“HE RE­CI­BI­DO UNA EDU­CA­CIÓN MA­CHIS­TA, PE­RO ME HE RECICLADO”

Rumore - - Actualidato -

Cuan­do se emi­te su pro­gra­ma, La tar­de, aquí y aho­ra, en Ca­nal Sur,los an­cia­nos an­da­lu­ces van me­nos al mé­di­co. Un éxi­to que no quie­re ver man­cha­do por una po­lé­mi­ca re­cien­te: ti­je­ra en mano y en di­rec­to, Juan y Me­dio cor­tó la fal­da de su com­pa­ñe­ra Eva Ruiz. Ella ex­pli­có que to­do for­ma­ba par­te de una bro­ma pac­ta­da. Pe­ro el epi­so­dio le ha cos­ta­do la aper­tu­ra de un ex­pe­dien­te por par­te del Con­se­jo Au­dio­vi­sual de An­da­lu­cía y ser ta­cha­do de ma­chis­ta, co­mo ex­pli­ca en es­ta en­tre­vis­ta a In­ter­viú.

• Se dio a co­no­cer en Inocen­te, inocen­te con un sketch jun­to a Te­re­saVie­jo. In­ter­pre­ta­ba a un po­li­cía ex­hi­bi­cio­nis­ta que la in­co­mo­da­ba. ¿Han cam­bia­do los lí­mi­tes del hu­mor?

Sí, pa­ra me­jor.Al­gu­nas bro­mas que se ha­cen aho­ra an­tes te hu­bie­ran cos­ta­do la cár­cel.

• ¿De­be ha­ber lí­mi­tes?

Uno se pue­de reír de to­do,pe­ro no con to­do el mun­do.El lí­mi­te es­tá en la po­si­bi­li­dad de mo­les­tar a otro.De­bes con­vi­vir con la res­pon­sa­bi­li­dad de sa­ber que to­do lo que ha­gas o di­gas se­rá ob­je­to de apro­ba­ción o de re­pro­ba­ción.Aun­que, a ve­ces, nos las co­ge­mos con pa­pel de fu­mar. Has­ta ese día no tu­ve cons­tan­cia de que la bro­ma [de cor­tar­le la fal­da a su com­pa­ñe­ra Eva Ruiz] hu­bie­ra mo­les­ta­do a na­die. Des­de en­ton­ces he re­ci­bi­do ame­na­zas con­tra mi pro­gra­ma, mi em­pre­sa, mi fa­mi­lia, con­tra mí…, de to­do. Lo úl­ti­mo que que­ría era ha­cer da­ño a mi com­pa­ñe­ra, que es lo que más quie­ro y res­pe­to del mun­do.

• ¿Qué es lo que más le ha do­li­do?

Que aso­cien mi ima­gen al concepto de ma­chis­ta. En el pro­gra­ma he­mos tra­ta­do con per­so­nas que ha­bían su­fri­do un maltrato bru­tal, has­ta la náu­sea. Tam­bién me due­le que el hu­mor se vea sal­pi­ca­do por un error y es­to en­tur­bie una tra­yec­to­ria de tan­tos años. Yo to­dos los 1 de no­viem­bre di­go:“Me voy a acor­dar de vues­tros muer­tos”.Y hay gen­te que me es­cri­be con­tes­tan­do: “Te vas a acor­dar de los tu­yos, hi­jo de pu­ta, có­mo se no­ta que no se te ha muer­to na­die”.

• ¿Ha vuel­to a co­ger unas ti­je­ras?

Pa­ra abrir al­gu­na bol­sa, en ca­sa, por­que el bigote no me lo he re­cor­ta­do es­tos días…

• ¿Cuán­tas mu­je­res tra­ba­jan en su equi­po?

Ma­yo­ría aplas­tan­te. Pa­ra que al­go que ten­ga que ver con las per­so­nas fun­cio­ne, tie­ne que ha­ber ma­yo­ría de mu­je­res. No se tra­ta de pa­ri­dad, es que tie­nen más ga­ma de emo­cio­nes y es­tán más pre­pa­ra­das pa­ra la vi­da real. No­so­tros so­mos play y stop, lo más no­ble y pri­ma­rio del mun­do,pe­ro no te­ne­mos sus ma­ti­ces.

• ¿Es fe­mi­nis­ta?

Es­toy por la igual­dad. De ahí a que sea fe­mi­nis­ta, lo ten­drán que de­cir otros. He re­ci­bi­do una edu­ca­ción ma­chis­ta, pe­ro me he reciclado lo más que he po­di­do, he re­pu­dia­do com­por­ta­mien­tos que he vis­to en mis ma­yo­res y he pro­cu­ra­do no re­pe­tir­los. Mi ma­dre me enseñó lo li­mi­ta­das que es­ta­ban per­so­nas real­men­te bri­llan­tes por el he­cho de ser mu­jer.Y es­to, aun­que ha­ya­mos me­jo­ra­do, sigue sien­do así. Ella rom­pió los cá­no­nes de su épo­ca, edu­có a seis hi­jos al tiem­po que apro­bó las opo­si­cio­nes de ins­pec­to­ra de far­ma­cia, es­tu­dia­ba in­glés y se sa­có la mi­tad de la ca­rre­ra de Me­di­ci­na con mi pa­dre pa­ra ani­mar­lo a es­tu­diar.

• ¿Qué mi­ra an­tes,Twit­ter o el sha­re del día an­te­rior?

No ten­go Twit­ter, pe­ro me in­for­man. Me in­tere­sa mi­rar las opi­nio­nes de mis es­pec­ta­do­res. Los in­sul­tos ni me los pa­san, a las ame­na­zas de muer­te tam­po­co les pres­to mu­cha aten­ción por­que has­ta aho­ra, que yo re­cuer­de, no me han ma­ta­do nin­gu­na vez.

• ¿Le afec­ta lo que se di­ce de us­ted en re­des so­cia­les?

He re­ci­bi­do crí­ti­cas ver­da­de­ra­men­te san­grien­tas.Tam­bién otras muy du­ras, pe­ro que te­nían un fon­do de ra­zón. Pe­ro mi vi­da no la mar­can las re­des so­cia­les, has­ta el pun­to de que no ten­go nin­gu­na cuen­ta.

Las re­des son un sa­ne­drín sin nom­bre

y ape­lli­dos que no da la ca­ra. Hay que de­nos­tar a to­da es­ta gen­te que de ma­ne­ra im­pu­ne uti­li­za las re­des co­mo un pa­re­dón pa­ra fu­si­lar a inocen­tes por el gus­to de ha­cer­lo.

• ¿Te­me sa­lir en las le­tras de los car­na­va­les de Cá­diz por lo ocu­rri­do?

Sa­lir en los car­na­va­les de Cá­diz, aun­que sea pa­ra po­ner­me ver­de, se­ría un ho­nor. Es la gen­te con más sa­le­ro e in­ge­nio del pla­ne­ta. De lo que yo co­noz­co, lo me­jor. No sa­bes lo que es sa­lir en el tea­tro Fa­lla y que Cá­diz te to­que las pal­mas al com­pás. Des­pués de eso, si te di­cen que ma­ña­na te vas a mo­rir, di­ces:“Bueno, lo acep­to”.

• ¿Le han me­ti­do al­gu­na vez en el sa­co de se­ño­ri­to an­da­luz?

Cual­quie­ra que me co­noz­ca sa­be que no lo soy, no me veo en las éli­tes. No ten­go na­da con­tra ellos, ten­go ami­gos que en­tra­rían en ese concepto, pe­ro creo que el pue­blo sa­be que soy un per­so­na­je po­pu­lar: del pue­blo o pa­ra el pue­blo.

• ¿Cuán­tas per­so­nas de ese pue­blo han pa­sa­do por el pro­gra­ma bus­can­do com­pa­ñe­ro? ¿Có­mo las seleccionan?

Cer­ca de 5.000 o 6.000 per­so­nas. Lo que ha­ce­mos es des­car­gar con­tes­ta­do­res te­le­fó­ni­cos. Hay si­tua­cio­nes más ur­gen­tes, hay ver­da­de­ras tra­ge­dias de­trás de al­gu­nas lla­ma­das, han ve­ni­do per­so­nas con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad a las que se les da una cier­ta prio­ri­dad.

• ¿Qué por­cen­ta­je aca­ba en­con­tran­do pa­re­ja?

Dos ter­ce­ras par­tes con­si­guen pa­re­ja, apro­xi­ma­da­men­te.Y los que no, al­can­zan una nue­va for­ma de ver la vi­da. Se sien­ten ca­pa­ces de de­cir­le a un hom­bre:“Oi­ga, yo con­fia­ría en us­ted pa­ra que fue­ra mi com­pa­ñe­ro”.Tam­bién hay hom­bres que nun­ca an­tes se ha­bían atre­vi­do a de­cir­le a una se­ño­ra “Me gus­ta mu­cho”.

• ¿Es cier­to que a la ho­ra a la que se emi­te su pro­gra­ma hay me­nos per­so­nas ma­yo­res en la con­sul­ta del mé­di­co?

Hay me­nos lla­ma­das a te­le­asis­ten­cia por par­te de per­so­nas ma­yo­res. La que fue­ra con­se­je­ra de Sa­lud, Mi­cae­la Na­va­rro, nos tra­jo los es­ta­di­llos de fun­cio­na­mien­to y la caí­da en los días que el pro­gra­ma fue más en­tre­te­ni­do su­peró el 40 %. A la ho­ra de la con­sul­ta, los an­da­lu­ces pi­den “el turno del pro­gra­ma de Juan y Me­dio”, por­que sa­ben que les van a aten­der con ma­yor ce­le­ri­dad. La tar­de de­be­ría ser re­ce­ta­da por los sa­ni­ta­rios.

• An­tes de ser Juan y Me­dio, us­ted era Juan Jo­sé Bautista, es­tu­dian­te y cu­rri­to en una ofi­ci­na mu­si­cal. ¿Fue­ron du­ros sus co­mien­zos?

Yo he he­cho lo más ba­jo, pe­ro ja­más al­go du­ro. Dor­mía y co­mía con mis pa­dres y mis her­ma­nos,así que cuan­do cru­za­ba la puer­ta de ca­sa, ya par­tía de lo me­jor. Ade­más, he te­ni­do la suer­te de emo­cio­nar­me con to­do lo que he he­cho:cuan­do ha­cía se­gu­ri­dad,cuan­do car­ga­ba y des­car­ga­ba ca­mio­nes, in­clu­so hu­bo un tiem­po en que ven­dí se­gu­ros pa­ra pa­gar­me la ca­rre­ra.

• Fue guar­daes­pal­das de Hom­bres G. ¿Tu­vo que par­tir­se la ca­ra con al­guien?

No. Me ocu­pa­ba de la se­gu­ri­dad, pe­ro me du­ró 15 días. Es­tá­ba­mos el gru­po y yo en Pa­na­má, vien­do el ca­nal en la es­clu­sa de Mi­ra­flo­res, y me di­je­ron: “Oye, Juan, te es­ta­mos vien­do tra­ba­jar y que­re­mos que seas el res­pon­sa­ble del di­ne­ro”.Y, a la se­ma­na si­guien­te, vino el má­na­ger y me pre­gun­tó:“¿Por qué no lo lle­vas tú to­do?”.

• ¿Qué re­cuer­da de esas gi­ras?

Los ae­ro­puer­tos lle­nos de gen­te, los avio­nes que no po­dían ate­rri­zar por­que la pis­ta es­ta­ba lle­na… Ver­da­de­ros ído­los. Hom­bres G son de lo me­jor que he co­no­ci­do. Es­tá­ba­mos tan unidos que ha­bía quien pen­sa­ba que yo era el quin­to hom­bre G.Y ese es pa­ra mí más que un tí­tu­lo no­bi­lia­rio.

• Ha con­ta­do que hu­bo un tiem­po en que la pren­sa le em­pa­re­ja­ba ca­da 15 mi­nu­tos con una mu­jer di­fe­ren­te. ¿Se que­da­ban cor­tos?

Lo he in­ten­ta­do, pe­ro uno no con­si­gue to­do lo que quie­re. Lo más im­por­tan­te en la vi­da son los afec­tos que tie­nes, sea con hom­bres o con mu­je­res, so­lo que la mu­jer tie­ne un plus aña­di­do, el en­can­to mag­né­ti­co que pro­por­cio­na un cuer­po, una piel y una ma­ne­ra de ver la vi­da que no es a la que es­tás acos­tum­bra­do por el equi­po de fútbol, por los ami­gos, el co­le­gio...A mí me gus­ta mu­cho la mu­jer in­tere­san­te, atrac­ti­va, y, si es be­lla, ni te cuen­to.

• Cuan­do sa­lía a li­gar con Ber­tín Os­bor­ne, ¿quién te­nía más éxi­to? ¿Han lo­gra­do ba­tir el ré­cord amo­ro­so de Ju­lio Igle­sias?

Qué va [ri­sas]. Ni ese ni su ré­cord de fe­cun­da­ción. La gen­te no se lo cree, pe­ro Ber­tín y yo nun­ca he­mos sa­li­do a li­gar. Es muy di­fí­cil, él es un fe­nó­meno de ma­sas. He­mos sa­li­do a reír­nos, a que­dar­nos ma­ra­vi­lla­dos con los be­lle­zo­nes que ha­bía por ahí, pe­ro no he­mos he­cho una com­pe­ti­ción. Las ve­ces que he­mos ido jun­tos yo era la com­par­sa, el acom­pa­ñan­te.Ade­más, Ber­tín no es de eso, ni yo tam­po­co.

Las ve­ces que he sa­li­do con Ber­tín Os­bor­ne, yo era la com­par­sa, el acom­pa­ñan­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.