EN­TRE­VIS­TA A PATRICIA LÓPEZ ARNÁIZ

La ac­triz vas­ca de La pes­te sal­ta al pri­me ti­me de los miér­co­les con La otra mi­ra­da, la nue­va se­rie fe­mi­nis­ta de La 1

Rumore - - Contents -

Ha­bla de su se­rie La otra mi­ra­da.

El tea­tro fue la ta­bla sal­va­vi­das a la que se afe­rró Patricia López-Arnáiz cuan­do, des­pués de aca­bar Pu­bli­ci­dad y Re­la­cio­nes Pú­bli­cas, ne­ce­si­ta­ba en­con­trar­se a sí mis­ma.Y lo que ha­lló fue una ver­da­de­ra vo­ca­ción, la que le ha lle­va­do a pro­ta­go­ni­zar La otra mi­ra­da, la úl­ti­ma se­rie de La 1 am­bien­ta­da en un cen­tro femenino de en­se­ñan­za se­vi­llano de los años 20.

• Eres una de las pro­fe­so­ras en La otra mi­ra­da, ¿có­mo va a re­vo­lu­cio­nar Te­re­sa la es­cue­la?

Voy a en­trar co­mo un ele­fan­te en una ca­cha­rre­ría. Me sien­to in­com­pren­di­da y ten­go la sen­sa­ción de so­le­dad, por­que na­da más lle­gar soy un po­co bo­ca­chan­cla.

• ¿Có­mo de­fi­ni­rías a Te­re­sa, tu per­so­na­je?

Te­re­sa ha via­ja­do y ha vis­to có­mo funcionan las co­sas fue­ra de Es­pa­ña pa­ra las mu­je­res, don­de hay li­ber­tad de ex­pre­sión, el de­re­cho a vo­to, ca­pa­ci­dad de de­ci­sión, li­ber­tad se­xual y el amor…Va a ha­cer ver a las de­más que es­tán en­cor­se­ta­das en to­do lo re­fe­ren­te a las mu­je­res de la épo­ca. Es una bo­ca­na­da de ai­re fres­co.

• De­be ser un pri­vi­le­gio in­ter­pre­tar a al­guien tan trans­gre­sor, ¿no?

Es go­zo­so y me gus­ta por el dis­cur­so, pe­ro es hu­ma­na y tie­ne que evo­lu­cio­nar. Es una mu­jer que es­tá muy des­arrai­ga­da, tie­ne mu­chas ideas, pe­ro co­jea de otras par­tes. Por ejem­plo, se sien­te so­la e in­com­pren­di­da.

• Al­go pa­re­ci­do le su­ce­de a tu per­so­na­je en La pes­te. ¿Qué pa­ra­le­lis­mo ob­ser­vas en­tre es­tas dos mu­je­res que in­ten­tan lu­char con­tra las con­vic­cio­nes de la épo­ca?

En La pes­te, mi per­so­na­je se da cuen­ta de que ser mu­jer es no po­der ha­cer mu­chas co­sas;Te­re­sa en La otra mi­ra­da ya lo sa­be y es muy cons­cien­te de que es fe­mi­nis­ta. Es­ta pro­fe­so­ra entra en el mun­do de la mo­der­ni­dad rom­pien­do los es­que­mas es­ta­ble­ci­dos, por­que la mu­jer, a lo lar­go de su his­to­ria, ha evo­lu­cio­na­do a ba­se de mu­cho es­fuer­zo.

• La pes­te era una su­per­pro­duc­ción, ¿has no­ta­do la di­fe­ren­cia con res­pec­to a La otra mi­ra­da?

Sí, es di­fe­ren­te, por­que par­ten de ba­ses muy dis­tin­tas, de una ca­de­na ge­ne­ra­lis­ta a una plataforma pri­va­da, pe­ro yo soy co­mo una es­pon­ja. Quie­ro apren­der, quie­ro ex­pe­ri­men­tar. La otra mi­ra­da sig­ni­fi­ca tra­ba­jar con me­nos en­sa­yos, con más di­rec­to­res, mi per­so­na­je tie­ne más pe­so que en La pes­te.

• ¿Te ha cos­ta­do más de lo que creías lle­gar has­ta aquí?

Mi tra­yec­to­ria es cor­ta. Em­pe­cé ha­cien­do tea­tro, por­que bus­ca­ba una ac­ti­vi­dad en la que me sin­tie­ra yo mis­ma. He he­cho co­sas pe­que­ñas has­ta que lle­ga­ron El guar­dián in­vi­si­ble y La pes­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.