EN­TRE­VIS­TA A PA­BLO CHIAPELLA

El ac­tor de La que se ave­ci­na nos pre­sen­ta El paisano, un pro­gra­ma que re­crea las mie­les de la vi­da ru­ral en La 1

Rumore - - Sumario -

El pri­me ti­me de los vier­nes en La 1 es pa­ra Ama­dor, de La que se ave­ci­na, so­bre to­do tras su vic­to­ria fren­te al for­ma­to in­ter­na­cio­nal Fac­tor X (Telecinco). Du­ran­te 12 en­tre­gas, Pa­blo Chiapella pre­sen­ta­rá El paisano, la nue­va apues­ta que re­co­rre los pue­blos de Es­pa­ña en bus­ca de su esen­cia, ol­vi­da­da por el aje­treo de las gran­des ciu­da­des.

• ¿Nos he­mos ur­ba­ni­za­do de­ma­sia­do y ol­vi­da­do nues­tros orí­ge­nes?

Si a la gen­te le pa­sa co­mo a mí ha­cien­do El paisano, des­de lue­go que va a re­cor­dar de dón­de ve­ni­mos. En los pue­blos se dis­fru­ta de la vi­da, con tus co­le­gas a dia­rio… ¡y có­mo co­men! Hay quien vi­ve en la ciu­dad por­que no tie­ne más re­me­dio, pe­ro en los pue­blos hay quien vi­ve co­mo Dios. Es­te pro­gra­ma va a ge­ne­rar mu­chas en­vi­dias...

• ¿Có­mo te lle­gó es­ta pro­pues­ta del en­te pú­bli­co?

Es­ta­ba terminando de gra­bar la an­te­rior tem­po­ra­da de La que se ave­ci­na y me lla­mó Rai­mon Mas­llo­rens, el di­rec­tor de Bru­tal Me­dia, y me con­tó

el pro­gra­ma por te­lé­fono: que te­nía que ir a los pue­blos, es­tar con sus ha­bi­tan­tes y lue­go ha­cer­les un mo­nó­lo­go… En­ton­ces di­je: “No pue­do des­apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad”.

• ¿Có­mo te pre­pa­ras el mo­nó­lo­go del fi­nal?

Ten­go la suer­te de con­tar con un gru­po de com­pa­ñe­ros que me han ayu­da­do, por­que ten­go el tiem­po jus­to en­tre el ro­da­je y la se­rie.No ha si­do un tra­ba­jo fá­cil, por­que te­nía­mos que res­pe­tar la his­to­ria ori­gi­nal y sa­car­le pun­ta sin que la gen­te se sien­ta agre­di­da.Y no to­do lo que te cuen­tan es bo­ni­to, por­que hay ver­da­de­ros dra­mas.

• En los pue­blos son muy tí­pi­cos los mo­tes, ¿cuál es el tu­yo?

Me han pues­to va­rios, el Zo­rro es uno de ellos, pe­ro con el pro­gra­ma to­do el mun­do me lla­ma­ba el Paisano y no Ama­dor.Tam­bién me lla­ma­ban por mi nom­bre, Pa­blo.

• Con lo bien que se co­me en los pue­blos, ¿has lle­ga­do a em­pa­char­te?

Ha ha­bi­do ca­sos que he de­ja­do el co­che, me he ti­ra­do por una cues­ta y he lle­ga­do ro­dan­do a mi ca­sa. Es po­si­ble que si es­te pro­gra­ma si­gue, se aca­be lla­man­do El ro­das­te­ro, por­que qué bien se co­me y qué can­ti­da­des. Es co­mo esa ma­dre que siem­pre te di­ce que te co­mas otro pla­to.A es­te pa­so, voy a te­ner mu­chos pro­ble­mas con la lí­nea.

• ¿Có­mo es la gra­ba­ción?

Lle­ga­mos al pue­blo pa­ra es­tar allí tres días, en los que trabajamos a sa­co, con jor­na­das que em­pie­zan a las sie­te de la ma­ña­na y ter­mi­nan a las 12 de la no­che en mu­chas oca­sio­nes. Des­pués, nos re­ti­ra­mos un tiem­po y volvemos pa­ra po­ner a la gen­te del pue­blo to­do lo que he­mos gra­ba­do, úni­ca­men­te a ellos.Al fi­nal, gra­bo el mo­nó­lo­go sin ape­nas cor­tes, sal­vo que ha­ya al­gún pro­ble­ma téc­ni­co, que no sue­le ser el ca­so.

• ¿Y có­mo va la gra­ba­ción de La que se ave­ci­na?

¡No sé có­mo es­tos guio­nis­tas pue­den ser tan gra­cio­sos! En la tem­po­ra­da 11 ten­go va­rios con­flic­tos de fal­das y pue­do de­cir que Ama­dor se enamo­ra de ver­dad.

“En la tem­po­ra­da 11 de La que se ave­ci­na, Ama­dor se enamo­ra de ver­dad”

“El tra­ba­jo en El paisano es tan in­ten­so que pa­re­ce un Gran Her­mano por la co­ne­xión con la gen­te de los pue­blos”, ha de­cla­ra­do Pa­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.