FIAN­ZA DE AL­QUI­LER

Rumore - - Crónica Negra -

¿En qué oca­sio­nes se pue­den que­dar con la fian­za del pi­so y no de­vol­vér­te­la? Mis ca­se­ros quie­ren que­dar­se con la mía y no me ex­pli­can bien las ra­zo­nes…

Mar,

Gua­da­la­ja­ra

La fi­na­li­dad de la fian­za es ga­ran­ti­zar el pa­go de la ren­ta, de otras can­ti­da­des que de­ba pa­gar el arren­da­ta­rio

(co­mo los con­su­mos) y de la res­pon­sa­bi­li­dad que pue­da de­ri­var­se por des­per­fec­tos u otros in­cum­pli­mien­tos con­trac­tua­les. Por eso, al tér­mino del al­qui­ler, el arren­da­dor com­pro­ba­rá que no hay ren­tas de­bi­das y que los con­su­mos de su­mi­nis­tros han si­do pa­ga­dos (agua, elec­tri­ci­dad, gas).

Ade­más, re­vi­sa­rá el in­mue­ble

(con el in­ven­ta­rio que se hi­zo al ini­cio) pa­ra de­tec­tar po­si­bles des­per­fec­tos de los que de­ba res­pon­der el arren­da­ta­rio, que de­be­rán cuan­ti­fi­car­se pa­ra po­der ser de­du­ci­dos de la fian­za. Si el in­qui­lino ha cum­pli­do to­das sus obli­ga­cio­nes, la fian­za le de­be ser de­vuel­ta al tér­mino del con­tra­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.