UNA VI­DA ATOR­MEN­TA­DA

El es­treno de la pe­lí­cu­la 3 días en Qui­be­ron, que re­tra­ta a una di­va al­cohó­li­ca e in­fe­liz, ha in­dig­na­do a la fa­mi­lia de Romy

Rumore - - CRÓNICA NEGRA -

Pe­di­mos a la gen­te que de­je de ga­nar di­ne­ro ven­dien­do men­ti­ras”: es­tas son las de­cla­ra­cio­nes de Sa­rah Bia­si­ni, hi­ja de Romy Schneider, y su pa­dre, Da­niel, tras el vi­sio­na­do de 3 días en Qui­be­ron, un fil­me di­ri­gi­do por la ale­ma­na Emily Atef, que se ba­sa en la en­tre­vis­ta que rea­li­za­ron Ro­bert Le­beck y Michael Jürgs a la le­gen­da­ria ac­triz en su es­pa­cio fa­vo­ri­to pa­ra des­co­nec­tar, la lo­ca­li­dad cos­te­ra de Qui­be­ron.

FA­MA, BE­LLE­ZA Y DO­LOR

Sa­rah Bia­si­ni afir­ma que se en­te­ró del ro­da­je de 3 días en Qui­be­ron de ca­sua­li­dad, que le­yó el guion y que la pro­duc­to­ra nun­ca res­pon­dió a sus co­rreos. “Mi ma­dre no era una al­cohó­li­ca. Pue­de pre­gun­tar a cual­quie­ra que tra­ba­jó con ella”, afir­ma. El pro­ble­ma es que la cre­di­bi­li­dad de Bia­si­ni so­bre su ma­dre es re­la­ti­va, ya que la ac­triz fa­lle­ció cuan­do su hi­ja te­nía tan so­lo cin­co años. Da­niel, su pa­dre, des­de otro lu­gar re­la­ta: “Romy iba to­dos los años a Qui­be­ron a per­der pe­so, co­mo mu­chas ac­tri­ces”. Lo que afir­man sus he­re­de­ros con­tras­ta con la ima­gen de Romy: el ar­que­ti­po de la in­fe­li­ci­dad ro­dea­da de éxi­to, una es­pe­cie de con­de­na por su be­lle­za. Tam­bién fue­ron así sus per­so­na­jes, des­de Sis­si a Kat­he­ri­ne en La muer­te en di­rec­to, la dis­to­pía de Ber­trand Ta­ver­nier, en la que da­ba vi­da a una mu­jer que se ais­la­ba pa­ra mo­rir en paz. Fue ro­da­da en 1980: Romy mu­rió en 1982.

An­tes de dar a luz a Sa­rah, Romy su­frió un abor­to. Siem­pre con­si­de­ró a su hi­ja una com­pen­sa­ción de la na­tu­ra­le­za. Aquí las ve­mos en es­ce­nas de 3 días en Qui­be­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.