SI­NU­SI­TIS

La pri­ma­ve­ra sue­le ser si­nó­ni­mo de es­ta afec­ción, que con­vie­ne de­tec­tar y tra­tar lo an­tes po­si­ble pa­ra que no se cro­ni­fi­que

Rumore - - Actualidato -

¿EN QUÉ CON­SIS­TE?

Ge­ne­ral­men­te ori­gi­na­da por un agen­te in­fec­cio­so (hon­gos, vi­rus o bac­te­rias), la si­nu­si­tis es una in­fla­ma­ción en las ca­vi­da­des que ro­dean las fo­sas na­sa­les (se­nos pa­ra­na­sa­les). “Es­tas ca­vi­da­des es­tán lle­nas de ai­re y co­mu­ni­ca­das con las fo­sas na­sa­les me­dian­te unos ori­fi­cios (os­tium) de dre­na­je, por lo que es fre­cuen­te la aso­cia­ción de in­fla­ma­ción na­sal y si­nu­si­tis, pe­ro lo co­rrec­to en ese ca­so se­ría ha­blar de ri­no­si­nu­si­tis”, pun­tua­li­za el Ins­ti­tu­to de Oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía (IOM).

HAY DOS TI­POS

La si­nu­si­tis pue­de ser agu­da, cuan­do du­ra ocho se­ma­nas co­mo má­xi­mo y su cau­sa más co­mún es la in­fec­ción por bac­te­rias, o cró­ni­ca, si los síntomas su­pe­ran los tres me­ses. En es­te ca­so, la in­fec­ción fre­cuen­te­men­te es­tá pro­vo­ca­da por hon­gos y es más di­fí­cil de tra­tar que la an­te­rior.

LOS SIG­NOS

Los pri­me­ros síntomas sue­len apa­re­cer una se­ma­na des­pués de un res­fria­do mal tra­ta­do, los más co­mu­nes en el ca­so de la si­nu­si­tis agu­da son, se­gún el IOM:

• Do­lor de ca­be­za y pre­sión mo­les­ta en el área de los ojos, las en­cías y las me­ji­llas.

• Obs­truc­ción y/o con­ges­tión na­sal. • Se­cre­ción de mu­co­si­dad blan­que­ci­na o ama­ri­llo ver­do­sa y pér­di­da de ol­fa­to. • Al­ta sen­si­bi­li­dad en las di­fe­ren­tes par­tes del ros­tro.

• Fie­bre mo­de­ra­da.

• Mal alien­to.

• Do­lor de gar­gan­ta.

• Tos al in­ten­tar dor­mir.

• Fa­ti­ga du­ran­te el día.

Los síntomas de la si­nu­si­tis cró­ni­ca son si­mi­la­res y más pro­lon­ga­dos, pe­ro la fie­bre no es un signo fre­cuen­te.

FAC­TO­RES DE RIES­GO

Los de ma­yor in­fluen­cia son: as­ma, ta­bi­que na­sal des­via­do, tras­torno en el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio (VIH o fi­bro­sis quís­ti­ca), ri­ni­tis alér­gi­ca, ex­po­si­ción re­gu­lar a con­ta­mi­nan­tes y cam­bios de al­ti­tud.

En al­gu­nos ca­sos,

se pue­de com­pli­car y de­ri­var en cua­dros de:

me­nin­gi­tis, pro­ble­mas de vi­sión, pér­di­da

de ol­fa­to, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.