EN­TRE­VIS­TA A FRANK CUES­TA

El her­pe­tó­lo­go leo­nés pier­de la es­pe­ran­za de sa­car a Yu­yee, su ex, de la cár­cel y nos ase­gu­ra que so­lo sus hi­jos la man­tie­nen vi­va

Rumore - - Sumario -

El co­no­ci­do co­mo Frank de la Jun­gla nos ha­bla del dra­ma de su ex­mu­jer, en­car­ce­la­da.

Aca­ba de pa­sar dos días en Es­pa­ña pa­ra pre­sen­tar los es­pe­cia­les ‘Ca­za­do­res’ y ‘Cir­co’ de Wild Frank y pa­ra anun­ciar su nueva en­tre­ga en Ita­lia (se es­tre­nó el 12 de no­viem­bre), mo­men­to que he­mos apro­ve­cha­do pa­ra pre­gun­tar­le por la si­tua­ción de la ma­dre de sus hi­jos,Yu­yee, en­car­ce­la­da des­de ha­ce tres años y me­dio. El leo­nés, estrella de DMAX, se mues­tra pe­si­mis­ta so­bre las po­si­bi­li­da­des de sa­car a su ex­mu­jer del pre­si­dio y nos cuen­ta có­mo man­tie­ne el día a día con sus pe­que­ños.

• ¿Có­mo es­tá Yu­yee y có­mo lo vi­ven los ni­ños?

Yu­yee es­tá fa­tal por­que son tres años y me­dio, ca­da vez peor. Los ni­ños lo han nor­ma­li­za­do en cier­ta ma­ne­ra, pe­ro tie­nen sus ba­jo­nes, so­bre to­do la pe­que­ña, es la que es­tá su­frien­do más la au­sen­cia. Mu­chas ve­ces los ni­ños apren­den a su­frir en si­len­cio.

• Es­tá­ba­mos pen­dien­tes de no­ti­cias ju­di­cia­les en ju­nio. ¿Cuál es la si­tua­ción en es­tos mo­men­tos?

Ya no se pue­de ha­cer na­da, por­que su ca­so ha pa­sa­do por el Su­pre­mo. Si no te lo apo­ya al­guien, da igual. La úni­ca per­so­na que pue­de ayu­dar aYu­yee es el rey de Es­pa­ña a ni­vel per­so­nal, que tam­po­co se le pue­de exi­gir, por­que no ha­ce na­da ins­ti­tu­cio­nal si no es­tá apro­ba­do por el Go­bierno.

• ¿Có­mo con­si­gues man­te­ner la es­pe­ran­za de Yu­yee?

Las co­sas se las di­go co­mo son. Si no pa­sa na­da, te vas a pa­sar 15 años en la cár­cel. Es así de du­ro y es­ta­mos se­cues­tra­dos en esa si­tua­ción. Lo úni­co que la man­tie­ne vi­va son sus hi­jos.

• ¿Pue­den ver­la?

La ven una vez a la se­ma­na.Yo pue­do ver­la una vez ca­da dos se­ma­nas, pe­ro a tra­vés de un cris­tal, na­da de con­tac­to. Aun­que es­te­mos di­vor­cia­dos, es la ma­dre de mis hi­jos. Es una per­so­na a la que he que­ri­do y a la que quie­ro, pe­ro yo tam­po­co pue­do ini­ciar una vi­da. Nues­tras vi­das es­tán se­cues­tra­das.

• ¿Có­mo ha­ces con los pe­que­ños cuan­do gra­bas?

Cuan­do via­jo, ten­go un ope­ra­ti­vo con gen­te que se que­da con los pe­ques. Ade­más, los mi­li­ta­res me ayu­dan.Ten­go muy bue­na re­la­ción con Par­ques Na­tu­ra­les y mu­cha gen­te en­tien­de lo que nos es­tá pa­san­do y me ayu­dan. Cuan­do ne­ce­si­to vi­si­tas ex­tras, lo he lo­gra­do a tra­vés de otras em­ba­ja­das.

• Ha­ce tiem­po di­jis­te que que­rías ve­nir­te a Es­pa­ña con los ni­ños…

Mi vi­da es­tá pa­ra­li­za­da to­tal­men­te. Tra­ba­jo y vuel­vo a ca­sa.To­dos los días a las cua­tro de la ma­ña­na co­jo el co­che y me ha­go 120 ki­ló­me­tros pa­ra de­jar­le co­mi­da aYu­yee, vuel­vo a ca­sa, pre­pa­ro el desa­yuno y lle­vo a los ni­ños al co­le­gio. ¡No os po­déis ima­gi­nar la can­ti­dad de bo­tu­lis­mo y de en­fer­me­da­des que hay en pri­sión!

Yu­yee

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.