Bar­bra Strei­sand EL EFEC­TO STREI­SAND

Si quie­res que no se sepa al­go, no lo se­ña­les, o te pa­sa­rá co­mo a Bar­bra

Rumore - - Es Otra Historia -

Aprin­ci­pios del s. XXI co­men­zó la era de in­ter­net y los fa­mo­sos se veían sor­pren­di­dos por el po­co con­trol que te­nían so­bre su ima­gen. En este con­tex­to, una ma­la ju­ga­da de Bar­bra Strei­sand hi­zo que su nom­bre que­da­ra pa­ra siem­pre li­ga­do a un efec­to: si in­ten­tas cen­su­rar al­go, pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te, por­que con­si­gues el efec­to con­tra­rio.

MAN­SIÓN EN LA RED

La web Pic­to­pia.com con­ta­ba en 2003 con 12.000 fo­tos aé­reas de la cos­ta de Ca­li­for­nia, en­tre las cua­les se en­con­tra­ba la de la man­sión de la can­tan­te. Es­ta demandó a Pic­to­pia y al fo­tó­gra­fo, Ken­neth Adel­man, por vio­la­ción de pri­va­ci­dad, y les pi­dió 50 mi­llo­nes de dó­la­res. Has­ta el día en el que la de­man­da se hi­zo pú­bli­ca, el ar­chi­vo de su ima­gen, lla­ma­do Ima­ge 3850, ha­bía te­ni­do so­lo seis des­car­gas, dos de las cua­les eran de los abo­ga­dos de Strei­sand. Tras la de­man­da, en me­nos de un mes se des­car­gó ca­si 500.000 ve­ces. La de­man­da fue des­es­ti­ma­da y la can­tan­te tu­vo que in­dem­ni­zar a Adel­man.

Ken­neth Adel­man Mi­ke Mas­nick

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.