CON­FLIC­TOS Y LÁ­GRI­MAS EN sál­va­me

La co­la­bo­ra­do­ra es­tá ago­bia­da por las crí­ti­cas que es­tán re­ci­bien­do tan­to ella co­mo su hi­ja

Rumore - - Sumario -

Te­re­lu Cam­pos y Gus­ta­vo Gon­zá­lez pro­ta­go­ni­zan los úl­ti­mos con­flic­tos en el pro­gra­ma.

“Si yo no nom­bro a la per­so­na que más quie­ro, na­die la nom­bra. Ni tú, Te­re­lu”, res­pon­de Be­lén

Úl­ti­ma­men­te to­do lo que ha­ce o di­ce Te­re­lu Cam­pos pro­vo­ca un cis­ma de enor­mes di­men­sio­nes en Sál­va­me. La úl­ti­ma polémica se vi­vía ha­ce unos días en el pla­tó cuan­do al­gu­nas per­so­nas del pú­bli­co, ex­per­tas en asis­tir a pro­gra­mas de co­ra­zón, ha­bla­ban de ella du­ran­te su eta­pa co­mo pre­sen­ta­do­ra en Co­nT de tar­de. La ta­cha­ban de mal­edu­ca­da, so­ber­bia, ti­ra­na... y con­ta­ban al­gu­na de sus su­pues­tas ma­nías. “Yo en Te­le­ma­drid la he vis­to mu­chos días en­cen­der el ci­ga­rro y te­ner una chi­ca allí su­je­tan­do un ce­ni­ce­ro. Ha­bía una chi­ca que se lla­ma­ba Áfri­ca y Te­re­lu la te­nía su­je­tan­do un va­so con el ca­fé o lo que fue­ra. La gen­te le te­nía mie­do. Te­nía muy mal ca­rác­ter. No de­cía ni ho­la”, de­cía una tes­ti­go. Pa­ra col­mo de ma­les, Ge­ma Ló­pez, que tra­ba­jó con ella en la ca­de­na au­to­nó­mi­ca, ase­gu­ra­ba que su com­pa­ñe­ra es muy ma­niá­ti­ca.

To­dos se des­pa­cha­ron a gus­to, qui­zá apro­ve­chan­do que la pro­ta­go­nis­ta no es­ta­ba pre­sen­te. Sin em­bar­go, al día si­guien­te, la hi­ja de Ma­ría Te­re­sa Cam­pos acu­dió a Sál­va­me y se de­fen­dió co­mo pudo.Los co­men­ta­rios so­bre su ca­rác­ter le pa­re­cie­ron ab­sur­dos e in­ten­tó no dar­les ma­yor im­por­tan­cia con

co­men­ta­rios iró­ni­cos so­bre sí mis­ma. “Me abrían el yo­gur y me lo da­ban, una por ma­má, otra por pa­pá...Y lue­go me lim­pia­ban la bo­qui­ta”, bro­mea­ba Te­re­lu, que aña­día so­ca­rro­na que so­lía des­tro­zar las flo­res que le traían si no eran de su co­lor fa­vo­ri­to.Sin em­bar­go, fi­nal­men­te se de­rrum­bó y en­tre lá­gri­mas di­jo:“Es­toy fe­no­me­nal, me ha gus­ta­do es­te ho­me­na­je de ca­ri­ño y afec­to. Ha­bré co­me­ti­do erro­res,pe­ro siem­pre me he con­si­de­ra­do bue­na per­so­na”.

TO­DOS EN SU CON­TRA

Sin em­bar­go, es­te no fue el peor mo­men­to. Te­re­lu pue­de so­por­tar las crí­ti­cas que se le ha­gan a ella, pe­ro no a su hi­ja. El te­ma de la del­ga­dez de Ale­jan­dra si­gue dan­do que ha­blar, pe­ro ni sus com­pa­ñe­ros ni el pú­bli­co tie­nen pie­dad con nin­gu­na de las dos. La co­la­bo­ra­do­ra ase­gu­ra que las imá­ge­nes que pu­bli­ca­mos en el nú­me­ro pa­sa­do de Ru­mo­re “no se co­rres­pon­den con la reali­dad”, pe­ro esas fo­tos no tie­nen ni tram­pa ni car­tón, son to­tal­men­te reales. In­ten­tan­do sua­vi­zar la polémica, la pro­pia ado­les­cen­te ha subido una ins­tan­tá­nea su­ya en su Ins­ta­gram don­de se la ve me­ti­da en una ba­ñe­ra en ro­pa in­te­rior. Es­to, le­jos de be­ne­fi­ciar­la, ha vuel­to a desatar la polémica. Al­gu­nos de sus se­gui­do­res han es­cri­to: “Tu ma­dre lo es­tá pa­san­do muy mal, es­ta fo­to no te be­ne­fi­cia ni a ti ni a ella” o “Se lo po­nes a tu ma­dre a hue­vo pa­ra que la acri­bi­llen sus pro­pios com­pa­ñe­ros”. Has­ta Mi­la Xi­mé­nez ha mos­tra­do su desacuer­do :“No se res­pon­de co­mo se ha res­pon­di­do des­de una red so­cial. Si des­men­ti­mos al­go, va­mos a ha­cer­lo con se­rie­dad”.

Mien­tras, Te­re­lu ase­gu­ra que Ale­jan­dra es una ni­ña to­da­vía y que tie­ne de­re­cho a equi­vo­car­se. Pe­ro de na­da va­le... to­do se le vuel­ve en su con­tra. La re­cien­te ex­clu­si­va que ha con­ce­di­do, don­de habla del fí­si­co de Ale­jan­dra y tam­bién de su com­pa­ñe­ra Be­lén Es­te­ban, ha le­van­ta­do am­po­llas. Son mu­chos los que con­si­de­ran que es ella mis­ma quien ha ex­pues­to a su hi­ja por di­ne­ro y con­si­de­ran que no tie­ne de­re­cho a que­jar­se.

“Ha­bré co­me­ti­do erro­res, pe­ro siem­pre me he con­si­de­ra­do bue­na per­so­na”, se de­fen­dió en­tre lá­gri­mas

Te­re­lu Cam­pos El pa­sa­do siem­pre vuel­ve y son mu­chas las per­so­nas que ase­gu­ran que la pe­rio­dis­ta te­nía un ca­rác­ter pre­po­ten­te y so­ber­bio du­ran­te su eta­pa en Te­le­ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.