EN­TRE­VIS­TA A PAS­TO­RA SO­LER

Se re­ti­ró de los es­ce­na­rios en 2014 por mie­do es­cé­ni­co. Aho­ra, y tras ser ma­dre, la can­tan­te re­gre­sa con el pro­ble­ma su­pe­ra­do

Rumore - - Sumario -

La can­tan­te vuel­ve a los es­ce­na­rios tras re­ti­rar­se por mie­do es­cé­ni­co.

No es fá­cil re­ti­ra­se cuan­do se es­tá en lo más al­to. Pas­to­ra lo sa­be bien.Tras 20 años de ca­rre­ra, el 1 de di­ciem­bre de 2014, du­ran­te un con­cier­to en Má­la­ga, el cuer­po le di­jo bas­ta.Y lo de­jó, sin sa­ber que se­ría la úl­ti­ma vez so­bre un es­ce­na­rio. En es­tos tres años de ba­ja la­bo­ral ha si­do ma­dre, ha su­pe­ra­do mie­dos y ha en­con­tra­do esa cal­ma que aho­ra va­lo­ra tan­to. Por eso su nue­vo tra­ba­jo no po­día te­ner otro nom­bre: La cal­ma.

• Vuel­ve por la puer­ta gran­de, na­da me­nos que en el Tea­tro Real, don­de da un con­cier­to el 19 de no­viem­bre. ¡Sin mie­do!

La ver­dad es que si vuel­vo es por­que es­toy com­ple­ta­men­te pre­pa­ra­da y qué me­jor ma­ne­ra que ha­cer­lo así, el Real siem­pre ha si­do uno de mis es­ce­na­rios so­ña­dos.

• ¿Y por qué Madrid?

Es­tu­vi­mos pen­san­do em­pe­zar en Má­la­ga, en el úl­ti­mo es­ce­na­rio que pi­sé, pe­ro me di cuen­ta de que qui­zá ese te­nía de­ma­sia­da car­ga emo­cio­nal. Por eso pen­sé ir an­tes a otra par­te y nos de­ci­di­mos por la ca­pi­tal, que pa­ra mí tam­bién es una tie­rra muy es­pe­cial. Por mis cir­cuns­tan­cias, pa­so más de la mi­tad del año en Madrid y, ade­más, sur­gió la opor­tu­ni­dad de que fue­ra en el Tea­tro Real y ya no tu­ve du­das. En Má­la­ga ha­ré la se­gun­da pa­ra­da [el 8 de di­ciem­bre].

•Y las en­tra­das ya es­tán ago­ta­das, ¿lo es­pe­ra­ba?

La ver­dad es que no, vuel­vo sin pre­sio­nes ni pre­ten­sio­nes y to­do es­to es­tá sien­do una sorpresa. Cuan­do lle­vas tres años fue­ra, ima­gi­nas que de al­gu­na ma­ne­ra ten­drás que co­men­zar de nue­vo, y en­con­trar­te con esa aco­gi­da… es un re­ga­lo.

• Y ya ha co­lo­ca­do La cal­ma en el nú­me­ro uno. El pri­me­ro de su ca­rre­ra. ¡En­ho­ra­bue­na!

Gra­cias. Es in­creí­ble y más en el mo­men­to en el que es­tá ocu­rrien­do.Tan­to tiem­po apar­ta­da de to­do, sin ha­cer

Vuel­vo sin pre­sio­nes ni pre­ten­sio­nes, to­do es­tá sien­do una sorpresa

con­cier­tos, ni pro­mo­ción…, pien­sas que la gen­te se ol­vi­da­rá de ti. Pe­ro na­da de eso.Y yo que pen­sa­ba re­to­mar po­co a po­co y ha­cer un tra­ba­jo de re­fres­car la me­mo­ria...No me ha he­cho fal­ta: es­ta­ban es­pe­rán­do­me.

• ¿Qué le da cal­ma a Pas­to­ra So­ler?

El dis­co se lla­ma así por­que he va­lo­ra­do mu­chí­si­mo ha­ber con­se­gui­do en­con­trar esa cal­ma. Creo que nun­ca la ha­bía sen­ti­do. Esa sen­sa­ción de po­der pa­rar­te, va­lo­rar co­sas, leer un li­bro… Tam­bién un em­ba­ra­zo y un be­bé ayu­dan a en­con­trar­te. Hay que te­ner en cuen­ta que yo em­pe­cé en es­to sien­do ca­si una ni­ña, cuan­do to­da­vía no ha­bía ter­mi­na­do ni de es­tu­diar, y siem­pre he es­ta­do en la vo­rá­gi­ne de una co­sa de­trás de la otra,com­pa­gi­nan­do va­rias al mis­mo tiem­po, y nun­ca ha­bía en­con­tra­do tiem­po pa­ra dis­fru­tar de lo bien que se tra­ba­ja des­de la cal­ma. ¿Y qué me da cal­ma? Pa­sar una ma­ña­na en­te­ra de pro­mo­ción y lle­gar a mi ca­sa, es­pe­rar a que mi hi­ja se duer­ma la sies­ta y ese mo­men­to de si­len­cio ab­so­lu­to en la ca­sa… Eso me da cal­ma. Y te­ner­la ca­da día ha­ce que en­cuen­tre el equi­li­brio que an­tes no te­nía.

• ¿Po­de­mos en­ton­ces, de al­gu­na ma­ne­ra, agra­de­cer­le a ella su vuel­ta?

Pues sí, a mí la tris­te­za de to­do ese de­cir adiós me du­ró po­co.Al mes de pa­rar me en­te­ro de que es­toy em­ba­ra­za­da.Y ahí em­pe­zó un re­sur­gir, una in­yec­ción de vi­da. Sin ella no sé si hu­bie­ra vuel­to al­gu­na vez. Ella me dio la ener­gía.

• Cuan­do ha­bla de su pa­rón, ase­gu­ra que de­jó de dis­fru­tar can­tan­do, ¿de ver­dad

su tra­ba­jo se con­vir­tió en un pro­ble­ma?

Sí, por su­pues­to.Yo es que he si­do siem­pre muy ar­tis­ta de es­ce­na­rio, de di­rec­to y ahí era don­de dis­fru­ta­ba. Pa­ra mí el es­ce­na­rio era el fin y, si eso se cae, se cae to­do. Dis­fru­ta­ba tan­to dan­do con­cier­tos que en­se­gui­da no­té que al­go me es­ta­ba ocu­rrien­do. Pa­sé de desear que se pa­ra­ra el tiem­po cuan­do es­ta­ba so­bre el es­ce­na­rio a to­do lo con­tra­rio,a pen­sar:“Que se aca­be es­to ya”. Esos epi­so­dios trau­má­ti­cos ge­ne­ra­ban mu­cha in­se­gu­ri­dad en mí y mi­rar ha­cia otro la­do y for­zar la má­qui­na so­lo agra­va­ba el pro­ble­ma.Y des­de que em­pe­cé a sen­tir­me mal,allá por mar­zo de 2014, to­da­vía hi­ce 15 con­cier­tos pa­sán­do­lo real­men­te mal. De­fen­der la gi­ra se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla.

• ¿Cuál es la cu­ra pa­ra el mie­do es­cé­ni­co? He leí­do que los fans le en­via­ban li­bros de au­to­ayu­da.

Sí, en cuan­to pa­ré, em­pe­cé a re­ci­bir car­tas y men­sa­jes por las re­des so­cia­les de gen­te que es­ta­ba vi­vien­do lo mis­mo que yo. No te pue­des ima­gi­nar lo que hay en cuan­to a fo­bias y a mie­dos. La gen­te me con­ta­ba sus ex­pe­rien­cias y có­mo las ha­bían su­pe­ra­do. Re­ci­bía de to­do, pe­ro so­bre to­do ca­ri­ño y áni­mos.

• ¿Y có­mo lo su­peró?

Lo pri­me­ro fue no po­ner­me nin­gún ti­po de pre­sión. Pen­sé: “Yo me ol­vi­do de to­do es­to y, si al­gún día sien­to de nue­vo la lla­ma­da pa­ra vol­ver, pues vuel­vo y, si no, pues na­da”. Era cons­cien­te de que ha­bía te­ni­do una ca­rre­ra ma­ra­vi­llo­sa y lar­ga, de que me lo ha­bía pa­sa­do ge­nial, y que si se te­nía que aca­bar ahí, es­ta­ba dis­pues­ta a acep­tar­lo. Por eso creo que mi prin­ci­pal ayu­da ha si­do no po­ner­me me­tas. Ni me encomendé a los li­bros de au­to­ayu­da ni fui al psi­có­lo­go. Me de­jé lle­var y la vi­da, al fi­nal, me hi­zo sa­lir.

• Y aho­ra, a ce­le­brar su gran re­torno. Pe­ro en reali­dad ya se subió a un es­ce­na­rio ha­ce unas po­cas se­ma­nas. ¿Ver­dad?

Es cier­to. No que­ría idea­li­zar mi gran vuel­ta y cuan­do Ale­jan­dro Sanz me pro­pu­so su­bir con él a can­tar un te­ma en uno de sus con­cier­tos, me pa­re­ció

una ma­ne­ra pre­cio­sa de vol­ver, de su mano y an­te 50.000 per­so­nas. Fue un cho­que fuer­te y es­tu­ve muy arro­pa­da por él.

• ¿Cuál es pa­ra us­ted la di­fe­ren­cia en­tre can­tar con la ca­be­za y con el co­ra­zón?

Yo lo di­fe­ren­cio mu­cho y soy muy pe­sa­da con la téc­ni­ca vo­cal. Pa­ra ha­cer­lo per­fec­to, tie­nes que can­tar sin po­ner na­da de al­ma ni co­ra­zón y, cuan­do sal­ga en mi pri­mer con­cier­to,ten­dré que ha­cer­lo así. Si lo ha­go con el co­ra­zón, creo que no voy a po­der can­tar. La mez­cla per­fec­ta es­tá en­tre una co­sa y la otra: usan­do bien la ca­be­za, pe­ro po­nién­do­le mu­chí­si­ma emo­ción, al­ma y co­ra­zón.

• ¿Se ve en al­gún for­ma­to te­le­vi­si­vo mu­si­cal, de esos que es­tán tan de mo­da?

Sí, to­do ese ti­po de pro­gra­mas te apor­tan mu­cho, ade­más creo que con mi ba­ga­je mu­si­cal acon­se­ja­ría bien a gen­te que em­pie­za. Me gus­ta­ría.

• Y ya que ha­bla­mos de te­le, cuan­do co­ge el man­do, ¿es us­ted más de in­for­ma­ti­vos o de fic­ción?

Soy de las po­cas per­so­nas a las que no les gus­ta ha­cer zap­ping. Yo a mi ma­ri­do le di­go:“Cam­bia tú”.Y soy un cho­llo por­que me con­for­mo con lo que pon­ga. Pue­do pa­sar días sin te­le. Si ten­go que ele­gir al­go, me gus­tan los do­cu­men­ta­les, pro­gra­mas mu­si­ca­les, veo La Voz y Ope­ra­ción Triun­fo. Tam­bién me gus­tan las se­ries.

• ¿Cuál es la úl­ti­ma se­rie que ha vis­to?

Aho­ra con las pla­ta­for­mas de se­ries lo que me pa­sa es que soy una im­pa­cien­te y, si me pon­go una, me la ten­go que ver en­te­ra en tres días. La úl­ti­ma ha si­do Nar­cos. En cuan­to se nos dor­mía la ni­ña, sa­lía­mos co­rrien­do a po­ner­la.

• ¿Le ha cam­bia­do mu­cho la ma­ter­ni­dad?

Cla­ro, la ma­ter­ni­dad te cam­bia com­ple­ta­men­te. Creo que por mu­cho que se lle­gue a la igual­dad y a pe­sar de que es cier­to que los hom­bres se im­pli­can en la crian­za mu­cho más que an­tes, nun­ca lle­gan a nues­tro ni­vel.Yo lo veo en mi ca­sa: mi ma­ri­do co­la­bo­ra mu­chí­si­mo más de lo que lo hi­zo mi pa­dre.

• ¿Es de las que pien­san que los ni­ños son de las ma­dres?

Sí, y ade­más que de for­ma na­tu­ral ellos lo tie­nen asu­mi­do así. Se ha con­se­gui­do mu­cho, pe­ro to­da­vía que­da por ha­cer.

• ¿Co­mo por ejem­plo?

Pa­ra em­pe­zar, lo que me pa­re­ce una bar­ba­ri­dad, y yo me con­si­de­ro una afor­tu­na­da por ha­ber po­di­do dis­fru­tar de mi hi­ja, es la ba­ja por ma­ter­ni­dad en es­te país. Es de ri­sa. Que a las 16 se­ma­nas una mu­jer ten­ga que ir­se a tra­ba­jar… Eso es lo pri­me­ro que hay que mo­di­fi­car. Em­pe­zan­do por ahí y si­guien­do con unas cuan­tas co­sas más...

• ¿Se con­si­de­ra us­ted una mu­jer fe­mi­nis­ta?

De­fien­do mu­chí­si­mo el pa­pel de la mu­jer, pe­ro con sus lí­mi­tes. A mí en la vi­da no me gus­tan los pun­tos ex­tre­mis­tas y me gus­ta con­sen­suar las co­sas. Las mu­je­res no po­de­mos ser más vá­li­das, nos lo lle­va­mos to­do por de­lan­te y me­re­ce­mos el re­co­no­ci­mien­to. Pe­ro tam­bién hay que ala­bar la fi­gu­ra del hom­bre, có­mo se es­tá adap­tan­do a to­dos es­tos cam­bios que han sur­gi­do en tan po­co tiem­po. Afor­tu­na­da­men­te, es­tán cam­bian­do ese rol, aun­que to­da­vía tie­nen que ha­cer un po­qui­to más.

La ba­ja por ma­ter­ni­dad en es­te país es de ri­sa. Que a las 16 se­ma­nas una mu­jer ten­ga que ir­se a tra­ba­jar… Eso es lo pri­me­ro que hay que mo­di­fi­car

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.