PI­LA­TES

Rumore - - Especial Deporte -

SI­MI­LI­TU­DES Y DI­FE­REN­CIAS CON EL YO­GA

Se­gún Ana Ra­ba­nal: “Mien­tras que el yo­ga es una dis­ci­pli­na mi­le­na­ria que se ori­gi­nó en la

In­dia, pi­la­tes es un sis­te­ma de en­tre­na­mien­to ba­sa­do en el yo­ga y otras dis­ci­pli­nas, co­mo las ar­tes mar­cia­les o la fi­sio­te­ra­pia, desa­rro­lla­do por el ale­mán Jo­seph H. Pi­la­tes. Con am­bas prác­ti­cas, que son de ba­jo im­pac­to, se lo­gra una co­rrec­ción pos­tu­ral, elon­ga­ción mus­cu­lar y bie­nes­tar fí­si­co y men­tal. Sin em­bar­go, po­de­mos de­cir que el pi­la­tes es­tá más di­ri­gi­do a for­ta­le­cer el cuer­po y los múscu­los y el yo­ga es­tá más en­fo­ca­do al bie­nes­tar en ge­ne­ral, tan­to fí­si­co co­mo men­tal”, aña­de la ex­per­ta. Las res­pi­ra­cio­nes, aun­que im­por­tan­tí­si­mas en am­bas, son di­fe­ren­tes: en el yo­ga sir­ven co­mo guía pa­ra ca­da pos­tu­ra y es ab­do­mi­nal y en pi­la­tes es­tá en­fo­ca­da al co­re (re­gión ab­do­mi­nal y par­te ba­ja de la es­pal­da) y es to­rá­ci­ca.

¿EN QUÉ CON­SIS­TE?

El mé­to­do pi­la­tes re­equi­li­bra el fun­cio­na­mien­to de to­do el cuer­po me­dian­te es­ti­ra­mien­tos de ba­jo im­pac­to que for­ta­le­cen los múscu­los de den­tro a fue­ra sin agre­gar vo­lu­men. Tra­ba­ja el co­re, el nú­cleo cen­tral de nues­tro cuer­po y el en­car­ga­do de pro­por­cio­nar­nos es­ta­bi­li­dad, a gran­des ras­gos: el ab­do­men, los glú­teos y el sue­lo pél­vi­co.

BE­NE­FI­CIOS:

“Pi­la­tes pue­de ayu­dar con una se­rie de do­len­cias co­mu­nes, aque­llas que afec­tan a la es­pal­da y el cue­llo (dis­cos de­te­rio­ra­dos, os­teo­po­ro­sis, ciá­ti­ca), le­sio­nes en rodillas, to­bi­llos y mu­ñe­cas de­ri­va­das de una ma­la pos­tu­ra. Mu­chas mu­je­res tam­bién en­cuen­tran el mé­to­do pi­la­tes be­ne­fi­cio­so du­ran­te y des­pués del em­ba­ra­zo”, ase­gu­ra Ra­ba­nal, que a con­ti­nua­ción es­pe­ci­fi­ca las ven­ta­jas de este sis­te­ma de en­tre­na­mien­to:

1. Me­jo­ra la for­ma fí­si­ca, la fuer­za y la fle­xi­bi­li­dad

Co­rri­ge la pos­tu­ra, la mo­vi­li­dad y la fle­xi­bi­li­dad de la co­lum­na ver­te­bral.

Me­jo­ra el equi­li­brio mus­cu­lar ge­ne­ral del cuer­po y crea un tono mus­cu­lar alar­ga­do.

Au­men­ta la con­cien­cia del cuer­po y me­jo­ra la es­ta­bi­li­dad y la ali­nea­ción de las ar­ti­cu­la­cio­nes, por lo tan­to, re­du­ce las le­sio­nes.

Pro­mue­ve un co­re más fuerte, que desem­bo­ca en mo­vi­mien­tos más efi­cien­tes.

Com­ple­men­ta la for­ma­ción de atle­tas y de­por­tis­tas.

Pre­vie­ne le­sio­nes de ar­ti­cu­la­cio­nes.

Me­jo­ra los sín­to­mas de do­len­cias co­mo ciá­ti­ca, es­co­lio­sis, fi­bro­mial­gia.

2. Me­jo­ra tu sa­lud

Me­jo­ra la fun­ción de los pul­mo­nes y la cir­cu­la­ción de la san­gre, así co­mo la fun­ción ce­lu­lar.

Se en­fo­ca en el mo­vi­mien­to y la res­pi­ra­ción, por lo que au­men­ta la con­cien­cia de tu cuer­po.

Oxi­ge­na la san­gre.

Ayu­da a man­te­ner y pue­de me­jo­rar la den­si­dad ósea.

Es un ejer­ci­cio se­gu­ro pa­ra per­so­nas ma­yo­res, em­ba­ra­za­das y mu­je­res en pe­rio­do de pos­par­to.

NO­TA Es im­por­tan­te que

pi­la­tes los ejer­ci­cios de

y es­tén or­de­na­dos

un su­per­vi­sa­dos por

lo pro­fe­sio­nal. De con­tra­rio, po­de­mos

le­sio­nar­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.