ES­PE­CIAL DE­POR­TE

Rumore - - Especial Deporte -

¿Qué tie­ne es­ta dis­ci­pli­na tan es­pe­cial que se ha con­ver­ti­do en un es­ti­lo de vi­da? Se lo pre­gun­ta­mos a Ana Ra­ba­nal, una de las fun­da­do­ras de El Gong, un es­pa­cio en el co­ra­zón de Ma­drid pen­sa­do pa­ra me­jo­rar la sa­lud a tra­vés del yo­ga y el pi­la­tes, prin­ci­pal­men­te.

¿A QUÉ SE DE­BE LA FIE­BRE POR EL YO­GA?

Los gim­na­sios le han re­ser­va­do un hue­co de ho­nor en sus agendas se­ma­na­les y los cen­tros es­pe­cia­li­za­dos cre­cen por las ciu­da­des y se ha­cen fuer­tes, y es que la de­man­da au­men­ta y el es­trés es el prin­ci­pal res­pon­sa­ble. “El es­ti­lo de vi­da en las gran­des ciu­da­des con­lle­va es­trés, que de­ri­va en pro­ble­mas de sue­ño, ten­sio­nes, do­lo­res de es­pal­da, dis­per­sión, en­fer­me­da­des psi­co­so­má­ti­cas, etc. El yo­ga ofre­ce una in­fi­ni­dad de be­ne­fi­cios fí­si­cos, men­ta­les y emo­cio­na­les pa­ra ayu­dar­nos a con­se­guir bie­nes­tar”, ase­gu­ra Ana Ra­ba­nal. “A di­fe­ren­cia de los en­tre­na­mien­tos oc­ci­den­ta­les a los que es­ta­mos acos­tum­bra­dos, el yo­ga, ade­más de po­ner­te en for­ma, te apor­ta fuer­za in­te­rior, cla­ri­dad y cal­ma. Bus­ca el equi­li­brio de la per­so­na, tan­to fí­si­co co­mo emo­cio­nal y men­tal”, aña­de.

BE­NE­FI­CIOS:

Ana Ra­ba­nal los en­glo­ba en tres gran­des gru­pos:

1. Me­jo­ra la sa­lud y pre­vie­ne en­fer­me­da­des

Me­jo­ra la cir­cu­la­ción san­guí­nea, al es­ti­rar los múscu­los y las ar­ti­cu­la­cio­nes, y dis­mi­nu­ye la pre­sión y el pul­so ar­te­rial.

Ma­sa­jea las glán­du­las y los ór­ga­nos del cuer­po me­jo­ran­do su fun­cio­na­mien­to.

Trans­por­ta nu­trien­tes y oxí­geno por to­do el cuer­po y eli­mi­na to­xi­nas. 2. Ayu­da a con­tro­lar el pe­so y a to­ni­fi­car los múscu­los For­ta­le­ce y to­ni­fi­ca el cuer­po. Es­ti­mu­la a los múscu­los flá­ci­dos, dé­bi­les o pe­re­zo­sos a eli­mi­nar el ex­ce­so de gra­sa.

3. Me­jo­ría men­tal y emo­cio­nal

Re­du­ce el ni­vel de cor­ti­sol, la hor­mo­na del es­trés, y au­men­ta la do­pa­mi­na, neu­ro­trans­mi­sor que ele­va el áni­mo y crea una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad.

For­ta­le­ce el sis­te­ma ner­vio­so, re­du­cien­do los ni­ve­les de es­trés a lar­go pla­zo.

Fa­vo­re­ce la in­tros­pec­ción y la con­cien­cia in­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.