Bru­ce Lee ¿HA­CHÍS O ALER­GIA?

Rumore - - Es Otra Historia -

Mu­chos lo veían co­mo un trai­dor, y su muer­te le pu­so en en­tre­di­cho

Amado y odia­do a par­tes igua­les, Bru­ce Lee mo­les­tó a la ge­ron­to­cra­cia de las ar­tes mar­cia­les al en­se­ñar a oc­ci­den­ta­les esa mi­le­na­ria dis­ci­pli­na. Por ello,mu­chas ve­ces co­rrie­ron bu­los so­bre el he­cho de que ha­bía si­do ase­si­na­do. Cuan­do fa­lle­ció, las cir­cuns­tan­cias en las que se pro­du­jo su muer­te lle­va­ron a que se le cues­tio­na­ra aún más.

JUE­GO DE MUER­TE

Así se lla­ma­ba la pe­lí­cu­la en la que Bru­ce Lee es­ta­ba tra­ba­jan­do cuan­do em­pe­zó a te­ner des­ma­yos re­cu­rren­tes. Cuan­do es­ta­ba en ca­sa de la ac­triz Betty Ting Pei ha­blan­do so­bre el guion, de la cin­ta sin­tió do­lor de ca­be­za y es­ta le pro­por­cio­nó un anal­gé­si­co, que apa­ren­te­men­te le pro­vo­có una reac­ción alér­gi­ca y le lle­vó al co­ma. Sin em­bar­go, tam­bién se ha­lló ha­chís en el es­tó­ma­go del maes­tro de ar­tes mar­cia­les tras la au­top­sia, lo que desem­bo­có ines­pe­ra­da­men­te en una po­lé­mi­ca so­bre si con­su­mía dro­gas o no.

Ray­mond Chow Ja­mes Co­burn y Ste­ve McQueen, ami­gos de Bru­ce, lle­va­ron el fé­re­tro jun­to a fa­mi­lia­res, en un en­tie­rro mul­ti­ét­ni­co en 1973. Bru­ce te­nía otros cua­tro her­ma­nos. Su ma­dre era chino-cau­cá­si­ca y su pa­dre, ac­tor de ópe­ra chi­na. Él na­ció en Ca­li­for­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.