­ma­na pue­de que to­da tu vi­da sea com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a co­mo era has­ta aho­ra. De­bes pre­pa­rar­te pa­ra el cam­bio. Co­mo aún no sa­bes lo que va a ve­nir, sé lis­ta y plan­tea to­dos los es­ce­na­rios po­si­bles y, ade­más, ten una res­pues­ta ade­cua­da pa­ra ca­da uno de ellos. Tie­nes que so­bre­vi­vir a este desas­tre.

CÁNCER

(21 JU­NIO AL 20 JU­LIO)

Con lo ca­se­ra que sue­les ser, te es­tán en­tran­do unas ga­nas enor­mes de via­jar y co­no­cer otros lu­ga­res.

Esa sen­sa­ción de as­fi­xia tie­ne una ra­zón con­cre­ta, que so­lo des­cu­bri­rás cuan­do te va­yas le­jos y co­jas pers­pec­ti­va so­bre tu vi­da dia­ria. De mo­men­to, con­cén­tra­te en pre­pa­rar los de­ta­lles de tu es­ca­pa­da: así ali­via­rás esa as­fi­xia que te es­tá en­tran­do. No te apre­su­res, haz­lo to­do con mu­cho mi­mo.

LI­BRA

(23 SEP­TIEM­BRE AL 22 OC­TU­BRE)

Se­gu­ro que pue­des ha­cer­lo mu­cho me­jor y de­bes es­for­zar­te pa­ra con­se­guir­lo. Por el ca­mino, apren­de a ma­ne­jar tu es­trés: es lo que te ha ju­ga­do una ma­la pa­sa­da en otras oca­sio­nes y aho­ra no tie­ne por qué ser di­fe­ren­te. Prue­ba a cam­biar com­ple­ta­men­te la óp­ti­ca con la que afron­tas es­tas cir­cuns­tan­cias: no es fá­cil, ni mu­chí­si­mo me­nos, pe­ro la otra op­ción (que te ga­ne la an­sie­dad) tam­po­co es bue­na.

CAPRICORNIO

(21 DI­CIEM­BRE AL 19 ENERO)

No te ol­vi­des de qué es lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te: vas a te­ner tan­tas co­sas que ha­cer es­ta se­ma­na que las prio­ri­da­des se te van a mez­clar y vas a con­fun­dir lo ur­gen­te con lo esen­cial. En este ma­re­mág­num de obli­ga­cio­nes, al­gu­nas per­so­nas se van a vi­si­bi­li­zar co­mo ver­da­de­ros las­tres en tu vi­da, mien­tras que otras se con­ver­ti­rán sor­pren­den­te­men­te en tus alia­das irre­nun­cia­bles. Tam­bién de­bes dis­tin­guir­las.

TAURO

(21 ABRIL AL 20 MA­YO)

Los há­bi­tos mar­can mu­cho más de lo que te ima­gi­nas, y es­ta se­ma­na van a eclo­sio­nar to­das las ma­las cos­tum­bres que has ido ad­qui­rien­do po­co a po­co en un pro­ble­ma de sa­lud im­pre­vis­to. Es­to es so­lo un avi­so, da­do que al fi­nal se so­lu­cio­na­rá, pe­ro de­bes pres­tar más aten­ción a las se­ña­les que te en­vía tu cuer­po. Aho­ra es el mo­men­to de to­mar car­tas en el asun­to y res­pon­sa­bi­li­zar­te de tu sa­lud.

LEO

(21 JU­LIO AL 21 AGOS­TO)

Hay días en los que vas a du­dar de que ha­yas ele­gi­do al com­pa­ñe­ro per­fec­to y otros días en los que es­ta­rás con­ven­ci­da de que no po­días ha­ber es­co­gi­do a al­guien me­jor. ¿Por qué? Por­que él tam­bién a ve­ces se lo plan­tea, por­que es­tá ob­se­sio­na­do con cier­tos as­pec­tos de vues­tra re­la­ción que a ti no te pa­re­cen tan im­por­tan­tes, por­que tú reac­cio­nas en­se­gui­da cuan­do no ves al­go cla­ro... Te­néis que ha­blar en pro­fun­di­dad.

ESCORPIO

(23 OC­TU­BRE AL 22 NO­VIEM­BRE)

Aun­que no te afec­te a ti di­rec­ta­men­te, hay co­sas que te pro­vo­can fuer­tes sen­ti­mien­tos y con las que te dan ga­nas de ac­tuar. Lo que pa­sa es que lue­go siem­pre te pa­ras y pre­fie­res que­dar­te en tu zo­na de con­fort, ¿pa­ra qué en­tro­me­ter­te en un asun­to que no es tu­yo? Es­ta se­ma­na te ve­rás in­mer­sa en una si­tua­ción en la que te gus­ta­ría que in­ter­vi­nie­ra al­guien, y com­pren­de­rás que a ve­ces hay que ha­cer al­go.

ACUARIO

(20 ENERO AL 18 FE­BRE­RO)

Tu ca­rre­ra es­tá a pun­to de des­pe­gar, así que... ¡abró­cha­te bien el cin­tu­rón! De re­pen­te to­do co­ge­rá una ve­lo­ci­dad de vér­ti­go y sen­ti­rás que tus pies de­jan de to­car la tie­rra. Lo más alu­ci­nan­te ocu­rri­rá cuan­do em­pie­ces a vo­lar y veas des­de arri­ba el lu­gar de don­de vie­nes y aquel al que te en­ca­mi­nas. Es una sor­pre­sa, des­de lue­go, a es­tas al­tu­ras de la vi­da, pe­ro nun­ca es tar­de si la di­cha es bue­na.

GÉMINIS

(21 MA­YO AL 20 JU­NIO)

Un mal mo­men­to pa­ra que tu au­to­es­ti­ma ba­je, de ver­dad. Cla­ro que es­tás ro­dea­da de re­pen­te de per­so­nas que sa­ben mu­chí­si­mo más que tú en nu­me­ro­sos ám­bi­tos, pe­ro tú tie­nes que ser cons­cien­te de dón­de vie­nes y cuál es el ca­mino que has re­co­rri­do. Si aho­ra es­tás ahí, es por­que te lo me­re­ces, qui­zá in­clu­so mu­cho más que otros que no tu­vie­ron que re­co­rrer tan­to. Es­ta­te tran­qui­la.

VIRGO

(22 AGOS­TO AL 22 SEP­TIEM­BRE)

Cuan­do tus hi­jos te ha­cen pre­gun­tas a las que no sa­bes res­pon­der, aca­bas sin­tién­do­te cul­pa­ble. Tie­nes que apren­der a de­cir que no sa­bes al­go en con­cre­to, así les es­ta­rás en­se­ñan­do a amar­se, aun­que no sean per­fec­tos. Tu pa­re­ja es mu­cho más re­la­ja­da que tú en este as­pec­to: es una opor­tu­ni­dad pa­ra que sal­gas de ti mis­ma y apren­das a ma­ne­jar si­tua­cio­nes con re­cur­sos nue­vos, os uni­rá mu­cho.

SAGITARIO

(23 NO­VIEM­BRE AL 20 DI­CIEM­BRE)

Co­mo to­das las fa­mi­lias, la tuya no es na­da fá­cil, y en los pró­xi­mos días van a ge­ne­rar una si­tua­ción dig­na de una tra­ge­dia sha­kes­pea­ria­na. Van a que­rer que te po­si­cio­nes ra­di­cal­men­te en uno u otro ban­do y tú, que no le ves el sen­ti­do a la dispu­ta, te ve­rás obli­ga­da a me­diar, in­vo­lun­ta­ria­men­te, pa­ra que la san­gre no lle­gue al río. Me­nos mal que se te dan muy bien las ne­go­cia­cio­nes, si no, pe­re­ce­rías en el in­ten­to.

PISCIS

(19 FE­BRE­RO AL 20 MAR­ZO)

Co­mo tú ya has pa­sa­do por esa si­tua­ción, eres ca­paz de acon­se­jar a tu pa­re­ja y an­ti­ci­par­te a los pró­xi­mos acon­te­ci­mien­tos. Te lo va a agra­de­cer mu­cho, por­que se sien­te com­ple­ta­men­te des­orien­ta­do, y una vi­sión de al­guien con ex­pe­rien­cia y vo­lun­tad de ob­je­ti­vi­dad le va a ve­nir muy bien. Co­mo es­tá des­trui­do emo­cio­nal­men­te, no te lo to­mes muy en se­rio si al­gu­na vez no se da cuen­ta de cuán­to le es­tás ayu­dan­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.