“SO­POR­TAR LA PRE­SIÓN ES ASFIXIANTE”

Rumore - - Gustavidato -

De­cir que no a un tra­ba­jo en los tiem­pos que corren pa­re­ce una con­tra­dic­ción, una osa­día. Sin em­bar­go, vi­vir en pri­me­ra per­so­na los ava­ta­res de un com­pli­ca­do y es­tre­san­te pro­gra­ma co­mo es Sálvame lo ha­ce más com­pren­si­ble. Des­de di­ciem­bre yo vi­vo una vi­da pa­ra­le­la. Mis asuntos se lle­van a de­ba­te en el pro­gra­ma. Res­pe­to opi­nio­nes y crí­ti­cas, pe­ro creo que se han traspasado mu­chos lí­mi­tes por par­te de al­gu­nos com­pa­ñe­ros. El ago­bio, can­san­cio fí­si­co y psi­co­ló­gi­co que arras­tro me ha cam­bia­do en la re­la­ción con ellos. Me he he­cho des­con­fia­do, ca­si no me re­la­ciono pa­ra pro­te­ger­me. Ca­da día me sien­to más ais­la­do, pe­ro creo que es la me­jor o úni­ca me­di­da pa­ra po­der se­guir en un pro­gra­ma en el que he si­do muy fe­liz al po­der desa­rro­llar mi vo­ca­ción pe­rio­dís­ti­ca. Me he equi­vo­ca­do en mu­chas co­sas y me es­tá pa­san­do fac­tu­ra. In­ten­to co­rre­gir y no re­pe­tir erro­res pa­ra en­de­re­zar mi si­tua­ción. Na­da vol­ve­rá a ser igual y cuan­do ese ni­vel de

ex­po­si­ción de­cai­ga, no vol­ve­ré a re­la­cio­nar­me con mis com­pa­ñe­ros co­mo an­tes. Per­dono, pe­ro no ol­vi­do. Sen­ci­lla­men­te no me me­re­ce la pe­na de­po­si­tar mi con­fian­za y desaho­gar­me con com­pa­ñe­ros que son des­lea­les y, cuan­do ba­ja la au­dien­cia, en­tre­gan co­mo mo­ne­da de cam­bio esas in­ti­mi­da­des.

He re­ca­ba­do opi­nio­nes en­tre com­pa­ñe­ros y hay re­ve­la­cio­nes con­tun­den­tes. Ki­ko Ma­ta­mo­ros de­jó el pro­gra­ma ex­haus­to y tris­te. Se­gu­ra­men­te vol­ve­rá con una sec­ción se­ma­nal, pe­ro no se ex­pon­drá nun­ca más. “No echo de me­nos el pro­gra­ma. No lo veo, me pro­vo­ca es­trés. No so­lo en­tien­do que co­la­bo­ra­do­res aban­do­nen, sino que lo que no en­tien­do es que al­gu­nos co­mo Te­re­lu o tú aguan­téis. La car­ga que se so­por­ta es­tá a unos ni­ve­les im­pre­sio­nan­tes. Se ha­ce asfixiante”. Y aña­de más: “Hay ac­tua­cio­nes de com­pa­ñe­ros que ra­yan en lo de­lic­ti­vo. A al­gu­nos se les pro­te­ge y per­mi­te ca­si to­do. No vol­ve­ría al pro­gra­ma co­mo co­la­bo­ra­dor ni loco. Si al fi­nal lle­vo la sec­ción se­ma­nal, me lo to­ma­ré con buen hu­mor, pe­ro sin ex­po­ner­me en pri­me­ra per­so­na”, cuen­ta Ma­ta­mo­ros.Y es que Ki­ko tie­ne una vi­sión muy cla­ra del pro­gra­ma: “El for­ma­to de Sálvame es tre­men­do. No hay un pre­ce­den­te igual. Cró­ni­cas mar­cia­nas era un pro­gra­ma du­ro, pe­ro aquí se unen to­dos con­tra el que le to­ca y es­to se pro­lon­ga de una ma­ne­ra agó­ni­ca. Hay co­la­bo­ra­do­res que re­tuer­cen la ver­dad. No en­tien­do que se les apo­ye y am­pa­re. Tam­po­co que otros per­ma­nez­can ca­lla­dos per­mi­tien­do que flu­ya el ci­nis­mo. Es in­de­cen­te”.

Al­go más sua­ve se mues­tra Ge­ma López. “Si crees que lo ma­ne­jas, te equi­vo­cas. Es nor­mal que se sien­ta es­trés, pe­ro tam­bién pue­des

ele­gir no ex­po­ner­te. ¿Có­mo no va a pa­sar fac­tu­ra si ves pa­sar tu vi­da por de­lan­te y a ser co­men­ta­da por to­dos?”. Lo sa­be bien Che­lo Gar­cíaCor­tés, que se ha te­ni­do que co­ger unas bre­ves va­ca­cio­nes pa­ra car­gar pi­las. “No po­día más y pe­dí 10 días de va­ca­cio­nes. No lo pue­do de­jar, pe­ro hay ve­ces que no pue­do más. En­tien­do per­fec­ta­men­te que ha­ya com­pa­ñe­ros que han de­ja­do el pro­gra­ma por es­trés. Sálvame es muy exi­gen­te, re­quie­re un es­fuer­zo so­bre­hu­mano. Hay per­so­nas, co­mo yo, que tie­nen que es­tar ex­pues­tas por H o por B. No es una elec­ción”.

Ella tam­bién ha cam­bia­do su re­la­ción con al­gu­nos miem­bros del equi­po:

“No he per­di­do la con­fian­za en mis ami­gos, pe­ro sé di­fe­ren­ciar quién es ami­go y quién no y ya no me en­tre­go”.

Ana­bel Pan­to­ja ha es­ta­do a pun­to de aban­do­nar en va­rias oca­sio­nes:

“El pro­gra­ma es una mon­ta­ña ru­sa. Te implicas y ló­gi­ca­men­te las co­sas que te tocan te duelen mu­cho más. Al prin­ci­pio lo lle­va­ba mu­cho peor, aho­ra he apren­di­do y con­tro­lo mu­cho más mis sen­ti­mien­tos. He pa­sa­do lo peor y creo que me acep­tan. En el fon­do es un pri­vi­le­gio y el ago­bio que sien­tes a ve­ces com­pen­sa”.

Ra­quel Bo­llo es otra de las que de­jó el pro­gra­ma y tam­bién opi­na: “Cuan­do lo veo des­de fue­ra, su­fro por vo­so­tros y re­cuer­do có­mo me sen­tía. Es­tu­ve al lí­mi­te en mu­chas oca­sio­nes... A ve­ces sien­to año­ran­za por las co­sas bo­ni­tas que vi­ví, pe­ro no com­pen­sa. A ve­ces es inhumano lo que se vi­ve en un pro­gra­ma tan du­ro co­mo Sálvame”. ¿Vol­ve­ría? Es­ta es su res­pues­ta: “No pue­des de­cir que de es­ta agua no be­be­ré, pe­ro no quie­ro. Es­toy tran­qui­la y sé que tar­de o tem­prano vol­ve­ría a vi­vir si­tua­cio­nes do­lo­ro­sas. He de­rra­ma­do mu­chas lá­gri­mas en el pla­tó de Sálvame”.

Gus­ta­vo Gon­zá­lez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.